logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 18. Angostura, Sábado 13 de Febrero de 1819

Correo del Orinoco 1819 N° 18

CORREO BRASILENSE.

En el de Julio de 1817, n°. 110, se lee con artículo muy lisongero á la tiranía , y muy amargo á la libertad de los pueblos. En él hace su autor una severa, pero injusta censura de la revolución de Pernambucó. (Pag. 105.) Avanza tales máximas y proposiciones, que en su concepto jamas el hombre en sociedad ha tenido, ni puede tener derecho de resistencia contra el poder arbitrario y opresivo. Según la nueva jurisprudencia de aquel articulo , no hay revolución que sea justa quando del es dirigida contra el Gobierno de los revolucionarios para reformarlo y mejorarlo, ó para reparar y remediar enormes agravios é injusticias, procedentes del abuso tiránico de la primera autoridad.

Si no tuviesémos á la vista el periódico impreso en Londres , no seriamos capaces de creer que el escritor incurriese en semejantes extravíos é inconsecuencias. Desde que comenzó nuestra revolución contra el despotismo religioso y político de la España , tuvimos los revolucionarios suficiente motivo para no esperar del Correo Braxilense una producción tal como la que indicamos. Desde entonces le apreciamos para sus ideas liberales, bien pronunciadas en los números que llegaban á nuestras manos sobre la regeneración política de este hemisferio. Nada dice contra nuestra revolución el artículo que vitupera la de Pernambuco; pero siendo de una transcendencia universal los errores de derecho, alegados contra los agentes de esta novedad, también es del deber de todos los hombres libres atacarlos , sosteniendo los principios fundamentales de la sociedad, para que nunca puedan prevalecer contra el pacto social las invenciones que forman el triple yugo de la monarquia absoluta, de los privilegios feudales, y del fanatismo religioso.

Nos abstendremos de investigar qual haya sido la causa que induxo al Editor; contradecirse en sus principios , vulnerando la alta dignidad del hombre, hallando sus derechos imprescriptibles , y echando sobre sus escritos un borron casi indeleble. No podemos creer que hubiesen tenido influxo en esta mancha los respetos del Conde de Palmellas, ni el deseo de que el Monarca del Brazil alzase la prohibición impuesta á su periódico de ser introducido y leído en Portugal. Los que nacimos y fuimos educados en una monarquía despótica, tenemos dentro de nosotros mismos la raíz de semejantes extravíos. Los hábitos viciosos y serviles que adquirimos baxo la maligna influencia de un Gobierno tal como el de España y Portugal, son los que producen efectos tan vergonzosos. Ninguna enfermedad dexa en el hombre tan fatales reliquias como el despotismo. Mucho tiempo despues de formada y practicada la resolución de ser libres, los individuos habituados a una larga esclavitud, se dexan arrebatar del Ímpetu de sus pasiones serviles. Un pueblo que quiere ser líbre, puede destruir de un golpe de mano el despotismo; pero no puede en el momento extirpar las habitudes viciosas que plantó en su seno el ministerio de la tirana: suelen las a veces ser tan tenaces y activas, que á  pesar de los rayos de luz que han venido á ilustrar nuestro entendimiento, nos dexamos llevar insensiblemente por la corriente de nuestras costumbres ; la fuerza del habito determina nuestra voluntad contra el dictamen de una razón esclarecida , y como una bola rodamos á discreción de los impulsos consuetudinarios.

De aquí procede la baxeza de los que corren en busca de los indultos con que la tirana procuras reparar sus perdida : De aquí la expectación con que otros emigrados permanecen en países extranjeros, suspirando por el suceso de nuestra empresa, pero alegando mil efugios para no tomar una parte activa en sus glorias y peligros: de aquí sin duda se deriva el artículo del Correo Brazilense. Nada de esto es conseqüencía del patriotismo; su contrario el egoísmo, el amor propio es la fuente de estos males. No es como quiera el patriotismo una virtud, sino un conjunto de las mejores virtudes sociales, un cumulo de inclinaciones y sentimientos virtuosos, que cimentando el amor de la Patria, nos inspiran la heroica resolución de sacrificarlo todo por ella, nuestros bienes, nuestros hijos y mugeres, y nuestra propia existencia ; todo lo demas es el finito de la opresión y del abatimiento inveterado que debimos al sistema colonial de la España. Otro tanto debemos decir con respecto al autor del artículo que emprendemos rebatir. Es un Américano del Brazil habituado a las practicas y máximas de un Gobiernó tal como el de Portugal; pero quando impugnaremos los errores de hecho y de derecho en que ha incurrido , no sera nuestra intención perjudicar su buena opinión y fama. Examinaremos lo que ha publicado en aquel artículo, y prescindiremos , en quanto sea posible de lo demás.

Su principal absurdo está refutado en un impreso de Filadelfia, contestando una carta anónima, publicada en Washington á fines de 1817. El escritor de ella la dirigía al Presidente de los Estados-Unidos, recomendando la Causa de los Patriotas de la América del Sur; pero tocando de paso la revolución de Pernambuco, la tacha de injusta, fundado en la circunstancia de tener yá el Brazil en casá a su Rey, dexando de ser Colonia Portuguesa. El error del escritor de aquella carta consistía en la tentativa de quitar á los pueblos el derecho ordinario de insurrección contra el despotismo interior: claudicaba en negarles la facultad de abolir ó reformar su Gobierno, quando lo exigia el bien estar de la Comunidad; y solamente reconocía el derecho de resistencia contra el poder arbitrario, siempre que este no existiese en el centro de la nación, ó quando se hallase á una distancia tal como la que separa á la Europa de la América.

Quiere el Correo Brazilense que en ningún caso tragan los pueblos acción para levantarse contra el Gobierno opresivo, qualesquiera que sean los abusos y excesos de su autoridad; y magistralmente resuelve que no puede hacerse ninguna reforma por medio de la revolución y de la resistencia armada: que es un absurdo valerse de esta medida para mejorar la nación; y contrayéndose al acontecimiento de Pernambuco, lo califica de precipitación, error, é injusticia: ¡doctrina placentera para todos los tiranos y merecedora de sus gracias, y reconocimientos! Los mismos reyes, que fueron los primeros en labrar los hierros de la esclavitud , no desconocían el derecho ordinario de insurrección. Si admitimos ideas innatas , debemos colocar en su número la de resistir la violencia y opresión. En todas partes  hallamos. abierto el libro Santo de la naturaleza enseñando á todo el mundo esta verdad. No es peculiar de los seres animados esta inclinaciones natural; ella es transcendental á todos los elementos, y demas cosas inanimadas.

Siendo repugnante á esta idea el error reproducido en el Correo Brazilense, apeladores a la revelación los déspotas coronados, y la fixaron en los delirios de la imaginación para hacer pasar la doctrina escándalos de este periódico; fué menester engañar á los pueblos con la invención fabulosa del origen Divino de los reyes: los sueños de la Mytologia produxéron monarcas semidioses por la linea paterna; y he aquí abierto el camino para revestirlos de una autoridad, independiente y agena del pueblo Para afianzar la usurpación de los derechos del hombre se urdió la fábula del poder Divino de los reyes : engañadas las naciones con el artificio de sus Sacerdotes, interesados en la patraña, llegaron á ser el juguete de los que usurpaban su soberana , hasta que la luz del desengaño, ó el exceso enormísimo de la tirana las estimulaban al sacudimiento del yugo, y á echar por tierra la pesada carga de sus opresores.

Desaparecieron en el cristianismo estos semidioses , pero los intereses sacerdotales, animados del espíritu de adulación y codicia substituyeron otra invención para suplir el defecto de la Mytologia: fingieron que Dios por el órgano de Salomón, David, y San Pablo había declarado que eran hechuras suyas los reyes, sus vicarios, ungidos, y ministros ; y que el pueblo estaba obligado á obedecer ciegamente su voluntad , y prohibido absolutamente de levantarse contra ellos, destruir, ó moderar su Gobierno arbitrario, y subrogar otra forma mas condúceme á su prosperidad, colocaron esta ficción entre los dogmas y preceptos de la Religión Cristiana, y de este modo despojaron al pueblo de su Soberana: no consultaron los lugares políticos de la Escritura; reduxeron á inspiraciones y privilegios singulares todos los exemplos de resistencia que se leen en las paginas del viejo Testamento contra el despotismo monárquico; y excomulgaron ¿á quintos dexaban de conformarse con sus violentas interpretaciones: condenaron proposiciones las mas sanas y expresivas del poder y soberana de lo pueblos, sancionadas por la constante tradición de los Estados, y aprobadas en los libros de Moyses, Josué, Jueces, Reyes, Paralipomenon, Esdras y los Macabros.

Por las revoluciones es que el hombre ha podido libertarse de la tiranía en todas partes y en todos tiempos. Sin revoluciones jamas los Europeos hubieran quebrantado las cadenas del despotismo religioso y político que los afligía. No hay una sola reforma de primer órden que no haya sido obra de las revoluciones. La historia entera es fiel testimonio de esta verdad. ¿ Y como es que ha podida desentenderse de ella el Editor del Correo Brazilense quando gradúa de absurdo el pensamiento y conato de mejorar las naciones por la via de la revolución ? ¿Es posible que escribiendo en la Gran-Bretaña haya incurrido en errores opuestos á. su historia, carácter, y Constitucion ? ¿Que mejoras notables ha obtenido su Magna-Carta que no se hayan procurado por medio de revoluciones? ¿ A quien sino a 200 años de guerras civiles es deudora esta Gran Nación de la estabilidad y firmeza de su sistema político ?¿ Ignora acaso el escritor de aquel periódico qual es la diferencia mas remarcable entre las agitaciones intestinas de los últimos tiempos de la República Romana , y las del pueblo Ingles ?¿ No se dice á cada paso que las disensiones civiles de los Romanos terminaron en su esclavitud baxo d poder arbitrario de los Emperadores , y las de los Ingleses en una libertad bien constituida?

Tan necesario es el derecho de resistencia para remediar los abusos, y mejorar la nación, que desde los tiempos del Key Juan fué .elevado á la clase de ley constitucional. El Parlamento tomó providencias contra este monarca para compelerlo á la observancia del juramento que había otorgado en obsequio de la Carta-Magna. Su hijo y sucesor Henrique declaró solemnemente el derecho que tenia el pueblo para armarse y revolverse contra su Real Persona en honor de sus instituciones políticas. Nueva Sanción recibió este derecho, quando por medio de la resistencia fué destronado Jacobo II. y substituida la actual dinastía reinante. Acontecimientos tan distinguidos en la historia no podían escaparse á la contemplación del autor del Correo  Brazilense, ni dexar de mostrar á todo el mundo la falsedad de sus asertos, aplicados á la revolución de Pernambuco, y á qualquiera otra de las mas aplaudidas en los Annales sagrados y profanos.

Si hubiese de prevalecer su absurda doctrina, seria un criminal el Duque de Braganza, puesto al frente de la revolución de Portugal contra Felipe IV. en 1640 ; y todos los revolucionarios de aquella época gloriosa deben darle gracias al Editor del Correo Braxilense por la censura y acusación que hace recaer sobre tantos demagogos , á quienes el Rey Juan del Brazil es deudor de la corona que hoy tiene. Pero el escritor de esta acusación y censura hallara aprobados sus errores en la opinión de los castellanos que servían al rey Felipe contra los Portugueses insurrectos. Es un modelo de su doctrina el cartel con que fué desafiado el Duque de Braganza por el de Medina Sidonia ; y esta pieza de experimento y prueba fué obra del primer ministro de Felipe IV. Los Sentimientos del Conde Duque Olivares contra el corifeo de la revolución de Portugal son de la misma fabrica que los del Correo  Braxilense sobre el levantamiento de Pernambuco; y son los mismos que siempre han pronunciado los tiranos contra el pueblo que ha aspirado & eximirse de la tiranía por medios revolucionarios. Y si no es este el camino que conduce a la libertad, ¿qual es el que nos propone el censor de la revolución de Pernambuco ? ¿ Sera por ventura el de las peticiones y ruegos al mismo Gobierno que nos oprime?

Tal parece la opinión del Correo Braxilense; pero no se digna citar siquiera un caso en que un monarca absoluto se haya desprendido de su autoridad arbitrara, restituyendo al pueblo su soberana, ó proponiéndole la división de poderes, ora sea por un acto espontaneo de su voluntad, ó por mera instancia de sus subditos. Por esta va pretendió Caracas hacer su primen revolución en Noviembre de 1808. Y por esta va su proyecto se frustró , y los pretendientes fueron embueltos en una causa criminal de las que llaman de Estado los enemigos de la libertad; pero desengañados con esta lección, eligieron y practicaron la que hizo memorable para siempre el 19 de Abril de 1810. En la historia leemos exemplares de personas que no han querido aceptar la corona que sus comitentes les ofrecían, ó que la han renunciado después que su peso los ‘ha abrumado; pero no aparece el caso de un Rey despótico que haya abdicado voluntariamente el despotismo, contentándose con la mera execucion de las leyes que el pueblo tuviese a bien dictarle. Si el Editor del Correo Braxilense no lo manifiesta , nosotros ignoramos que haya habido monarca, que siendo tanto, ó menos absoluto que el de Rio de Janeyro ó el de España , convocase una asamblea popular y le hablase en los términos siguientes;—

“Yo vengo á reunirme con vosotros para fixar las bases de la libertad civil y de la Independencia Nacional.

“Mucho tiempo hace que la Moral ha sido escandalizada y la tierra ensangrentada por la locha entre los derechos naturales é imprescriptibles del hombre, y las preocupaciones igualmente antiguas que ridiculas. Tiempo es ya de poner fin á este azote destructor, y para obtener tan saludable objeto es que yo he venido á abjurar en medio de vosotros un poder que mis semejantes han pretendido tener de la mano de Dios con el fin de robarlo á los hombres.

“ Al dexar de ser Rey despótico yo conozco que todos mis sentimientos se elevan á la altura en que hoy se halla colocada esta nación en el órden social. Ayer me arrastraba yo baxo el peso de una corona sostenida con la fuerza y el fraude á hoy vengo á dominar sobre todos los reyes de la tierra, pues que todos los pueblos se disponen á contemplarme y bendecirme.

“Los derechos imaginarios del trono no eran sino una usurpación obrada por la violencia , y consagrada por la ignorancia; las luces han disipado las tinieblas de esta ignorancia, y las regalías del centro: el pueblo recobra el poder con que se violaban sus derechos.

“Después de haber tenido la debilidad de pretender inspirar terror, yo he osado concebir  la esperanza de hacerme amar: diré mas, yo he osado entrever la inmortalidad, haciendo justicia á los hombres de todos los crímenes de la autoridad arbitraria.

“ Antes de consumar la abdicación formal del poder arbitrario en favor de la libertad, y de la libertad tan solamente, yo os haré saber los motivos que me han inducido á esta resolución equitativa.

“Nacido Principe, embriagado con el veneno de un funesto orgullo, y considerando la pequenez de los Grandes, yo he creído desde mi infancia que los demas apenas eran hombres. Lleno de esta idea, fortificada por los falsos oráculos de la religión, yo he sufrido que se me llamase con el blasfemo titulo de imagen viva de Dios sobre la tierra, Vicario, Ungido, y Plenipotenciario suyo, sin reflexionar que no habiéndome eximido el Criador de ninguna de las flaquezas humanas , ni dotadome de ninguna fuerza , ó virtud particular, tampoco había tenido sobre mi pobre persona ningún designio especial, pues que yo no era ni el mas fuerte , ni el mas sabio, ni el mas feliz de las mortales.

“Las desgracias de otros déspotas, de sus familias, y favoritos han despertado mi razón y mi sensibilidad. En lugar de seguir el exemplo de los malos, como me lo han aconsejado las pasiones, yo vengo á reclamar mi parte en todos los males que  la Patria debe todavía sufrir para fundar el culto de las leyes y de la libertad, y á pedirle el olvido generoso de todos los que ella ha sufrido por mi, y por mis padres y abuelos.

“ De vosotros es el nombrar depositarios de la autoridad soberana y del honor nacional; ellos como agentes y representantes de la comunidad plantaran el edificio de su independencia y prosperidad sobre los principios eternos de la justicia y del órden. A vosotros toca aprobar y sancionar la Constitución que trazaren vuestros Comisionados. Si en ella hubiese de subsistir el Gobierno monárquico, si me consideraseis apto para el ramo executivo, yo me tendre por muy honrado , mereciendo de vosotros esta confianza, y junto con los Ministros y Consejeros de la Administración yo seré responsable de las faltas y excesos de ella. En el repartimiento de poderes, os aconsejo, que os reserve el exercicio de la facultad judicial por medio de vuestros jurados, y el de la censorial por el ministerio de la Prensa libre.

“Haced conocer a los reyes desde este momentó que nosotros todos hemos vuelto á entrar en posesión de nuestros derechos naturales , y estamos circunscriptos á sus limites. Por mi parte yo les haré saber que antes de despojarme libremente delante de vosotros de la autoridad ilimitada que de mancomún con ellos exercia sobre los pueblos, yo me había despojado de ella delante de Dios. Es de vosotros, en fin, ó de vuestros administradores proclamar un manifiesto de amistad con todas las de la tierra , y fixar sobre nuestros limites la espada terrible de mis predecesores al lado del árbol de la paz.”

Este es un bosquejo imtperfecto de la reforma que exige un Gobierno tal como el del Brazil ¡ qualquiera otra que dexe ilesas las raíces del mal, es efimera y superficial. Mientras un hombre solo  haya de ser el arbitro de la  suerte de tantos millones ¿ mientras no haya otra ley que su capricho , ó el de  sus hechuras y aduladores i mientras que confundidos en una sola mamo los poderes del pueblo, no haya distinción entre el Legislador, y los Administradores y Jueces de la ley ¡ mientras no estuvieren bien balanceados estos poderes, y muy decidida la responsabilidad de todos los funcionarios públicos : toda otra reforma es insignificante. ¿ Y creerá el autor de la opinión contraria que seria bien recibido en la Corte de su  Rey un memorial para que este abandonase su poder arbitrario y se sujetase á la Constitución que le diese el pueblo del Braxil? ¿ Se contentaría con  una copia de la Inglesa ,  ó  de la América del Norte ? ¿Y se encargaría de la presentación de este memorial el Editor del Correo Brazilense ?

(Se continuará)

LA MEDIACION.

Continuación de la Exposición sobre la Mediación entre la  España  y  la  América.

Si la España , quando estaba fuerte y enérgica , llena de entusiasmo y sostenida por la mitad de América nada pudo contra la otra mitad , sorprendiéndola desarmada , disidente, falta de recursos y desorganisada ¡ que espera adelantar aora desfallecida y miserable, abatida y desemparada contra la América entera bien unida , bien pertrechada, aguerrida , y triunfante? En el estado de languides y de parálisis en que Fenando mismo nos la pinta— ¿ que movimiento puede hacer, que paso puede dar sin comprometer su mísera existencia?— Mandara todavía esas expediciones infelices de dos ó tres mil hombres, testimonio autentico de su impotencia y de su necedad ?—Solo servirán de acelerar su ruina, consumiéndose su refuerzos inútiles, y en vanas y perniciosas ilusiones.—¿Hara un conato extraordinario a. riesgo de caer en parasismo, y nos invadirá con un exercito de quince, veinte ó sea treinta mil hombres ?—No adelantaría otra cosa que prolongar la guerra, y cada año de guerra es para ella un siglo de consumpcion. Esta expedición causaria mayores males sin comparación á la España misma que a la América, y al cabo perecería toda entera como la de Morillo, sin haber obtenido mas ventajas que la ocupación momentánea de una ú otra provincia. Morillo mismo , Calleja y otro de sus mas ilustres Gefes no han dudado representar oficialmente á su amo el Rey Fernando , que no hay que contar en la América con la submision de ningún pueblo, sino mientras se halla oprimido por la fuerza —“ que todos los Américanos detestan y están decididos á resistir á toda dominación extrangera y sobre todo a la española— que en los combates son unas fieras que cuentan por nada la vida y la existencia.—Pudieron añadir que saben sufrir la desnudez y todo genero de privaciones—que no conocen mayor necesidad que la de batirse—y que no causan otro gasto, quando es preciso, que el de armas y de municiones. Y en un Continente animado de estos principios y de estos sentimientos, ¿ que esperanzas puede concebir la España de la continuación de la guerra, y una guerra que la arrasta violentamente a una revolución, multiplícando cada dia los desastres y calamidades la han hecho necesaria?—No digo yo la guerra; pero la paz misma de mano de Fernando no puede menos de ser un don funesto á la península

2°. No es esta una paradoxa ; es el resultado necesario del modo con que se ha hecho la guerra, de las atrocidades inauditas que se han cometido, y de la perfidia con que se ha tratado á la América, En el estado de torpeza y de imbecilidad en que las Artes, la Industria y la Agricultura misma se hallan en España, nadie puede dudar de su incapacidad de concurrir con nación alguna en ningún mercado de la tierra. Perecería pues durante su aprendízage, si faltándole los recursos del monopolio , no obtuviese para su comercio concesiones ventajosas al ajustar la paz; pero desgraciadamente qualesquiera que estas sean , ningún tratado puede asegurárselas baxo el odioso Gobierno de Fernando. ¿Que mayor gracia pudiera día apetecer, sino que injustos con la Europa é ingratos con la Gran Bretaña recargásemos de derechos al comercio extrangero por favorecer el suyo, dejando libres de todo impuesto a los productos de sus fabricas y de su territorio ? Pues una concesión tan extraordinaria nada le aprovecharía, porque nadie comprara, nadie querrá sus mercancías, nadie presentará su frente á recibir esa marca de infamia inherente al Sambenito de ellas. No será entonces la interdicción del Gobierno ; será la interdicción del odio, la que excluya para siempre el comercio Español de nuestro Continente. ¡Asesinos de los ilustres hombres, cuyas virtudes veneraba la América , de cuyas luces se preciaba, y cuya memoria adora! he aquí el precio de su sangre. Lavasteis en ella vuestras manos y dexandolas estampadas sobre vuestros texidos, tendréis la insultante audacia de presentarnos tales objetos? De solo pensarlo se inflania con nueva fuerza el odio que os tenémos, y el grito de la venganza truena en el corazón— ¡ Peresca el nombre del primer Américano que no retrocediese de horror á la vista de vuestras telas espantosas y de vuestros vinos mesclados con la sangre misma de nuestros Padres y de nuestros Maestros !¡ Que esta idea se grave profundamente en nuestra imaginación, que se transmita á nuestra posteridad , y haga eterna la aversión á quanto siquiera tocaren vuestras manos asesinas!

Desengáñese de una vez la España-” para tratar ventajosamente con la gran Federación de América, debe primero tratar con la opinión.” No es la paz de los gavinetes ; sino la amistad de los dos pueblos la que puede poner término á sus inmensos males. Pero no hay que esperar esta amistad mientras permanescan los Españoles de Fernando confundidos con los de la Nación. Es preciso restablecer la confianza , y la confianza no se restablecerá mientras subsista el Gobierno pérfido , insidioso y criminal que corrompiendo la moral pública , atropellando por todos los derechos, y violando todos los principios ha acreditado que no conoce otra regla de conducta que su propia utilidad. A vista de su mala fé y de su obstinado empeño en sojuzgarnos—¿ podrémos menos de sospechar después de hecha la paz, un agente de sus maquinaciones en cada comerciante y en la tripulación de los buques una guarnición disfrazada ?— ¿Que garantía puede darnos de haber sinceramente renunciado á sus proyectos de reconquista ? Sus protestas nos moverían á risa, y sus juramentos á indignación.

¿ Que hará pues la desgraciada España si la guerra, acumulando sobre ella males y disturbios no puede ménos de precipitarla en una revolución, y la paz en una espantosa miseria ? Que ? resolverse á dar el solo paso que puede salvarla—“ abrazarte de la Independencia, hacer causa comun con ella, adoptar sus principios liberales, y establecer sobre la base incontrastable de la libertad y el ínteres reciproco Jamas firme y mas estrecha alianza por medio de un Gobierno Representativo, capaz de restablecer el crédito y la confianza que sin el quedará eternamente perdida. A su aspecto deben desaparecer, como los pajaros nocturnos quando amanece el dia, todos esos viles y malvados consejeros, y esos traidores Generales que propinaron á Fernando la libertad de su Gobierno Representativo, capaz de restablecer el crédito y la confianza que sin él quedaran eternamentete perdida. A su aspecto deben desaparecer, como los pajaros nocturnos quando amanece el dia , todos esos viles y malvados Consejeros, y esos traidores Generales que propinaron á Fernando la libertad de   su patria, y le sacrificaron -tan indignamente la Representación Nacional acabando de jurarle adhesión y fidelidad. Inquisición, Magistratura , Gefes prostituidos al Despotismo en la Administración y en la Milicia, Fiarles apostatas del evangelio para predicar el poder de las tinieblas, toda esa turba infame de satélites de la tiranía ha de volver á sepultarse en su nativo polvo, quedando solamente el Rey inmune, por respeto á su Augusta Dignidad , aunque usurpada; á menos que el Soberano legitimo no quiera volver al trono de que lo precipitó una conspiración parricida.

No debe aguardar Fernando á que esta regeneración política , tan necesaria a la salud dé España y á la tranquilidad de la Europa , sea obra del pueblo, que nada sabe hacer sino es anárquica y tumultuariamente, y dando siempre en los mas opuestos-extremos. Es él mismo el que cumpliendo aunque forzadamente su dolosa promesa de Valencia, debe convocar las Cortes para que den á la España una constitución ; pero una constitución conforme al único modelo, que en este género hay sobre la tierra , la de la Gran-Bretaña. Propóngasela él mismo de una vez con las modificaciones correspondientes al estado y á las circunstancias de la nación : haga desde luego solemne profesión de sus principios , no tema la libertad de la Imprenta ni el juicio por jurados , y atrévase en fin a ocupar ese lugar brillante que la historia tiene reservado al Soberano que completare la obra de esta venturosa Independencia , á que están vinculados los altos destinos del Mundo. Convendría que precediesen á este grande acto disposiciones adaptadas á debilitar , ya que no á borrar tantas impresiones odiosas , una de ellas la de “su proprio nombre’ que importaría mudase como los Pontífices al consagrarse, para manifestar su entera transformación y persuadírsela él mismo. Como en otro tiempo un Romano quiso dar á su hijo un nombre que presagiara su futura gloria ; asi debiera la España misma por medio de las Cortes designarle el que le pareciese mas fausto entre los de tantos ilustres Reyes y Emperadores que han honrado el trono y la humanidad—( Se concluirá. )

La larga interrupción de este periódico ha dado lugar á que te verifique en España la inminente revolución que desde el principio de nuestro Discurso habíamos anunciado , y en que tanto hemos insistido. No por eso hemos variado nada de lo que ya estaba escrito y compuesto en la Imprenta para publicarse.

NUEVA-GRANADA.

 

En una Gazeta de Bahama, de 18 de Noviembre del año pasado hemos leído la Nota que dirigió al Ministerio Ingles el Diputado de la Nueva-Granada con motivo de la Mediacion propuesta por el Gobierno Español contra la Independencia y Libertad de la América del Sur; y como nuestro Correo tal vez sera el único canal por donde aquellas provincias pueden adquirir conocimiento de esta ocurrencia, le daremos lugar en nuestras calunas.

« Al M. H. Lord Visconde Castlereagh, &c.

Londres Abril 10 de 1818.

u My Lord—Desde él mes de Noviembre de 1814 fueron informadas los Ministros de S. M. B. dé la Misión que el infrascrito trazo á Londres como Diputado del Gobierno-general de las provincias confederadas de la Nueva-Granada; y aun que desgraciadamente no se le permitió presentar los despachos de aquel Gobierno para S. M. y S. A. R. Principe  Regente , ni hacer otras comunicaciones de que venía encargado, no por esto se considera ménos obligado , en la extraordinarias circunstancias del momento, y en cumplimiento de su deber, á dirigir á V. E. la presente nota para ofrecerla á la consideración de S. A. R. el Principe Regente.

“ Es un asunto de notoriedad y se ha publicado por toda lo Europa, que entre los Gabinetes de Londres y de Madrid ha existido una negociación, cuyo resultado (no habiendo podidoel Gobierno Español obtener de la Gran-Bretaña el auxilio que pedia para la subjugacion de la América) ha sido convenir últimamente en que se proponga una Mediación por las cinco Potencias aliadas de la Europa con A fin de hacer cesar la lucha entre España y América.

“ No duda el infrascrito que los Américanos apreciaran altamente, y recitarán con placer una  Me principales Soberanas de su patria si esta medida no llega otro ínteres que el de la humanidad cruelmente ultrajada por los horrores con que los Españoles han Hecho sobre el  Continente una guerra, la mas destructiva.

“ Pero al mismo tiempo que él está convencido de los sentimientos que animan á sus compatriotas , y de su mas profundo respeto á los augustos Monarcas que tanto se interesan en el reposo general del mundo y en restaurar á la humanidad, afligida A goce de sus derechos, debíamos observar que la España en el estado actual de las cosas , deseando mantener el sistema opresivo que ella habia establecido en América y haciendo contra sus habitantes una guerra, de muerte , ó exterminio, ha perdido la favorable oportunidad de sus acomodamientos que podia haber preservada la Supremacía. Es por tanto necesario que el Rey Fernando renuncie á toda esperanza de soberanía sobre aquellos países si es verdad que sinceramente quiere aceptar la Mediación , ofrecida por los Soberanos que le han restaurado a- su trono . para recobrar por ella la amistad, y buena inteligencia con los Gobiernos de América, por que la injusta y cruel conducta , observada con los Américanos por todos los Gobiernos que se sucedieron en España desde el establecimiento de las primeras juntas revolucionarias hasta el día, ha puesto á las provincias de América en la alternativa de ser independientes , ó destruidas ; y ninguna mediación tendrá el deseable efecto, si ella no tiene por baxe la absoluta emancipación á que aquellas aspiran.

“ No concibe necesario el infrascrito explicar los justos motivos que siempre ha tenido la Americanos  para quexarse de la constante opresion,que la España ha gobernado á las  Américanos ; por que son suficientemente notorios , y de la naturaleza, que justifican plenamente la resolución que estos han tomado de morir, ó ser independientes.

“Tampoco se empeñará ahora en manifestar la serie de acontecimientos extraordinarios, ni las injustas pretenciones con que la España misma provocó la revolución que afecté casi simultáneamente la América del Sur y México. La Gran-Bretaña sabe mejor que ninguna otra Potencia de la Europa , que los Américanos , abandonados á ellos mismos y á sus propias recursos , y con la unica mira de preservarse y de escaparse de la dominación de Bonaparte en el caso de la subyugación de España . solamente hubieran resuelto armarse en obsequio de su propia seguridad y buen Gobierno ; y que, esta necesaria determinación justa y laudable en si misma, y que no poco contribuyó á impedir la entera sumisión de la Península al Gobierno de José, fué mal recibida por aquellos que gobernaban en la isla de León y Cádiz., y que deseaban que la América permaneciese pasiva , y siguiese suerte de España , qualquiera que fuese, acompañándola en el yugo destinado del carro del  triunfador.

“ Recuerda sin embargo el infrascrito los grandes sacrificios hechos por los Américanos en auxilio de sus hermanos de Europa para la guerra que mantenían contra Napoleón—sacrificios mal correspondidos , como es bien sabido á la Inglaterra. Recordará también los sincéros esfuerzos de aquellas provincias para mantenerse siempre unidas con la España, y el orgulloso desden con que esta desatendió y negó á la América la participación de aquellos derechos naturales , concedidos á Ios hombres unidos en sociedad. Los actos de las Cortes de Cádiz han demostrado á la faz de toda la Europa quan distante estaba la metrópoli de tratarla con la decencia común , sin hablar de la justici y humanidad ; y que los derechos de 20,000 000 de hombres eran de ménos pesé en su injusta balanza que la ambición á dominar sobre una vasta extensión de pais, y reducirlo á desierto.

uLa América en aquella ocasión lo esperaba todo de su amor á la madre patria¡ mientras esta, estableciendo una injusta desigualdad, chocante con los principios que ella proclamaba , y que pretendía gozar exclusivamente, fué la primera en provocar las diferencias que en vano procuró conciliar la Inglaterra por sus repetidas. y generosas ofertas de mediación , y que tantas veces fueron rehusadas por la rastrera política de los Gobiernos que se sucedían unos á otros en  España.

“ Así fué que A mero hecho de armarse la América para preservar la unión , protegerse en medio de las circunstancian mas difíciles que podían ofrecer los acontecimientos políticos á una distancia de 3000 leguas de la Europa, fué posteriormente

convertido en un acto formal de independencia , pronunciado con toda la convicción necesaria de que nada mas habia que esperar de .la España , aun que ella podía haber mejorado sus propias instituciones,

“ En este estado de cosas restablecido Fernando al trono de sus mayores, dirigió todos sus esfuerzos a la subyugación del pais., sin detenerse ¿ examinar la causa de.sus quexas. Los Americanos del siglo 19 han sido tratados como los Indio s’ del. 16. Los Generales Españoles no han admito parlamentarios , ni respetado los derechos de la humanidad con los prisioneros, aun que no pudiesen ser prisioneros de guerra. El execrable Morillo ha destruido todas las provinciás de la Nueva- Granada y. Venerarla ,- sin perdonar, artesanos, mugeres, y niños; y quando él apenas ha desudo un solo .individuo, conocido por sus talentos y habilidades, o por sus virtudes, ó por alguna profesión útil, él ha publicado una amnistía , en que .el Gobierno Español, insultando ¿ la humanidad-y en la,.razón, dexa una abertura para Simular su infracción baxo los mas frivolos pretextos.

“Tal es en compendio la historia de los últimos acontecimientos’ de las provincias confederadas de la- Nueva  Granada       Ellas no pueden esperar del

rey de España un. yugo mas favorable que el que este sufren en .la- Europa aquellos que derramaron Su sangre para redimirle del cautiverio. La España nos puede hacerlas felices, por que ella misma no lo es ¡ ni-puede ofrecer seguridad ó proteccion á sus Vastos y remotos paises, por que ella -carece de los. medios necesarios al intento. Toda guerra, Europea obstruye sus comunicaciones , interrumpe el comercio y sumerge a las Américas en un abismo de males que ya no pueden tolerarse por recinto profanas-de almas que saben como han de existir por si mismas. que conocen sus propios defectos  y-que no han-reprendido a respetar los de sus semejantes.

“ Estos poderosos motivos producirán inevitablemente la-absoluta independencia de la América: ella.es necesaria  á los. Americanos, conveniente y util a todas las naciones del mundo, sin exeptuar á la misma. España, si ella quiere .conocer sus verdaderos intereses.

“ Por tanto el infrascrito en virtud de los plenos poderes con que se halla revestido , y como representante de las confederadas de la Nueva-Granada , no puede ménos que protestar del modo mas solemne contra la apertura de qualquiera negociación respectiva a la futura suerte de las Américas, sin ser oido y sin que ella tenga por base la independencia de estas ; y es su deseo que esta protesta sea comun a todas las Potencias de la Europa .que han de tomar parte en la Mediación , aunque, solamenteste dirija á los Ministros de S.M. B. concibiéndolas principales mediádores , por haberse ofrecido como tales, quando tuvieron lugar las primeras ocurrencias.

“ Tiene el honor de ser ,  Milord, el mas respetuoso y obediente servidor de V. E.

“ UN DIPUTADO DE NUEVA-GRANADA. “

A SE.el ME. Lord Vizconde Casdereagh.&C

 

Londres  17 de Diciembre.

Las cosas de Españá que para los talentos mas eminentes hubiera sido difícil reducir á órden , después de la retirada dé los Franceses , ciertamente por el giro , ó mas bien por los giros de administración que fueron adoptados , han llegado a ser por grados mas y mas embrolladas, hasta que al fin esta en vísperas de acaecer, según se dice, a lo que se ha llamado crisis. Por nuestra parte creemos que han ocurrrido ya muchas crisis, pero de ninguna de ellas ha resultado al Estado ningún género dé convalecencia. A los partidos nacionales, que como en todas las ocurrencias de disensiones civiles, pueden compendiosamente distribuirse en opresores y oprimidos , deben también añadirse, y las hallamos añadidas, facciones Inglesas y Rusas , chocándose mutuamente con grande acrimonia, doquiera que ellas pueden. Si faltase alguna prueba de la imbecilidad del Gobierno Español, el hecho de someterse a ser dilacerado, de esta minera por intereses estrangeros, seria de suyo concluyente. Sí verosímilmente hubiese de resultar de tal intervención algun bien al reyno de España, nosotros podíamos recomendarla, y solicitarla: pero siendo evidente que ella ahora solamente añadiría confusión, nosotros no podemos dexar de pensar que lo que el Gobierno o de España no puede impedir por su debilidad, deberían suspenderlo, ó removerlo por humanidad los otros dos Gobiernos mencionados.

Con respecto a la crisis, ó gran crisis, de que se habla, no es improbable que día pueda tener lugar: furiosos y temporales arrebatamientos,. sin embargo no constituyen una parte del carácter nacional de los Españoles , y nosotros por tanto deberíamos estar todavía  mas dispuestos a esperar una oposición gradual y creciente que mi repentino asalto al actual sistema, si es que puede creerle digno de este nombre.

Doce mil de las mejores familias se dicen bailarse en una situación de destierro; si esto es verdad, es una prueba de que las meditadas mudanzas de estado no han venido a las manos de aquéllos que, al inflamarse no eran sino bastante poderosos para destruir, aunque enteramente incompetentes para, restablecer el orden, ó el bien publico sin destrucción.

Puerto-España 27 de Enero de 1819.

Ayer ha llegado nuestro segundo Paquete de Diciembre con papeles hasta 18 del pasado que contienen varias noticias de-una revolución acaecida en España, y de hallarse los insurgentes armados á pocas leguas de Madrid— que una insurrección simultanea y general había rebentado en aquel desgraciado país—que los soldados de linea destacados contra las Guerrillas , se habían unido a ellas abiertamente y hecho causa comun , y que marchaban-actualmente sobre la Capital, de donde, se añade, habian huido y refugiandose en el Escorial la Familia Real, y el Señor Henrique Wellesly , Embaxador Ingles. Cataluña, Galicia ,y Vizcaya , se dice, son las Provincias mas generalmente insurrectas. También se dice que son muy importantes los últimos despachos del Embajador Británico en Madrid ; que el Principe Regente había convocado un Consejo de Gabinete en Brignton para decidir la conducta que observaría la Gran Bretaña en el curso de una crisis que se consideraba inevitable , quando ya no hubiese acontecido. Los papeles últimamente-han dicho mucho acerca de un Caballero extrangero, procedente del Congreso celebrado en Aix-la-Chapelle. Se tiene, ya entendido que el fué portador de una amonestación para el Rey, instándole á cambiar sus medidas y procurar reconciliarse con su pueblo. Se dice que esta noticia produxo el efecto mas eléctrico en la multitud, y la posada del Caballero a que aludimos , continuamente estaba rodeada de un concurso inmenso de gente, aclamándolo á él y a los Soberanos que lo enviaban , como a libertadores y salvadores de su patria , é invocando bendiciones para todos ellos. Aunque no son oficiales estas noticias , hay ciertamente toda probabilidad de que alguna cosa ha ocurrido que ha-turbado la tranquilidad interior de España.—(Gazeta de Trinidad.)

Otro articulo de la misma gazeta, concebido en Francés , comunica la noticia de la revolución del territorio Español en la forma siguiente—“ Londres 18 de Diciembre—“ Ayer ha llegado una balija de España. Las cartas de Madrid que ella trae son del tres de este mes— A esta época el personage que según avisos precedentes había llevado al rey Fernando comunicaciones de parte de las Altas Potencias aliadas , esperaba aun su respuesta. Según algunas cartas, luego que se transpiró en Madrid el objeto de la misión de este enviado, y luego que se imaginó que la consequencia de ella seria un cambiamento de sistema, el pueblo en pelotones se fué al frente de la casa donde aquel estaba alojado, y le saludó con vivas aclamaciones, haciendo resonar el aire al mismo tiempo con alabanzas de los monarcas que lo habian diputado. No anunciando esas cartas ningún acontecimiento noble, y no haviéndose despachado ningún expreso a los negociantes de la Ciudad , se ‘ha concluido que aun no era llegada la crisis anunciada como inevitable algunos dias hacen, ó que las cosas habian tomado un giro mas favorablé. Han circulado en la Bolsa, los mas contradictorios rumores ; pero sin apoyo de ninguna autoridad. La opinion general parece ser que habia sobrevenido posteriormente al día 3 alguna ocurrencia extraordinaria , de que no podian hacer mención las cartas de esta fecha. Se supone también por un cotejo de datas , que los despachos oficiales que te dicen recibidos algunos días hacen debieron ser despachados el 6 , ó el 7. Según rumores en circulación , habrá habido en Madrid una insurrección, y el Rey se habrá retirado al Escorial, acompañado del Señor Henrique Wellesley. Otros anuncian que el Rey habia perecido.

ANGOSTURA 18 de FEBRERO de 1819.

Por los partes que se han recibido del Exército de Occidente desde el 26 al 31 de Enero, tenemos las noticias siguientes

“Qoe habiendose movido el enemigo con el enemigo con direccion á San Fernando, nuestros Cuerpos avanzados sobre aquel punto,-cumpliendo con las órdenes que tenían, les dejaron el-paso del Apure franco, y manteniéndose simpre a la vista del enemigo, no hacían otro cosa que atraerle— Como nuestro objeto ha sido llamarle a una acción del otro lado del Apure, todos nuestros movimientos fueron de concentracion sobre el Arauca para aprovecharnos de las reñidas que nos proporciona el terreno, y nuestro superioridad en caballeria. En efecto luego que el enemigo ha ocupado el punto de San Fernando ha empezado á sufrir los ataques de nuestras partidas. El 26 el Coronel  Aramendi sorprendió un destacamento baxo el tiro del enemigo, habiendo tomado armas, caballos, y muchos prisioneros. El 29. y al amanecer el 3O fueron sorprendidos otras dos destacamentos de que resultó no solamente la muerte de muchos soldados por nuestras tropas sino que estando inmediatos -dos cuerpos Realistas, en la obscuridad se batieren uno con otro por mas de hora y media , y es probable que hayan sufrido bastante pérdida. Se puede asegurar según las medidas tomadas por el Señor General Paez que el enemigo no tocará las riberas del Arauca sin ser destruido, y esperamos de un momento á otro noticias de los sucesos favorables que vayan ocurriendo hasta su completa destrucción.—Al mismo tiempo que hemos obtenido estas ventajas sobre el exército de Morillo en San Fernando, la partida del Comándante Chazu, que obra del otro lado del Apure acia el Oriente de Nutrias, batió a la que mandaba el Comandante Realista, Abreu: habiendo muerto á este y destruido toda su partida que era la única que quedaba por aquella parte. La partida de Chazu, y otras que han salido del quartel-general molestarán al enemigo por su espalda, y sus comunicaciones y convoyes,caerán en nuestro poder. Una batalla general habría destruido ya sin duda exercito Realista, pero debiendo llegar muy pronto el Gefe Supremo con refuerzos muy poderosos se ha suspendido hasta su Llegada, y el enemigo entre tanto pierde parcialmente sus fuerzas. t odo el exército de Morillo en Venezuela se halla sobre el baxo-Apure , y sin embargo no dudamos de su completa destruccion aun sin contar con los grandes refuerzos que lleva S.E. .el Gefe Supremo , si el enemigo se atreve á pasar de San Fernando.”

Hallandose reunidos en esta Capital todos los Diputados para el Congreso Nacional, ha dispuesto al Gefe Supremo se verifique mi instalación el Lunes 15 del corriente á las once de la mañana.

Este es el grande y memorable día en que Venezuela va á presentar al Mundo civilizado el espectáculo mas. propio á fixar la atención y conmover á todos los hombres virtuosos y sensibles, á los que miran las luces y el bien universal, á los que se interesan por la libertad absoluta del comercio y de las relaciones sociales, y trabajan por establecer el imperio de los principios filantrópicos y liberales sobre las ruinas de la superstición y del egoismo Que! un Pueblo que ha sacrificado todos sus bienes y mas de la mitad de su población por defender sus derechos y los del género humano—que ha arrastrado todos los suplicios de la tirania y de la barbarie—que se ha sujetado á todos los rigores del desamparo y de la miseria- este Pueblo heroico reunido en medio de un inmenso desierto á consolidar su Independencia. tres veces pérdida y tres veces recobrada , y a hacer profesión solemne de sus sentimientos de benevolencia y fraternidad para con todas las naciones-Un Heroe que ha renunciado á una brillante fortuna y a todas- las ventajas de un ilustre nacimiento para ponerse al nivel de sus esclavos, proclamarlos libres y llamarlos hermanos—-que se ha expuesto á todos los peligros, y sufrido todas las privaciónes, que no respira, que no vive sino para su Patria, y no tiéne mas ambición que la de su bien y su prosperidad- que elevado á la Autoridad Suprema y absoluta por los votos y por la aclamación general convoca sus Conciudadanos, y se la devuelve en el momento en que ya no la necesita para salvarlos. se confunde entre la multitud, y hace vanidad de obedecer el que jamas la ha hecho de mandar»—Este Pueblo y este Ciudadano, á no presentan uno de los mas bellos espectáculos que vio jamas la Sociedad humana? El lugar mismo de la escena y los extraordinarios acontecimientos del día contribuyen á darle mes ínteres y esplendor. Es en la región favorecida del Sol, es en el seno de la Naturaleza , á vísta del inmenso Orinoco, y en el medio de sus floridos bosques—es á tiempo que los hijos de Albion, constantes amigos de la libertad, vienen cubiertos de gloriar y de laureles á defender su Causa en América como La han defendido en Europa— es quando se desploma en Madrid el trono de Pluton, Satélites, aparecen las Cortes, y arde la Inquisicion— esten fin quándo substituido el poder y la razón de la ley á la voluntad arbitraria y á los caprichos insolentes de Fernando , podemos esperar que haga la Nación por Justicia lo que el Tirano habría hecho por fuerza , reconocer nuestra Independencia y restablecer la paz, la  concordia y la fraternidad. ¡ Pueda el Congreso de Venezuela corresponder á las esperanzas del Pueblo, y á la expectacion que no puede ménos de excitar en las Naciones ilustradas

Impreso por Andres Roderick , Impresor del
Supremo Gobierno, calle de la  Muralla n. 83.