logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco Nº 57 Angostura: Sábado 8 de Abril de 1820.

Correo del Orinoco 1820 N° 57

Al brillante triunfo conseguido por las Fuerzas Sutiles de la República en el Magdalena, y á las ventajas de nuestras tropas en la Provincia de Antioquia, apénas tenemos tiempo para añadir mas que la partida de los Coroneles Mires y Salon con grandes refuerzos para Popayan, en cuyas inmediaciones (Pasto) estaba Calzada procurando rehacerse de fuerzas y que el Exército que habia entrado en la Grita al mando del Señor General Urdaneta habia recibido órdenes de S.E. el LIBERTADOR PPRESIDENTE de suspender sus marchas, hasta haber sido reforzado con la Division que iba á unirsele al mando del Señor General Valdés.—S.E. escribe al Gobierno con fecha de 14 de Febrero desde Cucuta; y se debe esperar que los movimientos militares que S.E. habia ordenado á varias divisiones del exército produzcan los mas felices resultados a la Patria.

Continuan recibiéndose noticias de la revolucion de España, y aún se asegura que Cádiz ha sido ocupado por el Exército Nacional, y que se ha jurado allí la Constitucion. No pudiéndose garantir todavía la certeza de este acontecimiento, nos contentaremos con publicar lo que se nos dice de Granada con fecha de 23 de Marzo próxímo pasado:

Por nuestro último paquete que llegó aquí ayer hemos tenido las funestas noticias de la suerte del Duque de Kent, y poco después (el 29 de Enero) la de nuestro venerable y amado Rey. El Príncipe Regente fué proclamado al dia siguiente bajo el título de George IV. —Tambien sabemos que la España está en vuelta en revoluciones de un punto á otro: que Cádiz esta tomada por los Constitucionales, que el General Callejas esta preso, y que 24,000 hombres marchan sobre Madrid.”

ESPAÑA.

PROCLAMA

Del General en Gefe del Exército Nacional,

á las tropas de su mando.

Soldados: —Puesto à vuestro frente por la eleccion de los Oficiales del Exército, voy à hablaros con la franqueza que se debe entre compañeros de armas.

Nuestra España iba à destruirse: con vuestra ruina iba à completarse la de la Patria. —Vosotros estabais destinados à la muerte, no para realizar la conquista ya imposible de la América, sino para libertar al Gobierno del terror que de vuestro valor ha concebido. En tanto vuestras familias quedaban en la esclavitud mas afrentosa, bajo un Gobierno arbitrario y tiránico, que dispone à su antojo de las vidas, de las haciendas, y de la libertad de los desgraciados Españoles. Soldados: este Gobierno precisamente habia de acabar con la nacion y consigo mismo. No es posible que lo suframos por mas tiempo. Violento por una parte, por otra débil, solo podia inspirar indignacion o desprecio; y para que la Patria sea feliz, el Gobierno ha de inspirar confianza, ha de ser amado y respetado. Soldados: vamos à emplear en beneficio de nosotros mismos y de nuestros hermanos las armas que aseguraron nuestra Independencia contra el poder de un Bonaparte; la empresa es fácil y gloriosa; ¿habrá un soldado Español que se nos oponga? No. En las filas mismas de las que pudiere reunir el Gobierno, hallareis hermanos vuestros que se nos unirán y si hubiese algunos tan viles que se atrevieren à hacer armas contra vosotros, exterminadlos, que esos son satélites de la tiranía, indignos del nombre de Españoles. Soldados: cuento con vosotros. Sois los hijos beneméritos de la Patria acreditaos de tales. Union y disciplina es la que os recomiendo. Tendré el mayor Placer en repartir premios à los que se distinguan. Empero, si algunos de vosotros faltase à sus obligaciones, le haré ver que la autoridad que se me acaba de confiar, no me fué conferida en vano, y que la energia de un Gobierno que camina al bien, es muy superior à la de los déspotas. Soldados; la victoria nos aguarda y tras de ella la gloria, y las recompensas que la Patria nos dará con abundancia – Cuartel general de San Fernando à 5 de Enero de 1820.-El General en Gefe del Exército Nacional- ANTONIO QUIROGA.

OTRA

Del Exército Nacional á la Marina Española.

Los hombres unidos por los vínculos de una misma profesion, deben asimismo serlo por unas mismas opiniones y principios. los que manifesta abiertamente el Exército Nacional, con la firme intencion de sostenerlos à costa de su sangre, son los de los hombres que piensan, de los que no tienen un alma degradada: son en fin los de todos los Españoles que son amantes de la Patria. Hacer felíz à la nación por medio de un Gobierno representativo y justo, tal como lo sancionó ella misma legitimamente congregada en Cortes, son el dichoso resultado que espera de su empresa. El cuerpo de la Marina, tan distinguido por su valor, sus luces y conocimientos, no puede ménos de haber adoptado estos principios, que la razon, la experiencia y el sistema de la Europa autorizan de concierto. ¿Porqué, pues, su conducta los desmiente? ¿Porqué se oponen al denuedo con que tratamos de extenderlos? ¿Porqué se combaten tan abiertamente los intereses queridos de la Patria? ¿Prefieren el título de esclavizar al glorioso de ser apoyo de sus conciudadanos?

Bizarros Marinos Españoles: la alternativa no es dudosa; y estamos convencidos de que no vacilareis por mucho tiempo. Salid de ese estado de irresolucion; decidios abiertamente por la causa santa de la Patria: gustad de antemano el placer de veros aplaudidos por los buenos, abandonad los malos à su fatal destino, y unios con nosotros para decidir y fixar eternamente las dichas y brillantéz que aguardan à la España.= Cuartel-general de San Fernando à 9 de Eoero de 1820.= Como Gefe y órgano del Exército. ANTONIO QUIROGA.

OTRA

Del Exército Nacional al Ilustrísimo Señor

Obispo de Cádiz y su Diócesis.

Ilustrísimo Señor: El primer deber de los hombres es ser justos. Respetar la verdad y no obscurecerla con sofismas, es la primera funcion de los Ministros que el Dios de la Verdad estableció en la tierra para propagarla. La Pastoral que V.S.I. ha dirigido ultimamente à los Pueblos de su Diócesis, no respira su lenguage. Cualesquiera que hayan sido sus motivos, es nuestro deber mostrar à V.S.I. lo faltos que se hallan de principios sanos, los discursos de un pastor de almas tan respetable por su zelo y sus virtudes. No serémos largos. La verdad no exige difusiones. Su luz alumbra por si misma, y no necesita grandes adornos para hacerse amable. Se trato de una gran cuestion, y de una cuestion sola. ¿Deben ser las naciones gobernadas por Reyes absolutos y arbritrarios, sin mas ley que su capricho, las pasiones del momento, ó deben serlo por Reyes que gobiernen segun las que establezca el pueblo, legitimamente representado por un cuerpo respetable que ponga freno à los excesos de poder que son en ellos tan comunes?

La alternativa no parece muy dudosa. Quizá las luces ó el destino elevado que en la sociedad ocupa V.S.I., le harán propender al sistema de la servidumbre. Mas no son estos los principios de la parte sana de la Europa, La razon y la experiencia reprueban los Reyes absolutos. Los malos los desean, por que oprimen à su sombra. Los ilusos, por que no tienen idéa del derecho público.

Es una verdad tan evidente, que nos parece superfluo el demostrarla. Es tan natural à los hombres el espíritu de libertad, y el horror à la injusticia, y la opresion está tan profundamente gravada en nuestros corazones, que el servilismo no puede ser mas que el lenguaje de la estupidez ó de la mas detestable hipocresia. La España se penetro de estos principios cuando se dió así misma un Gobierno representativo, que fué tan aplaudido de las naciones extrangeras. Si alguna cosa puede llamarse legítima, fué la Constitucion Política de la Monarquia Española. Todas las clases del Estado la juraron; la juró el exército: el Pueblo entero la sancionó solemnemente con sus aclamaciones. Si este código tan respetable fué derribado por la ingratitud, la perfidia, la intriga y la impostura, no es un motivo para sepultarle en el olvido, y acriminar à los buenos Éspañoles que la aman. El derecho de la fuerza, es la violacion de todos los derechos, decir que una cosa es mala por que la prohíbe el Príncipe absoluto, es engañar decir que los que desean la felicidad de su pais, son criminales por que se oponen à lo que se llama regalías del Monarca, es engañar: decir que los militares que se alzan para restituir à la nacion su buen Gobierno son perjuros, es no tener idéas del juramento civil y de su objeto. Todo Ciudadano debe jurar consagrarse à la felicidad y gloria de su Patria. Con el Principe que no es el padre de sus Pueblos, no puede tener vinculos que le obliguen à perpetuar los males públicos. El Rey no puede estar separado de la nacion. Cuando los intereses de ambos se chocan mutuamente, el juramento que recibió el primero, liga solamente para con la última. Los soldados Romanos prestaban juramento al Consul, mas si el Consul hubiese intentado esclavizar la Patria, ¿no serían perjuras las legiones que le hubiesen negado la obediencia? Opinar de otro modo es confundir los objetos, y no penetrar el espíritu de las instituciones.

Los Militares Españoles, juraron guardar y defender la Constitucion de España. Fueron perjuros cuando consintieron tacitamente que se derribase este santuario de las Leyes. Levantar el grito para su restitucion, consagrar à ella sus sudores y su sangre, y convidar al resto de la nacion à seguir tan noble exemplo; es ser fieles al deber que la impuso el interés, la dicha y la gloria de su Patria: ¿quién los llamará perjuros? el espíritu de la opresión ó el lenguage de la hipocresía

Resulta de lo dicho Ilustrisimo Señor, que los individuos del exército llamado Nacional con tan justo título, no son ni enemigos del órden, ni enemigos de las leyes, ni enemigos del Estado, a hombres perseguidos por sus crimenes, ni reos de anteriores rebeliones, ni hombres sedientos de distinciones y de honores. El lenguage de seduccion que emplean, es el de la razon y de las luces, la religion que invocan es la suya, es la que abrigan en sus corazones, es la que aprendieron de sus padres, y es la que no quieren por ningun respeto que se inmove. Las Proclamas que llegaron à las manos de V.S.I. no son mas que la expresión sincera de sus sentimentos. Es muy facil emplear dicterios cuando faltan las razones, y muy comun en los que escriben, cometer faltas de crítica y de logica. Nada responderemos à los textos de la escritura que cita V.S.I. estraños totalmente del asunto que se trata. La expresion de Rey es suceptible de muchas acepciones. Hay Reyes de distintas diversas clases segun la Constitucion de los Estados. El Rey de Inglaterra no tiene tanto poder en su nacion como el de Prusia, y ambos se denominan igualmente Reyes. Por mas que se tuerza el sentido de los libros Santos, no se encontrará un pasage que autorize al poder ilimitado de los Príncipes. El despotismo es un atentado contra la especie humana, y el Dios de la Justicia no puede permitir la violacion de las leyes que tienden à la conservacion de una hechura tan digna de su mano. Concluirémos con una pequeña reflexion que no nos parece agena de las circunstancias. El lenguage de la paz, de la moderacion, y de la mansedumbre, es el que JesuChristo enseña con su exemplo à los Pastores de las almas. Los asuntos políticos son agenos de su santa profesion como el mismo evangelio nos lo indica en tantos lugares diferentes. Su divino Maestro, no habló nunca del Gobierno de los Césares. La violacion de esta máxima fundamental ha originado muchos males al Estado, y males muy funestos à la misma Iglesia. La mayor parte de las borrascas que ha sufrido, los sismas y reformas que la han despedazado, y los escritos filosóficos que en este último siglo le han dado golpes tan mortales, no tienen otro origen que el espíritu de dominacion, de persecucion é intolerancia que han manifestado en tantas ocasiones sus miembros. Es una verdad incontestable, confirmada en todas la historias, y que no indicariamos à V.S.I., si se atuviese en la administracion espiritual de sus ovejas, al exercicio de la virtudes pacíficas que le han merecido una opinion tan respetable à los ojos de la humanidad doliente y afligida.- San Fernando à 14 de Enero de 1820 = Ilustrísimo Señor= Como Gefe y órgano del Exército-ANTONIO QUIROGA.

EXTRACTO DEL ESPAÑOL CONSTITUCIONAL.

Testamento y última disposicion del Mariscal de Campo Don Juan Diaz Porlier.

En el nombre de Dios, Todo-poderoso, Amen.—Sea público y notorio à todos los que la presente carta demanda, testamento, última y postrera voluntad vieren, como yo Don Juan Diaz Porlier, General de los exércitos Españoles, digo:—Que todo cuanto pueda pertenecerme con cualquiera derecho, ó motivo, sin excepcion de nada, lo transmito en absoluta posesion sin restriccion alguna, à mi esposa Doña Josefa Quiepo de Llano, hija de los Señores Condes de Toreno, la que procederá en el orden de sucesion (à falta suya) segun las instrucciones que en carta cerrada por mi Confesor le será entregada despues de mi muerte;—dexando asimismo à su arbitrio, y fiado del acendrado amor que siempre me ha acreditado,-el que haga por mi alma los sufragios y plegarias, que tuviere por conveniente.—Asímismo le encargo que cuando las circunstancias se lo permitan, extraiga mis cenizas del parage donde se encuentren, al que fuere mas de su agrado; y que depositadas en un Panteon sencillo, haga gravar la siguiente Inscripcion –“Aquí yacen las cenizas de Don Juan Diaz “Porlier, General que fué de los exercitos “Españoles.-Fué siempre feliz en cuanto “emprendió contra los enemigos externos de “su Patría; y murió víctima de las disensiones “civiles……. ¡Hombres sensibles à la gloria: “respetad las cenizas de un Patriota desgraciado”—En seguida el dia y año de la muerte! Para que tenga efecto esta mi última y única disposicion, dejo encargado à Don José Miranda, Teniente. Coronel y Comandante del regimiento infantería de Navarra, el que cumpla cuanto contiene la presente carta, y que executada la justicia, disponga que mi cuerpo sea colocado en una caxa cerrada con llave, cubierta de negro, y que despues de cerrada, y dado tierra à mi cadaver, la entregue à mi muger Doña Josefa Quiepo de Llano, y si sus ocupaciones militares se lo impidieren, le remita todo por persona de su confianza, el que le presentará recibo.—Con lo que doy por concluido este mi testamento, que dicté por mi mismo, y que firmo y otorgo por ante el presente escribano recetor1.

Carta del General Porlier escrita á su esposa.

Amada mía: El Todo-poderoso, que dispone de los hombres segun su voluntad, se ha dignado llamarme à sí, para darme en la vida eterna la tranquilidad y descanso, que no he gozado en este mundo. Todos estamos sugetos à esta condicion tan precisa de la Naturaleza; y por tanto, es inútil el afligirse, cuando se presenta este último termino. En este supuesto, te suplico muy encarecidamente que recibas este último golpe de las desgracias, que nos han perseguido2, con la misma tranquilidad y serenidad de ànimo, que yo con servo al escribirte esta. —Nada te aflija, (ni el género de muerte que me den), porque ella no deshonra sino d los malos a los buenos los cubre de honor y gloria.—Vuelvo à repetirte, que si algun consuelo llevo al mundo de la verdad es el de persuadirme à que obedeciéndome en este momento, como lo has hecho hasta aquí, te consolaràs, y resignarás con la voluntad de Dios, (que es la supremaley de todos los mortales); y mas adelante te entregaran mi última disposicion, la que procuraràs cumplir en cuanto sea posible.—El Padre Sanchez, religioso de nuestro P. S. Agustin, te enterarà verbalmente de otras cosas, que le encargo bajo confesion.—Vuelvo à encargarte la conformidad; pues de lo contrario, sobre perjudicar tu salud, no te será provechoso para el bien de tu alma.—A-Dios; recibe el corazon de tu esposo Juan.—Capilla de la cárcel de la Coruña 2 de Octubre de 1814, (à la una de la noche).—3

CUNDINAMARCA.

(Extracto de la Gazeta de Bogotá.)

POLITICA

El siglo 19 (dice el Editor),siglo de las luces, y de la verdadera filosofia, ya no vé aquellos hombres, que nombrándose libertadores de los pueblos, y con el nombre de libertad, y felicidad pública en la boca, no hacian otra cosa, que tiranizar y oprimir à sus semejantes. Cuando en sus deprabadas idéas han concebido encadenar à un Pueblo, privándole de sus sagrados derechos, y gobernándolo por el codigo de la arbitrariedad, en vano la naturaleza, la razon, y la política han hablado à sus corazones. No es, sino de Iberia, y bajo el reinado de Fernando el bordador, que se vén salir monstruos para afligir la humanidad. El Americano ha desplegado una filantropía, que está en oposicion con su educacion Española, con las leyes Españolas, y con la dominacion Española, en que han nacido. Unos pocos momentos de libertad le han hecho filósofo, liberal, grande…… El Americano ha desembaynado su espada, ha jurado no dejarla de la mano mientras existan hombres, que pretendan esclavizarlo, ha protestado sepultarse en las ruinas de su Patria….. ¿y por qué? Porque quiere que su pais no dependa, sino de súmismo—Porque desean, que su Patria tome el lugar que la naturaleza le designa—porque pretende hacer gozar à su posteridad de los derechos, que no conocia—porque solicita ver establecer en la América el Gobierno de los hombres. —Los Héroes que harán honor eterno à la revolución política de la América, jamàs han pretendido subjugar los Pueblos, ni quitarles las cadenas que les hacía arrestrar el Gobierno Español, para remacharles otras. Sea monumento eterno de esta verdad la conducta del Gobierno de Buenos-Aires, y la del General Libertador de Chile, cuando la batalla de Chacabuco dio la Libertad à aquella República. Ella no fué borrada de la lista de los Pueblos libres, y hoy ocupa su rango correspondiente. Sealo tambien el convenio firmado entre los Gobiernos de Chile, y Buenos-Aires para garantir la LIBERTAD ABSOLUTA del Perú, y el derecho de darse un sistema de Gobierno análogo al General, que ha proclamado la América toda. Sealo la convocatoria, que el General BOLIVAR hizo de los Representantes de Venezuela para instalar un Congreso, ante cuyo augusto Cuerpo demitió por repetidas veces la autoridad Suprema que obtenía. Sealo en fin, la conducta generosa, que ha observado en la Nueva-Granada el mismo BOLIVAR, declarando à la faz del Mundo, que no venia en pos de la gloria y del poder, sino à libertar à sus Compatriotas, y sellando con el carácter de provisionales todos los derechos, y providencias, que la urgencia de las circunstancias demandaban para organizar un sistema. Hasta en la misma necesidad de formar un solo Pueblo, una sola Nacion de los Venezolanos y Granadinos ha manifestado, que la voluntad general, libre y francamente expresada, será la que únicamente puede decidir en tan importante negocio. ¡Loor eterno à los ilustres Americanos, que tantos esfuerzos han hecho, y hacen por libertar el trono, y que se siente la verdadera LIBERTAD! ¡Loor eterno à BOLIVAR!

¡GRANADINOS! Regociajos en vuestra suerte, y gloriaos de que vuestro LIBERTADOR jamás

manchará los ilustres dias, que han honrado su carrera, y haran eterna su memoria.

TRIUNFO EN EL MAGDALENA.

Excmo. Señor: Tengo el honor de insertar a V.E. el detal que el Comandante de la primera Division de fuerzas sutiles del alto Magdalena Teniente José Antonio Maiz me ha dirigido con esta fecha de la célebre jornada del 23 de Enero en las playas de Troya y Barbacóas, y es como sigue:

Las tropas de la República cada dia se manifiestan con mas decision y denuedo, haciendo conocer al mundo entero, que en vano se esfuerzan nuestros enemigos por subjugar a unos hombres que han jurado morir ó ser libres. Despues de la accion del 29 de Diciembre último, en que los enemigos à pesar del número mayor de sus fuerzas, y de la pérdida que tubieron de un buque de guerra, que por nuestra Esquadrilla se echa a pique, regresé al puerto de la Angostura, en donde obtuve los auxilios qué solicité de V.S., me preparé a partir en busca del enemigo, persuadido que la justicia de nuestra causa nos sacaria triunfantes; a la sazon tuve aviso de la llegada de V.S. a aquellos lugares, acompañado del Comandante Carbajal, y cuarenta, y nueve Guias, para incorporarse en la Esquadrilla: la presencia disposiciones y actividad de , V.S., la cooperacion de los habitantes del Magdalena, que han podido reunirse, la buena disposición del Comandante Carbajál y sus tropas, igualmente que lás de la Marina, y su tripulación inspiraban con confianza al mas desesperado.

Tomadas las medidas necesarias, y el mejor órden salimos el dia 20 de Enero último, llevando siempre las Escuchas necesarias descubridoras, y avisos. El 23 del mismo a la una del dia tuvimos noticia de la cercanía en que nos hallabamos del enemigo, el cual estaba situado à barlovento en el Peñon de Barbacóas con nueve buques mayores, y dos menores de guerra, armados todos con artillería del calibre de a 8 hasta 18. No es posible describir la alegria que generalmente se difundió, en nuestras tropas; cada cual ansiaba por el feliz momento de morir, ó dar un dia de gloria a nuestras armas. Tal era el entusiasmo de que se hallaban poseidos: entusiasmo solo dable a los defensores de su Patria. Un tirotéo bien sostenido por dos Escuchas descubridoras aviso la hora precisa, y habiendo hecho a los buques la señal de formar la línea, con distancia suficiente uno de otro, se rompió el fuego al toque de Diana, con tanta viveza y acierto que el segundo echó a pique un buque enemigo, y el tercero descompusó otro, y sacó de su cureña la pieza de Artillería que mandaba.

Creyendo el enemigo poder cortarnos, desembarcó mas de cincuenta hombres de su infantería y entonces previne al Comandante Carbajál desembarcase sus valientes Guias. La bandera negra con calavera en centro, avisó a nuestros buques era tiempo de abordage, y todos acometieron con resolucion. La victoria no estuvo indecísa un cuarto de hora, y el enemigo que no pereció al fuego de nuestros cañones acabó al corte de nuestros sables, machetes y lanzas, no habiendo escapado sino muy pocos, que despavoridos huyeron precipitadamente, quedando muchos ahogados en el rio. La infantería, que pusieron en tierra, quedó tan a cuenta del Comandante Carbajal y sus Guias, que sin permitirles disparar un tiro concluyeron ligeramente con todos.

Como ellos no contaban con tal suceso, fue tan grande el terror de que se poseyeron, que botaban en la fuga hasta sus rémos, habiendo seguido dàndoles caza hasta las 8 de la noche.

Era un espectaculo bastante militar ver la playa con mas de sesenta cadaveres, y entre ellos

el del decantado Violó (cuya cabeza dispuse se condugese a esta Ciudad para satisfaccion de sus

habitantes) dos Capitanes Candamo y Castañeda, el Subteniente Moreno, y otros, que se cré por

sus vestuarios ser oficiales; igualmente que el rio lleno de gorras, plumages, cabezas, y cuerpos

fluctuantes, denotando, à una, que asi se escollaran siempre los esfuerzos de los viles defensores

del tirano de España.

Han quedado en nuestro poder cincuenta y siete prisioneros, entre ellos el Capitan Linares

y el Teniente Cabrera Españoles, cuatro buques de guerra, inclusos los dos echados apique, nueve de trasporte, cerca de seiscientos fusiles, porcion de peltrechos, de cuyo número y calibres no puedo dar una completa razon por venir acondicionados en el buque: tres Champanes grandes con sus equipages, su Hospital Botiquin, una caxa de guerra, los libros del Cirujano, los habitos y breviario del Capellan, dos barquetonas llenas de aves, cérdos y chivos.

Al siguiente dia, el Comandante Carbajal continuó en la persecucion, y recogiendo los despojos, que me es imposible detallar exáctamente por ahora; y se le han presentado mas de treinta soldados del enemigo.

La fuerza con que este nos atacó consistía en ciento cincuenta y tres hombres, compuestos de tres piquetes de infantería de los regimientos del Rey, Albuera y Leon, al mando del teniente coronel D. Isidro Barrada, veinte y dos artilleros con otros tantos sirvientes, y mas de trescientos marineros: cuya division mandaba por lo respectivo a Marina D. N. Mier: y la nuestra consistía en cuarenta y nueve Guias, setenta Infantes, ocho Artilleros, y cien Marineros.

Resultaron de la accion un soldado que murió ahogado, de cinco que se quemaron en el buque Infante, a causa de haberse incendiado tres cartuchos de pólvora, por precipitacion de un artillero, cinco heridos no de gravedad, y yo en una pierna, por cuya razon le entregué el mando al Ciudadano Teniente-coronel José Carbajal, y para proseguir a esta ciudad a mi curacion, sintiendo no haber dado mi último aliento en defensa de mi Patria, quedando entregado a la gravedad, y dolores de una herida.

El valiente Gefe (Carbajal) y su tropa, manifestaron como siempre su intrepidez y corage. La demàs tropa de Marina, bizarros Artilleros. y tripulacion se portaron y generalmente desempeñaron completamente sus deberes, señalándose el soldado distinguido Joaquin Monsalve, que fué el primero que abordo al segundo buque del enemigo. —Lo transcribo a V.E. para su satisfaccion; añadiendo que los buques de guerra y sus Escuchas, han correspondido con sus hechos a los honrosos nombres de Rondon. Infante, Carsajál, y París, que V.E. se dignó confirmarles —Dios guarde a V.E. muchos años —Cuartel Principal de Honda a 4 de Febrero de 1820-10.º—Excmo. Sor —J. M. Mantilla. —Excmo. Señor Vice-Presidente del Departamento de Cundinamarca, y General de Division de los Exércitos de la República.”

Con fecha 28 del pasado avisa desde Badillo el Capitan Carbajál haber tomado prisioneros al Capitan Español Pedro Matéus, tres soldados Españoles, y sesenta Americanos de las tropas del Rey, que iban huyendo de la derrota del Peñon de Barbacòas. El Comandante Carbajal recomienda al Cabo Español José María Perez, que ha servido en nuestra Esquadrilla con mucho valor y zelo, batiéndose contra los soldados del Rey. –

ANTIOQUIA.

A principios de Enero fué amenazada esta bella Provincia por una columna al mando de Warleta, de la cual sus puestos avanzados ocuparon a Zaragoza y Remedios1. La Provincia entera se levantó en masa para defenderse. La brillante oficialidad de aquella Division manifestó sus deseos de llegar al combate, y su Gobernador político Dr. Restrepo desplegó una energia, y actividad, que eran del caso2. El Comandante General Cordoba se hallaba a la sazon gravemente enfermo; pero su ausencia del frente de las tropas no impidió, que se obrase de firme contra el enemigo. Ellas se reunieron, se reforzaron, y marcharon alegres en solicitud del famoso Warleta. El 20 recuperaron a Remedios, de donde fugaron los enemigos, y la Provincia quedaba tranquila, aun antes de que ellos supiese la completa derrota de la Esquadrilla del Rey en el Magdalena. No hay que dudarlo: Pueblos decididos a defenderse, y dirigidos con tino y energia, no es posible, que haya poder humano, que los reduzca a servidumbre. Comparense los cursos y firmeza de Antioquia el año de 16 con los que hoy, tiene y vease el resultado.

GENERAL ANZOATEGUI.

El 22 de Diciembre ultimo se han celebrado en la Iglesia de San Agustin de esta Capital funerales à este impertérrito General, muerto el 15 de Noviembre pasado. El Excelentísimo General Vice-Presidente dispuso esta funcion, que ha sido celebrada con una solemnidad grande asistiendo todas las Corporaciones de la República, Colegios Comunidades, y un inmenso Pueblo. La tumba estaba adornada de mil alegorías, y de trofeos militares. El retrato de Anzoategui ocupaba la parte principal. Toda la Iglesia cubierta de luto, y el canto lugubre, que ella acostumbra en tales funciones inspiraban un sentimiento vivo por la pérdida de un Gefe, como Anzoategui.

Su elogio fué hecho por el R.P. Provincial Fr. Joaquin Garcia de Agustinos Calzados; en esta elocuente Oracion recorrió la vida militar del Héroe y lo presentó de modelo à los guerreros, que combaten por la Patria; à los egoistas, que titubean en sacrificarse por su partido, à los esposos, y à los Ciudadanos. ¡Puedan todos imitar la vida militar del Joven Anzoategui, y pueda su memoria conservarse indeleble en todos los Granadinos!

BUENOS-AIRES.

La Secretaría de Estado en el Departamento de Gobierno al Vencedor de Maipo.

CANTO.

Hic vir, hic est, tibi quem promitti scepius audis —Virg.”

Alta en la cumbre de los altos Andes

Sobre region de nieve sempiterna,

Donde mas brilla el luminoso Febo,

La América inocente colocada

Domina al orbe; asiento magestuoso

Le dan las cimas de elevados montes.

Hoy es su trono mole tan soberbia,

Que servir pudo (en el osado intento

De escalar el Olimpo) a los Titanes.

Trono que incontrastable simboliza

El que firme sus hijos le han alzado

Sobre la base de justicia santa.

Allá del polvo vil y las cadenas,

En que la hizo gemir el crudo Hispano,

La levantaron sus ilustres hijos

En la alas del Génio poderoso.

Hoy repartida en trenzas su cabello,

Ornado el cuello de nevadas perlas,

Puesto al hombro el carcax lleno de flechas

De tersa y fina plata fabricadas,

El arco tachonado de diamantes,

Los piés cubiertos con sandalias de oro,

Hija del sol y de tesoros llena,

Como virgen del mundo resplandece

Sobre las tres matronas respetables,

La Africa, la Asia y la ilustrada Europa.

De un polo al otro a descubrir alcanza

La extencion toda de su vasto imperio;

No mira en tanto las cavernas hondas

De sus montañas, los inmensos bosques,

Los torrentes y rios caudalosos,

Que atravesando fértiles llanuras,

Corren a enriquecer el Océano;

Un cuadro mas grandioso y mas terrible

Su vista ocupa, el solio vacilante

Del monarca Español, que enfurecido

Impele al mar las huestes sanguinosas

Con que intenta oprimir el suelo indiano:

En sus semblantes retratados mira

Todo el furor y rabia carnicera

De Pizarro y Cortés. Ah que en su seno

Hondamente gravadas permanecen

Las atroces heridas, que inundaron

De sangre el trono de los dulces Incas,

De Montezuma en México opulenta!

Por todas partes á sus dignos hijos

Rompiendo mira el yugo del hispano;

El grito universal de la venganza

Contra tres siglos de opresion indigna

El ronco son del bélico instrumento,

El horrísono estruendo de las armas.

Que los ecos dilatan y repiten,

En confuso rumor resonar hacen

La boveda celeste, el patio suelo

Retumba todo libertad ó muerte.

El fuego, el hierro los paternos lares

Arrasan, yerman….mas, su vista fixan

Los campos que ilustro con sus victorias

El hijo renombrado de la Patria,

Que en los duros trabajos de la guerra

Las belicosas huestes exercita

Que habran fama gloriosa de invencibles;

Vé al héroe SAN MARTIN, vé à Chacabuco

Donde muy mas que invulnerable Aquiles

Ató a su carro al Español feroce.

No ha escarmentado su ambicion insana,

Y otra vez vuelve, y el Visir de Lima

vengarse aun cree de la pasada afrenta,

Desde el alto dosel, que rexo dice

La sangre que inocente lo ha teñido,

Reuniendo a los bárbaros sayones

Que de Hesperia vinieron, les ordena

Surcar en breve el piélago anchuroso,

Y abrasar y destruir el altar santo

En que la dulce Patria es adorada:

Del Pacífico Mar la espalda oprimen

Preñadas naos de armada soldadesca;

Mas ¡oh presagio!, el Indo Sacerdote

Vé entonces desde el seno de las aguas

Levantarse a los cielos una nube,

De sanguíneo color y vasta mole:

Al sol, que va marchando ácia el Ocaso,

Ella se opone cual barrera inmensa.

Pero agitando su diadema de oro,

El la entreabre, la rompe y desvanece,

Y con radiante faz se precipita

En las salobres cristalinas ondas.

Consultado el oráculo declara

Prodigio tal en pro de los Indianos. –

Del rico Chile ya la playa abordan

Entre salvas y vivas los Iberos,

Y el nombre invocan de su rey Fernando,

Como el de un Dios, (¡idólatras feroces!)-

La griega mole en la funesta noche

Que à sangre y fuego pereció el Troyano,

No arroja de su vientre gente tanta,

Como cada una de las fuertes naves

Que transportó las huestes enemigas.

La voladora fama anuncia luego

A SAN MARTIN, que crueles invasores

El suelo pisan que en union juraron

Defender los Chilenos y Argentinos.

La nueva hace saber a las Legiones

Del exército Patrio su Caudillo.

Los tiranos (les dice), ya se acercan,

Veréis en breve mas tremendo a Marte,

Mayor sera la gloria, mas laureles

En el campo de honor alcanzarémes.”

Osorio avanza, el adalid famoso

En quien confia el opresor Pezuela,

Marcha veloz hasta avistar osado

Al exército unido de la Patria;

El Maule pasa, y su altivez se aumenta.

¡Infundada soberbia! ¡Vano orgullo!

Sus corrientes no son cual las del Xanto

Que rebosando el anchuroso cauce,

Furiosas detubieron a los Griegos,

Cuando iban a sitiar la antigua Troya.

No de muy lejos los Patriotas miran

Cubrir el cielo nube polvorosa

Que levantan las huestes del contrario;

Ya escuchan el rumor de los clarines

Con que a explorar se avanzan los ginetes;

Ya SAN MARTIN sobre el bridon fogoso

Discurre proclamando a los soldados

Del exército Patrio, y de su pecho,

-10° TOM. IIILlevador de trabajos, comunica

El fuego generoso que en él arde;

Ya la jornada militar ordena

En que el contrario observa, y lo fatiga

Con amagos marciales repetidos.

Los pacíficos Dioses, que presiden

A les valles y fértiles comarcas

Del abundoso Chile, se refugian

Al libre Arauco, al oir que fiero ruge

Herido el leon soberbio de Castilla.

El exército unido y el contrario

Sobre Talca se ven al tiempo mismo

Que el sol va a sepultarse en Occidente.

Sucede el negro imperio de la noche;

Cubre toda la tierra; y el caudillo

Vigilante y activo varios planes

Medita en su alta mente; el gefe hispano,

Que las fuerzas conoce de la Patria,

Y su arrojo y bravura, desconfía

De su poder, furioso y agitado.-

Como el redil acecha el lobo hambriento,

Que en tempestuosa noche sed rabiosa

De sangre lo devora y se embravece;

Así se halla el hispano, y en mil iras

Se abrasa por destruir la indiana hueste.

La luna con su giro silencioso

La noche acompañaba, iluminando

Con su argentada llama á los mortales;

Ningun signo fatal, ningun agüéro

Pudo anunciar el mal que preparaba

La astucia del Ibero à nuestras fuerzas:

A Hécate invoca y a los Dioses todos

Que en las nocturnas sombras dan auxilio

Al mortal despechado; bruscamente

El patrio campo ataca , o arma,

Prorrumpen los soldados, y a batirse

Y a defenderse corren ; mas es vano

Su impertérrito brio; se confunde

El amigo y contrario, y retirarse

A las aliadas tropas es forzoso.

El bravo SAN MARTIN á mil peligros

Se arroja reuniendo á los soldados

Que se dispersan por distantes rutas.

Come cuando el leopardo se vé herido

Por la turba de diestros cazadores,

Las iras reconcentra, y poderoso

Por los venablos rompe, y se abre paso;

No de otra suerte SAN MARTIN valiente

Atropella las haces enemigas,

Y del campo se aleja con los restos

Que la adversa Fortuna ha perdonado.

Infatigable siempre, noches, dias

Lo vé el Pueblo Chileno cual invoca

El nombre de la Patria, sus derechos,

Y la gloria, y el brillo de sus armas;

A voces tan sagradas, que en sus labios

Adquieren mayor fuerza, se reune

El exército aliado, y se rehace.

Del Maipo a las llanuras se dirige,

Y arde en deseos de volver en llanto

Y luto la soberbia del Ibero

Que cual engreido Xerxes se aproxima;

Como plagas fatales sus columnas

Se mueven arrasando las campiñas,

Hasta acercarse rapidas al campo

Del exército indiano; ya se avanzan,

Ya amagan, se retiran; nuestro Gefe

Sobre él resuelto marcha….. La sangrienta

Batalla va a empezar. —iCaliope sacra,

Inspírame propicia digno canto

Con que pueda pintar heróicos hechos!

El horrisono bronce ya retruena,

Y lejos lanza de una y otra parte

La muerte horrible; Marte sanguinoso

Rechinar hace el carro de la guerra.

Al frente SAN MARTIN de sus legiones

da exemplo de valor, y les ordena

Un terrible silencio, que interrumpe

El estruendo tan solo de las armas.

Unidas marchan las indianas huestes

Contra el hispano, que en horrendo fuego

Inflamando sus líneas, las recibe;

Mas el Gefe ha ordenado, y nada puede

La carga detener con que se avanzan

A destrozar las fuerzas enemigas.

El valor frio, la constancia asombra

De los patriotas; aún esta encerrado

En su mosquete el rayo de la guerra,

Aún no hacen uso del cortante acero,

A pesar de que muchos ya regaron

Con su sangre la tierra, y muertos yacen.

Pero llegó el momento de venganza,

¡¡ Homicidas feroces !!-Como suelen

Estrellarse las olas montañosas

Del conturbado Océano en los muros

De la soberbia Gades, derribando

Grandes masas; así nuestros campeones,

Entre el fuego y el humo acometiendo,

Destrozan, talan, queman, y derriban

Cuanto al impulso fuerte se le opone

De la terrible aguda bayoneta.

De los infantes el sangriento choque

Auxilian los ginetes, arrollando

Las enemigas lanzas; corvo el sable

Fulminan, rompen sólidas columnas,

Que en contra forma la Española gente.

Los duros callos del fogoso bruto

La tierra baten, pisan y destrozan

Truncados cuerpos, miembros palpitantes.

La lid esta dudosa, se enfurece

Alecto entre millares de guerreros;

La ibérica falange se reunen

Y a cargar vuelve con mas dura saña.

Aquí Balcarce, y Alvarado, y Heras,

Y Quintana sus fuerzas desplegando,

La rechazan al fin, y ocupan fieros

Regado en sangre el campo de batalla,

¡¡Cuanto la Patria os debe, héroes invictos,

En tan duro conflicto!! Mas aún resta

Otro y otro combate en que la Parca

Vé a torrentes la sangre darramarse.

El aire rompen con silvido horrendo

Las balas del contrario, el suelo cubren

Cual lluvia de granizo conducida

En las alas del Austro embrabecido.

En la diestra el acero fulminante

Domina SAN MARTIN a la campaña

Cercado de peligros y de muerte.

Dueño de la Fortuna y de sí misma,

Su espíritu guerrero nada turba;

Los ataques dirige, manda estragos,

Como otro Jave que a la densa nube

Rebentar hace en rayos formidables.

¡Gracias, oh fiero Marte! ¡Dios terrible!

En tal matanza tu sangrienta mano

La vida respetó del gran Caudillo.

Todos los Gefes su valor concentran

Para el extremo decisivo impulso

Con que envuelven, y baten y acuchillan

A los fieros hispanos, que a la fuga

Se dan, ó rinden los soberbios cuellos.

Por todas partes gritos de victoria

De la lid en el campo ya resuenan;

El clamor sube hasta el sagrado Olimpo,

Y se alegran los seres inmortales

Del triunfo de la Patria mas glorioso.

La fama al punto por el aire vago

Sus alas desplegando, á las Naciones

Vuela à anunciar la memorable hazaña

Del fuerte SAN MARTIN. Sí, Gefe invicto,

Ni Leonidas al frente de los bravos

Que á Termópilas lleva, ni Milciades

Al Pérsa altivo en Maraton venciendo,

Tubieron el valor, y genio ardiente

Que te inflamaba en la tremenda lucha1.

Con tu egide has cubierto poderosa

La patria libertad; tú en adelante

Serás llamado Aníbal Argentino,

Que enseñaste la senda que conduce

De la inmortalidad al templo augusto

En columnas de bronce allí grabados

los nombres se leerán de los guerreros

Que supiste llevar a la victoria

En los llanos del Maipo siempre eterna

Sera en el Continente Colombiano

De SAN MARTIN la gloria esclarecida.

Y vosotras, ¡oh sombras inmortales,

Que el fuerte heróico aliento habeis rendido.

En el sangriento choque! mas gloriosas

Vais a vivir en los Elíseos campos

Entre los libres de la antigua Athenas :

Mirad de alla que del exempló vuestro

Mil y mil combatientes han nacido,

Que libertar la Patria firmes juran,

O guerreando en sus ruinas sepultarse.

Aviso.

Adrien Joseph Labitte, platero extrangero, ántes de partir para la capital de Cundinamarca, hace saber al público que se le ha dado á componer una Sortija de oro, con un Diamante pero ignorando el nombre de la persona á quien pertenece, la deja depositada en manos del Señor Teniente-coronel MAZERO, de quien ha recibido ocho pesos por su composicion, y el cual está hecho cargo de entregar: a su dueño, con condicion de que este reintegre la expresada suma.- Angostura, Abril 2 de 1820. A. J. L.ABITTE.

Angostura: impreso por Andres Roderick, impresor del Gobierno, calle de la Muralla

1¿Qué Español, sensible a las desgracias de la Patria, no se enternecera al leer esta produccion tan patética, y tan grande,—que prueba evidentemente el alma elevada de Porlico? O espíritu glorioso La atrocidad, que han executado contra ti, clama al Cielo venganza. Reposa en paz, vive feliz en el templo de la inmortalidad a donde te han encumbrado tus herbicas virtudes. Tú has ofrecido tu sangre en holocausto en las aras de la Patria, —tú has cumplido con el deber mas sagrado. -Dichoso tú —Has muerto confiado en que la Patria recobraría su libertad (en contraposicion de otros cobardes que le venden), y te daria el premio preparado a tu acrisolado patriotismo.—No te enganaste, no; se acerca el dia en que recibas el galardon mas sublime que es dado a los héroes de la Patria,—el que te se levante por orden de las Cortes una estatua de marmol, para eternizar tu memoria, dentro del mismo templo de la Representacion Nacional y en el pedestal este epigrafe: Al herbico Porlier, martir de la libertad, la España libre y agradecida.- (Esp. (lonst.)

2Sin duda en esta expresion alude Porlier a los grandes disgustos y acibaradas penas que le hicieron sufrir oponiéndose rigorosa mente a que se casase con una joven amable y virtuosa que le idolatraba. Pero al fin triunfó de los obstáculos dimanados de las mas rancias preocupaciones, y se casó con el ídolo de su amor.

3si el noble director del heróico Porlier, —en lugar de escribir a este (a la distancia de doscientas leguas) que diese el golpe patriótico para restablecer el imperio de la Ley en España (cuando todavía no tenía todo lo necesario para darle con toda probabilidad de buen suceso,—hubiese volado a la Coruña para ayudarle;-ó si en vez de aconsejarle que executase la ilustre empresa de la salvacion de la Patria por el remedio intempestivo de la lenidad (remedio ya ensayado, y que probó muy mal),-le hubiera escrito todo lo contrario,—es muy verosimil que no se hubiera malogrado tan grandiosa empresa y que la Patria se viera ya libre. Seguramente el pretender hacer con débiles paliativos una mutacion política en un Pueblo, todavía infatuado con el prestigio de ciertos fantasmas, es el colmo del desvario y de la sandez- Algun dia se descubrira mas claramente cuales han sido las causas que han influido para que no tubiese buen efecto el magnánimo proyecto del denodado, y nobilísimo Porlier.-(Esp.Const.)

1Los enemigos no hallaron en estos lugares mas que diez hombres infelices que fueron bastante indolentes y confiados para esperarlos. En el momento fueron asesínados todos diez, Pueblos esta es la Pacificacion sepulcral que os brindan las tropas del benéfico Fernando.

2Al mismo tiempo que atendia el Señor Restrepo à poner en estado de defensa la Provincia cumplia activamente la órden del Gobierno Stupremo sobre coleccion una gruesa Partida de caudales, que ya ha remitido.

1He aquí ¡satélites de la tiranía! cómo vuestra sangre solo sirve de riego para fertilizar los campos de la América, mientras que vuestras amigas, vuestras esposas, vuestras madres, y todos vuestros parientes lloran vuestra desgraciada y vil suerte. –Cuando peleábais (en días mas felices) contra el infame yugo de un tirano extrangero, merecíais las bendiciones de vuestra Patria, y los aplausos de toda la Europa atonita-. Al presente ¡ay! ¡miserables! Solo sois el objeto de la exécracion de vuestros hermanos Americanos, del desprecio de todo el orbe, que mira con horror la causa de la tiranía, que habeis abrazado, olvidando de repente la hermosa y noble causa de la Libertad, que con tanta gloria seguisteis en la Peninsula con el mayor teson, seis años consecutivos —, Soldados expedicionarios. Un compatriota vuestro, que ha salvado la vida a muchos de vosotros; cuando dábais à la Patria tantos dias de gloria,-un amigo vuestro, admirador panegirista de vuestras virtudes bélicas, cuando érais soldados de la Sacruenta Libertad, os habla ahora, à nombre de la humanidad, ensangrentada los tiranos. ¡Avergonzáos de ser viles instrumentos del fanatismo, de la tiranía de la Inquisicion!—, Reuníos à las banderas de la Libertad, y no empapéis vuestras manos, ni tiñáis vuestras espadas en la sangre ilustre de los amantes de la Libertad, en cualquier pais que se encuentren-(P.F.S) (Español Constitucional, nacional)