logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 70. Angostura, Sábado 8 de Julio de 1820

Correo del Orinoco 1820 N° 70

ACTA DE INDEPENDENCIA DE VENEZUELA.

En el Nombre de DIOS Todopoderoso.

Nosotros los Representantes de las Provincias Unidas de Carácas, Cumaná, Barínas, Margarita, Barcelona, Mérida, y Trujillo, que forman la Confederacion Americana de Venezuela en el Continente Meridional, reunidos en Congreso, y considerando la plena y absoluta posesion de nuestros derechos, que recobramos justa y legitimamente desde el 19 de Abril de 1810, en consecuencia de la jornada de Bayona, y la ocupacion del Trono Español, por la conquista y sucesion de otra nueva Dinastia, constituida sin nuestro consentimiento: que remos ántes de usar de los derechos de que nos tuvo privados la fuerza, por mas de tres siglos, y nos ha restituido el órden político de los acontecimientos humanos, patentizar al Universo las razones, que han emanado de estos mismos acontecimientos, y autorizan el libre uso que vamos à hacer de nuestra Soberanía.

No queremos, sin embargo, empezar alegando los derechos que tiene todo pais con quistado, para recuperar su estado de propiedad é independencia: olvidamos generosamente la larga serie de males, agravios y privaciones, que el derecho funesto de conquista ha causado indistintamente à todos los descendientes de los descubridores, conquistadores y pobladores de estos países, hechos de peor condicion, por la misma razon que debia favorecerlos; y corriendo un velo sobre los trescientos años de dominacion española en América, solo presentarémos los hechos auténticos y notorios, que han debido desprender y han desprendido de derecho à un mundo de otro, en el trastorno, desórden y conquista que tiene ya disuelta la la nacion española:

Este desórden ha aumentado los males de la América, inutilizándole los recursos y reclamaciones, y autorizando la impunidad de los gobernantes de España, para insultar y oprimir esta parte de la nacion, dejàndola sin el amparo y garantia de las leyes.

Es contrario al órden, imposible al Gobierno de España, y funesto à la América, el que teniendo esta un territorio infinitamente mas extenso, y una poblacion incomparablemente mas numerosa, dependa y esté sugeta à un ángulo peninsular del Continente Européo.

Las cesiones y abdicaciones de Bayona; las jornadas del Escorial y de Aranjuez, y las órdenes del lugar Teniente, Duque de Berg, à la América, debieron poner en uso los derechos que hasta entonces habian sacrificado los Americanos, à la unidad é integridad de la nación española.

Venezuela àntes que nadíe reconoció y conservó generosamente esta integridad por no abandonar la causa de sus hermanos, mientras tuvo la menor apariencia de salvacion.

La América volvió à existir de nuevo, desde que pudo y debió tomar a su cargo su suerte y conservacion; como la España pudo reconocer, ó no, los derechos de un Rey que habia apreciado mas su existencia que la dignidad de la nacion que gobernaba.

Cuantos Borbones concurrieron à las invalidas estipulaciones de Bayona, abandonando el territorio Español, contra la voluntad de los pueblos, faltaron, despreciaron, y hollaron el deber sagrado, que contrajeron con los Españoles de ambos mundos, cuando con su sangre y sus tesoros, los colocaron en el trono à despecho de la casa de Austria; por esta conducta, quedaron inhabiles, é incapaces de gobernar à un pueblo libre, à quien entregaron como un rebaño de esclavos.

Los intrusos Gobiernos que se abrogaron la representacion nacional, aprovecharon perfidamente las disposiciones, que la buena fé, la distancia, la opresion, y la ignorancia, daban à los Americanos contra la nueva Dinastia, que se introdujo en España por la fuerza; y centra sus mismos principios, sostuvieron entre nosotros la ilusion à favor de Fernando, para devorarnos y vexarnos impunemente cuando mas nos prometian la libertad, la igualdad y la fraternidad, en discursos pomposos, y frases estudiadas, para encubrir el lazo de una representacion amañada, inútil y degradante.

Luego que se disolvieron, substituyeron y destruyeron entre sí las varias formas de Gobierno de España, y que la ley imperiosa de la necesidad, dictó à Venezuela el conservarse asimisma, para ventilar y conservar los derechos de su Rey, y ofrecer un asilo à sus hermanos de Europa, contra los males que les amenazaban, se desconoció toda su anterior conducta, se variaron los principios, y se llamó insurreccion, perfidia é ingratitud, à lo mismo que sirvió de norma à los Gobiernos de España, por que ya se les cerraba la puerta al monopolio de administracion, que querian perpetuar à nombre de un Rey imaginario.

A pesar de nuestras protestas, de nuestra moderacion, de nuestra generosidad, y de la inviolabilidad de nuestros principios, contra la voluntad de nuestros hermanos de Europa, se nos declara en estado de rebelion; se nos bloquea; se nos hostiliza; se nos envian agentes à amotinarnos unos contra otros, y se procura desacreditarnos entre todas las naciones de Europa, implorando sus auxilios para oprimirnos.

Sin hacer el menor aprecio de nuestras razones, sin presentarlas al imparcial juicio del mundo, y sin otros jueces que nuestros enemigos, se nos condena à una dolorosa incomunicacion con nuestros hermanos; y para añadir el desprecio à la calumnia se nos nombran apoderados contra nuestra expresa voluntad, para que en sus Córtes dispongan arbitrariamente de nuestros intereses, bajo el influjo y la fuerza de nuestros enemigos.

Para sofocar y anonadar los efectos de nuestra representacion, cuando se vieron obligados à concedernosla, nos sometieron à una tarifa mezquina y diminuta, y sugetaron à la voz pasiva de los Ayuntamientos, degradados por el despotismo de los Gobernadores, la forma de la eleccion: lo que era un insulto à nuestra sencillez y buena fé, mas bien que una consideracion à nuestra incontestable importancia política.

Sordos siempre à los gritos de nuestra justicia, han procurado los Gobiernos de España, desacreditar todos nuestros esfuerzos, declarando criminales, y sellando con la infamia, el cadalso y la confiscacion, todas las tentativas, que en diversas épocas, han hecho algunos Americanos, para la felicidad de su país, como lo fué, la que últimamente nos dictó la propia seguridad, para no ser envueltos en el desórden que presentamos, y conducidos à la horrorosa suerte, que vamos ya à apartar de nosotros para siempre: con esta atroz política, han lo grado hacer à nuestros hermanos, insensibles à nuestras desgracias, armarlos contra nosotros, borrar de ellos las dulces impresiones de la amistad, y de la consanguinidad, y convertir en enemigos, una parte de nuestra gran familia. Cuando nosotros fieles a nuestras promesas, sacrificabamos nuestra seguridad y dignidad civil, por no abandonar los derechos que generosamente conservamos à Fernando de Borbon, hemos visto, que à las relaciones de la fuerza que le ligaban con el Emperador de los Franceses, ha añadido los vinculos de sangre y amistad, por los que hasta los Gobiernos de España, han declarado ya su resolucion, de no reconocerle sino condicionalmente.

En esta dolorosa alternativa hemos permanecido tres años en una indecision y ambigüedad política, tan funesta y peligrosa, que ella se lo bastaria à autorizar la resolucion que la fé de nuestras promesas, y los vínculos de la fraternidad, nos habian hecho diferir; hasta que la necesidad nos ha obligado à ir mas allá de lo que nos propusimos, impelidos por la conducta hostil, y desnaturalizada de los Gobiernos de España, que nos ha relevado del juramento condicional, con que hemos sido llamados à la augusta representacion que ejercemos.

Mas nosotros que nos gloriamos de fundar nuestro proceder en mejores principios, y que no queremos establecer nuestra felicidad sobre la desgracia de nuestros semejantes, miramos, y declaramos como amigos nuestros, compañeros de nuestra suerte, y participes de nuestra felicidad, a los que unidos con nosotros por los vínculos de la sangre, la lengua, y la religion, han sufrido los mismos males en el anterior órden; siempre que reconociendo nuestra absoluta independencia de él, y de toda otra denominacion extraña, nos ayuden à sostenerla con su vida, su fortuna y su opinion, declarándolos y reconociéndolos (como à todas las de mas naciones), en guerra enemigos, y en paz amigos, hermanos, y compatriotas.

En atencion à todas estas sólidas, públicas, é incontestables razones de política, que tanto persuaden la necesidad de recobrar la dignidad natural, que el òrden de los sucesos nos ha restituido; en uso de los imprescriptibles derechos que tienen los pueblos, para destruir todo pacto, convento ò asociacion que no llena los fines para que fueron instituidos los Gobiernos, creemos que no podemos ni debemos conservar los lazos que nos ligaban al Gobierno de España, y que como todos los pueblos del mundo, estamos libres y autorizados, para no depender de otra autoridad que la nuestra, y tomar entre las Potencias de la tierra, el puesto igual que el SER SUPREMO y la Naturaleza nos asignan, y à que nos llama la sucesion de los acontecimientos humanos, y nuestro propio bien y utilidad.

Sin embargo de que conocemos las dificultades que trae consigo, y las obligaciones que nos impone el rango que vamos à ocupar en el órden politico del mundo, y la influencia poderosa de las formas y habitudes à que hemos estado, à nuestro pesar, acostumbrados; tambien conocemos que la vergonzosa sumision à ellas, cuando podemos sacudirlas, seria mas ignominioso para nosotros, y mas funesto para nuestra posteridad, que nuestra larga y penosa servidumbre, y que es ya de nuestro indispensable deber proveer à nuestra conservacion, seguridad y felicidad, variando esencialmente todas las formas de nuestra anterior Constitucion.

Por tanto, creyendo con todas estas razones satisfecho el respeto que debemos à las opiniones del género humano, y à la dignidad de las demas naciones, en cuyo número vamos à entrar, y con cuya comunicacion y amistad contamos: nosotros los Representantes de las Provincias unidas de Venezuela, poniendo por testigo al SER SUPREMO  de la justicia de nuestro proceder, y de la rectitud de nuestras intenciones; implorando sus divinos y celestiales auxilios, y ratificandole, en el momento en que nacemos à la dignidad, que su providencia nos restituye el deseo de vivir, y morir libres, creyendo y de defendiendo la Santa Católica y Apostólica Religion de Jesu Cristo: Nosotros, pues, à nombre y con la voluntad, y autoridad que tenemos del virtuoso. Pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al mundo, que sus Provincias unidas son y deben ser, desde hoy de hecho y de derecho Estados libres, Soberanos é Independientes, y que están absueltos de toda submision y dependencia de la corona de España, o de los que se dicen, ò dijeren apoderados o representantes, y que como tal Estado libre é independiente, tiene un pleno poder, para darse la forma de Gobierno, que sea conforme à la voluntad general de sus pueblos, declarar la guerra, hacer la paz, formar alianzas, arreglar tratados de comercio, límites y navegacion, hacer y ejecutar todos los demas actos que hacen y ejecutan las naciones libres é independientes. Y para hacer valida, firme y subsistente esta nuestra solemne declaracion, damos y empeñamos mútuamente unas Provincias à otras, nuestras vidas, nuestras fortunas, y el sagrado de nuestro honor nacional. Dada en el Palacio Federal de Caracas, firmada de muestra mano, sellada con el gran Sello Provisional de la Confederacion, refrendada por el Secretario del Congreso, à cinco dias del mes de Juno del año de mil ochocientos once, el primero de nuestra Independencia.= El Presidente del Congreso, Juan Antonio Rodriguez Dominguez.= El Vice Presidente, Luís Ignacio Mendoza.—(Siguen las firmas de los Diputados. )

5 DE JULIO.

Celebramos este dia memorable en Venezuela con todo el contento que debia inspirarnos la diferencia que experimentamos entre nuestra anterior condicion de servidumbre y ayeccion, y la noble y racional à que hemos sabido elevarnos. Las demostraciones de regocijo publico, y de gratitud al Todopoderoso, los placemes à que à todos excitaba la conmemoracion de la denodada resolucion que los representantes del Pueblo Venezolano tomaron en igual dia de 181 l: la firme decision que se descubria en todos los semblantes, de ser fieles à ella, y perecer àntes que retrogradar un punto en la causa del hombre social, y en defensa de nuestros derechos naturales, prueban sobradamente que la garantia dada por nuestros representantes en este acto augusto no solo fué suficiente y será siempre eficaz, sino que el pueblo bien convencido del empeño que tomó entonces sobre sí ácia las naciones de la tierra, está dispuesto á dar cada dia nuevas pruebas de merecer el rango à que se elevó con aquella declaracion.

La circunstancia de haberse publicado y ser notorio el manifiesto ó insidiosa invitacion que el Rey de España ha hecho últimamente à  los Americanos, contribuyó à aumentar el entusiasmo que debe siempre inspirar el Acta de nuestra Independencia, y nuestra enhiesta y ventajosa actitud. Ninguno veia sino como el mas extravagante delirio la necia pretencion de que hayamos de renunciar à los bienes de un Gobierno propio, por someternos otra vez à un Gobierno extrangero y odiado, que con Córtes ó sin ellas ha sido igualmente cruel, pérfido y egoista. Algunos detenian su consideracion en la demencia que ha sido necesaria para descubrir en el mismo ofrecimiento la alevosia de la invitacion: à otros solo causaba enfado la degradante asignacion de Diputa dos en Córtes que la mezquindad española ha hecho a todo un hemisferio sin su voluntad y como de limosna : cual no veia en esta manifestacion del habito de dominar sino un insulto nacional, y desprecio de los laureles conseguidos : cual se abstenia aun de mezclarse en la reprobacion general, porque creia que aun ello solo fuese un ultrage á los que con su sangre sellaron nuestra emancipacion. Mas si habia diversidad en el concepto que cada uno hubiese formado sobre el importuno manifesto de Fernando, todos recordaban con recocijo las proesas que nos han hecho capaces de celebrar el décimo aniversario de nuestra Independencia; todos encontraban nuevos garantes de su duracion en la felíz concentracion que à producido à COLOMBIA; y todos se renovaban mútuamente el juramento sagrado de sucumbir a la cuchilla enemiga ántes que à sus designios de usurpacion. S.E. el Vice-Presidente interino de Colombia, que con todas las demas Autoridades habian asistido à dar gracias al Altísimo por la continuacion de la manifiesta proteccion que dispensa a la causa comun, al despedirse de ellos y del concurso numeroso que lo acompañó al palacio, dijo:

“El hacimiento de gracias que acabamos de dirigir al SER SUPREMO, celebrando el aniversario de la INDEPENDENCIA DE VENEZUELA, puede servir de contestacion al Manifiesto conque nos llama Fernando 7.º à jurar la Constitucion Española de 1812. Este llamamiento abunda de sentimientos de justicia y humanidad que nunca ha poseido el corazon de aquel monarca; y mentiroso en su lenguage, lo es sobre todo al titularse tierno padre de los Americano el que no puede alegar siquiera el haber sido un buen hijo. No es el órgano constitucional de la nacion española en el presente caso, y sin embargo nos habia y amenaza como si hubiese precedido una deliberacion de las Córtes que debiese ejecutarse de este modo. Con los males de la guerra amenaza à una gente à quien no han podido intimidar los estragos y horrores de la mas horrible matanza. Pretender  arredrar con tales amenazas à unos hombres que no lo han podido ser con mas de 10 años de guerra-a-muerte, es demasiada necedad. Seriamos los mas despreciables, si ahora diesemos siquiera un paso atras en la ilustre carrera que emprendimos: clamaria contra nosotros al Cielo la sangre de todos los que han muerto en esta gloriosa lucha; y la de aquellos beneméritos extrangeros que animados del amor à la libertad vinieron à tomar parte en la lid, clamaria tambien à sus parientes, à sus amigos y conciudadanos, y en cada uno de ellos hallaría un vengador justamente irritado. Los incursos en semejante ruindad serian en todas partes el objeto de la burla y menosprecio; y merecerian ser detestados y vilipendiados de todas las Potencias interesadas en la emancipacion de estos paises. Siga pues Venezuela celebrando eternamente el aniversario de su independencia, y quiera Dios que los que hoy nos complacemos en este triunfo de la soberanía del pueblo vivan para celebrar otros muchos, y en mejor situacion.”

INVITACION A LA AMERICA DEL SUR.

(Debemos a la atencion de uno de los amigos del Correo la siguiente Invitacion. Creemos oportuna su publicacion, y nuestros lectores no dejarán de percibir el mérito que tiene.)

La España que en 1812 dió un paso colosal acia su felicidad, adoptando la doctrina de la naturaleza en el reconocimiento de los derechos del hombre, se viò repentinamente reducida a una degradacion la mas sérvil é ignominiosa. El manto espantoso del despotismo cubríò todo el hemisferio de Iberia. El Altar de la Patria fué profanado por las toscas é impias manos del feudalismo y la inquisicion. El sagrado código constitucional fué reemplazado por las sangrientas leyes de Dracon, y de Calígula. El cetro de hierro derribó los baluartes de la libertad nacional. Los cadalsos, la expatriacion, las masmorras religiosas, la prescripcion general del buen sentido y de las luces vinieron a ser el destino de varones fuertes, de hombres ilustres, de ciudadanos célebres. Triunfaron la barbarie, la supersticion, y el egoismo. Y la España llego a ser lo que Roma bajo de Neron, lamentada de sus hijos, y abominada de sus vecinos.

Esta desgraciada situacion era demasiado violenta para poderse perpetuar. Un trueno sordo circulaba en toda la Península, y anuncíaba una terrible erupcion: las conmociones sofocadas en una provincia, empezaban en otra. El déspota y sus satélites voltigeaban, como las aves nocturnas: la rabia y el temor dirigian sus pasos vacilantes, y en cada huella dejaban señales indelebles de su debilidad, ó de su furor. El fuego interno que agitaba todos los espiritus era inflamado por los escritores nacionales desde los paises de su emigracion. La crisis era tremenda, y por fin el momento de la explosión sucedió.

En los primeros dias de 1820, las tropas acantonadas en la isla de Leon para pasar a América levantaron el grito de insurreccion, y bien pronto este movimiento fué general en toda la Península. El ejército del Rey cambió a la vista de los soldados de la libertad. Madrid es cercado por todas partes, y Fernando en la dura alternativa de acomodarse al voto de sus pueblos, ó descender del trono, jura la Constitucion y ordene la convocacion de las Córtes generales. La inquisiciones abolida abiertas las cárceles a todos los prisioneros por opiniones políticas, y promulgada la libertad de la Prensa. El timon del Gobierno es encargado a una Asamblea de personas que obtenia la confianza pública: la Constitucion de 1812 es jurada con entusiasmo: en todos los lugares desde el Guadalquivir hasta el Ebro resuenan las dulces voces de “Viva la Libertad, Viva la Nacion.” Las cenizas de Porlier son conducidas en triunfo : himnos de loor  y reconocimiento se entonan a los martires de la Patria. Y la España ilustrada en sus desgracias toma una actitud gloriosa é imponente que va a elevarla al rango de que jamas ha gozado.

La rapida sucesion de estos acontecimientos apénas dió lugar a la América para fijar sobre ellos su atencion. Sin embargo los primeros movimientos de la Peninsula la hicieron concebir temores no poco fundados de la conducta ulterior que esta adoptaria con respecto à las posesiones tras-atlánticas: temores deducidos de los procedimientos de aquella en su anterior revolucion., Asi abriendo los ojos de la prevision, que han esclarecido diez años de luz, aguardó con impaciencia la senda que su antigua Señora iba a emprender en su transformacion política, a fin de invelar ella irrevocable mente sus resoluciones subsecuentes.

Con todo, las desgracias acumuladas sobre el suelo Español durante el periodo del terrorismo, cuyo imperio dividian Fernando y la Inquisicion: la amarga, pero instructiva leccion que en los paises extrangeros han tomado las personas de mas juicio y distincion de la Península : el grito del Universo entero que sanciona la emancipacion de la América, como un decreto escrito por el dedo mismo de la naturaleza, y especialmente la ruina que la guerra colonial ha acarreado à los diversos ramos de la prosperidad de la metrópoli; todo parecia anunciar que la España de 1820, lejos de abrazar las idéas que pronunciò con insénsato orgullo en su precedente insurreccion, cooperaria por su propio interés à la Independencia Americana, cuando ménos suspendiendo el azote desolador que tan cruelmente ha descargado sobre aquellos bellos paises.

Pero estaba reservado a esta nacion feroz presentar a la vista de toda la tierra el objeto mas contradictorio de magnanimidad y de bajeza: de filantropia y de crueldad; de sabiduria y de barbarie. Ella rompe las cadenas del despotismo, y al propio tiempo las presenta a la América por gages de paz y de fraternidad. Ella promulga los derechos del hombre en sociedad; y manda a los paises de Ultramar que se sometan a la voluntad soberana de la Madre Patria. Ella se arma del código decretado por sus Còrtes, lo proclama, lo jura, y conforme a el se asigna 180 Diputados para sus nueve millones de habitantes, y para los 17 millones que existen en la América solo concede 30 Delegados. Ella en fin ofrece a Colombia el ramo de oliva, si inclina su cerviz al yugo constitucional, ó el exterminio y la muerte, si no sucumbe.

¡Americanos del Sur ¡ Leed la proclama que Fernando os dirige en 21 de Marzo, y el Manifiesto de la Junta provisoria de 24 del propio mes y vosotros hallareis en estas dos piezas al parecer tiernas y paternales el sumario de vuestra futura suerte: vereis que ya no son por los efímeros esfuerzos del Club mercantil de Cádiz que se es amenaza, sino por el voto unànine y mutuo de Fernando, y de la nacion de que él es el gefe. El os dice, rendios ó descargaré sobre vuestras cabezas todo el poder de que me veo investido, tanto mas fuerte y robusto, como que para dominaros cuente con el impulso simultaneo de todos mis pueblos. Vereis que el idioma de la Junta provisoria es el mismo de que usó la Central en 1810; y vereis que la España liberal, ilustrada y grande en su reorganizacion interior, con respecto a la América, es tirana, ignorante y pequeña.

Es un delirio creer que la Constitucion Española mejore el estado colonial de la América del Sur. La libertad individual y la igualdad civil no son bienes que se disfrutan en las colonias españolas sea cual fuese el sistema adoptado por la metrópoli. Bajo la salvaguardia de la Constitucion, MonteVerde en Venezuela hollando el pacto sagrado de una solemne capitulacion se erigió en Sultan, y fué dueño absoluto de la vida y de la seguridad de sus habitantes. El estallido del cañon, el ruido de las campanas, las demostraciones de un júbilo público anunciaron en Caracas en 1812 que la Constitucion Española se estaba promulgando, y en el acto mismo millares de personas ilustres, de todas clases y condiciones fueron arrestadas, amarradas y conducidas ígnominiosamente a las bóvedas y calabozos: el sagrado de las casas era profanado constitucionalmente. Constitucionalmente morian en las carceles y pontones multitud de hombres privados del aire libre, y aun de los recursos que se dispensan à las bestias feroces. Cada Español Constitucional era el arbitro del reposo y de la Hacienda del Americano tan dócil siempre, como generoso y grande.

   Es ahora que debemos recorrer con espanto las paginas ensangrentadas, de la historia del Continente de Colon. ¡Oh Qué horrorosa perspectiva se nos presenta!  El imperio de los Incas, el Templo de Sol, el Trono de México, todos los Gobiernos federativos y patriarcales que existian en el nuevo mundo en el siglo 14 ¿dónde estan? Tu sabio y filantropo las Casas desciende del templo de la inmortalidad y explica a las generaciones presentes cual fué el destino del generoso Montezuma, del valiente Goauimotzin, del gran Ataliba, de tantos varones fuertes, de millones de Indios mansos é inermes que gozaban de una paz profunda, de los ricos bienes con que la naturaleza los doto, y de una independencia la mas completa y dichosa !Ah ¡ Un grupo de Vandalos fué bastante para imponer a tantos hombres libres, el yugo mas pesado: y la Catòlica España a nombre de un Dios de amor y de humildad, desencajò los montes, arrazó, los pueblos, incendió reinos enteros, agotó los rios, é hizo vertir otros de sangre y de lagrimas, y formó Cristiana à la América, haciendo desaparecer de la faz de un Continente inmenso mas de treinta millones de seres inteligentes. Y el monstruo del fanatismo, como dice Marmontel rodeado de víctimas y de escombros, sentado sobre montones de cadáveres, extendiendo sus miradas por todas estas inmensas ruinas se aplaudió y glorificó al Cielo de haber coronado sus trabajos. Y la España elevando al grado de los héroes à los Cortés, Albarados, Pizarros, Almagros y demas verdugos del continente ecuatorial dejó sus nombres escritos para la abominacion de las razas futuras.

Este cuadro de horrores consagrado en los anales indestructibles de la verdad ha sido constantemente retocado desde Fernando é Isabel, hasta el actual Fernando. Enorgullesida la madre patria con el asombroso poder que le dió la adquisicion del nuevo mundo sentó por principio inviolable de su política colonial que la América era sú heredad y patrimonio, y como tal ejercio sobre ella en los siglos seguientes todo el Señorio que la fuerza, la ilusion y el freno del fanatismo hacian terrible y formidable.

La América por las leyes infalibles con que la naturaleza desarrolla todos los seres llegó a conocerse y este fué el momento mas crítico de su existencia, al tiempo mismo que la España pugnando por sacudir el yugo extrangero reconoció tambien sus derechos y promulgò esa Constitucion, que habria fascinado entonces los ojos de las colonias si los Legisladores  peninsulares hubieran contentadose con concederles una represen racion igual en las Cortes de la nacion. Fué todo lo contrario, y esta conducta anti-social iluminó de nuevo a los Americanos, que desde luego juraron confundirse bajo las ruinas de sus pueblos, ó ser independientes de un dominio de arbitrariedad y vandalismo.

Sí, Americanos Con la Constitucion y à nombre de las Córtes la España concedió sobre vosotros poderes absolutos al comisionado Cortabaria. Las Córtes os enviaron nuevos Pizarros  que os devorasen : ellas autorizaron las depredaciones de Monteverde, los excesos de Cajigal y las enormes crueldades de Zuazola, Martinez, Boves, y Yañes, Puy, Morales y otros en Venezuela, de Callejas en México, de Tacon en Nueva Granada, y de una multitud de Lobos que han desolado los mas herrnosos paises de vuestro territorio. La España casi toda sometida al imperio francés desmembraba sus ejércitos para enviaros verdugos que os asesinasen. Y las Cortes condecorandolos y retribuyéndolos sancionaron todos sus delitos de la manera mas propia para convenceros de que el Americano debe ser imbécil esclavo del Hispano-Européo, ó su victima.

Y¿qué pretende ahora esta misma España de vosotros, Americanos? Que olvideis los agravios pasados, y os incorporeis a la masa de la nacion para que con el oro de vuestras minas, y con vuestras ricas producciones pueda ella organizar y consolidar un nuevo sistema que contribuya el nuevo mundo á la prosperidad y engrandecimiento de una pequeña fraccion del Continente Européo: que vosotros mismos mageis el hierro de las cadenas constitucionales con que sereis esclavizados bajo de nombres y formas diversas que os sometais a la representacion en Cortes misma, é imperfecta que antes se os concedió por un rasgo de su generosidad maternal ; que en lugar de Visires y Satrapas, os envien Prefectos y Cuestores que os gobiernen y dominen à nombre de la Constitucion ; que vegetais en vuestro pais como el arbusto en los lugares fangosos: en fin que siendo Españoles de Ultramar no podais enriqueceros, instruiros, elevaros sino segun las reglas que os, prescriban vuestros amos constitucionales. Si : jamas la España podra veros sino con el sobreojo de la envidia, con el desprecio de Criollos, y con la orgullosa fanfarronada de haber sido los Conquistadores de vuestro pais. Don Villagomez, Diputado en las Córtes pasadas, dijo a la faz del mundo, que la América no era la propiedad de la España, sino del Monarca por que fué conquistada con las joyas de la Reina Isabel. Ved ahí Americanos al Español: ved ahí vuestra sentencia que ratifica en su proclama el Gran Fernando VII. cuando es conjura a la dependencia, ó a vuestra total ruina.

“Independencia ó Muerte;” Este es, Americanos, la única contestacion que debeis dar a la delirante España: este ha de ser el lema de vuestras banderas; este el único objeto de vuestros nobles esfuerzos. Todo pacto, toda reconciliacion, todo acomodamiento que no tenga por base este principio sublime de vuestra felicidad, es nulo por que es anti-natural: barbaro por que condena vuestros nietos a la servidumbre y a la ignominia: vil y bajo porque teneis en vuestro propio poder toda la preponderancia que dan el valor y la justicia: es un crimen en fin de lesa-patria que os acarrearia un baldon eterno.

¡Qué! ¡Diez años de lagrimas, de dolor, y de miserias : diez años de hambres, de muertes, de incendios, de desolacion, y de horrores seran perdidos para vuestros hijos a quienes no dejareis otro patrimonio que luto, pobreza y esclavitud!!!

¡Y vosotros manes ilustres, sombras celestiales de Girardot, Villapol, Campo Elias, Aldaos, Semas, Tebar, Rivas, Ustariz, Palacio, Caldas, Salazar, Torres, París, Anzoátegui, y de mas Héroes que derramaron su sangre por la Independencia de Colombia, salid de la mansion gloriosa de los Brutos, de los Camilos, de los Decios, y mostrando a vuestros hermanos las marcas venerables de vuestros valor; decidles cuales fueron vuestros últimos votos, y cual es el decreto inefable del Supremo Organizador!!!

“Independencia ó Muerte;” Sí: este es el ultimatum de la América: ella desafia a la España si lo contradice, y la ofrece desde el Cabo de Hornos al Istmo de Panama una inmensa tumba, donde seran sepultados cuantos traspasando los límites de la naturaleza, vengan a subyugarla.-UNO-DE-VOSOTROS.

Resumen de las noticias de España.

Madrid, Marzo 16 de 1820.- Esta Capital continua én la más perfecta tranquilidad. La Junta Provisional de acuerdo con el Rey se ocupa de las rentas publicas, que se hallan en el mas alarmante estado. Nada se ha recibido en la tesorería desde el mes de Enero. Se ha publicado una Real, Orden sobre que se cobre todo lo atrasado, y continue el sistema de impuestos, basta que las Córtes arreglen el que haya de observarse generalmente. Cartas de Cataluña dicen que el General Castaños está arrestado: él fué fiel al Rey hasta el último momento. La agitacion en Valencia no ha cesado. El General Elio mantuvo aquella provincia subyugada, hasta que recibió órdenes de la Còrte; entonces no halló otro refugio para no experimentar el enojo del pueblo, que la lealtad de su sucesór: permanece preso en la ciudadela.

El General Castaños y sus Edecanes, el General Copons, el Marqués de Villel y otros van a ser remitidos de Barcelona a este Capital con una fuerte escolta. Fué necesaria su prision para restablecer la tranquilidad en Barcelona, en donde el pueblo clamaba por la Constitucion, Se dice que la Junta Provisional enviará comisionados à las diversas partes de la America del Sur con instrucciones que propondian à restablecer la paz allí. Se espera que las nuevas Repúblicas se unirán al resto de la nacion bajo una monarquia constitucional(1): Los Americanos en Londres han declarado que sus provincias estan dispuestas à esta union (2).

Al proclamar la Constitucion en Santander el 16 de Marzo, se tomaron algunas medidas de rigor, como arrestar al Gobernador Quesada, al negociante Vial, y a otros.

El General Arizaja, que estaba en San Sebastian ha muerto de pesar, al ver la ruina del partido enemigo de las Córtes! ( ¡Qué pérdida para la España!)

En Valencia el pueblo pide con urgencia que se juzgue al General Elio.

Marzo 19—Se ha publicado una Real Orden, en la cual se nombran los que han de componer el nuevo Consejo de Estado, a saber: D. Joaquin Blake, Presidente; D. Pedro Agar; L). Gabriel Ciscar; el Cardenal de Borbon ; D. A. Garcia; D. Martin Garay; D. Francisco X. Castanos; D. J. Mariano Almanza; D. Pedro Ceballos; el Marqués de Piedra Blanca; D. Justo María Ibar Navarro; D. José Aycinona; D. Antonio Ranz Romanillas D. Francisco Requena; D, Estevan Vargas; D. Juan Lyando, Secretario, y D. Juan Martin Madrid David, Secretario. Los que, componian anteriormente el Consejo de Estado, conservarán el titulo de consejeros honorarios de Estado, y ademas los honores y emolumentos. Por otra Real Orden se ha nombrado a D. Evaristo Perez de Castro principal Secretario de Estado y del de pacho, en lugar del Duque de San Fernando, que renuncio.

Por otro decreto se nombró Secretario del Despacho de Guerra al Marqués de las Amarillas en lugar de LM, José Maria Alós, que renunció.

Por otro, se nombró á D. Antonio Porcel, Secretaria de Gubernacion de Ultramar.

El Duque del Parque vá-à remplazar al Duque Fernan Nuñez en la embajada de Paris. El Duque de Frias reemplaza al Duque de San Cárlos en la de Lóndres. El Duque de San Fernando sucederá en la de Viena á D. Pedro Ceballos, que viene al Consejo de Estado. Varios Plenipotenciarios parten tambien a remplazar à los que hay en Portugal, Napoles, Dresde, y Berlin.

Entre otras cartas que acaban de recibirse por un buque que llegó últimamente de la Guaira, na venido una del General Morillo à su suegro en que se queja mucho de la falta de buques de guerra, que protejan la costa, y alivien en algun modo las guarniciones.

El General Lozada Señor de Pol y de Torrejon reunió algunas tropas, tanto regladas como milicianos, y procedió contra el ejército nacional de Galicia. Huvo una accion el 9 de Marzo en Padernela, en que aunque uno de los primeros tiros mató desgraciadamente al General Felix  Alvarez  Acevedo, aquel fué completamente derrotado y sus tropas dispersas.  La Junta de Galicia ha declarado al General Acevedo Benemérito de la Patria en grado heróico; y ha mandado que su nombre se mencione siempre en el calendario y de un modo honroso en el dia de su muerte; que se le exija un monumento en la ciudad de la Coruña : que se le hagan funerales en toda la provincia, y que tanto la poblacion como el ejército se vista de luto por tres dias.

Marzo 20:—Los Gallegos tienen 60,000 hombres sobre las armas; y dicen que no las depondrán hasta que las Córtes no esten reunidas.

Ha llegado el Correo de Cádiz, y trae los detalles mas melancólicos. Los horrores que se han cometido allí exceden à lo que pensabamos: se dice que hubo de cuatro cientos à quinientos muertos y mil heridos: la soldadezca saqueó varias casas; y desde el 10 las calles estàn entera mente desiertas. El 14 se publicó una proclama, ordenando al pueblo a abrir las tiendas; mas ninguno se ha atrevido á salir de sus casas. El pueblo de los alrededores està

—————————————–

(1.) Sí: por lo mucho que ganaran con la union. 149 Diputados Européos y 80 Americanos suplentes compondrán las próximas Córtes. Han sido generosos, que en las anteriores solo asignaran a la América 20. Mas dejando aparte este bello razgo de generosidad, podria preguntárseles  ¿qué ventajas resultaran al nuevo mundo de cambiar un tirano por 149. ¿Se duda? Exàminense sus medidas de Gobierno.

(2) Es falso. Cuando apareció esta noticia en las gacetás Francesas fue inmediata, expresa, y terminantemente contradicha por los Agentes ó Representantes de los Gobiernos de la América Meridional en Inglaterra, con la adicion de que por satisfactoria que fuese à sus Gobiernos respectivos el establecimiento de un sistema constitucional en la Península, no debia creerse que ellos renunciaràn à las ventajas de un Gobierno propio, y de perfecta independencia; y que la revolución continuaria su marcha hasta haber conseguido su objeto.

—————————————–

armándose; y se dice que el General Freire ha obrado con doblez: sus cartas à O’Donnel lo confirman pues el 10 le escribió: “La guarnicion de Cádiz, fiel à los principios de adhesion à la augusta persona del Rey, ha destruido con noble ardor el proyecto de proclamar la Constitucion, que me compelió el pueblo á ofrecerle ayer de un modo tumultuoso, cuando fui à apaciguarlo.”

Parece que el Coronel Riego despues de varias contra marchas se retirá à Moron. Tres oficiales del ejército de o Donnel que se introdujeron en su campo le inspiraron falsa seguridad pintándole el ejército de O’Donnel como pronto a  unirsele; y fiado en estas promesas, envió parte de sus tropas à una expedicion que meditaba, y se quedó con solos 150, esperando que se le uniese el cuerpo de O’Donnel y toda la Andalucía; mas presto se vió rodeado de 2000 hombres del regimiento de Numancia. Obligado à ceder al mayor número consiguió escapar, casi por milagro ácia Córdova. Muchos de sus oficiales y soldados fueron hechos prisioneros y llevados a Sevilla ; mas a tiempo que los ponian en prison, la multitud acudió a las calles en grandes grupos proclamando la Constitucion, y ellos quedaron en libertad. Riego y O’Donnel supieron en Córdova los sucesos del 8 de Marzo; y algunos dicen que O’Donnel, temiendo el furor del pueblo, se refugió á Gibraltar.

El Arzobispo de Zaragoza ha sido arrestado con no poca  furia, por haber reusado jurar la Constitucion. ha sido enviado fuera de Cataluña, por que se descubrieron sus intrigas; y la situacion de Elio en la ciudadela se hace cada dia mas delicada, porque el pueblo urge porque se le juzgue y ejecute inmediatamente. El Cardenal de Borbon fué el primero que pidió la depusicion de su cuñado el Duque de San Fernando, que era primer ministro.

Marzo 21.—El General O’Donojú ha sido nombrado Capitan-general interino de Andalucia, y Comandante en Gefe del ejército, con plenos poderes para juzgar a cuantos tuvieron parte en el desorden de Cádiz y de Andalucia. Con respecto à los hermanos O’Donnel, la opinion pública se ha pronunciado contra ellos; y ya nunca recobrarán su reputacion. Los frailes presididos del Obispo de Cádiz andaban en gran procesion por las calles durante la horrible matanza, invocando el auxilio Divino centra sus adversarios. ( ¡Hipócritas ! ) Cartas de Gibraltar del 18 dicen que el Obispo de Cádiz, que se ha creido haber sido instigador de la matanza, esta preso y vá à ser juzgado que el General Miranda, que era Gobernador de Ceuta, y el General Venegas, de la Coruña, estaban en aquella plaza, así como la muger del General D. José O’Donnel; y que este habiendo sido abandonado por todas sus tropas, se refugió cerca de San Roque.

La presencia y firmeza del teniente-general O’Donojù destruirá en breve ese velo sangriento que cubre la catástrofe de Cadiz. Las autoridades constitucionales estàn ya allí en ejercicio y el General Valdés, (el marino D. Cayetano, y no el asesino) empieza a restablecer la tranquilidad. Las tropas, cuya fatal insubordinacion ha causado tantos males, estàn en sus cuarteles en calabozos. Si no se hubiese tornado esta medida rigorosa, se habrian seguido consecuencias mas serias. El pueblo estaba furioso y como estaban de su parte la artilleria y la marina, los dos batallones de la guarnicion, que hicieron fuego a lo habitantes y cometieron tantos excesos, habrian sido exterminados infaliblemente.

Las disenciones de Galicia se han apaciguado: el General Lozada se dejó extraviar por un celo ciego  y està arrepentido; pero el pueblo está inconsolable por la muerte del Coronel Acevedo, que recibió un balazo al momento que iba a detener a los fugitivos, amonestándoles que no temiesen a sus conciudadanos.

Marzo 25.—Por cartas de Andalucia recibidas anoche se sabe que se juró alli la Constitucion el dia 20, y que la segunda division del ejército la juró el 21, dia en que tambien debia jurarla la primera division.

El 20, à nueve de la noche se presentaron en el puerto de Santa María los Generales Conde Calderon, D. Estanislao Salvador, y D. Blas Fournas, que salieron de la Carraca en compañia de otros varios.

El mismo dia el General en Gefe del ejército D. Manuel Freire dispuso que el Mariscal de Campo D, Francisco Ferras y el brigadier D. Manuel Jauregui fuesen à Cádiz à tomar los puestos del Mariscal de campo D. José Ignacio Campana, y del Brigadier D. Alonso Rodriguez Valdés.

Se han recibido oficios del General Freire del 21 en que dice que los Generales Campana y Rodriguez Valdes, que habian sido depuestos en Cádiz se le habian presentado en su cuartel-general en el puerto de Santa María. Y añade: “Hoy he dado pasaporte al Teniente Coronel Facundo Infantes para ir à Madrid à hacer diferentes comunicaciones a S.M. de parte del Coronel Quiroga: lo concedí à solicitud del Coronel D. Felipe de Arco-Aguero. que vino en persona à solicitarlo.

Se han convocado las Córtes para el 19 de Julio: se compondrán de 149 Diputados por la Peninsula, sin contar con los de América. Esta serà representada por 30 suplentes, que serán elegidos entre los Americanos que se hallan en la Península.

El Rey ha tomado el título de Rey de las Españas conforme a la Constitucion: su sello tiene pues la inscripción de Ferdinandus septimus, Dei gratia et Constitutione Monarchiae Hispaniarum Rex. D. Pedro Agar ha sido nombrado Capitan-general del ejército y provincia de Galicia; D. Gabriel Mendizabal, Capitan-general de la provincia de Guipuzcoa:  el General Mina, Capitan general de Navarra; y el Brigadier D. Francisco Miyares, Gobernador de San Sebastian.

Marzo 27—Ninguno de los Embajadores extrangeros ha felicitado todavía al Rey por su aceptacion de la Constitucion de las Córtes; pues esperan instrucciones de sus Córtes. El Ministro Americano sin embargo lo ha hecho sin esperarlas. El Duque del Parque ha reusado definitivamente la Embajada à Paris. Se le ha ofrecido al Marqués de Santa Cruz, y la ha aceptado.

Habiendo recibido la Junta provisional de Galicia las reales ordenes relativas à las medidas preparatorias para el nuevo órden de cosas, enviò Diputados à felicitar al Rey, y ā anunciarle al mismo tiempo que ellos continuarian administrando los negocios de la Provincia, hasta que las Córtes estuviesen reunidas. La Junta además armado la milicia, y formado un cuerpo de observacion. Tres de los Obispos de la provincia emigraron à Portugal, y sus rentas han sido confiscadas à beneficio de los gastos ordinarios.

El Conde de Abisbal ha escrito al General Ballesteros suplicándole que presente el homenage de su sumision à los pies de S.M.; y se añade que despues de eso ha manifestado su intencion de permanecer tambien independiente hasta la reunion de las Cortes.

Parte del Clero y de los habitantes de Viscaya reclaman con tenacidad los antiguos privilegios de la provincias; pero la gran masa del pueblo està bien dispuesta en favor de la Constitucion.

(En las Gacetas Francesas se han publicado varias cartas de Madrid, fechas el 27 de Marzo que nos representan à la España en un estado de anarquia y terrorismo que no corresponde à la marcha que habia seguido la resolucion hasta aquella fecha: publicaremos una de ellos sin embargo, expresando al mismo tiempo nuestro ardiente deseo de que las cartas hayan sido fabricadas por algun servil, como el General Arizaja.)

Extracto de una carta de Madrid del 27 de Marzo. “La España està lejos de gozar tranquilidad. Los excesos que se han cometido, se renuevan por todas partea una melancólica inquietud prevalece en el espiritu público. Varios hombres buenos se han puesto al frente del movimiento revolucionario con la esperanza de darle direccion: mas ¿lo conseguirán ? La desconfianza está en su colmo; y la tempestad amenaza por todas partes.

“La revolucion empezò à manifestarse àntes de ayer. La Junta pronunció por un decreto la confiscacion de todas las propiedades pertenecientes à la inquisicion; y este es el preludio de despojos mas considerables, que comprenderan a las primeras clases del Estado, y cuyo plan se dice que ya està convenido.

“Esta organizado publicamente en Madrid un Club de liberales, que ejerce su influjo sobre la Junta Provisional: es un fiel retrato de vuestro club-breton de 1789. Varios Miembros de la Junta van à esta asociacion à recibir sus instrucciones.

“El terror es general: la libertad de la Prensa es el derecho exclusivo de un partido; y desgraciado de aquel que se atreva a publicar reilecciones sobre lo pasa Revolucion o muerte es la orden del dia; y no sin temores por la vida de los mas ingustos personages.”

En Barcelona al momento de la revolucion el pueblo se tumultuo frente de la inquisicion; y como los inquisidores reusasen abrir las puertas, el pueblo las derribó. La indignacion llegó a lo sumo al ver las desgraciadas macilentas  víctimas, que habiendo permanecido tanto tiempo sepultadas en bóvedas, eran incapaces aun de soportar la luz. Todo quedó derrumbado en ménos de dos horas.

Las calles vecinas quedaron regadas de montones de libros, papeles y manuscritos, que se encontraron en este horrible tribunal. Entre las personas que se sacaron de los calabozos se contaba al General Castellar, y a un cómico llamado Pindro, que habia dos años que estaba en los calabozos de la Inquisicion. Los caudillos en esta noble empresa contra el despotismo fueron Vamaro, un abogado distinguido, y Plandolet, ambos habitantes de Barcelona, y que gozan de la mayor popularidad.

Se ha propuesto en Barcelona derribar hasta los cimientos de la caverna de la Inquisicion, y convertirla en una plaza pública, consagrada al valiente Quiroga, Libertador de España.

El Conde de Abisbal ha hecho una manifestacion de su conducta, en las gacetas de Madrid, desde que se declaró por la Constitucion en Ocaña, el 4 de Marzo, al frente del regimiento Alejandro. El escribió con este motivo desde Valdepeñas a los editores de la Miscelanea : y añade que despues de haber publicado la Constitucion, marchó sobre Santa Cruz de Mudela à reclutar fuerzas mas considerables para proteger al pueblo en la libre expresion de su opinion. Habiendo ocupado el desfiladero despeñaperros, un pequeño destacamento acantonado en Santa Cruz para disputarle el paso de Sierra-Morena, el General Abisbal con el fin de inducirlos a que renunciaron à un proyecto, y abandonasen un punto cuya ocupacion por otro perjudicaba a su posicion militar y a la seguridad de sus tropas cuyos sentimientos eran muy distintos de los de la guarnicion de Cádiz, manifestó a aquel destacamento cuan doloroso le seria tener que tratarlo como à rebelde à su patria, Mas desocuparon el desfiladero, y la paz se restableció en aquellos cantones.

El Conde de Abisbal se queja de que la autoridades no aprecien su conducta como debe ser; y en carta al Ministro de la guerra se queja particularmente del Capitan-general de Castilla Vigodet; y cree extraño que en su proclama (de Vigodet) hable de olvido general de lo pasado, cuando por el contrario la conducta de las tropas fué digna de alabanza por haber contribuido à desengañar al Rey, y haber dado pruebas de la mayor moderacion, y adhesion a la causa del pais.

Marzo 30.—El Rey ha expedido un decreto, de acuerdo con la Junta Provisional, declarando indigno de ser considerado como Español a todo el que reusare jurar la Constitucion politica de la Monarquia, o la jurare con protestas, reservas, o indicaciones de espíritu contrario. El que asi lo hisiere, será privado de los honores, emolumentos y prerrogativas que procedan del Poder Civil, y será desterrado del territorio de la Monarquia, y si fuere eclesiàstico, será privado de su propiedad como tal.

Por otro decreto o Real Orden se ha incorporado à las rentas nacionales el producido de las encomiendas Vacantes.

Los regimientos de milicias y de granaderos provinciales que estan sobre las armas han sido restituidos á sus respectivas provincias.

Toda la escuadra, que se halla en Càdiz prestó juramento á la Constitucion el 18 del corriente. Deseoso el General Ferraz que manda interinamente en Càdiz de desvanecer enteramente el temor que tienen los habitantes de que se renueven las deplorables escenas del 10, ha ordenado que no salga patrulla ninguna y aun  se abstiene de guardia en su propia puerta. La victima del día 10   fueron 372 hombres, 30 mugeres y 27 niños, y sobre 500 heridos: muchos de ellos de peligro. (1)

El ejército llamado del Rey, que reune el conde de San Roman (en Galicia) ha sido disuelto de haber prestado el juramento de la Constitucion. Los milicionos  han sido enviados à sus casas.

Se han adoptado varias medidas mejorar las rentas; y se espera que el crédito nacional ganarà mucho con ellas. Se ha abolido la pena de horca, como lo habían dispuesto las Córtes anteriores.

Por donde quiera se estàn estableciendo Juntas provisionales, y el Rey confirma las autoridades que ellas nombran (2).

El Cardenal de Borbon, Presidente de la Junta de Gobierno (esta es la de Madrid) ha publicado una pastoral concebida en terminos muy sentimentales: este egemplo ha sido seguido por varios y entre otros por el general del órden de San Francisco, que manda à la verdad un ejército de religiosos.

El Capitan-general de Cataluña ha dirigido al Coronel Quiroga, Gefe del ejército constitucional de la isla, la siguiente carta :

“Apénas puedo resistar al impulso de reconocer à vs. como deidad tutelar de la patria, al ver el heroismo de V.S que con un puñado de hombres ha sabido restituir a esta nacion gloriosa el patrimonio de su libertad,  usurpado durante seis años por perfidos cortesanos, que solo tenian por objeto su vil engaño y que por el favor de la Còrte se habian levantado de la obscuridad á rangos de que eran indignos. V.S. pertenece à la historia y la posteridad, que lo y igualarà en generosidad à Leonidas, y en moderacion á Washington. Retenga  V.S. en sus manos esa espada victoriosa que nos ha salvado hasta que se haya consolidado la libertad nacional, y hasta que V.S, sea capaz de colgaria como ilustre trofeo en el templo de nuestras leyes. Esta provincia que está por ahora confiada à mi cuidado, y que tambien dió el grito de redencion el 10 de Marzo, antes que se supiesen las ocurrencias de la capital, ofrece á V. S. y al noble ejércite que ha ganado tan brillante victoria, su homenage de eterno reconocimiento. La historia no tendrá que recordar triunfo mayor. Barcelona, Marzo 18 de 1820=José de Castellar”

Marzo 31—Se observa que los Españoles que vuelven de paises extrangeros traen sentimientos moderados, y están penetrado de la importancia del presente estado el país.

El Conde de Abisbal ha llegado à Madrid, y publicado una especie de manifiesto, en que se queja de que el Rey no haya aceptado sus servicios. Tambien ha denunciado al Club ò sociedad patriotica una conspiracion anti-revolucionaria, y ha pedido el mando de la milicia nacional.

V.M. ha ascendido à Mariscales de Campo a los Gefes de la insurreccion en la isla de Leon, à saber, Quiroga, Arco-Aguero y Riego; y se dice que Quiroga ha sido nombrado Capitan-general de las provincias de viscaya, Alava y Guipuzcoa.

El Rey ha expedido un decreto por el Ministerio de la Guerra reintegrando en sus anteriores honores empleos y posesiones a los que estaban comprendidos en los procedimientos contra Mina, Portier, Laci, &c.

—————————————–

(1.) La matanza de Cádiz, no lo dudamos, causará à nuestros lectores igual horror que à nosotros, y mucho mas cuando lean la òrden del dia que publicamos á continuacion y cuando sepan que el inhumano que la dictó es natural del mismo Cádiz Este documento nos recuerda los dias desgraciados en que la inquisicion amontonaba víctimas en sus hogueras para gloria de Dios, como decis, y para mejor ser vicio suyo. ¿ Cómo podia el menstruo que dictó semejante órden creer que agradaria á su monarca el asesinato y saqueo de ciudadanos inertes y sin defensa, de mugeres y de niños reunidos para un objeto legal y por òrden de autoridad superior á la suya? Si semejante conducta estaba calculada pera agradar à Fernando, el General Campana nos dà de su Rey la misma idea, que tenemos en la América: ceruel aun para con sus amigos, pérfido ácia todos.

ORDEN DEL DIA 11 DE MARZO.

“¡Viva el Rey! ¡viva nuestra Religion! Honor á las valientes y leales tropas de la guarnicion de Cádiz . ¡La fidelidad y decision con que las tropas  de esta guarnición se condujeron ayer merece la gratitud de los vasallos del Rey, y la del General, que tiene el honor de mandarlas!

“A nombre de S.M. ofrezco à los Gefes, oficiales, y demas personas de la guarnicion mis mas fervientes gracias por su brillante conducta militar,(¡ Asesino!)

“ CAMPANA.”

(2.)  Es prudencia confirmar lo que no se puede revocar, y à lo menos por esta vez la necesidad hizo prudente a Fernando. Mas ¿cómo pretenderá este Tolerado que cuando el pueblo Español ha reasumido su soberanía, el Americano haya de renunciar á la suya? ¿Cómo pretenderá gobernar à los Americanos que se hayan, ò no, separado de la monarquia, cuando el pueblo Español, aun el vecindario de Madrid no le obedece? Todo lo hemos dicho: se ha creado una Junta Gubernativa en Madrid, y se han creado Juntas semejantes en todas las Provincias.

Correos.

Se ha organizado con mayor regularidad el sistema de CORREOS en el Departamento de Venezuela; y desde el 21 del próximo pasado parte uno semanalmente para el de Cundinamarca los Miércoles a las 12 del dia. La Administracion principal continua por ahora en el bajo de la casa n.° 21, calle Mayor, esquina á la de la Muralla.

Angostura : impreso por ANDRES RODERICK, Impresor del Gobierno, calle de la Muralla.