logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 104. Angostura, Sábado 19 de Mayo de 1821. 

Correo del Orinoco 1821 N° 104

COLOMBIA

SIMON BOLIVAR LIBERTADOR

PRESIDENTE DE LA REPUBLICA,

&c. &c. &c

PROCLAMA.

A LOS SOLDADOS DEL EXERCITO LIBERTADOR.

   SOLDADOS: la paz debió ser el fruto del Armisticio que va á romperse; pero la España ha visto con indolencia los horrorosos tormentos que padecemos por su culpa.

   Las reliquias del poder Español en COLOMBIA, no pueden medirse con la fuerza de veinte y cinco Provincias que habéis arrancado del Cautiverio.

   COLOMBIA espera de vosotros el complemento de su emancipación; pero espera aun mas, y os exige imperiosamente que en medio de vuestras victorias seáis religiosos en llenar los deberes de nuestra Santa Guerra.

   Siempre he contado con vuestro valor y disciplina; vuestra obediencia me anticipa la satisfacción de la nueva gloria con que vais á cubriros. Os hablo, SOLDADOS, de la humanidad, de la compasión que sentireis por vuestros mas encarnizados enemigos. Ya me parece que leo en vuestros rostros la alegría que inspira la liberta y la tristeza que causa una Victoria contra hermanos.

   SOLDADOS; interponed vuestros pechos entre los rendidos y vuestras armas victoriosas, y mostraos tan grandes en generosidad como en valar..

Cuartel General LIBERTADOR en Barinas á 17 de Abril de 1821—11°.

BOLIVAR.

Por S. E.

El Ministro de la Guerra.

PEDRO BRIZEÑO MENDEZ.

OTRA.

A LOS PUEBLOS DE COLOMBIA.

   COLOMBIANOS: mas de un año entero ha pasado la España en libertad., sin que su Gobierno haya ordenado el termino de su tiranía en COLOMBIA. Hemos oido sus palabras de paz con gozo, las hemos acogido con transporte, y dirigido nuestros enviados a Madrid a tratar de. la páz, que ya estaría derramando sus bendiciones sobre este sudo desolado, si la España la humera querido eficazmente; pero no: no ha oido las dolientes quexas de la humanidad con el grado de ínteres que debía inspirarle su propia conciencia y su propio reposo.

   COLOMBIANOS: los gritos de nuestros exercitos padeciendo privaciones mortales, los gritos de los pueblos ya expirantes, ya exánimes, nos fuerzan á llevar nuestras armas á conquistar la paz, expulsando á nuestros invasores. Esta Guerra sin embargo no sera á muerte, ni aun regular siquiera. Sera una Guerra Santa: se luchara por desarmar al adversario, no por destruirlo. Competiremos todos por alcanzar la corona de una gloria benéfica.

COLOMBIANOS: el derecho de gentes, y hasta nuestros invasores, cuando quieran, serán COLOMBIANOS.

Cuartel General LIBERTADOR en Barinas de 17 de Abril de 1821.-11°.

BOLIVAR.

                           Por S. E.

El Ministro de la Guerra. PEDRO BRIZEÑO MENDEZ.

OTRA.

AL EXERCITO LIBERTADOR.

SOLDADOS: las hostilidades van a abrirse dentro de tres dias, porque no puedo ver con indiferencia vuestras dolorosas privaciones.

   SOLDADOS: todo nos promete una Victoria final, porque vuestro valor no puede ya ser contrarestado. Tanto habéis hecho, que poco os queda que hacer; pero sabed que el Gobierno os impone lo obligación rigorosa de ser mas piadosos que valientes.

   Sufrirá una pena capital el que infringiere qualquiera de los artículos de la Regularizacion de la Guerra. Aun quando nuestros enemigos los quebranten, nosotros deberemos cumplirlos, para que la gloria de COLOMBIA no se mancille con sangre.

Cuartel General LIBERTADOR en Barinas á 25 de Abril de 1821.-11°

BOLIVAR.

Por S. E.

El Ministro de la Guerra.

PEDRO BRIZEÑO MENDEZ

A LAS TROPAS ESPAÑOLAS.

   ESPAÑOLES: vuestro General en Gefe os ha dicho que no queremos la Paz; que hemos infringido el Armisticio: os despreciamos. Vuestro General se engaña. Es el Gobierno Español el que quiere la Guerra Se le ha ofrecido la Paz por medio de nuestro enviado en Londres bajo de un pacto federal, y el Duque de Frías por orden del Gobierno Español ha respondido. Que es absolutamente inadmisible.

    ESPAÑOLES: ¿no es vuestro gobierno el que pretende nuestra sumisión a costa de vuestra sangre? ¿No es vuestro Rey el que os desprecia enviándoos a un sacrificio infalible?

El Gobierno de Colombia no ha infringido el Armisticio, sino tan solo en haber tomado quarteles nuestras tropas dentro de esta ciudad, quando no podía alejarlas sino en sus cercanías. De resto en nada hemos quebrantado los artículos de aquel tratado, en tanto que por muchas partes se nos ha hostilizado sin reparación de agravios.

   ESPAÑOLES: a pesar de todos los graves dolores que nos causa vuestro gobierno, seremos los mas observantes del Tratado de Regularizacion de la Guerra. Una pena capital se aplicara al que lo infrinja, y vosotros seréis respetados aun en el exceso del furor de vuestra sed de sangre. Vosotros venís á degollarnos y nosotros os perdonamos: vosotros habéis convertido en honrosa soledad á nuestra afligida Patria, y nuestro mas ardiente anhelo es volveros á la vuestra.

Cuartel General LIBERTADOR en Barinas d 25 de Abril de 1821.—11°.

BOLIVAR.

Por S. E.

El Ministro de la Guerra.

PEDRO BRIZEÑO MENDEZ.

EL DESENGAÑO VICTORIOSO.

EXCMO. SR.

   Remigio Ramos, Coronel de los exércitos nacionales tiene la honra por la primera vez de dirigirse al primer Magistrado de la República Colombiana. Dígnese V-E. recibir con su inagotable bondad los sentimientos de un soldado que ha sido la victima de su educación política y religiosa. Si, E.S.: nacido como todos los otros en el abismo de una ignorancia tenebrosa, y descantado por los falsos preceptores de una moral le mas errónea; he sido llevado á tientas por el camino del mal al exterminio de mis propios hermanos, persuadido de que mi deber era sostener con mi sangre, y con mi vida los derechos de un Rey extraño, y las maximas de un fanatismo pernicioso. Yo creía Sr. que tanta mas gloria adquiría, cuanto mas esfuerzos hacia para sostener en la servidumbre a mis propios compatriota». Pero el Clero ha querido rasgar el velo de las ilusiones del pueblo, y yo he visto, como casi todos, la verdadera luz. A la constancia de V. E., al valor de sus tropas, y á las victorias que ha concedido á sus armas la Providencia divina, debo yo, y deben todos los Colombianos el recobro de nuestra razón, y de nuestros mas caros derechos. Al esplendido brillo Je la gloria de Colombia, sus mas crueles enemigos no pueden menos que pasmarse. Yo me enageno de gozo al ver a mi verdadera Patria ensalzada por sus triunfos, por sus leyes, y por su justicia. Ella acoje benignamente a cuantos hijos la quieren servir, y aun á sus propios enemigos. Yo lo fui Excmo. LIBERTADOR; pero mucho tiempo ha que anhelaba por la gloria de derramar la sangre que me queda por el suelo que me la dio. Un soldado ofrezco a la República: no pretendo mando, ni grado alguno. Nada en mi concepto es mas grande que ser soldado de la Patria: combatir por ella solo por deber, y no por recompénsa.,. Yo quiero Sr. morir por esta Patria, y no quiero que se diga que fue por ambición: dichoso sí mis servicios futuros pueden igualarse á los que hice a nuestros enemigos! ¡Dichoso si mis méritos alcanzan, borrar la memoria de mis combates fratricidas!  Barinas 26 de Abril de 1821. —Excmo. Sr.

Remigio. Ramos.

Cuartel General de Barinas á 25 dé Abril de J821.

   El Gobierno acepta con la mas grata satisfacción los importantes servicios que ofrece á la República el que representa. Y siendo muy recomendables, y dignos de su concideracion la virtud y esprendimiento con que despreciando las distinciones, y honores de que gozaba al servicio Español, abandona aquellas banderas por servir bajo de las de la patria, se le admite en el empleo de coronel de caballería. Líbresele el correspondiente despacho, ¿ insértese este decreto con la representación sobre que recae en la Gazeta para la satisfacción del interesado.

                                                                                                                                                   BOLIVAR.

Por S. E.

El Ministro de la Guerra, Pedro Briséño Mendez.

Tratamiento que dan los Españoles á los Colombianos.

Estado Mayor—Exército de Oriente.—N°. 36.

Sr. General—El Capitán de Infantería Lorenzo Bustillos con fecha de 16 del actual entre otras cosas me dice lo que copio. “Acaban de llegar del Guapo los Ciudadanas Ramón Espejo, Juan Hernández, y Agustín Rodrigue:, quienes venían para los montes huyendo en compañía del Capitán Celestino Quintana, y una partida mandada por Martínez que los perseguía los alcanzo y cogieron al dicho Celestino llevándolo amarrado con toda seguridad. Al Ciudadano Bartolomé Navarro, Jose Ygnacio Quintana, Eusebio Quiciña y otros Colombianos mas que se presentaron a pedir pasaporte los amarraron y embarcaron in-mediatamente para el Puerto de la Guayra. Lo que pongo en noticia de V.S. para su inteligencia. Dios guarde a V.S. muchos años. Cupira Abril &c.”—Lo que también transcribo a V.S. a los fines que puedan importar. —Dios guarde a V.S. muchos años. Quartel Divisionario en Piritu y Abril 18 de 1821 a las 8 de la mañana. –El Coronel Gefe. —Francisco Vicente Parejo.

 

JURAMENTOS

ARESTADOS EN BARCELONA POR ALGUNOS REALISTAS.

    En cumplimento del bando publicado el dia, de ayer, el Ciudadano Antonio Padrón natural de la Isla de Canarias que vino desde el puerto de la Guayra bajo la garantia del Armisticio se ha presentado exponiendo: que siendo bien conocida la adhesión, que el profesa á la causa de libertad é Independencia que con sobrada razón ha defendido y defienden los hijos de America por cuya razón, y habiendo tenido algunos leves indicios el gobierno Español sufrió la prisión de bovedas por el espacio de treinta y un mes desde el 23 de Noviembre del ano 17 hasta el 18, 19 y parte del 20, y que prestaba como presto gustosamente fidelidad a las banderas de la República de Colombia por la qual ofrece sacríficar su sangre y quanto haya dé mas precioso con su vida, y en comprobante lo firma junto conmigo y el secretario de esta Comandancia General en Barcelona a los diez y siete dias del mes de Abril de 1821.—El Comandante General.—Carlos Padrón.—Antonio Padrón Gutiérrez.—Pedro Mollera .—secretario interino.

    En el mismo día y para el mismo efecto se pre-sentaron en esta Comandancia General los Ciudadanos Manuel Maria Grafe,y José María Basques, naturales y vecinos de esta ciudad, exponiendo que haviendo logrado incorporarse con sus hermanos hijos de Colombia en el territorio de su República por el auspicio de garantía del Armisticio terminado y que encontrándose plenamente desengañados de la justa causa que aquellos defienden juraban comó efectivamente juraron defender con preferencia á su vida el patrio suelo donde tienen la gloría de haber nacido y en fe de que cumplirán religiosamente la expresión voluntaria de juramento lo firmaron junto con migo y el presente secretario en Barcelona fecha at retro. —Comandante General—Carlos Padrón— Manuel María Grafe—José María Basques.— Pedro Mollera.— Secretario interino.

   Al mismo efecto fue presentado el Ciudadano Leandro Barreto natural de Islas Canarias y avecindado en esta ciudad dede el año 97 habiendo sido casado en primeras nupcias con la Ciudadana Juana Arcay natural de esta ciudad y en segundas con la Ciudadana Juana Precilla de la dé Cumana y expone que impuesto de la Orden del bando publicado el día de ayer es su voluntad someterse en todas sus partes al Gobierno de la República de Colombia ofreciendo sacrificar su propia vida si fuere necesario en defensa de ella y en fe de que cumplirá con el juramento que tiene prestado y no sabiendo escribir lo firme yo, y el secretario haciendo aquel una señal de cruz.—El Comandante General— Carlos Padrón—Pedro Mollera.—Secretario interino.

———————————————–

En el mismo dia y para el mismo efecto comparecieron los Ciudadanos Juan Maymo y Juan Boet naturales de la provincia de Cataluña en los Reynos de España y avecindados en esta con la ocupado con del comercio y dijeron que comvenidos de las poderosa razones que asistían á los Americanos en sostener la causa de Independencia de la Monarquía Española se adherían a ella prestando como prestaron formal juramento, SER fieles defensores de las banderas de la República de, Colombia sujetándose a sus leyes y magistrados y por sostenerla perderían siendo necesario sus propias vidas y en fe de que asi lo cumplirán lo firmaron junto conmigo y el presente secretario —Carlos Padrón.—Juan Maymo—Juan BOET.—Pedro Mollera— Secretario interino.

   En el mismo día y para el mismo efecto fúe presentado el Ciudadano Eusebio Torres natural del Valle de las Presillas de los Reynos de España y avecindado en esta cuidad desde el año de 1800, habiendo sido casado con la Ciudadana Josefa Antonia Cordones de esta ciudad de quien es viudo: y expone: que impuesto de la orden del bando publicado el dia de ayer, es su voluntad someterse en todas sus partes al Gobierno de la República de Colombia, ofreciendo sacrificar su propia vida, si fuere necesario, en defensa de ella; y en fe de que cumplirá religiosamente con el juramento hecho lo firmo junto conmigo y el presente secretario-—El Comandante General-Carlos Padrón.—Eusebio Torres.—Pedro Mollera, Secretario interino.

   En el mismo dia y para el mismo efecto se presento en esta Comandancia General el Ciudadano Manuel Hurtado natural y vecino de esta ciudad exponiendo; que habiendo logrado incorporarse con sus hermanos hijos de Colombia, en el territorio de su República, por el auspicio y garantía del Armisticio terminado, y que encontrándose plenamente desengañado dé la justa causa que aquellos defienden, juraba, como efectivamente juro defender con preferencia a su vida, el patrio suelo donde tiene la gloría de haber nacido ; y en fe de que cumplirá religiosamente la expresión voluntaría de su juramento lo firmo junto conmigo y el presente secretario.—El Comandante General—Carlos Padrón.—Manuel José Hurtado.—Pedro Mollera —Secretario interino.

   Al mismo efecto fue presentado el Ciudadano francisco Antonio Aza natural y vecino de Cumana, exponiendo que habiendo logrado incorporarte con sus hermanos hijos de Colombia en el territorio de Barcelona por el auspicio ó garantía del Armisticio terminado ; y que encontrándose plenamente desengañado de la justa causa que aquellos defienden juraba, corno efectivamente juro, defender con preferencia a su vida, el patrio suelo donde se halla y tiene la gloria de ser independiente de la nación Española ; y en fe de que cumplirá religiosamente la expresión voluntaria de su juramento, lo firmo junto conmigo y el presente secretario.—El Comandante General—-Carlos Padrón.—Francisco Antonio de Aza.—Pedro Mollera—.Secretario.

   Por la Goleta Golden Hunter llegada en esta semana hemos recibido Gasetas de los Estados Unido de la America del Norte y algunos papeles relativos a Buenos Ayres, fue aunque de fechas atrasadas nos parecen dignos de la consideración de nuestros Lectores por contener sucesos de la mayor importancia. El manifiesto dirigido por el Rey Femando a los pueblos de Ultramar, que se creyó un talismán eficacísimo para obrar prodigios sóbrelos Americanos, excito entre nuestros hermanos del Sur los mismos sentimientos que ha producido en Colombia, dando a la España el terrible desengaño de que desde el uno al otro extremo del nuevo Mundo la Independencia es la voz de alarma universal contra sus iniquas asechanzas. La contestación del Dean de Cordova  Dr. Gregorio Funes ha enseñado al Conde de Casa Flores quan magestuosa y enérgica es la eloqüensia de la Verdad, dé la Razan y de la Justicia.

Correspondencia oficial del Embajador de España, residente en el Brazil, con el Dr. D. Gregorio Funes Dean de la Catedral de Cordova.

CARTA DEL CONDE DE CASAFLORES AL SR. DEÁN FUNES.

Delegación de S. M. C. en el Rio Janeyro.

 Muy Sr. mío:

   Aunque con esta fecha remito oficialmente al Excmo, Ayuntamiento de esa ciudad una copia del real manifiesto que S.M. dirige á los Españoles de Ultramar, y que no dudo que dicha corporación hará publicar tan importante documento; con todo acompaño á V, la adjunta copia esperando, que, siendo interesado de la felicidad de esta parte de la monarquia, coadyuvará á que llegue a noticia de todos sus habitantes su contenido, a fin de que se hallen enterados de los magnánimos deseos que asisten al Rey, y la nación de promover su prosperidad bajo el sistema Constitucional.—Dios guarde á V. muchos años.—Rio de Janeyro 18 de Julio de 1820.—B. L. M. de V. Su mas atento servidor:

EL CONDE DE CASAFLORES.

CONTESTACION.

   La carta que acabo de recibir de V.E., al paso que la miro como un testimonio de la consideración con que gratuitamente me distingue, no ha dejado de ofender algún tanto la delicadeza de mi fidelidad y patriótico Con ella me acompaña V.E. un manifiesto del Rey Católico llamando á las Américas de nuevo al yugo; y solicita de mi cuidado coadyuve a que se propague entre mis compatriotas. V.E. no puede ignorar, que la Independencia de las Provincias-Unidas se halla solemnemente decretada y jurada entre nosotros. ¿Que exige, pues, de mi V.E. sino que venga a ser en cierto modo, un agente del Rey de España, para conseguir que estas provincias, violando sus juramentos, se arrepientan de este acto sublime, como de un crimen, y se sometan á la obediencia, cuando se hallan gloriosamente en posesión del mando? Absteniéndome de dar curso al manifiesto, solo procuro substraerme del odio y desprecio público. Por lo demas vivo persuadido, que si por otras vías se extiende en las provincias, ellas se defenderán de sus falsos halagos, como lo harán de una invasión abierta: y que si fuese necesario, renunciaran primero su existencia, que su libertad y su gloria.

   A la verdad, es preciso confesar que el Rey Católico ha sido muy mal aconsejado por ministros desgraciadamente dispuestos a hollar nuestros derechos Es bien delicada la situación en que lo han puesto, ó de retirar su pretensión, ó de armarse de nuevo para castigarnos. Lo primero no podrá hacerlo sin humillación de su alta dignidad; tampoco lo segundo, sin excitar el público furor de unos espíritus, que en la escuela de los males han aprendido á llevar su energía mas allá del terror. Respetar las opiniones dominantes de los pueblos; dice un sabio político, es el primer deber de todo buen gobierno; porque ellas son las propiedades mas amadas, aun con preferencia á las fortunas mismas. Nadie puede dudar, que fundadas nuestras provincias sobre el código eterno de la razón, concibieron el gran proyecto de emanciparse. Desde aquella época jamas se han desviado una sola línea de este centro. En tiempos mas ó menos borrascosos; bajo el mando de Gefes débiles, ó esforzados; en los momentos de orden, ó de anarquía, cuando la tortura las ha alagado, o les ha mostrado su inconstancia, uno ha sido su voto, uno su lenguage, independientes ó perecer. Por estos hechos debió calcular el Rey Católico y sus áulicos, que los principios de libertad é Independencia, con que nos hemos nutrido por diez años, han formado de nosotros un pueblo nuevo, y que ya no podíamos entrar en pactos de reconciliación sumisa, sin que tengan por bases una desconfianza inquieta, y un odio intratable.

  ¡Cuanto mas justo, cuanto mas decente hubiese sido, que haciendo hablar el manifiesto á la nación Española hubiera dicho á los Americanos! “O ¡ vosotros, nuestros conciudadanos y amigos ! permitidnos este título: nosotros lo hemos profanado, pero nuestro arrepentimiento nos hace dignos de merecerlo. Una guerra devastadora llevamos á vuestros territorios con el objeto de sojuzgaros; pero en nuestros remordimientos sentimos al presente la venganza de la naturaleza por este agravio que le hicimos. Nadie debe apreciar tanto como nosotros ese espíritu generoso libertad, que os ha animado; pues á otro esfuerzo Igual debemos hallarnos independientes de tiranos. No tendríamos derecho para gobernarnos por nosotros mismos, si os negásemos esta prerrogativa. Conocemos que querer unir dos emisferios bajo el imperio de una sola mano es traspasar los limites, que la naturaleza puso a los deseos, y usurpar el dominio reservado á la sola beneficencia. Cultivad, Americanos, vuestros suelos privilegiados sin esas trabas que os puso una politica infeliz, fruto de las piñones; y al paso que os labréis vuestra felicidad, haceos dignos de ser el asilo de todo desgraciado. Gozad en plena libertad el comercio, sin ese monopolio, que nuestra codicia mercantil erigió en maxima de estado; y que desaparezcan entre vosotros esas excepciones odiosas puestas al principio de la fraternidad común. Las naciones que os vean marchar á grandes pasos à la prosperidad nos bendecirán algún dia, estudiarán vuestra conducta, y se instruirán por vuestro ejemplo. Pues que ¿solo el vicio es contagioso? ¿La virtud no hace también imitadores? Acaso llegará tiempo en que nosotros mismos seamos de este nùmero. Si, Americanos ¿queréis ser libres é independientes? Sedlo enhorabuena. Nada os concedemos que no sea vuestro en pleno dominio.”

  Vease aquí, Sr. Excelentísimo, el tono que á mi juicio debió haber tomado el manifiesto del Rey Católico dirigido á estas America. O! y que lagrimas de ternura hubiese hecho correr de nuestros ojos! ¿Quien seria tan indiferente, que no sintiese ¡inflamarse su alma, y palpitar de placer, de admiración, y de gozo, al experimentar ese último esfuerzo de unas almas magnanimas? En medio de una cordial fraternidad seria entonces que nos desnudásemos de esa dureza de carácter, que nos había armado sin piedad unos contra otros, y donde viesemos propagarse sin medida el dulce calor de la beneficencia mùtua.

  No crea, V.E. que la America, consintiese verse vencida en generosidad. Seria desde Iuego su primer deber formar con la España una alianza eterna fundada no sobre esa política suspicaz, frágil, pasagera, y dictada por el Ínteres del momento;  sino por la que fuese conforme á los sentimientos de la naturaleza, y á los que inspira la unidad de lenguage, usos costumbres, leyes, y religión. Respetando siempre la America los derechos de los padres, que no destruye la emancipación, daría á la España como á su madre patria la preferencia, que fuese compatible con la armonía de las demas naciones, y lejos de temer su prosperidad, coadyuvaría al engrandecimiento de su dicha y de su poder.

   Estos son, Sr. Excelentísimo, los sentimientos de un anciano, que á nada aspira, ni nada tiene que esperar, salvo el placer de que sus cenizas sean cubiertas con una tierra libre, y sagrada. —Dios guarde à V.E. muchos años.— Buenos Ayrés 22 de Septiembre de 1820.— Èxcmo. Sr.—Dr. Gregorio Funes. —Excmo. Sr Conde de Casaflóres.

EXHORTACION.

   Ciudadadanos, un manifiesto del Rey de España invitandonos à un acomodamiento, excita mi zelo patriótico para dirigiros la palabra. Vivo persuadido, que si por alguna via llega a vuestras manos, no hara otra impresión en vuestros ánimos, que el de consolidaros en el noble empeño de ser libres; con todo, en materia tan ardua y delicada nunca estará de mas tener muy vivos los motivos, que justifican esa heroica resolución.

  Por un abuso intolerable de los términos se pretende persuadirnos, que es compatible nuestra libertad civil con la dependencia del Rey de España, solo porque esta nación haya reducido gobierno à una monarquía constitucional.

Jamas podría sentir la America las influencias benéficas de esta saludable institución.

    Necesitamos de leyes justas, imparciales, y acomodadas a nuestras necesidades. ¿Donde las hallaríamos? ¿En las Cortes? ¿En unas Cortes donde sin equilibrio los sufragios, siempre hablaría la America con una voz timida? lánguida, y aun moribunda? No ciudadanos. Yo os diré aquí lo que un sabio decia en otro tiempo á los de su nación. Nuestros diputados formaran sus demandas, y serán eludidas; presentaran planes de comercio y de engrandecimiento, y serán para la metrópoli un objeto de espanto. Se nos hará una guerra sorda; como la de un enemigo que quiere destruir, sin combatir. Esta será en el orden político un asesinato lento y oculto, que hará nacer la languidez, prolongará el principio de la debilidad, y por un arte mortífero impedirá igualmente el vivir, y el morir. A mas de esto, ¿como las leyes de esas Cortes podran merecer de nosotros esa adopcion que merecerían las que fuesen combinadas, preparadas, y deliberadas en el seno mismo de nuestra estado?

  Necesitamos de un gobierno, que no tenga sobre sus hombros una carga superior á sus fuerzas. Un gobierno circunscrito en los limites que la debilidad del hombre hace tan  convenientes y necesarios. Seguramente no puede ser este gobierno el de los Reyes de España. Situados á mas de dos mil leguas de distancia, y en la necesidad de dividir sus desvelos en la vasta extensión de un grande imperio, jamas podran hacer nuestra felicidad; porque no es dado á un hombre solo ser el garante de tan inmensos cuidados. Que ¿viviremos siempre condenados á atravesar todo un occeano, ó para justificarnos de crímenes imaginarios, ó para conseguir por entre mil humillaciones un empleo proporcionado á nuestros servicios? No, ciudadanos: ya está demostrado por los mejores políticos, que no puede ser feliz un estado, sin que la silla del poder este reconcentrada en el estado mismo.

  La naturaleza (por servirme del pensamiento de un sabio) no ha criado a un mando para sugetarlo á una península. Ella ha estableado sus leyes de equilibro: por la de las masas y las distancias la America no puede pertenecer sino á ella misma.

  Pero ¿á que fin estas consideraciones, cuando tenemos otras que interesan lo mas vivo del sentimiento? Muchas de nuestras poblaciones han sido entregadas á las llamas del incendio devastador que por diez años ha atizado la España sin piedad. Nuestras campanas desiertas nada otra cosa ofrecen, que la soledad y el espanto, á que las ha reducido su brazo destructor. Mochas de nuestras familias indefensas perecieron bajo su hacha homicida. La guerra nos ha privado de no pocos de nuestros deudos, amigos, y compañeros. Y que ¿habremos sostenido todo el peso de estos infortunios para venir á concluir coa un acomodamiento, que nos deje én un estado acaso mas humilde que el antiguo? ¿Será á la luz de esos incendios, á expensas de las tareas malogradas de nuestros guerreros que celebremos ese acomodamiento? No, ciudadanos, no: nosotros no seriamos entonces sino un vil objeto de asombre para la Europa, de indignación para la America, y de desprecio para la España misma.

  Ciudadanos: ya habéis leído mi respuesta al Embajador de España. Yo cifro toda mi gloria, si lo he conseguido, en haber acertado á ser el intérprete fiel de vuestros sentimientos.

GREGORIO FUNES.

BUENOS AYRES.

DEPARTAMENTO DE GOBIERNO.

Oficio del Tribunal del consulado al Gobierno.

Excmo Señor,

  El tribunal consular ha sido comprehendido en los insidiosos manejos de la legación de S. M. C. en la Corte de Brazil: el Conde de Casaflores valiéndose del indirecto medio de la estafeta, ha hecho llegar á sus manos una nota, en que procura inclinar al tribunal, á que sea un agente del Rey Fernando coadyuvando por su parte, á que se realizen los magnánimos deseos, que dice tiene el Rey y la nacion, de que este país goze las ventajas del sistema constitucional, que actualmente rige la monarquía Española: al efecto le ha incluido el manifiesto, que este monarca dirige á los Españoles de Ultramar : el tribunal tiene el honor de elevar á V.E. ambas piezas, que si en su objeto infieren un notorio agravio á los sentimientos patrióticos y sagrados empeños de los Americanos, en el modo clandestino de su remisión no hice mucho honor á la delicadeza del que las envia. El tribunal ha creído de su deber por lo mismo suspender toda contestación á las rastreras insinuaciones de una política tan poco elevada, mientras V.E. no le prevenga lo que crea ser conveniente. Dios guarde á V.E. macho años. Buenos Ayres Octubre 21 de 1820.—Mariano Vidal.—Laureano Sosa.—-Francisco Sagui.— Excmo. Sr. Gobernador de la provincia.

CONTESTACION.

  El medio clandestino, de que se ha valido la legación de S. M. C. en la Corte del Brasil, para transmitir á manos de V.S el manifiesto del Rey Fernando Vil. cree este gobierno, el un justo motivo para no contestar á la nota, con que le acompaña. Los votos de Buenos Aires y demas provincias se hallan ya bastantemente expresados en la Magna Corte de su Independencia de la. España entera debe estar persuadida, que este país no subscribirá á tratado alguno, que no sea unisono con esta heroica resolución, que ha jurado sostener con tus propias vidas.—El gobierno se ha llenado de satisfacción al ver estos mismos sentimientos manifestados por V.S. en su oficio de 21 del corriente, que manda insertar en la gazeta para conocimiento del público; y á que contesto de orden superior.—Dios guarde a V.S. muchos años.—Buenos Aires Octubre 25 de 1820.— Rúbrica de S.E. al margen.—Manuel Obligado, Secretario.—Al Tribunal del consulado.

JUICIOSAS REFLEXIONES

De un amigo de la America recidente en Filadelfia sobre los sucesos de Buenos Ayres.

  Las noticias de Buenos Ayres que hay en los Estados Unidos llegan hasta fines de Diciembre ultimo, y son todas de naturaleza domestica, excepto las proposiciones de España para efectuar una conciliación, con motivo de restablecimiento de la Constitución en la Peninsula. Yá se sabia que al mismo tiempo que se despacharon comisionados a Venezuela por las Cortes, se habían enviado tres con direccion á Buenos Ayres por la via del Janeyro, sin duda para explorar desde allí el terreno, y tomar algunas disposiciones previas de acuerdo con el Ministro Español en aquella corte. En efecto se demoraron alli algún tiempo, mientras el Conde de Casaflores pasaba oficios á las autoridades é individuos que el supon a de peso en Buenos Ayres, acompañándoles, aunque de una manera clandestina, el manifiesto de S.M.Q. dirigido á los Españoles de Ultramar. Está correspondencia fue entregada por mano oculta y bajo de la mayor reserva; pero el efecto que produxo fue el mas evidente desengaño, de que si lo hubo alguna vez, ya había pasado el tiempo de hacer alguna impresión por estos medios. El cabildo, el consulado, y otros cuerpos pasaron sin dilación al gobierno estas cartas, y todos se apresuraron á delatar al publico un secreto que temían hiciese peligrar su honor y aun su existencia. Los resultados fueron diametralmente opuestos á los que había llevado en vista el Conde; el se había propuesto preparar, y no hizo mas que prevenir; quería secreto, y ocasionó publicidad, pensaba convencer, y es convencido, buscaba partidarios, y no encontró sino enemigos. Raras veces se equivoco tanto un político: lo cierto es que si aquel buen ministro Español no hubiese tenido otro objeto sino hacer malograr la mision, no hubiera hallado un medio tan. seguro y cierto de alcanzarlo, como el anticiparse á aquella correspondencía peligrosa. Acaso se guió por él conocimiento privado del carácter de algunos: tal vez lo precipitó un zelo indiscreto, para poder mostrar después que el buen suceso se debia no à la misión, sino à sus diligencias personales; pero el carácter es vasallo de las circunstancias; y un gran ramo de la sabiduría del hombre es conocer la naturaleza de los tiempos, y acomodarse à lo que ellos piden. Unánimemente se rechazaron estas solicitudes; y las contestaciones, que se dieron sin demora á luz por la prensa, no dejan nada que desear en punto à desprecio.

  Sin embargo, si el crédito que el Conde pueda tener como político parece haber recibido un menoscabo irreparable en fuerza de esta falsa medida, al menos muchos le querrán conceder el atributo de constancia por excelencia. Sin trepidar á vista de un exordio tan poco favorable, la misión sigiuo desde el Janeyro à Buenos Ayres, à cuyas aguas llegó el 5 de Diciembre. Desde abordo pasó al gobierno una comunicación parlamentaria, en que anunciaba en general venir encargada de ajustar la conciliación del Pais con la autoridad de S. M. C. bajo los felices auspicios de la Constitución y las Cortes. La contextacion fué terminante. El gobierno del Pais le intimaba que sin el preliminar preciso de reconocer la Independencia en que estaban constituidos aquellos pueblos, el gobierno no podia entrar en negociaciones, y que obrando como obraban por autoridad de los pueblos independientes, y solo bajo el carácter de tales, tampoco podia recibir (sin aquel preciso requisito) otras communicaciones oficiales, ni abriría los pliegos que le llegasen dirigidos por la referida misión, que esperaba no se detendría mas un momento dentro de la jurisdicción del estado, sino fuese para establecer como base de qualquiera proposición el reconocimiento por la España de la Independencia de las provincia. Como los comisionados hablaron en su primera y única comunicación de la necesidad de empezar por un Armisticio, la respuesta se con trahia en este punto à decir que el estado de la guerra en aquella parte del continente no inducía al gobierno de Buenos Ayres à desearlo, ai por consiguiente à admitirlo. La misión se retiró inmediatamente, sin haber estado mas que 24 horas en las aguas del Rio dé la Plata ; y se refugió á Montevideo, cuya Plaza seguía todavía en posesión de los Portugueses.

  Los papeles públicos del Rio de la Plata en quanto à política interior demuestran que los trabajos dé esos dos hombres buenos por todo e1 año de 1820 no habían sido completamente suficientes para exterminar las intrigas de los tres años anteriores, y en particular el espíritu de facción que tantos males había causado à la dignidad y suerte de la America en 1819. No obstante es un gran consuelo el advertir que el buen sentido de los pueblos se había dirigido yà à un termino fixo ; y que la celebración de un Congreso en la provincia de Cordova, iba á cortar las raíces de la disencion intestina. Parece que aterrados de lo pasado, los pueblos querían retener algo de la Soberanía, al me-nos mientras una conducta mas justa y fiel en la administración, restableciese la confianza publica que el infame (prófugo actualmente) Pueyrredon, había armiñado por sistema. El conocer la enfermedad es siempre el primer paso indispensable para acertar con el remedio; y por eso es tan necesaria, lo mismo que con respecto al cuerpo humano, la historia de las enfermedades del estado, que solo puede presentar una prensa libre y animosa. Sin las diensiones ocurridas, la forma de la federación sería acaso indiscreta. Ella pondría en aquel caso sin necesidad una distancia peligros entre los que nunca estarían unidos con exceso. Pero una vez ocurrida esta practica y desgraciada disolución, el primer paso para poner en contacto à los pueblos, parece ser el sistema federativo ; y en esto era en lo que se quedaba trabajando en Buenos Ayres con toda esperanza de acierto.

EXTRACTO DE NOTICIAS EUROPEAS.

En carta de San Tomas de 28 de Abril se dice lo siguiente:

“ Ayer llego aquí una Fragata Americana: procedente de Cadiz con 22 dias de navegación en ella vino un hijo de Miguel Martinez el Corredor de Caracas quien da por noticias haberse descubierto en Madrid el 8 de Marzo una revolución anticonstitucional que tenia muchas ramificaciones, y a cuya cabeza estaban el Infante Don Carlos y el Duque del Infantado: que en consequencia las cortes han mandado comparecer ante la barra a dichos dos personages para hacerles sus cargos, y que sin embargo de que el primero dixo que mandaría uno en su lugar, se negaron aquellas, conminándolo á que sin excusa. alguna se presentase el mismo.

En Italia hay conmociones y se asegura que en los primeros encuentros que ya han tenido los Napolitanos con los Austríacos han sido estos batidos.

CARTAS DE UN PATRIOTA.

8°.

Sobre la reforma de la Constitución de Venezuela.

Del Areópago.

(Continuación de numero 102.)

  No es de admirar que donde sufre la inocencía triunfe el delito. El caso siguiente si no mas horrible es mas ridiculo por la indecente escapatoria inventada por el Areópago para eludir las leyes y absolver a un red con agravio de la vindicta publica.

   Cierta muger fué acusada de haber envenenado á su marido y á su hijo: ella se presentó y confesó el deiitó, pretextando en su defensa,

: que su hijo y su marido le habían asesinado á otro hijo que ella traxo de su primer matrimonio; el Areópago sentencio que ‘tanto ella como su acusador se volviesen á presentar en aquel tribunal de allí á cien años.

   Abrid, Colombianas, la historia y comparad los tribunales de Grecia y Roana con los de nuestro siglo y estoy seguro que no hallareis motivos de preferir sus tiempos á los nuestros: comparaos luego vosotros mismos con los pueblos que teneis a la vista y que se os han anticipado en la carrera de la civilización para imitarlos, y para conseguir con el tiempo lo que no es posible alcanzar en un dia: huid de una perfección que no os es propia, pero no os separéis jamas del camino que poco á poco os conducirá á la altura a que han llegado las naciones mas perfectas de la tierra: adoptad planes análogos á la sencillez de vuestras costumbres: para desterrar la ociosidad, haced que todo individuo gane el pan que se cóme: elegid buenos magistrados, buenos pastores, y dexad á la libertad que haga el desarrollo de esta tierna planta que con el tiempo cubrirá medio mundo con su sombra. No os creáis tampoco tan malos como algunos os han pintado: vuestras circunstancias os proporcionan á recibir, á aprovecharos por medio de buenas leyes, de los adelantamientos ó descubrimientos de los otros pueblos: una religion santa y sencilla, un clima dulce—un terreno vasto fértil y abundante en producciones, he aquí la dote que Dios y la naturaleza ha dado á Colombia; parece también que ella es la hija predilecta, á quien ha cabido en parte la mejor posición que presenta el globo para sus relaciones con las otras naciones; pero conoced vuestras faltas para repararlas y evitad contaminaros de otras nuevas que os traheran todos los dias los individuos de otros países: sed moderados sobre todo, y jamas os arrepentiréis de vuestra conducta; yo no podré concluir mejor las reflexiones que me atrevo á dedicaros, que copiando unas pilabas de vuestro Libertador que nunca debemos olvidar.” “ No seamos presuntuosos, Legisladores, seamos moderados en nuestras pretensiones ; no es posible conseguir lo que no ha logrado el genero humano, ni las mas grande y sabias naciones. No aspiremos á lo imposible, no sea que por elevarnos sobre la región de la libertad, descendamos á la región de la tirania.”

Asi termina el cartapacio de nuestro buen Censor y te aseguro que me ha dexado tan fatigado que no tengo ganas de entrar en reflexiones : allá va  y valga lo que valiere.

UN PATRIOTA.

JOSÉ UCROS del orden de Libertadores, Coronel de los Exércitos de Colombia, Comandante General de esta Provincia, Gobernador Político de ella, Presidente de la Municipalidad, del Tribunal de Distribución de Vales Nacionales, Vacunación y Subsistencia.

VACUNA.

Deseoso de precaver los males que atrahe la  infección de la viruela natural, cuyo estragos se ha experimentado ya en esta provincia, con t motivo de la perdida del Pus-Vacuno ; que el  Gobierno Zeloso de la salud publica que es su primera atención, y después de inmensas solicitudes, para conseguir el fluido, ha podido verificarse : tiene la satisfacción de anunciar á los habitantes, que se halla ya establecida nueva¬mente la junta de Vacunación, ante la qual, y en la sala Consistorial los Jueves de cada semana, se propagará por medio de facultativos, que con orden de este Gobierno Político reunirá el Cirujano Mayor dé la Plaza Teniente Coronel Montes, habiendo tomado las providencias necesarias para la degredacion, que al efecto se hace, de todos los que tengan la desgracia de padecer la infección de la mala. Y para que llegue á noticia de todos se publicará en el periódico de esta capital tan benéfico establecimiento.

                                                                                                       Angostura Mayo 8 de 1821.

JOSE UCROS.

CAPITANIA DE, PUERTO.

Durante las tres semanas pasadas.

ENTRADAS:

Mayo 6. Balandra inglesa Tetis, Capitan Marquis Ervin de Trinidad en lastre.

Id.  Balandra Nacional Carmen, Capitan Jesé Antonio Bracho de Trinidad con mercancías.

Id. Goleta Nacional Libertad, Capitan José Castel de Trinidad con mercancias y rom.

  1. Bergantin 1 hgles Peggy, Capitan Jayma Ambrose de San Tomas y Granada con mercancías y caldos.

Id. Lancha Nacional Pesgtmza Patrón Pedro Bernard de Trinidad con rom y mercancías,

  1. Bergantín Coleta Nacional el Meta, Capilla Guillermo WÍIkie de Maracaybo y San Tomas.
  2. Goleta Francesa Luisa, Capitán Don Ilie de Mar¬tinica con comestibles y caldos.
  3. Goleta Americana Golden Hunter, Capitán Saw- yer de Filadelfia con mercancías y víveres.

SALIDAS :

Mayo 2. Lancha Nacional Trinidad, Pattón Conidio Laya para Trinidad con mulas.

Id. Bergantín Americano Unico Hijo, Capitán Gil- bert Hall para Colonias con ganado, cueros y cebo.

  1. Goleta Daneva Poin, Capitán León Coronado para San San Tomas con cueros.

Id. Goleta Americana Swan, Capitán Squiner, para Nueva York con cueros, cafe, tabaco y cebo.

Angostura Mayo 19 de 1821.— El Capitán de Puerto.—Jote Tomas Machado.

ESTADISTICA.

Capital de Guayana.

Nacidos y bautisados durante la tres semanas pasadas.

Varonea…….. …. l5                                                                                                         Hembras…………8

                                                                             CASADOS………..2

MUERTOS.

       Varones.                                                                                                                        Hembras.

1 de 6 meses                                                                                                                 1 de 20 años

1 de 7 años                                                                                                                    1 de 70 id.

—                                                                                                                                   —-

2                                                                                                                                      2

ADVERTENCIA.

El atraso en que, por ocurrencias inevitables, se hallaba este Periódico, sugirió la idea de completarlo hasta el 28 de Abril ultimo ; pero como á pesar de los mayores esjuerzos no seria posible igualarlo con el dia, la omisión de los numeros que corresponden al 5 y 12 del mes actual se hace absolutamente necesaria.

Impreso por W. BURRELL STEWART, Plaza

de la Catedral.