logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N°. 14. Angostura, Sábado 24 de octubre de 1818.

Correo del Orinoco 1818 N° 14

 Publicamos en nuestro penúltimo número la Sesión del Consejo de Estado de 1° del corriente: empezaremos á dar el resultado de la Comisión Especial que entonces se nombró para el Proyecto Convocatorio del Congreso de Venezuela; 7 desde ahora anunciaremos que aprobado en Sesiones de 17 y 19 del mismo, está ya circulándose por el Gefe Supremo de la República, con una Proclama de S.E. que insertaremos antes del Reglamento.

SIMON BOLIVAR , Gefe Supremo de la República de Venezuela, Capitan-General de sus Exercitos y los de la Nueva Granada, &c. &t. &c.

A los Pueblos de Venezuela.
PROCLAMA.

Venezolanos!—El Congreso de Venezuela debe fixar la suerte de la República combatida y errante tantos años. Nuestras heridas y curarse al abrigo de una representación legítima.

No es por una rana ostentación, ni por hacer mi apología que os hablaré de mi: yo os he servido, y os debo cuenta de mi conducta.

Quando las convulciones de la naturaleza sepultaron al Pueblo de Venezuela en el a profundo abatimiento, el General Monteverde hizo entrar en la nada nuestra naciente República. Yo que mas temía la tiranía que la muerte, abandoné las playas de Venezuela, y fui a buscar la guerra que se hacia á los tiranos en la Nuera-Granada , como el único alivio á los dolores de mi corazón. El Cielo oró mis votos y gemidos, y el Gobierno de Cartagena puso i mis órdenes cuatrocientos soldados que en pocos dias libertaron el Magdalena y la mayor parte de la Provincia de Santa Marta. En seguida marché á Cúcuta , y allí la victoria se decidió por nuestras armas. Venezuela me vió parecer en su territorio coronado con los favores de la fortuna.

El Congreso de la Nueva-Granada me concedió el permiso de rescatar á mi Patria.— Muy pronto tuve la dicha de restablecer las autoridades constituidas , en la primera época de la República, en las Provincias de Mérida, Truxillo y Barínas. La capital de Caracas recibió en su seno á los bravos Granadinos; pero Puerto-Cabello cubierto por sus muros, llamo luego mi atención por su resistencia y apenas me dieron tiempo para tomar medidas que salvasen del désórden el dilatado país que habiamos arrancado á los tiranos de España.

La expedición de Salomen hizo concebir á los Realistas nuevas esperanzas, y aunque batido en Bárbula y las Trincheras, infundió tal aliento á nuestros enemigos, que casi simultáneamente se sublevaron los Llanos y el Occidente de Venezuela. Las batallas del Mosquitero y de Araure nos volvieron el Occidente y los Llanos. Entonces volé desde el campo de batalla á la Capital, hice renuncia del poder Supremo, y di cuenta al Pueblo el 2 de Enero de 1814 de los sucesos de la campaña y de mi administración militar y civil El Pueblo en masa solo respondió con una voz unánime de aprobación, confiriéndome nuevamente el poder Dictatorial que yá exercia. Nuevos reveses me llamaron á la campaña; y después de la lucha mas sangrienta , volví del campo de Carabobo a convocar los Representantes, del Pueblo que constituyesen el Gobierno de la República.

El desastre de la Puerta sepultó en el caos nuestra aflixida Patria , y nada podo entonces parar los rayos-que ha cólera del Cielo fulminaba contra ella.

Yo marché á la Nueva-Granada : di cuenta al Congreso Granadino del éxito de mi comísion : premió mis servicias, atraque infructuosos , confiándome un nuevo exército dé Granadinos y Venezuelanos. Cartagena fué el sepulcro de este exército que debía dar la vida á Venezuela. Yo lo abandoné todo por la salud de la Patria ; voluntariamente adopté un destierro que pudo ser saludable á la Nueva- Granada , como también á Venezuela. La Providencia yá había decretado la ruina de estas desgraciadas regiones, y les mandó á Morillo con un exército exterminador.

Yo busqué asilo en una Isla extrangera y fui á Jamayca solo, sin recursos y casi sin esperanzas. Perdida Venezuela y la Nueva Granada , todavía me atreví á pensar en expulsar á sus tiranos. La Isla de Hayti me recibió con hospitalidad: el magnánimo Presidente Pétion me prestó su protección; y bazo sus auspicios formé una expedición de trecientos hombres, comparables en valor, patriotismo, y virtud , á los compañeros de Leónidas. Casi todos han muerto ya; pero el exército exterminador también ha muerto. Trecientos Patriotas vinieron á destruir diez mil tiranos Europeos, y lo han conseguido.

Al llegar á Margarita una asamblea general me nombró Gefe Supremo de la Nación: mi animo fué convocar allí el Congreso; pocos meses después lo convoqué en efecto los sucesos de la guerra no permitieron, sin embargo, este anhelado acto de la voluntad racional.

Libre Guayana, y Libre la mayor parte de Venezuela, nada nos impide ahora devolver al Pueblo sus derechos soberanos.

Venezolanos! —Nuestras armas han destruido los obstáculos que oponía la tiranía á nuestra emancipación. Y yo, á nombre del Exército Libertador, os pongo en posesión del goze de vuestros imprescriptibles derechos. Nuestros Soldados han combatido por salvar á sus hermanos, esposas, padres, é hijos; mas no han combatido por sugetarlos. El Exército de Venezuela solo os impone la condición de que conservéis intacto el depósito sagrado de La Libertad; yo os impongo otra no menos justa y necesaria al rompimiento de esta preciosa condición: elegid por Magistrados á los mas virtuosos de vuestros Conciudadanos y olvidad , si poden , en vuestras elecciones, á los que os han libertado. Por mi parte yo renuncio para siempre la autoridad que me habéis conferido, y no admitiré jamás ninguna que. no sea la simple militar, mientras dure la infausta guerra de Venezuela El primer día de paz, sera el último de mimando.

Venezolanos !—No echéis la vista sobre los sucesos pasados sino para horrorizaros de los escollos que os han destrozado : apartad vuestros ojos de los monumentos dolorosos que os recuerdan vuestras crueles pérdidas: pensad solo en lo que vais á hacer; y penetraos bien de que sois todos Venezolanos, hijos de una misma Patria, miembros de una misma Sociedad , y Ciudadanos de una misma República. El clamor de Venezuela es Libertad y Paz: nuestras armas conquistaran la Paz, y vuestra

sabiduría nos dará la Libertad.

Quartel-general de Angostura á 22 de Octubre de 1818. 8″.

SIMON BOLIVAR

REGLAMENTO
Para la segunda Convocación del Congreso
de Venezuela.

Independencia y Libertad son los dos grandes objetos de la lucha que sostenemos contra el poder arbitrario de la España. Ya seriamos Independientes en toda la extensión de la palabra, si todos los oprimidos combatiesen contra la opresión. Impotentes nuestros opresores» para mantener por sí solos las cadenas coloniales, muy pronto hubieran sucumbido, bazo el peso de su temeraria empresa, si entre los mismos hijos de Colombia no hubiesen hallado la fuerza que les faltaba. A estos deben ellos la prolongación de sus ataques; al sistema de ignorancia y preocupación sostenido por tres siglos son ideas falsas de religión y política son igualmente deudores de esta ventaja auxiliar.

Poco á poco sus ciegos partidarios, cediendo al grito de la razón, abandonan el campo infame de la tiranía y vuelven al seno de la Patria empeñada en el combate de la Libertad contra el Despotismo. Quando no todos abriesen los ojos á la luz del desengaño, quedaríamos sin duda emancipados por la heroyca valentía de los bravos defensores de Colombia. Pero si al benéficio de la emancipación no añadiésemos el de la Libertad civil bien constituida , poco habríamos adelantado en la carrera de nuestra regeneración política.

No someterse á una ley que no sea la obra del consentimiento general del Pueblo , no depender de una autoridad que no sea derivada del mismo origen, es el carácter de la Libertad civil á que aspiramos. Qualquiera que sea la nación privada de este derecho, no ha menester otra causa para armarse contra quien pretendiere gobernarla con una potestad emanada de otro principio. Si para cegar la única fuente visible del poder nacional, recurrieren al Cielo los usurpadores, será entonces mas calificado el derecho de resistencia contra la usurpación, por que al crimen de la tiranía , se añade el de la impostura y sacrilegio.

Al romper los Pueblos la ligadura que los forzaba á estar y pasar por una ley que no era el producto de voluntad general, ni de la mayoría de sus miembros, no les es dado exercer desde el momento, todas las funciones de su Soberanía. Ni puede ser unánime desde luego la opinión, ni simultaneo el sacudimiento de todas las partes de una sociedad oprimida.— Por la voluntad presumpta y natural hábiltados están para obrar extraordinariamente en su favor los que tubieron la fortuna de ser los primeros invasores de la tiranía. Con tal que procedan a nombre de toda la Nación , con tal que presida en todos sus pasos la rectitud de sus intenciones, el sello de la aprobación géneral marcará sus actos legislativos , ó de qualquiera otra especie, y jamas podrán graduarse de atentados contra la magestad del Pueblo, ni esperar el juicio de residencia. Medidas sin embargo interinas y provisorias que no tiendan inmediatamente a quebrantar las cadenas del despotismo, quedan sugetas á la revista y reforma del Pueblo, ó de sus agentes, quando las circunstancias le permitan convocarse y sufragar.

 Sera pues de las primeras miras de sus libertadores  abirle el camino para la practica de este sagrado derecho. Tal fué el proceder de la primera junta de Caracas. Apenas había ella arrojado de su suelo las intrusas y opresivas autoridades Españolas, quando ya estaba trazando el plan con que podían congregarse los Venezolanos expeditos para elegir Diputados que a nombre de la Nacion acordasen lo mas importante á su seguridad y futura prosperidad. Derrocados en 19 de Abril de 1810, los mandatarios de la Junta Central tubieron los primeros Re­dentores de Venezuela el placer de firmar en 11 de Junio del mismo año las reglas que estimaron convenientes para oir quanto antes el voto general de los redimidos, y de ceder á sus Representantes en’2 de Marzo del siguiente año, las sillas que habían quitado á sus usurpadores.

Mas de quarenta Diputados por las Provincias libres de Venezuela formaban la primera representación de sus habitantes. Aunque nacidos y educados baxo la maligna influencia del Gobierno Español, aunque habituados en la carrera de la esclavitud colonial, tubieron en su mayoría bastante patriotismo y luces para declarar en 5 de Julio de 1811 la Independencia Venezolana ;—para establecer un Gobierno Representativo y Provisorio—.para delinear el proyecto de una Constitución Republicana y Federal—para exhibirla Solemnemente a tus constituyentes en Diciembre del mismo año—para incitar á cada Provincia de las confederadas a la organización de su regimen interior—para hacer de Valencia una Ciudad Federal y trasladarse a ella—y para dictar otras leyes y acuerdos que por grados fuesen preparando la felicidad de la Confederación.

Ni en los cálenlos de la política, ni en la previsión de los primeros libertadores y constituyentes podia entrar el terremoto espantoso del 26 de Marzo de 1812. Privados quedamos entonces por este tremendo fenómeno de la mejor fuerza con que podíamos contener y rechazar las intrigas y ataques del enemigo de nuestra “Venturosa suerte. Soplada en todas partes la llama del fanatismo y la superación por ciertos Eclesiásticos ignorantes y serviles, se aumentaba el número de los contrarios con el de los desertores de la Patria. Creían estos hallar en su deserción el mejor medio de aplacar la decantada ira del Cielo, y de expiar el soñado crimen que les habia inspirado el Ministerio de la Tirania.

Apenas habia llegado á los Gefes enemigos la noticia de nuestros desastres, quando apresurando sus marchas . invadian el territorio de la unión. Parecía que un proverbio español, harto ‘Vulgarizado, era el Santo .y la seña con que ellos nos acometían, al contemplarnos inermes, sin casas , hogares ni provisiones. El salvage se avergüenza de lidiar con el enemigo moríbundo y desarmado. Menos inhumano el Oteo tote se duele del vencido y da la mano compasivo al desventurado incapaz de ofender y defenderse. Pero en circunstancias iguales el Español que se jacta de civilizado y Católico insulta á nombre de su Rey Fernando la humanidad aflixida y deshonra su propia Religión. Margarita y Cumaná socorren con sus viveres los comprehendidos en las fatales consequencias del temblor de tierra. Una fragata Inglesa despachada en deligencia por el Almirante de Barbada llega á la Guayra ofreciendo consuelos a una gente desolada : y el Congreso de los Estados U ai dos de la América del Norte gratuitamente nos auxilia con cinquenta mil pesos en harinas y otros efectos de primera necesidad; pero Monteverde al frente de las tropas realistas avanza para quitarnos el alimento , la Libertad , y los restos de vida que nos quedaban.

No debia permanecer impune la villanía de su procedimiento. De las ruinas de Caracas salían defensores que enseñasen á sus desapiadados invasores el respeto debido á la causa de la Libertad y humanidad—“ Una salus victis nullan sperare salutem”—en la contraseña de los valientes extrahidos de los escombros para el campo de batalla. ¡ Ojala hubiera sido esta maxima el constante consejero de quien mandaba la armas por los ultimes actos del Congreso!

Al receso de esta corporación siguieron varias acciones ya prosperas ya adversas según el desaliento del Gefe y la decadencia de la opinión viciada por el organo del Confesonario y de la tribuna de los Templos. Algunos Miembros del Cuerpo Federal tuvieron la desgracia de no conocer sus verdaderos interéses; otros de la Legislatura Provincial de Caracas destinados á rectificar y sostener la decadente opinión de sus respectivos Departamentos, sacaron muy poco fruto, y dos ó tres participaron de la misma desgracia.

Terminada la escena por medio de una capi­tulación , todo el pais volvió al yugo ignominioso de la España, y abrió á sus nuevos gobernantes un campo vasto para el exercicio de su mala fé, de su arbitrariedad y perfidia.— No es de este lugar la curiosa historia del Reynado de Monteverde, de su conducta pésima y del trágico fin de sus campañas — Baste decir que Venezuela por el genio emprendedor y patriótico de dos hijos suyos recobró de nuevo sus derechos casi en todos los puntos donde habia prevalecido la libertad antes del Terremoto. Casi al mismo tiempo en que el General Marino derrocaba la tiranía sobre las costas de Guyria y Maturin, el General Bolívar al frente de una división con que fue auxiliado de Santa Fé, marchaba rápidamente á la salvacion de la Patria, allanaba quantas dificultades le oponían sus enemigos-, penetraba por los limites de Nueva-Granada y estas Provincias obtenía nuevas y señaladas victorias sobre los exercitos realistas al mando de Monteverde, y llegaba triunfante á la capital de Caracas.

Si hubiesen sido prolongados los sucesos de las Armas Republicanas, también se habría restablecido el Congreso Nacional. Pero apenas empezaban los Pueblos á respirar el ayre de la Libertad , quando inficionada la atmosfera con el pestífero aliento da la hidra del Despotismo, demandaba los auxilios del arte y de la heroicidad para recuperar su primitiva pureza. No bastaba haber destruido las tropas de refuerzo que vinieron de la Península , no bastaba haber sido batido su Gefe en todos sus encuentros y quedado casi muerto en uno de ellos ; el germen de la seducción , é ignorancia se desarrolló con tal actividad por los grandes Llanos de Caracas, que de ellos brotaron las huestes que á la voz de un demonio en carne humana sumergieron otra vez a Venezuela en la sangre, en el luto y la servidumbre.

Mientras el primer Gefe marchaba en busca de nuevos socoros, todavía la turba de opresores en las tristes reliquias del patriotismo encontraba la pena de su brutal furor y ceguedad. Serán para siempre memorables los Sedeños, los Monagas , los Zarazas, los Paez , y otros Venezolanos que á todo riezgo permanecieron después de la emigración general en el interior del pais, conservando la semilla de la Santa Libertad de Venezuela. con los amedrenta la caida de Margarita al impulso irresistible de una expedición hostil, la mas grande y la mas fuerte de quantas había excoriado el Gobierno Español para subyugar á Colombia desde su descubrimiento ; ellos a derecho de las fuerzas numerosas de Morillo sobre los principales puntos de Venezuela, Santa Marta y Cartagena, perseverán firmes en su proposito y no desisten de tal empresa.

No tardó mucho en tremolas de nuevo en Margarita el estandarte de la rebelión por la intrepidez y patriotismo del General Arismendi. El General Bolívar vuela a su socorro con la primera expedición, organizada en la Isla de Santo Domingo. Margarita queda libre de enemigos, y el auxilio expedicionario se extiende hasta las costas de Cumaná y Caracas.

Nuevos reveses obligan á este General y a! Comandante de las fuerzas navales á volver en demanda de nuevos auxilios á la Isla de Hayti Entre tanto abierto el camino de Carupano y Guyria con el socorro de la primera expedición entran y se reúnen los Generales Marino y Bermudez, se ponen en contacto con los Generales Sedeño, Zaraza, Monagas y Paez, y manifiestán á nuestros enemigos la vanidad de sus conatos para extinguir en Venezuela el fuego divino de la Libertad. Al mismo tiempo el General MacGregor, cortado y aislado en Maracay por la adversidad de un combate, se abrió paso hasta Barcelona al frente de su brava división, batiendo en todas partes al enemigo, y coronando su jornada con el triunfo del Juncal.

Convocar el Congreso de Venezuela fué una de las principales miras del General en Gefe; su Proclama de Mayo de 1816 en Margarita lo declara expresamente; pero la situación de las cosas oponía entónces obstáculos insuperables á la convocatoria. Aparece con otra expedición axiliatoria este guerrero superior a las adversidades, y las fuerzas marítimas al mando del Almirante Brion , siempre constante y generoso en la empresa, concluyan el sitio y ocupación de Guayana por los Patriotas, quando ya el imperterrito General Paez batiendo varias veces las tropas que sac Morillo de Santa Fé contra Venezuela , había disminuido su arrogancia y su número y les quitaba la facultad de recorrer á los sitiado».

Estariamos en la ciudad de Caracas realisando los deseos del Gefe Supremo con respecto a la convocación del Cuerpo Representativo de Venezuela, si no lo hubiesen -impedido las vicisitudes necesarias de la guerra. Victoriosas nuestras armas en la pasada campaña desde Calabozo y San Femando hasta los Valles de Aragua, é inmediaciones de la Capital, tubieron que retroceder, conservando empero de las mas importantes puntos que anteriormente ocupaba el enemigo toda la exténcion de Guayana y Barinas, las aguas’ del Orinoco Apure y Meta con otras posiciones ventajosas en el distrito Provincial de Caracas.

De las Provincias de Cumana y Barcelona casi no poseen otra cosa los contrarios que son Capitales; y muy pronto serán desalojados de ellas y de Caracas. Los felices preliminares de esta campaña son otros tantos fundamentes de nuestra esperanza y un presagio menos equivoco de la futura Congregación del Congreso Venezolano.

A la perspectiva alaguena a exhibida en el Discurso con que abrió el Gefe Supremo la Sesión del Consejo de Estado de 1° del corriente vienen á servir de base los elemento» militares que han mejorado la aptitud del Exército de la República. Vencerá, por que ahora posee lo que siempre le ha faltado Su fuerza fisica ha llegado al grado generalmente deseado por jamás obtenido: su fuerza moral ha recibido el incremento que leemos en la misma introducción del Gefe. Subirán ambas á un punto mas elevado quando vaya reduciéndose á la practica la medida convocatoria de los sufragantes que tanto honor hace á quien la promueve.

Seguridad de personas y bienes es lo que por todas partes solicitan los extrangeros liberales que desean establecerse en nuestro pais, traernos la industria y las artes , y ofrecemos auxilios mas abundantes: Seguridad de personas y bienes garantida por la Ley : seguridad estable- y permanente sobre principios eternos de justicia y equidad , y nunca dependiente de las solas qualidades. personales de los Funcionarios- Publicos.—Principia non homines . es la regla que fixa los destinos de la Sociedad—Principia non homines , es el blanco y termino de los apreciables sentimientos que animan la apertura de la reciente. Sesión del Consejo—«Principia non homines” sera el norte de la Comisión encargada de formar el Proyecto Convocatorio de La Representación Nacional.

Las espinosas circunstancias que nos rodean están diciendonos que por esta vez es preciso renunciar al metodo acostumbrado en semejantes elecciones. No existe el censo civil que se hizo para la nominacion de Electores Parroquiales y Diputados Provinciales en 1810.— Hacer otro en la presente Ocasión seria cosa ardua y dilatada. Sin este paso anticipado, no es posible determinar el número de sufra- gastes secundarios que haya de nombrar cada parroquia.

Si existiese el registro de los Electores parroquiales, podríamos deducir de su número el de los habitantes de cada parroquia en aquel tiempo. Pero aún averiguada la suma que entonces resultó , yá no seria adaptable al estado actual de la poblacion, disminuida con el terre­moto y la emigración y sobre todo con la guerra de exterminio introducida por los católicos de España: ¿ que remedio pues en tal conflicto? Simplificar la elección, aproximándola á su estado primitivo.

Dexó este de existir quando se instituyeron apoderados del Pueblo para todo aquello que anteriormente y por si mismas hacían las grandes asambleas populares. Abierta la senda de estos nuevos apoderadas fácil fué adelantar otro paso inventando el nombramiento de otros agentes, cuya comisión fuese limitada al nudo hecho de elegir los plenipotenciarios que en otro tiempo eran escogidos por la multitud sin sufragantes intermediarios.

La practica original fué constantemente observada por las antiguas Repúblicas: la segúnda se introduxo quando la exigía el númeroso concurso de sus miembros: la tercera fué muy posterior , está generalmente recibida entre los Pueblos libres; pero el de la Gran-Bretaña retiene la segunda. Ella es tanto mas recomendable quanto mas se aproxima al primitivo método con que las naciones exercian su ma­jestad y poder: es mas conforme al derecho natural, y mas espresiva del voto general de la comunidad.

Si desde la mas remota jurisprudencia quedaron fuera del alcance de las comisiones y mandatos, algunos actos de suma importancia personalidad ; con mejor razón fueron tambien exceptuados los que hacían delegable la facultad deliberativa de la Nación, ó el derecho de nombrar sus primeros Magistrados.— Hallose una medida conciliatoria de estos estremos, distinguiendo entre leyes fundamentales del Estado y leyes de mucho menos momento. Sin la ratificación de los comitentes no podían ser obligatorias las primeras; pero sin la sanción del Pueblo pasaban las demás que no eran constitucionales, quedando siempre á salvo el derecho de exclamar contra ellas por el organo de la Imprenta y de la Petición, quando aparecían injustas ó no convenientes.

Omitida en nuestro caso la elección de sufragantes segundarios, solamente tendrá por ahora lugar la de Representantes que han de componer el Congreso de Venezuela. Su número será el de treinta, cuya votación se distribuirá entre las divisiones militares de cada Provincia y las Parroquias libres; pero de tal manera que ninguno de los que resulten nombrados ha de ceñir sus ideas ni su representación al distrito de su nombramiento, ni á qualquiera otro en particular, sino generalmente á todas y cada una de las porciones de Venezuela.

Siendo del fuero de guerra casi todos los sufragantes y estando la mayor parte de ellos reunidos en plazas, campos, y otras posiciones militares, serán estos los parages mas aproposito para la elección; pero no por no dexara de hacerse en las Parroquias libres afin de que no sean defraudados de este derecho los Ciudadanos que en ellas residan y sean capaces de elegir.

Dé los electos en 1810, apenas contamos cinco ó seis en nuestro territorio libre; los demás, ó fueron arrebatados por la muerte, ó permanecen aún emigrados en países extrangeros, ó no tuvieron la fortuna de acertar en la elección de los medios conducentes a su felicidad. Disuelto el primer Congreso por la capitulación de 26 de Julio de 1812 y sub rogado en su lugar el cetro de hierro de la España, parece que por el mismo hecho caducó también la denominación de aquellos Diputados : sus funciones según el proyecto de Con­stitución , no duraban sino quatro años , y en cada bienio debia renovarse la mitad, He aquí otro motivo de caducidad.

A la unidad é indivisibilidad de la República importa la unidad de sus Diputados. Consérvese para otros fines la División topográfica de parroquias, departamentos capitulares y provinciales; pero desprendanse los Diputados del espíritu de Provincia, y considérense como Representantes de todos, y cada uno de los distritos de Venezuela.

Individuos de una misma familia, Ciudadanos de un mismo pueblo, nos degradamos quando vulneramos esta unidad con la idea de limites divisiorios Clasificar si hombre por su situación geográfica, caracterizar su espíritu por las lineas que tira la imaginación ó la mano del Matemático : establecer sobre ellas privilegios odiosos á la fraternidad, es un de las extravagancias del entendimiento humano, origen de muchas guerras y desastres , de rivalidades y zelos. Supla pues la razon ó la filosofía el defecto de aquella feliz revolución en que el ángulo del Equador sobre el plano de la eclíptica llegase á desaparecer enteramente; animados de sentimientos filantrópicos, y de la simpatia que exige la suerte común de nuestros hermanos y compañeros , nosotros no debemos mirar la causa de Venezuela como la sola de nuestros deberes é interéses; la de Buenos-Ayres, Chile, Nueva-Granada, y México identificada se halla con la de Venezuela. Nosotros no debemos comentarnos con libertar el país, comprehendído entre las aguas del Orinoco y la Guagira , y entre los limites de las posesiones Portuguesas, Rio-Negro y la Nueva-Esparta ; poco habríamos hecho si reconquistada la Independencia Venezolana nos circunscribiésemos á los términos de estas Provincias , v no aspirasemos á la emancipación de todo el hemisferio Colombiano. Muy estrecho circulo daríamos á nuestro patriotismo, á nuestras victorias y sacrificios, si estos hubiesen dé quedar reducidos á la libertad y felicidad de menos de un millón de almas;- si los demas millones esparcidos y oprimidos por las vastas regiones de nuestro Continente no recibiesen de nosotros sino el exemplo del 24 de Noviembre de 1808, el del 19 de Abril de 1810, el del 5 de Julio de 1811, y el de la constancia y firmeza contra los asaltos de la tiranía y contra los reveses de la fortuna ; y si en lugar de llevar nuestras armas y nuestros triunfos hasta Lima y Acapulco en auxilio de nuestros hermanos y compañeros en la dura suerte de la esclavitud, hubiesemos de permanecer tranquilos en nuestros hogares, contemplando el pequeño quadro de nuestras Provincias , y tratándolas como patrimonio hereditario , ó como una adquisicion  de conquista.

Nuestros Diputados pues aunque por el momento hayan de contraer sus funciones á los términos de Venezuela, formarán la dulce idea de que en el exercicio de ellas van á promover el bien estar de toda la América insurrecta contra el poder arbitrado de la España. Se imaginaran también nombrados por las demas Secciones de nuestro hemiferio oprimido y como tales, reunidos en Congreso, jamás perderán de vista el gran ioso quadro de todas ellas; el conjunto de todos sus hijos y la gloria de haber cooperado eficazmente á La emancipación y libertad de todos ellos.

Aunque la comisión es limitada á  Venezuela le erá licito decir que convendrá sobre manera comprehender en La convocatoria á Casanare concediéndole el nombramiemo de cinco Diputados mas sobre e’ número de 3O designado á Venezuela. Asi podrá mejor consultar aquel Departamento la emancipación y libertad de la Nueva-Granada, en que tienen los Venezolanos contrahida una obligacion especial.—. Como parte integrante de toda la America encorvada baxo el yugo Español, es del interés de Venezuela su sacudimiento : como vecina y aliada desde los primeros pasos de nuestra revolución . su suerte está identicada con la nuestra; y como auxiliadora de nuestros libertadores en la segunda época de la República, nosotros todos debemos corresponderle con otro tanto, por lo menos:

La sangre de los hijos de Santa fe se ha derramado por la salud de nuestro país : nada pues es mas justo que dérramar la nuestra por  la salud del suyo. Nosotros no podemos dexar de recordar con sentimientos de gratitud y admiración la memoria de los valientes que corrieron á nuestro auxilio desde el Bogotá.— Serán para siempre distinguidos entre todos ellos los Urdanetas, los Girardóes, los Ricautes, y Deluyar. El nombre de estos guerreros , registrado en la historia, recibirá de la posteridad el tributo mas digno de sus acciones. Dexaron de existir para vivir eternamente Cirardó Ricaute, y Deluyar; pero les Ha sobrevivido el primero para vengar su muerte , y coger nuevos laúreles en el campo de Marte.

Nueva-Granada y Venezuela estaban concertando él plan de una incorporación que formase de los dos Estados uno solo. Interrumpido el proyecto por la rabia y crueldad de nuestros enemigos, podrá continuar desde ahora, y quiza no tardará mucho en lograr su perfección. Por el amor de la unión y de la fraternidad renunciaran gustosas ambas partes contratantes qualquíera otro derecho de menos consideración que pudiera impedir la consumacion del plan. A sus respectivos Congresos toca esta materia importante ; nos contentaremos con recordarla, complaciéndonos de antemano con la idea del suceso que esperamos.

Será mas bien fundada nuestra esperanza, si las demas Provincias de Santafé al paso mismo que fueren recobrando sus derechos imitaren el exempló de Casanare , nombrando y enviando Diputados á la Congregación de Venezuela.

Truxillo y Merida nombraran los suyos quando se hallen en aptitud de hacerlo, y entonces enviará cada una cinco Diputados al Congreso. La Comisión pues que desea como el que mas, el dichoso dia de esta reunión nacional, presenta al Consejo las siguientes Reglas, y las somete á su censara y corrección :—

  1. En cada División del Exército Republicano sera e Gefe de ella el Comisionado para la convocacion de sufragantes, y demos que se expresara,

  1. Todo hombre libre tendra derecho de sufragio, si ademas de esta calidad fuere Ciudadano de Venezuela , mayor de 21 años, siendo soltero ,ó menor , siendo casado ; y si qualquiera que sea su estado, tuviere une propiedad de qualquiera clase de bienes raices. ó profesare ninguna ciencia , ó arte liberal, ó mecánica.

  1. Aunque carezca de bienes raices, ó de la profesión mencionada. sera idoneo para elegir, si fuere arrendador de tierras de agricultura , ó de rias de ganado, ó trafiante con un fondo de 300 pesos, lo menos.

  1. No perderán el concepto de propietarios, y poseedores, para sufragar, las personas , cuyas propiedades estuvieron en poder del enemigo.

  1. Estan excluidos de voz activa y pasiva los dementes, los sordomudos , los fallidos, los deudores á caudales publicos con plazo cumplido , loe estrangeros sin carta de naturaleza , a menos que esten alistados en las banderas de la República , ó hoyan merecido de ella otro empleo, 6 encargo publico. los vagos habidos y reputados notoriamente por tales , los tachados con la nota de deserción . los infamados con infamia no purgada por ley , los procesadas con causa criminal obierta y de gravedad, los que solicitaren votos para sí, ó para otros . y los casados t que sin razón legal estavan separados  de sus mugeres.

       6 .     Todo empleo civil, ó militar de la República, dotado, por lo menos , con 300 pesos anuales, aunque no sean efectivos, entrará en la clase de propiedad para el derecho de sufragio

      7 . Comprehendidos están en la 2a. Regla los Venezolanos dedicados al servicio de las Armas Republicanas ; pero por abreviar el acto de la elección sin atraso del servicio , no sufragará toda la tropa, sino aquellos individuos de ella que sean padres de familias , propietarios de bienes raíces,ó arrendadores de tierra para el sembrado, ó crias de ganado, ó traficante con el capital declarado en la Regla 3a. y habilitados por los demas capítulos expresados.

  1. Todos los Oficiales, Sargentos y Cabos, aunque carezcan de los fondos raicés, ó equivalentes , designados en esta instrucción , gozaran de derecho de sufragio.

  1. Serán también sufragantes todos los inválidos que hayan contrahido esta inhabilidad combatiendo en favor de la República, siempre que no adolezcan de los vicios , y nulidades personales que privan de este honor.

  1. Los Gefes de cada División por sus propios conocimientos, y por el informe que adquiera de personas idóneas, se certificaran de las que existan al alcance de su mando con derecho de elegir ; y de todas ellas firmaran listas por el orden alfabetico , con expresión de su naturaleza , y vecindario , estado , y edad.

  2. No pudiendo practicar por sí mismos esta averiguación, el llamamiento de los sufragantes, la presidencia de, concurso de ellos , y la recollecion de sus votos , substituirán estas funciones en en los Oficiales mas aptos.

12 .El que presidiere á estos actos, instruirá previamente á los concurrentes en sus deberes respectivos á la elección, preparándolos al mejor acierto de ella.

  1. Si por las circunstancias en que á la sazón se hallare el Gefe, ó su División , creyere incompatible con ellas el llamamiento y concurrencia simultanea de todos los Electores, los irá llamando ó haciendo comparecer ante sus comisionados por el turnó y órden que le parezca mas conveniente , á fin de que cada uno vote lo mas pronto posible, y sin mengua del servicio.

  2. Cada sufragante ha de estar bien advertido de que viene á elegir por sí mismo, y no por medio de otros Electores, el Diputado ó Diputados que tocaren á su División:

  3. Sera también advertido de que del acierto , a desacierto en la elección depende la dicha, ó desdicha del pais, y de que la Diputación , qualquisiera que sea el lugar y cuerpo de donde ella resulte , no es para ninguno en particular, sino para toda la extesion de Venezuela.

  4. Para ser Diputado-en las próximas votaciones , se requiere la edad mayor de 25 años, un patriotismo á toda prueba, no adolecer de ninguna de las tachas expresas en el 5°. ser ciudadano de Venezuela , por lo menos , 5 años antes de la elección , gozar de una propiedad de qual quiera clase en estas Provincias , y residir actualmente en ellas; sino es que su ausencia proceda de servicio especial al Estado, ó de permiso del Gobierno en asuntos propios , con tal que se espere muy de próximo su venida.

  5. Los Extranjeros que al tiempo de la elección aun no tuvieren carta de naturaleza , podran ser elegidos, siempre que hayan seguido constantemente la causa de la República en qualquiera servicio activo, y continuado desde el principio de qualquiera de las épocas de su gloriosa insurrección.

  6. Por el orden alfabético se escribirán los votos con la expresión que yá queda prevenida.

  7. Las dudas ó dificultades que se susciten sobre qualidades ó formas se decidirán por el Presidente de la Congregación de Electores, ó engargado del llamamiento y recolección de votos y sus asociados.

20 . Estos asociados serán quatro de los mismos sufragantes mas recomendables é imparciales. Su decisión será executiva, aunque de día se interponga recurso al Superior ; y por ningún motivó se suspenderá el acto electoral; pero á su tiempo se le dará cuenta de lo ocurrido.

21 . En cada Parroquia se practicará lo acordado en sus respectivos números por la autoridad civil y eclesiástica , á cuyo cargo se hallare el regimen de sus parroquianos.

  1. Si estu viere situada la Parroquia en Villa ó Ciudad capitular, tocará de cumplimiento de la eleccion á su Municipalidad con asistencia del Párroco u otro Sacerdote comisionada suyo.

  2. Pero si el número de Municipales presentes fuere menos de tres, se suplirá con otros sufragantes, vecinos honrados, y padres de familias de notorio arraygo.

  3. En las Parroquias vacantes suplirá el Eclesiástico que las administre , ó qualquiera otro substituto suyo, ó del respectivo superior , con arreglo a la mayor ó menor distancia de cada uno.

25.Si por grave distancia ó penuria de Sacerdotes no fuere fácil y pronto el suplemento , procederá por sí sola la autoridad civil, acompañada de quatro vecinos honrados , padres de familias y propietarios, que en todo evento han de ser sus asociados.

  1. Quando faltare en la Parroquia Comandante militar ó político, suplirá el mas inmediato, ó menos distante ; pero si el mas próximo, ó menos remoto fuere Ayuntamiento, o Municipalidad, será de su resorte el suplemento , enviando uno de sus miembros, ó proveyendo otro Comisionado sin dilación.

  2. Sobre feligreses presentes en cada Parroquia recaerá su calificación para el sufragio: los sufragantes serán citados y emplazados por carteles, papeletas, y emisarios, para votar en la forma prevenida: los encargados de la execucion de estos actos decidirán las dudas y dificultades de que habla el número 19 y observarán lo demas acordado en el 20.

28 En Margarita y Guayana se harán las elecciones por Parroquias, nombrándose cinco Diputados en cada una de estas Provincias.

  1. Los veinte restantes se distribuirán entre las Divisiones Militares de las demas Provincias; y en cada una de sus Parroquias libres votarán los sufragantes que residieren en ellas por el mismo numero de Diputados que tocare á cada una de sus respectivas Divisiones Militares.- ( Se continuará)

ANGOSTURA OCTUBRE 24 DE 1818.

En nuestro penúltimo n°. se ha cometido un herror involuntario habiéndose seguido una copia inexacta de las instrucciones dadas por Morillo al comandante del batallón de Clarines Felizmente ha llegado a nuestras manos el oríginal firmado por Morillo. El artículo 9o. de dichas instrucciones dice de este modo:

“Todos los Esclavos que encuentre en las haciendas que sean útiles para las armas los agregará á ellas, respecto á que los enemigos les dan la libertad y los emplea contra nosotros”

Nuestro n.° 12 finalisa este artículo con la siguiente clausula: “ con la vana esperanza de libertad.”

Como nos hemos propuesto no engañar jamas al público aunque autorizados por el exemplo de nuestros enemigos, nos hemos creído obligados; corregir esta pequeña alteracion.

Si el Redactor de la gazeta de Caracas tuviese el mas leve razgo de pudor debería sepultarse vivo, al conparar nuestra fidelidad con sus imposturas. Nunca este Redactor ha dado ún documento importante íntegro. Ya suprime quanto hace honor a nuestra causa, ya aumenta a su antojo quanto la puede hacer odiosa ó perjudicar a los Gefes que la sirven. Así es que toda la correspondencia que últimamente ha publicado en Caracas es un texido de falsificaciones , una mezcla de errores y verdades, que con mucha dificultad se acertará á discernir lo real de lo supuesto, y el estilo franco é ingenuo del estío servil y chismoso del caballero Diaz. Simembargo, qualquiera que sepa leer y que conozca las plumas de los autores puede distinguir el tono rastrero del esclavo, y el noble que caracteriza á los hombres que escriben baxo la autoridad de un Gobierno libre.

Pero volviendo á nuestro artículo de Morillo, empezaremos por la observación general; y es que, constantemente nuestros enemigos nos atriboyen lo que ellos nos hacen, la guerra á muerte la empezaron los Españoles con la mas atroz barbarie ; y quando nosotros autorizados por el Derecho de Gentes y aún por el Divino, adoptamos. aunque muy tarde, la represalias entonces gritaron con escándalo que los Republicanos eran los amores de la guerra á muerte.

En Pasto, desde los primeros dias de la revolución , los Españoles dieron la libertad á los Esclavos para que nos degollasen y formaron cuerpos de libertos realistas con el objeto de que continuasen la guerra civil con todo el encono que hasta aqui

En Venezuela los Españoles Boves, Yañes, Rósete, Morales, y otros muchos, proclamarón la “libertad de los Esclavos: con este atractivo aumentaron sus bandas de asesinos en tanto grado que sus cuerpos se hicieron númerosísimos y por consiguiente devastaron quanto se les aponía. Ahora Morillo manda que los Esclavos se agregen á las armas, por que nosotros les damos la libertad y los empleamos contra ellos. ¿Que nos dexaremos degollar pacientemente por las mismas victimas que debemos libertar de sus tiranos? ¿ No es una obligación sagrada defenderse contra sus enemigos , emplear sus mismos medios, y libertarse de sus tiranos ? ¿No es una obligación sagrada defender á nuestros propios hermanos ? Nosotros lo hemos hecho y hemos debido hacerlo ; y el mundo y las futuras generaciones aplaudirán la justicia de esta medida benéfica y política. El bien ó el mal que de ella resultare será únicamente debido á quienes nos han forzado á tomarla. Pero sea qual fuere el éxito de un acto tan legítimo, la humanidad se ha satisfecho y el sentimiento interior de nuestra conciencia consolará siempre nuestros corazones . Si la suerte nos concede la victoria, la paz y la harmonía reynaran en Venezuela : ninguna diferencia, ninguna zelo, ninguna injusticia turbará el reposo de unos hermanos que recíprocamente se han roto sus prisiones y las han convertido en armas protectoras de la filantropía.

 Por dar lugar á los artículos oficiales no se ha concluido  el de la Meditacion, ni se han corregido algunas Erratas de los dos números anteriores.

AVISO AL PUBLICO.

De abordo de la goleta Inglesa Jackman capitón Merchant , se han huido cinco Negros de la propiedad de dicho Capitán , robándose el Bote y una gran quantidad de provisiones, alguna ropa , y 18 portuguesas: se supone que se han dirigido acia abaxo.— Él Bote es pequeño, pintado de colorado: los Negros se llaman Tomas, Congo, Sam,-King, y Jorge. —Tomas tiene unas marcas de su pais en la frente y cogote—Congo está también marcado en la cara, y le falta un diente. —Sam es un negro de Africa recien llegado, muy joven , y de cara muy chata.—King es criollo de Barbada y tiene su pie de barba.— Jorge es un negro alto y patón , criollo de San Martin, y habla un peco de francés.— Qualquiera Comandante que los aprehenda , ó algún particular que informe al Subscriptor sobre su paradero será Satisfecho de todo gasto, y una regalía liberal se promete al que contribuya al descubrimiento de estos Ladrones, para cuya aprehensión ha dado el Gobierno mismo las mas estrechas órdenes.

RAFAEL MEXIA. Angostura 24 de Octubre de 1818

Impreso por Andrés Roderick ,Impresor del Supremo Gobierno. calle de la Muralla .• 83.