logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 16. Angostura, Sábado 30 de Enero de 1819

Correo del Orinoco 1819 N° 16

DECLARACION DE LA REPUBLICA
DE VENEZUELA.

SIMON BOLIVAR, Gefe Supremo de la República de Venezuela, &c. &c. &c.

Considerando que quando el Gobierno Español solicita la Mediación de las Altas Potencias para restablecer su autoridad , mi titulo de reconciliación, sobre los Pueblos libres é independientes de América, conviene declarar á la faz del Mundo los sentimientos y decisión de Venezuela:

Que aunque estos sentimientos y esta decisión se han manifestado en la República desde el 5 de Julio de 1811, y mas particularmente desde los primeros anuncios de la solicitud del Gabinete de Madrid, es del deber del Gobierno en quien reside la Representación Nacional, reiterarlos y declararlos legal y solemnemente :

 Que esta Declaración franca Y sincera, no Solo es debida Á las Altas Potencias, en testimonio de consideración Y respeto, Sino indispensable para calmar los ánimos de los Ciudadanos de Venezuela.

Reunidos en JUNTA NACIONAL el Consejo de Estado, La Alta Corte de Justicia, el Gobernador Vicario general de este Obispado Sede- Vacante. el Estado- Mayor – General, y todas Las Autoridades Civiles y Militares, después de haber examinado detenidamente la conducta del Gobierno Español, hemos tenido presente

1*—Que la idea de una reconciliación cordial, jamas ha entrado en las miras del Gobierno Español:

2a—Que habiéndosela propuesto la Gran-Bretaña por dos veces, desde los primeros dias de las desavenencias, la ha desechado con desprecio de todos:

3*—Que al mismo tiempo que se trataba de reconciliación, ella bloqueaba nuestros Puertos , mandaba Exércitos contra nosotros, y tramaba conspiraciones para destruirnos :

4° —Que habiéndose sometido Venezuela bazo una Capitulación solemne; apenas esta depuso sus armas, quando ella la violó en todas sus partes, sacrificando millares de Ciudadanos, cuyos derechos había jurado respetar:

5*—Que haciéndonos una guerra de exterminio sin respetar el sexo , la edad , ni la condición , ha roto los vínculos sociales, y ha exitado un odio justo é implacable :

6 *—Que este odio se ha exilado por las atrocidades que ha cometido, y por la mala fé con que nos mira bazo de todos aspectos:

7°—Que toda la América, y muy particulamente Venezuela, está intimamente convencida de la imposibilidad absoluta en que se halla la España de restablecer de ningún modo su autoridad en este Continente:

8*—Que toda la América está ya satisfecha de sus fuerzas y de sus recursos: conoce sus ventajas naturales y medios de defensa, y está segura de que no hay sobre la tierra poder bastante para ligarla otra vez á la España:

9a—Que quando lo hubiese, está resuelta á perecer primero que someterse de nuevo á un Gobierno de sangre, de fuego, y de exterminio:

10a—Que hallándonos en posesión de la Liberdad é Independencia que la naturaleza nos habia concedido , y que las leyes mismas de España, y los exremplos de su historia, nos autorizaban á recobrar por las armas, como efectivamente lo hemos executado; seña un acto de demencia y estolidez someternos baxo qualesquiera condiciones que sean , al Gobierno Español.

Por todas estas consideraciones, el Gobierno de Venezuela, intérprete de la intención y de la voluntad Nacional, ha tenido á bien pronunciar á la faz del mundo la siguiente Declaración :—

1°—Que la República de Venezuela por derecho Divino y Humano , está emancipada de la nación Española, y constituida en un Estado Independiente, Libre, y Soberano:

2°—Que la España no tiene justicia para reclamar su dominación, ni la Europa derecho para intentar someterla al Gobierno Español:

3°—Que no ha solicitado, ni solicitará jamas su incorporación á la nación Española :

4°—Que no ha solicitado la Mediación de las Altas Potencias para reconciliarse con la España:

5°—Que no tratará jamas con la España sino de igual á igual, en paz y en guerra , como lo hacen reciprocamente toda las Naciones:

6°—Que únicamente desea la Mediación de las Potencias extrangeras, para que interpongan sus buenos oficios en favor de la humanidad , invitando á la España á ajustar u concluir un tratado de paz y amistad con la Nación Venezolana , reconociéndola , y tratándola como una Nación Libre, Independiente y Soberana :

7a—Ultimamente declara la República de Venezuela que desde el 19 de Abril de 1810 está combatiendo por sus Derechos: que ha derramado la mayor porte de la sangre de sus hijos: que ha sacrificado todos sus bienes, todos sus goces , y quanto es caro y sagrado entre los hombres por recobrar tus Derechos Soberanos , y que por mantenerlos ilesos , como la Divina Providencia se los ha concedido, esta resuelto el Pueblo de Venezuela de sepultarse todo entero en medio de sus ruinas, si la España, la Europa, y el Mundo se empeñan en encorbarla baxo el yugo Español.

Dado, firmado de mi mano, sellado con el Sello Provisional de la República, 7 refrendado por el Secretario de Estado en el Palacio del Gobierno en Angostura á 20 de Noviembre de 1818, año octavo de la Independencia.

SIMON BOLIVAR. Por S.E- el. Gefe Supremo,

El Secretario de Estado,

PEDRO B. MENDEZ.

_____________________

Por el derecho de la guerra estamos en posesión de varias cartas 7 papeles oficiales del enemigo, procedentes de la Guayra y apresados en diferente, puntos. Daremos la preferencia en nuestro Correo á dos cartas de otros tantos empleados del Gobierno Español en Caracas, que desentendiendose de las fabulas gazetales que allí mismo se publican, confiesan lo que estas procuran ocultar. Bien conocido es el designio con que las Gazetas enemigas exhiben á los ojos de sus creyentes la correspondencia que alguna ves perdemos No usaremos en esta parte del derecho de représalia, ni jamas imitaremos al Gacetero de Caracas, suplantando y cambiando substancialmente muchos lugares y pasages de las cartas interceptadas. Muy diversas de las suyas nuestras miras se dirigiran al desengaño de los errores propagados en su Gazeta , y al justo fin de terminar las hostilidades, la efusion de sangre y detrás calamidades expresas en una y otra carta, por el único medio que demandan la justicia de nuestra Causa y su importancia universal : tal es el que ha proclamado Venezuela en la Junta Nacional de 20 del corriente y tal es el que ha coronado siempre la constancia y la firmeza de todos los pueblos que han tomado las armas por libertarse de la opresión :—

“Caracas y Julio 8 de 1818- « “Mi querida Fermina: He tenido el gusto de recibir quatro cartas tuyas de un golpe, de 17 de Marzo, 16 de Abril, otra posterior sin fecha y la última 4 de Mayo, y como en todas me dices una misma cosa, creo, que con lo que diga en esta respondo á todas. Por supuetos yá que recibiste mi carta escrita en la Guayra, cesaron los cuidados que tenias por la falta de las anteriores, y ahora no debe tratarse mas que de lo venidero; pues yá sabes que las cartas se pierden , que cogen los barcos , que las echan al agua , &c y no hay que hablas de lo que se sabe: y pues que yo escribo siempre que puedo y hay ocasión , no debes dudar que lo haré religiosamente; y quando falte alguna, hazte cargo que se perdió el buque, ó que fué apresado; pues si por alla hay tanto corsario, ¿qué será por acá , donde los corsarios forman esquadrillas y están cogiendo barcos al salir y al cruzar por las islas que es un contento ?

“Esto se halla en el mas lamentable estado , pues aunque ahora descansamos un poco de los peligros de los enemigos, por lo que hace á las invasiones sobre esta Capital, por causa de que no pueden obrar, por ser el tiempo de lluvias; no falta por esto la miseria que cada dia crece mas, y llega á tal extremo, que se trata de ponernos á ración como al soldado. Todo esta perdido: el comercio no existe; agricultura no hay; todo es hambre y todo misera: y quando en esto apuros , me dices que te mande cositas, como si atuviéramos en tiempos claros y pacíficos, no hago mas que reírme, y considerar que se te olvida entonces lo que te digo; púes aun que no te lo dixera, tu misma lo conoces par lo que ves en Cádiz, y que lo que allá pasa nunca a como lo de acá, donde hay que mantener exércitos que son insuperables á las fuerzas de unas Provincias aniquiladas , de las que ha de salir todo: y asi es que esto rebienta por todas partes, y es imposible vivir, ni subsistir. Mejor a estar entre los Moros en Marruecos y Argel Ninguno a mas interesado que yo en tu ida á Madrid , por tu bien y por el mió; pero la dificultad consiste en que los medias no te pueden proporcionar, ni a ocasión de ello en la época presente, en que, como he dicho, se aumenta la miseria cada día mas , y no se presenta un rayo de luz que nos haga fixar la esperanza. Si Cagigal hubiera venido, acaso estas cosas hubieran tomado otro semblante , como no lo dudo, á lo menos, para poder vivir con ménos fatigas y apuros ; pero mientras subsistan asi en que vamos á peor, no eo arbitrio de verificar tu habilitación, como lo deseo con viva ansias ; pues nadie se atreve á emprestar, nadie fia nadie presta, ni aun frutos: y así estamos sin encontrar consuelo; y lo peor a que nada puede aventurarse en los barcos, por que luego son apresados , y queda uno mas perdido.

        “ Aquí te tengo un hermoso Loro, y  una Cotorra muy preciosa , y no me atrevo á mandarlos , por que los creo presa de los corsarios , y es una lastima. Lo mismo digo de qualquiera otra cosa. Quando se trata de Libranzas, estamos en el mismo caso, pues han cesado las correspondencias con Cádiz á la vista de los malos sucesos de mar y tierra, y todo esta endemoniado y perdido. Sin embarco yo no ceso de cavilar como mandarte, bien en frutos , ó libranza, ó bien en habilitación mensal: y asi puedes estar segura de que al momento irá quanto pueda facilitarte . Yo estoy á medio sueldo, que son 137 pesos 4 reales : tengo que costear un Escribiente para el despacho, que me cuesta 20 pesos todos los meses; otros 20 pesos me lleva la casa, y me quedan 97, de donde ha de salir todo: y esto se entiende quando se paga , por que en fallando un mes, como han fallado muchos , ya me resulta un atraso y un vacio que nunca se llena, por que no tengo haciendas , viñas, ni olivares, con que reponerlo. Los atrasados no me los han pagado, y son incobrables ; y lo que gané en la Habana, está perdido, pues no tengo sugeto á quien fiar un pleito que se necesita para cobrarlo. Con que asi cuéntame reducido á un triste y muy triste sueldo. Y á todo esto sobrellevando un trabajo insoportable , que cada dia se aumenta , por que aqui no parece sino que se han desatado multitud de legiones de diablos para incomodar y promover disgustos , novedades, alteraciones, y cosas que no suceden en el espacio de un siglo, y aqui se ven todos los dias, dando que hacer y causando tanto disgusto, que no es soportable ni creible.

“ Como esta la voy escribiendo según tengo lugar, viene á rematarse hoy 26 dia de Señora Santa Ara , y puedo decirte que me-han ofrecido facilitarme habilitación mensal para tí en Cádiz , ó la Coruña ; siendo mas verosimil que vaya á este ultimo puerto mas bien que al primero por los muchos corsarios que se sabe acaban de hacer presas á las barbas del castillo de S. Sebastian , y entre ellas la goleta Sisa que salió de la Guayra por fin de Marzo, en la que te escribí. Por acá tenemos á un Corsario endemoniado frente á la Guayra, que está haciendo presas á su arbitrio , y en este mes lleva hechas muchas de barcos que salen y que vienen , y entre estos un bergantín de España, no sé de que puerto, y una barca de Cádiz que traía 29 dias de viage : así estamos vuelvo á decir , cada dia peor en todos los ramos útiles del Estado, y puedes convencerte de que es menester tener mucha paciencia, por que no hay otro remedio. En fin tengo la esperanza de mandarte en primera ocasión dicha habilitación mensal: y contando con ella, podras irte á Madrid, como lo deseo para que hables en favor de mis ascensos: y para este fin escribo en esta ocasión á tu amigo 13. benito Sánchez, á ver si llega, ya que las demas que le he escrito, han tenido la desgracia de perderse.

 “Si yo pudiera conseguir plaza en el Consejo, me agradaría infinito , u otro equivalente, á pesar de que muchos de los Oydores de México las han renunciado, porque allí están mejor que en España; pues pagan los sueldos, y en España no; y este es un punto muy interesante , y acá se sabe también como están las cosas allá en quanto á sueldos. Mi salida yá no debe ser  á una Regencia , ó quando menos á una plaza de Oydor de México; no de Alcae del Crimen , sino de Oydor , que es muy diferente, para que tu lo entiendas. Se Supone que esto es en defecto de no poderse conseguir plaza en el Concejo; que lo creo un poco difícil: y debes entender que mi deseo es ir á España con buen ascenso, por que ir á otra cosa de ménos entidad , y no cobrar sueldo, ni poder conseguir mis atrasados, es ir á perecer, y eso no tiene cuenta. Esto mismo escribo a D. benito para tu gobierno.

u Por el Capitán de dicha barca apresada hemos sabido que Cagigal está yá de vuelta de Madrid en el puerto, pero se dice que yá no viene, y que el Rey lo ha relevado por razón de sus achaques: por lo que todo el mundo, y yo mas que todo, tenemos una pesadumbre inconsolable, no porque los enemigos desistiesen de su temeraria empresa por su venida, que siempre nos daran mucho que hacer, y que temer, sino por que otras muchísimas cosas serian enmendadas solo con su presencia; pues tiene en su favor la Opinión mas acrecentada. Con esta novedad estamos sin tino ¡y quiera Dios que sea falsa tal noticia!

“Yá te he dicho muchas veces de Cayetano, y te repito , que por sus grandes maldades, y viendo que era un borracho completo, que de nada me servia mas que para darme que hacer, y temerle una maldad contra mi vida, tuve que venderlos y por cierto que al que lo compro se le ha escapado y á muchas veces: y Cayetano al fin , si no para en una horca, será un Presidio su destino. En su lugar compré uno de 12 años, que se llama José Manuel; y por cierto que no promete las mejores esperanzas : y sigo careciendo de Dolores y su hijo , porque no tengo 500 pesos que desembolsar por ellos : tal es mi estado.

“ Al hijo del Sr. Madera he suplído 50 duros, de que ahora le aviso: lo que te puede ayudar en el interim te mando la habilitación; pues no hay quien libre , ni quien supla frutos para mandar , ni quien los aventure con tanto riesgo. Creo que á todo he satisfecho , pues para responderte á todo es menester memoria. Me río de las grandes comisiones que te dicen que yo tengo; pues, aun que son grandes en el trabajo y responsabilidad , nada producen, ni suenan Expresiones á esos Señores y á todos los amigos , y procura cuidarte mucho , y á Dios hasta otra vez, que soy tuyo.

                                                                    “Maroto”

OTRA.

“ A 14 de Julio de 1818.

“ Mi apreciado amigo y Señor Dr. Don Juan Antonio Rozas Queypo. = Si, Doctor mío. – ¡Que de males , de horrores , y abominado. es! y quanta sangre se habría evitado, si se hubiesen adoptado las medidas y disposiciones que van. me indica en su carta de 24 de Abril último, y un amigo recienvenido de ahi me han impuesto cabalmente del origen de nuestras desgracias , y las causas así de nuestros padecimientos , como de las que enervan las acertadas disposiciones que han de poner fin á ellos. Es peligroso, ya lo sabemos, hasta decir la verdad y no ignoramos que hay contra ella tal prevención , que , ni los doctos mas justificados, ni los sucesos mas decididos alcanzan el desengaño. En tales circunstancias no nos queda otro consuelo que el del Cielo, ni otro recurso que el de sacrificarnos á padecer y sufrir, pues que la triaca se ha convertido en veneno, y el mal nos viene de donde debíamos esperar el bien. ‘Así lo permite el Cielo quando quiere descargar un azote. Asi se equivocan los físicos quando el enfermo ha de morir. Paciencia, conformidad , resignación y constancia, que es la divisa que distingue á los verdaderos vasallos del rey Fernando el bien amado.

“ Y ¿será dable, Doctor mió, que ni los últimos acontecimientos , que han sido trágicos y horrorosos hasta el extremo, no produzcan el deseado desengaño ? la interesantísima correspondencia cogida á los facciosos (que yá la considero ahi) no abrira los ojos á los obscecados? De no, convengamos desde luego en que se obra con ignorancia supina , con fé doble , y piel de Estelion.

“ Vengan, vengan aquesos grandes Físicos políticos á curar con lenidad , dulzura, filantropia, &c. el cáncer político de Venezuela. Vengan á poner en práctica esas teorías formadas en medio de la tranquilidad, calculadas en los paseos por relaciones sórdidas, &c. Vengan al centro de las desgracias , al circulo de las miserias , junto á las llamas , á la inmediación de los peligros, al frente del enemigo.

 Vengan a torear el toro, á verle las barbas al león: vengan á dexar el pellejo en sus garras, y los sesos en las piedras, atados á la cola de los caballos de los nenes, como acaba de suceder ; y entonces hablaran con propiedad. Entonces si que exclamaran como nosotros por el exacto cumplimiento de las leyes, solo propío y único medio de contener los malos, estrmular los buenos , restablecer el orden , la confianza, la seguridad, la abundancia, y las relaciones interiores y exteriores asi para con el ser supremo, como para con el Rey, la Nación, y nosotros mismos. Las leyes son el fruto precioso del talento, de los sabios, tanto mas apreciable, quanto que lo han sazonado muchos años de una dulce experiencia. Quantas veces nos separamos de ellas , otras tantas nos apartamos del camino recto y seguro, y tiramos por desfiladeros que nos conducen al precipicio. Ellas contienen todo lo bueno, lo selecto, lo óptimo; todo, todo lo tienen previsto, dispuesto y mandado; solo falta observancia, cumplimiento y eiecuc¡on. Quando lo han tenido, la Nación ha brillado, y las demás le han prestado respeto y homenage. Vea (y se le volvera la boca agua, como vulgarmente se dice) la 1. 10. t. y Part. I. Vea, pero para otro asunto , la interesantísima Real Orden, dada en Cádiz á 9 de Enero de 1812, por la Regencia: y si se cumpliera, que libres de picaros stuviéramos, y que llenos los Presidios de Ceuta, Almacen, &c. Desengañémonos, mientras no se observen las leyes , no hay orden, concierto en ninguno de los diversos ramos de la administracion pública , de justicia , hacienda, &c. No hay tranquilidad , no hay paz, no hay sosiego: nada hay, nada de bueno, y si mucho de malo y malísimo.

“ Venezuela es de todo esto un vivo exemplo : ella fué opulenta, goza de paz, y se hizo la mansión de las delicias, mientras se observaron las sabias leyes de lndías. Entonces los pueblos desconocían la inmoralidad , el libertinage, las diversas formas de gobierno, las malditas revoluciones, por pretextos especiosos y sordidos motivos se disimuló su infaccion, se abrió comercio con los extrangeros, vinieron á nuestros puertos , se introduxeron en la Provincia, luego en los pueblos, después en las casas ¿y que resultó? Todos, todos los males que lloramos. Se relaxó la moral, se licenciaron las costumbres, se viciaron Las pasiones, se pervirtió el entendimiento, se ofuscó la voluntad, se desentrenaron los vicios, y te rompieron al fin todas las relaciones de subordinación, dependencia , amor al Rey y á la Nación , respeto al trono y al altar. Vm. lo sabe , lo ha visto, y no ignora que esto mas que el cautiverio de nuestro soberano inflamo el corazón de los rebeldes para executar todas sus atrocidades : crímenes que no tienen otro remedio que el exacto cumplimiento de las leyes ! “ Oh justitias dignitas, Oh incomparabilis virtus legis!** exclamaba un sabio.

“ No solo he perdonado al buen próximo que me supone causa de los males de Venezuela, si también le estoy agradecido por la sentencia de horca que me impone , pues con estos testimonios que se los perdono de buena voluntad y con todas las veras de mi corazón (cosa que no saben hacer los impíos fracmazones) me ayuda á ganar el Cielo, imitando a mi Redentor, que perdoné á sus enemigos (que también lo son los liberales fracmazones) haciéndome padecer persecuciones por la justicia. Yo no tengo pretensiones en esa Corte: ningún empleo a asió y suspiro ; solo apetezco mi salvación , y por lo que puedan contribuir á hacérmela ganar, únicamente es que amo á la canalla fracmazonica, enemigos declarados del trono y del altar! Gracias al Abate Baruel, al filosofo rancio, y al venerable Capuchino, que descubriendo sus patrañas , nos los han dado a conocer por dentro y fuera de arriba abaxo, por delante y por detrás, &c. para que nos libremos de ellos. Por caridad , Doctor mio, desimpresione á mis enemigos, haciéndoles comprende que por mas picardías é iniquidades que hablen de mi, ningún mal me hacen: que si me quitan el concepto en la Corte , nada pierdo , por que nada pretendo: nada quiero , por que temo mucho, muchísimo el tremendo

** Redde rationent villicationis tuxe” que sus almas (si creen que la tienen y que es imortal) es la que agravan y la que lo padece, con ganancia mía, por que tengo mas que perdonarles y de consiguiente mas mérito para que Dios me perdone.  ¡Que pobre gente! Los compadezco, y quisiera conociesen su estupidez , y abjurasen sus errores ; pero esta grande empresa está reservada á los espiritus de los Franciscos de Sales , Felipes Neri , &c- á quien vmd. debe imitar en estos triunfos.

“ Sus rentas en cantidad de 1200 pesos yá V. las habra recibido , si los Señores Piratas i que también tienen tratamiento , y son por acá muy atendidos y respetados) han querido dexarselas pasar. ¡Ah , lo que pasa por acá con nuestra Marina I Yo no sé como es que subsiste un desorden tanto tiempo y en tanto grado. Es mejor doblar esta oja , y pasemos á otra cosa.

“ Los émulos de V. han variado de lenguage: unos se han convertido en panegiristas; otros se han remitido al silencio. Todos los buenos Españoles agradecen sus sacrificios» esperan por su conducto las reformas que necesitamos para tranquilizarnos ; y los perversos andan rabiosos y furibundos, tocando los resortes secretos que ellos tienen para manejar la simulación, mantener el engaño, 7 dar tiempo á tus maquinaciones. He aqui en breve el teatro actual 7 representación de Venezuela. Aqui existimos á fuerza de milagros. La invasión que nos han dado los indultados, ha sido mas formidable y sangrienta que quantas V. presencio en los tiempos pasados. La desolación y el espanto se han apoderado de estas Provincías ; y ellas pueden servir de exemplar terror «fe los amantes de la maldita manía de libertad e independencia. ¡ Que locura !

“ Exactamente he cumplido con todos sus recomendados, a quien me manda imponga de su critica situación. Todos están empeñados con mucho fervor en alcanzarle las gracias y los auxilios que necesita para desempeñar con acierto tan interesante comisión. No dude vmd- que en el tremendo sacrificio del Altar, en la oración , y en todos los actos de Religión que tienen las almas justas tiene vmd. una parte muy principal. Yo no desconfió del buen éxito, pues lo principal lo tenemos, que es un Rey piadoso y justo sobre el trono: él, según se le fueren presentando los desordenes y males , los irá corrigiendo : la dilación estará en que los conozca, pues yá sabemos que la cabeza principales por lo regular, es el ultimo que llega á entender los desordenes de su casa. El gran político Dn. Diego Saavedra decía que rarisima vez llegaba el Monarca á entender la verdad en los negocios: y daba la razón que yo no me atrevo á decir.

“ Siga vmd. en sus buenos propositos , acabe de despacharse, y vengase, como le he dicho, de Dr. Rozas Pelado. Esta será una grandeza que me lo hará colocar entre los hombres beneméritos é ilustres. Mi familia, las Carmelitas, Dominicas y Concepciones están insesantemente pidiendo y orando por vmd. yo no tengo mas tiempo que para llevar mi pesadisima carga, que soltaré luego que por las buenas y acertades disposiciones veamos esto en paz y tranquilidad. Yá no puedo con ella, me es insoportable, no tengo, ni puedo tomar, por la miseria en que estamos, un Cirineo que me ayude á llevar tres cargos que cada uno de ellos necesita un sugeto bien circunstanciado para su desempeño. Ruegüe vmd. á Dios por mi, como lo hace por vmd. su apasionado amigo y servidor.

“Joseph Manuel.”

Observaciones del Editor del Correo.

Para una glosa mucho mas prolixa que el texto ofrece materiales la segunda cartas ; pero nos contentarémos con muy pocas observaciones¡ y ojala que ellas pudiesen surtir el efecto que deseamos¡ En la primera notarémos la preferencia que se da á Marruecos y Argel sobre Caracas para lugar de residencia y el epíteto de temeraria aplicado á nuestra empresa.

Sin duda que los Moros en todos los siglos que dominaron la España jamas trataron a los Españoles con la crueldad y vilipendo que de estos han recibido los Américanos. Aun en el dia en que los habitantes de Berbería por su ¡gnorancia y barbarie distan mucho de los que invadieron la España á principios del siglo octavo , no se miran entre ellos las escenas de sangre y de horror que executan en Caracas los agentes de Fernando 7*. Convenimos , pues , en que mejor es vivir con aquellos que con estos.

Atendidas la discresion y sinceridad con que se explica el autor de la primera carta nos inclinamos á creer que el graduar de temeraria nuestra empresa no es el producto de La reflexión, sino del habito adquirido en la carreta de un gobierno tiránico. Si el escritor hubiera seguido otra profesión tal vez seria uno de aquellos Españoles liberales que han reconocido la justicia de nuestra Causa , que la han seguido y sellado con su sangre) pero por desgracia eligió una de la dos sendas por donde el poder arbitrario de los Reyes Católicos ha logrado mas ventaja y vigor. La Inquisición y la Toga fueron después del descubrimiento de Colombia, los principales apoyos de su tirania: y para que obrasen mas conformes á esta idea los Inquisidores y Togados, zelaba el Gobierno que recayese sobre ellos igualmente el influxo de la ignorancia.

Parecia que este zelo hab¡a de haber desaparecido quando empezaron á brillar aquende de los Pirineos las luces de la Filosofía ; pero tan profundas y tenaces eran las rayzes del despotismo , que aun en los primeros anos de este siglo salieron de la Corte de Madrid varios decretos y providencias favorables á la ignorancias. No es de este lugar la enumeración y análisis de todos ellos; nos reduciremos á un solo decreto general para toda la dominaron Españolas y a dos providencias respectivas a nuestro país.

En virtud de aquel decreto todos los vasallos Españoles residentes sin real licencia en territorios extrangeros fueron intimados de volver á la tierra de su vasallage dentro de cierto tiempo, pasado el qual sin verificarse el regreso serian perdidos los empleos, los bienes, y propiedades de los renuentes.

Merida de Venezuela pretende la fundación de una universidad ; y se le niega por el Ministerio Español con motivo de ser perjudicial a la Corona la propagación del sabor. Esta fué la consulta del Consejo llamado de Indias, y este el dictamen de los Togados que entonces componían la Audiencia de Caracas.

Poco después de esta repulsa escandalosa emigró á Colonias extrangeras con permiso del Presidente y Regente de la misma Audiencia el Oydor D. Miguel Aurioles para restablecer su quebrantada salud. Desaprobó el Rey la permisión declarando que a poca distancia de Caracas podían escoger los valetudinarios el clima y temperatura de las Antillas extrangeras, y que en el viage á ellas había siempre peligro de que sus vasallos contraxesen ideas opuestas al sistema del Gobierno Español.

Que se reproduzcan tales medidas en el Reynado de Fernando, á nadie debe sorprender, por que su monstruosa tirania no puede subsistir sin el auxilio de la ignorancia. Para precaverse de este mal habían acudido á un Colegio de Baltimore muchos niños de la Havana y otros puntos coloniales de la España, durante el cautiverio de aquel déspota ; y fué uno de sus primeros cuidados el restituirlos á sus casas lúego que volvió á tomar el mando, enviando en diligencia un buque de guerra que los recogiere

Imputemos pues á su despotismo todas las maldades que reynan en América y España todos los desastres y miserias que se leen en las cartas insertas. El despota es el unico criminal en toda administración despótica ; los demas delinqüentes subalternos son hechuras suyas dicipulos del maestro, y ellos no serian malvados, si este no les diese el exemplo y la doctrina, compliéndolos en cierto modo á desviarse de la carrera de la virtud, y á marchar por el camino de la iniquidad.

A esta pésima conducta debe el autor de la segunda carta los errores políticos y religiosos de que están enxambradas sus paginas. Antes de emprender sus reparos terminarémos las notas de la primera, añadiendo que aun quando fuese temeraria nuestra empresa, no por eso seria conveniente abanderarla ni desesperar én obtener en ella completo suceso. Nos animaria en tal caso el exemplo de  muchos. Temerarios litigantes que obtienen sentencia favorable en los Tribunales inferiores y superiores de la jurisdicción española. Una vez pasada en autoridad de cosa juzgada , es el buen éxito el mejor apologista de la temeridad.

Muy notable es la diferencia de una y otra carta en quanto al remedio de los males de que principalmente se quexan sus escritores ; el uno casi todo lo espera de un Gefe mucho menos sanguinario que el actual; el otro yá lo acusa de indulgente y quiere medidas todavía mas atrozes que las pasadas ; no aprueba los indultos , ni otro género de clemencia con los que el llama facciosos: se burla de los humanos y filantrópicos, y con varias invectivas los provoca á cambiar de sentimientos; para él no hay Leyes mas sabias y justas que las de Tiberio, Calígula, y Nerón. La Legislación criminal de España es tomada de los códigos del Imperio Romano, y de las ordenanzas feudales que rigieron la Europa después de la irrupción de los barbaros del Norte. Toda ella respira sangre, terror, y espanto, por qúe toda ella fué erigida sobre las ruinas de la libertad del Pueblo Romano, quando la seguridad de los Emperadores y Tiranos era el único objeto de sus Leyes y á él se sacrificaban todas las consideraciones debidas á la justicia , o á la humanidad.

Es esto el remedio que receta a su enfermo el autor de esta degradante carta: remedio incompatible con la imitación de Christo que tanto cacarea, y con la memoria que hace de Sao Francisco de Sales y San Felipe Neri que ciertamente fueron mansos y humildes de corazón, y jamas les dolió el que desasen de aplicaras las duras penas del Codigo Imperial y feudal de la Europa. No podemos conciliar las sanguinarias recetas de este triple empleado con la mansedumbre, humildad , y filantropía de su modelo Jesu Christo. Igualmente son irreconciliables para nosotros las Leyes de Indias y el Evangelio, por lo ménos en la parte mas sabrosa para el panegirista de ellas. Su alto elogio es injurioso á la ley de gracia promulgada por el Redentor, fundada en la moral mas perfecta, y dirigida al laudable objeto de formar sobre la tierra una sola familia de hermanos un solo pueblo de la descendencia de Adan y una sola República de Cristianos.

Ninguna cosa mas ofensiva de esta unidad que la misantrópica legislación de Indias. Mas rígida que la de Moyses en lo tocante á la prohibición de tratar y comunicar con las Naciones extrangeras, es en esta parte la mas opuesta a la fraternidad evangélica, tan recomendada por el Salvador. Removiendo este Señor todos los obstáculos que podian impedir la concordia fraternal de todos los hombres, abolio en el cosumatum todo lo que era incompatible con ella. Desde que ordenó á sus Dicipulos que predicaren á todo el mundo la nueva Ley, quedó revocada la de Moyses que prohibía a los Hebreos el trato y comunicación con los extrangeros. Subsistiendo entonces tas Leyes de Indias, el precepto de Jesu-Christo hubiera sido ¡neficaz en todas las porciones de la América Española , pues que ni él ni sus Apostóles habían nacido en España : todos ellos eran extrangeros para esta Nación: todas ellos estaban prohibidos de introducirte y acercarse á sus Colonias Américanas. Esta es sin embargo la parte mas preciosa del Codigo Indiano paro el nuevo imitador de Jesu-Christo.

Preservar á los Israelistas del contagio de la idolatría fué la mira de la prohibición de Moyses preservar á los Américanos de las Artes y Ciencias útiles , del conocimiento de sus derechos, y del odio á la usurpación y tiranía, fué el objeto de las Leyes de Indias. Ningún país católico aunque fuese mas observante que la religión que el Español, podía ser admitido á lo comunicación de los Américanos. La Francia con todo el grado superlativo que adquirió en la Cristiandad, no fué Jamas exceptuada del rigor de tales Leyes. Todas ellas fueron dictadas para bendárnos los ojos de la razón , para trabucar nuestras ideas y sentidos, para hacernos creer que la noche es dia, y lo blanco negro, para enervarnos y embrutercernos, en una palabra, para hacer de todos los Americanos otros tantos seres como el autor segunda carta.

Qualquier lector instruido en la historia de nuestra revolución conocería en el cotejo de una y otra carta que una de ellas era obra de Américano del Sur aun que no estubiesen firmadas. Por el maligno ínfimo de las Leyes de Indias una porción considerable de nuestros hermanos ha siguido las banderas del tirano, y con tal frenesí que la han aventajado a sus servidores Europeos en el apego a las cadenas de la esclavitud, en la saña contra sus paysanos insurrectos , y en la vil adulación de los corte, sanos. Un Español aun que fuese de los serviles colocado en las mismas circunstancias que el escritor de esta carta, no la habría concebido con tanta baxesa y degradación, ni con tanto encono contra los que estamos luchando por el restablecimiento de nuestra dignidad. Un Español servil medianamente instruido en los anales,de las revoluciones conocería que nosotros en nuestra empresa nada mas hacíamos que obrar como han obrado los pueblos de España y los de todas las Naciones del mundo contra la tiranía domestica y extranjera.

Por fortuna ninguno de ellos había sido educado baxo una legislacion tal como la de Indias, ni. podía tener individuos tales como el panegirista de ellas que insultando a todas las Naciones, a La naturaleza misma y a su divino Hacedor dice en su carta que el amor de la independencia y libertad es una manía maldita locura digna de admiración y de lastima. Esta es la conseqüencia que él recoge de la triste .pintura que hace de la ultima campaña. Si él hubiese presenciado las de España en su ultima revolución y guerra por su independencia y libertad, hubiera exclamado del mismo modo contra los maniáticos, malditos , y locos Españoles, que antepusieron la desolación y el espanto de sus Provincias, al plan trazado ea las cesiones y abdicaciones de Bayona.

El mismo Dios queda comprehendido en la censura de este triple empleado por que el mismo Dios ha dotado al hombre con la libertad, y le ha inspirado el amor á ella, y el aborrecimiento de la esclavitud. Maniático y loco aparece en tal censura el Dios de Israel por que muchas veces amenazo y afligió á su escogido pueblos con la perdida de su independencia y libertad en pena de su inobediencia y prevaricación. Loco y maniático es en la opinión del nuevo Censor el primer libertador de los Hebreos que sacándolos de la servidumbre de Egypto los reintegra en el goze de su independencia y libertad , y los empeña en una marcha de quarenta años por un desierto rodeados de privaciones, de riesgos , y enemigos.

Si el terror que le inspira la vista de los estragos es el que le obliga á tratar indignamente a los amantes de la independencia y libertad, claudican también todos sus propósitos de imitar á Jesus Christo, por que también resulta calificado de maniático y loco este dechado divino emprendiendo la redención espiritual del genero humano , á sabiendas de la desolación y espanto que había de llevar consigo esta empresa de parte de los enemigos de la independencia y libertad espiritual del hombre.

Nos es preciso cortar el hilo las innumerables reflexones que ofrece la segunda carta para no faltar al preludio con que emprendimos sus observaciones: las concluiremos con una ligera advertencia que aun que infructuosa para un corazón formado por las Leyes de Indias, y por el codigo de los Tiranos mas renombrados de la Europa, no dexará de ser útil para otras almas menos obstinadas en su error y ménos enamoradas de la servidumbre.

Protestamos antes que jamas ha sido nuestro ánimo comprehender en nuestros discursos contra la España á todos los individuos de esta Nación; nuestras acusaciones, nuestros gritos, y quexas recaen todos sobre su Gobierno, sobre el Tirano que lo preside, y sobre todos sus espontáneos servidores Nos consta que no son pocos los Españoles que ofrecen votos al Cielo .por el suceso de nuestra Causa. Sabemos que hay muchos cuya liberalidad de ideas, cuya .aversión al despotismo los hacen ciertamente dignos de mejor suerte. Nosotros no podemos olvidar jamas la parte que han tomado en nuestra lid-

muchos de estos benemeritos individuos. Los Jalones, Villapols, Martirenas, Campo Elias, Fernandez, Rodriguez, Sarrasquetas, Piñeiros, Planes, y otros que han derramado su sangre en Venezuela y sacrificado su existencia a la independencia y libertad de la America del sur, seran siempre acreedores á nuestra gratitud, y sus nombres serán inmortalizados y bendecidos por las generaciones futuras que cogieren el fruto de su sangre, y de los trabajos de sus otros Libertadores á la conclusion.

De contexto de la segunda carta infiere que su autor está gustando yá de las amarguras inseparables del crimen de perfidia contra su patria y hermanos. Sus acusadores le han recetado el ultimo suplicio y lo han desopinado tanto, que no quiere yá pretender mas en la corte de Madrid, y en lugar de la guia de Forasteros y Gazetas que anuncian las vacantes de empleos, parece subrogada la lectura del padre Kempis de mitatione Christi. Si el y su corresponsal tienen rivales y detractores entre los españoles, necesario es que no olviden la causa principal de esta resulta, acordandose que los unos nacieron en España y a los otros en América. Los que solo aspiran a las consideraciones y premios que les ha ganado su perfidia, es menester que suspiren por la duracion de nuestra lucha. A esta deben ellos las infames recompensas del Gobierno á quien sirven. Mientras ella subsista, subsistiran empleados muchos Americanos decididos por el partido de la tirania, serán otros promovidos y se les prestará, por lo ménos en la apariencia, lo que rarisima vez obtenian antes de la revolucion. Acabada esta por el éxito pronosticado en todas partes, seran mas amargadas las quexas de los que fundaren todo su mérito en no haber seguido la causa de los patriotas de la America del Sur, ó en haber obrado contra la independencia y libertad de estos Pais.

A su actual insurrecion deben la vida los que han tenido la debilidad de acogerse á los indultos. Si con el orden necesario de los acontecimientos humanos volviesen definitivamente al yugo colonial de la España, lo territorios insurrectos, entonces llevarian los indultados la pena de su imbecibilidad, por que entonces no tendrian los indulgentes a quien temer, seducir y engañar; obrarian en tal evento sin disimulo y se dexaria ver por todas partes la falacia de sus indultos.

Es de presumir que quando el escritor de la segunda carta delibera renunciar sus empleos luego, luego que sobrevenga la paz y tranquilidad, ha llegado á entender lo que hemos querido anunciar en nuestra advertencia. Pero sea de esto lo que se quiera, nosotros le rogamo que aprovechandose de las lecciones del Kempis, ó de la letra y espiritu del Evangelio de Jesu Christo, sea un perfecto imitador suyo, y por consiguiente un amante fino de la independencia y libertad de su pais.

ANGOSTURA 3O de ENERO de 1819.

Otra vez nuestro periódico, interrumpido desde 21 de Noviembre por enfermedad del Impresor, vuelve á salir á luz, con una mediana Ayuda encontrada entre los individuos que desde mas allá del Cabo Finis-terrae están llegando al servicio de la libertad contra la Tirania. Destinados á las armas, emplearía ventajosamente la de la Imprenta, mas formidable para los Tiranos, qualquiera otro Militar que viniese capas de auxiliar á nuestro valetudinario Impresor en esta importante práctica.

A este modo nos apresuramos á anunciar la arrivada de las fragatas Inglesas la Perseverancia y el Tártaro con una parte de la expedición del Capitán ELsom. Hemos celebrado muy cordialmente la llegada de este socoro, que comparado con A que esperamos de momento en momento, puede considerarse cosa la Vanguardia de una grande Expedición , Ó como partidas avanzadas de ella.— Entre los regocijos públicos que ha producido esta arrivada contamos el hacimiento de gracias verificado por un acto espontaneo del Señor Provisor Gobernador del Obispado en la Iglesia Catedral, el Domingo 17 del corriente. Inter Missarum sol mnia predicó religiosa, y patrióticamente el Presbítero C. Tomas Antonio Sosa. Asistieron gustosamente á esta función eclesiástica los mismos Oficiales Ingleses conductores del reciente auxilio, el Comisionado de los Estados Unidos de la América del Norte, Mr. B. Irvine , Su Excelencia el Señor Capitán. General Santiago Mariño, y otros muchos Empleados Civiles y Militares.

Es muy probable que la consequencia de tales premisas sea la entera, libertad de Venezuela en ell presente año. Podría contarse como segura la reconquista de nuestros Derechos en todo el territorio Venezolano antes de la creciente del Orinoco, si  tuviésemos la fortuna de desengañar desde ahora á los Americanos del Sur que están sirviendo al Rey de España contra su Patria, contra sus hermanos, y contra sus propios derechos : ellos son los unicos que auxilian al Tirano en su rabia contra la mas justa de todas las causas; y es con su auxilia que los opresores de la América han podido mantener su iniqua guerra ofensiva. En ninguna otra parte del mundó han podido hallar apoyo contra nosotros , por mas que lo han buscado desde los primeros años de nuestra gloriosa insurrección.—- Cansado el Tirano de solicitarlo en vano de las Potencias aliadas de la Europa, varió de tono, y pidió su Mediación amistosa. Desatendida esta petición, y reproducido el sistema de neutralidad , es muy conforme el maquiabelismo de la Corte de Madrid, y á si impotencia redoblar ha medios de la ilusión para no perder el servicio personal y pecuniario que recibe de nuestros infaluados paysanos.

Entre tantos valientes extranjeros que han venido á tomar parte en nuestra lucha ningunos exhiben a los partidarios del estólida Fernando una lección mas convincente de su error que los Ingleses. A esta Gran Nacion, entusiasta por la Independencia y Libertad, deben los Españoles el suceso de su revolución iniciada en Mayo de 1808, y toda la Europa el sacudimiento del Sistema Continental principiado por Carlos V. , seguido por Luís XIV. , y casi consumado por Napoleon Bona parte. Sin el auxilio y constancia de la Gran Bretaña muy presto hubieran sucumbido los insurgentes Españoles al poder colosal de la Francia. Todos ellos confiesan que si no hubiese sido justa su insurreccion, no habrían tenido este auxilio. ¿ Y lo tendríamos nosotros, si la nuestra no fuese la mas recomendable de todas ? ¿ Vendrían a favorecemos contra los Españoles Realistas aquellos mismos Ingleses que acababan de favorecerlos con su sangre y sus tesoros contra el despotismo militar del Imperio Frances, si nuestra Causa no fuese mas justa que la dé los insurgentes dé la Península?

 Al verlos comprometidos en muestra lucha , al observar tanto numero de extangeros de los mas ilustrados y libres, corriendo de lexanas tierras , y atravesando el Occeano á nuestro socorro, ¿habrá todavía quien dude de lo justicia con que nos defendemos, y dé la injusticia de nuestros ofensores? El salvage de Rio Negro palparé la sin razón de estos, y el mérito, é importancia de nuestra Causa, quando la vea favorecido de los mejores hombres de las Naciones mas sabias, mas poderosas y liberales, y quando en ayuda del Tirano no halle otros seres que una porción de Colonos abjectos, y deslumbrados, á quienes la mano del poder arbitrario les ató desde tu infancia una benda sobre los ojos de su entendimiento. Estos son los únicos auxiliares del partido de la tiranía, los únicos que ven tinieblas en donde resplandece la luz; que están creyendo que el despotismo es el Derecho natural, que la ignorancia es la verdadera Filosofia , que las preocupaciones son verdades eternas , y que la superstición es culto mas grato al Ser Supremo. y Despertad, hermanos, de este letargo ; quitad la benda de los ojos de vuestra razón, venid á participar de la gloria que merecen los Héroes de la Libertad, y no queráis insistir mas en una carrera obscura e ignominiosa !!!

Impreso por Andres Roderick, Impresor del
Supremo Gobierno, calle de la Muralla n° 83.