logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 13. Angostura, Sábado 17 de Octubre de 1818. 

Correo del Orinoco 1818 N° 13

LA MEDIACION.

Continuacion de la exposición  sobre la Mediación entre España y América.

Esta horrible carnicería se vé por un ínstante suspendida al presentarse Fernando en las fronteras de la Península. Su restablecimiento parece una obra de milagro. La América y la España fixan la vista en él, considerándolo como restituido por la mano del Cielo , y en aquel acceso de entusiasmo y de superstición olvidan sus resentimientos y se abrazan.—¡ Que feliz momento para establecer entre ellas la mas estrecha y mas cordial unión, y poner los fundamento de mas grande y poderoso Imperio que haya existido jamas!—Todo le favorecía, su entrada misma era una Apoteósis, y por cierto en diez siglos no podría hacerse lo que él pudo hacer aquel dia. ¡Que peligro corrió entonces nuestra Independencia! Pero estaba destinado él mismo desde el seno de la eternidad & coronar esta grande obras y bien pronto su Decreto de Valencia reanimó nuestras perdidas esperanzas, su restablecimiento de la Inquisición las confirmó , y su Morillo vino á realisarlas. Este era el hombre que se necesitaba para desvanecer ese funesto prestigio de nombre de Femando, que en casi todo América había mantenido suspensa la declaración de la Independencia absoluta, y fascinaba todavía á los pueblos mismos de Venezuela y la Nueva-Granada, únicos en que se hallaba establecida. Pero, ¡con qué aciertos con quanta rapidez logra este heroe de los caminos reales propagar el conocimiento, antes un limitado, del ningún bien que se podía esperar de ese tan deseado Soberano á Modelo en el grande Arte, en el Arte difícil de dar un fuerte y universal impulso al patriotismo, apenas arriba a Margarita quando forma todo aquel pueblo para una nueva y mejor sostenida insurrección. Asi es que bien lejos de anunciar intenciones pacificas al presentarse delante de la Isla, toma disposiciones hostiles: hacensele proposiciones sumisas y moderadas, y él di una con atestación insolente (1) mas propia para irritar los ánimos que para aplacarlos. Muda luego de lenguage, y solo habla de la clemencia infinita de Fernando , del olvido de todo lo pasado, de la restitución de sus bienes á los emigrados, que invita por carteles á volver á su país, ofreciendo á los residentes en Margarita pasage gratuito en su esquadra. Aceptanlo el coronel Amoja y otros oficiales distinguidos (2) á persuasión de Morales, aquel feroz discípulo de Boves y el pérfido Morillo, Morillo el mas baxo y el mas infame de los hombres, viola sus promesas solemnes, viola sus juramentos, viola los derechos sagrados de la hospitalidad, y degüella en toda playa desierta á los que con tanta confianza se arrojaron en sus Dorios.—Con el mismo artificio fueron después embarcadas en Guiria mas de cinquenta personas la mayor parte mugeres y niños para ser todos arrojados al mar, pero el executor se contenta con echarlos sin víveres en un islote árido y desierto, el testigo grande, en donde ya expirando de hambre y sed , de que hablan muerto tres niños, tuvieron la dicha de deber su salvación á un buque Ingles (3); ¿ Qué dirémos del horrible banquete de Urreistieta (4), en que si no es por la sagacidad de Arismendi, hubieran sido asesinados con él todos los Gefes y empleados del extinguido Gobierno de Margarita, mientras Morillo, por cuyas órdenes se hacia todo, proclamaba .en Caracas la miseriordía que había tenido de ellos ?—Pero este no era mas que el ensayo de la tragedia, que iba á dar en la Nueva-Granada. ¡ Que no pueda yo seguir los pasos de este Atila , desde que se presentó con la Inquisición delante de Cartagena hasta el dia espantosamente memorable en que se felicitaba con Moxódeno haber dexado en el pais quien pudiera leer un buen libro ! 5) Debía igualmente felicitarse de no haber dexado quien pudiera comprarlo. Las luces y el dinero eran los crimenes capitales que conducían al patíbulo los mas virtuosos Ciudadanos. El temor de que algunos se le escapasen, lo trahían tan cuidadoso y tan inquieto en su Marcha, que no cesaba de repetir sus insidiosas proclamas de amnistía, sus promesas de salvación, y la ridicula pedantería de la clemencia de Fernando VII., al mismo tiempo que en sus informes á la Corte insistía en su atroz principio del exterminio de quantos hubiesen tenido alguna parte activa en la revolución. Presintiéronlo muchos y huyeron, otros se ocultaron y algunos menos desconfiados ó mas crédulos permanecieron tranquilos en la Capital. Entra en ella el brigadier La Torre, y persuadido él mismo (6) de la buena fé de Morillo, no solo publica de nuevo la mas completa amnistía; sino que acoge benigna y cordialmente á los militares y empleados que había en la ciudad, y exhorta á que se restituyen a ella los que habían salido á ocultarse. Apresurante estos á volver, y reconocidos á la humanidad aparente de Morillo se esmeran en erigir arcos triunfales y preparar grandes fiestas para recibirle. Infelices; ignoraban que él no quería otro triunfo que el de de la muerte ni mas obsequio que sangre y dinero. Prisiones por todas partes y sequestros, por todas partes bayonetas y tribunales asesinos, por todas partes patíbulos, por todas partes truenos tras de truenos de execuciones militares, y luto en toda la ciudad, y yares, y gemidos, y lagrimas— Gran Dios!  es esta la salvación que Morillo vino á traher á América ? Pero el no se contentaba con degollar á los hombres: era preciso que sus mugeres y sus tiernos hijos perecieran en la indigencia y el desamparo.—La confiscacion segura á la muerte como el trueno al relámpago, y las familias huérfanas, arrojadas de sus casas y desterradas salían de la ciudad, como escapadas de un naufragio, a mendigar de los pobres labradores el pan que antes les daban ellas (7) ¿ Y qué diremos del trafico que se hacia de la existencia humana, vendiendo y revendiendo Vidas , y aún quitándolas despues de haber sido bien caramente pagadas ?— ¿Que diremos también de esa burla cruel de perdonar y poner en libertad á los prisioneros, como sucedió el dia de San Calixto, y quando apenas habían enjugado las lagrimas de sus mugeres y sus hijos , arrancarlos otra vez de su seno y volverlos ¿ la cárcel y de allí al patíbulo ? — ¿ Y este insulto & la dignidad del hombre lo hacía solo por ostentar en las gazetas la clemeneña, ya sobrado odiosa y sobrado ridicula de Fernando, en celebridad de sus satisfacciones O de su aniversario! En celebridad de ese mismo aniversario fué que Morillo ultrajó y atropelló bárbaramente á las señoras mas ilustres de .Santafé que animadas de un sentimiento noble y generoso fueron á arrodillársele pidiéndole gracia por varios prisioneros, y solo obtuvieron para ellas la de que no les mostrara los rasgos espantosos que estampó el infierno en semblante., ni las echara por el balcon, sino por la escalera.

La misma escena que en Santafé se representaba en Popayan , en Antioquia, en el Socorro, en Tunja, en todas las ciudades principales, con la sola diferencia de que mudandote rápidamente los Gefes, era mas activo y menos reservado el trafico de la existencia humana. El que escapaba de unos ó lograba comprarse á si mismo, perecía baxo la mano del otros ó tenia que volverse á comprar.—¡ Ilustre Warleta! celebre mercader de vidas y celebre asesino! comunicadnos la erudición inmensa que habéis adquirido en estos ramos, llevando a diversas provincias la clemencia de Fernando y la salvación de Morillo. Decidnos porqué causa han perecido tantos hombres en bosques y lugares solitarios? ¿Que epidencia (8) ha habido en mas de treinta leguas de camino desde Chire hasta Guadualito, en el paramo de Guanacas , y en los desiertos y montañas?— ¿A donde han ido muchos de aquellos curas y religiosos, venerados por sus luces y por sus virtudes, que Morillo confinaba á los Presidios, por que en lugar de predicar la Divinidad del Despotismo, predicaban la del Evangelio ?—  En que se funda ese pillage eterno, esas degollaciones periódicas , como las del Socorro, esos atentados que el pudor no permite descubir ? ¡ Digno confidente de Morillo! explicanos los misterios de su política.

Si i lo menos pan tanto estrago hubiesen sido excitados por el ardor de la venganza, pudiera parecer menos horrible y menos criminal. Pero los hijos de la Nueva-Granada no habían vertido una gota de sangre española, y esos mismos hombres sacrificados al furor de Morillo, esos mismos habían sido los que en los momentos mas críticos se habían interpuesto entre los Españoles y el pueblo, y presentado constantemente su pecho para defenderlos.—Ingratos ! habéis vertido la sangre de los que habian preservado la vuestra! la sangre de unos hombres que por sus costumbres puras é inocentes , por su desinterés, por su humanidad, por el brillante exemplo que habían dado de todas las virtudes publicas merecían altares en lugar de patíbulos!—Que! no los admirasteis en el suplicio mismo ! — Pudisteis ver tanta grandeza de alma, tanta elevación de sentimientos , su marcha noble, su serena frente, esa dichosa tranquilidad, espresion de la conciencia, y testimonio de la justicia de una bella causa : ¿ pudisteis verlos , sin arrodillaros a su paso, y exclamar ¿es este Sócrates, es este Phocion, es Leónidas, Aristides, Catón, Cincinato, Camilo, son los patriotas mas virtuosos y los mas ilustres de la Antigüedad que han revivido para mostrar al Mundo como se muere por la libertad? NO! son sus discipulos; pero apartaos de aqui vosotros, lejos de aqui profanos!—Vosotros no sois dignos de asistir á tan augusto y santo sacrificio. Venid vosotros, Corazones sensibles : venid de todos los países cultos, al mas generosas y grandes , y vosotros Admiradores de Atenas y de Esparta y de Roma, venid á ver el mas bello espectáculo y el mas digno de vuestra asistencia— la muerte de los justos por la libertad ! ¡(9).

No Españoles, vosotros no lograreis jamas amancillar su fama. Sus nombre inscritos en el templo de Memoria serán venerados por todos los hombres sensibles al mérito y a la virtud sublime : sus hijos los llevaran con gloria , y la Patria los señalara con orgullo a todos los Pueblos. Vosotros si, vosotros sereis un objeto de horror y de execración mientras haya sobre la tierra luces, virtudes ,y humanidad.

Si tantos horrores y maldades no pueden leerse sin indignación y sin un secreto deseo de ver exterminada una raza tan perjudicial al genero humano, ¡ qué efectos no habrán pro­ducido en los mismos pueblos oprimidos, y pueblos extremamente irritables, dotados de una imaginación ardiente , y penetrados de la justicia y de la importancia de su causa !—Es imposible formarse fuera de nuestro territorio una idea , no digo ya del odio; sino del furor y de la rabia que anima a los Americanos contra los Españoles. Esta animosidad domina todas las pasiones , subjuga todos los interéses , prevalece sobre el sentimiento mismo de la libertad y de la independencia. El Atlantico que separa los dos mundos no es tan extenso como el odio que separa los dos pueblos.

Que la España se persuada bien de esta verdad y pese las conseqüencias de una «versión inmensa que se difunde a todo lo que lleva su nombre, a las producciones mismas de su industria y de su territorio ! La opinión ha marcado entre nosotros con el selló de la infamia a todo lo que es Español, como entre los mismos Españoles a todo lo que es Judío. Un boton , una cinta de sus fabricas , seria aqui lo mismo que en la salvage Castilla un Sambenito.

En el comercio , como en todas las cosas, hay una fuerza de preocupación y de habito, a que es imposible resistir. Su curso como el de los grandes rios , una vez mudado no re­trocede hacia la boca del antiguo cauce. ‘Todo es ya Ingle entre nosotros , y aun las producciones y mercancías de otros paises nos vienen por sus manos. La gratitud fortifica cada dia este gusto y estas inclinaciones. El comercio Ingles nos subministra con mano liberal todos los medios de conquistar nuestra Independencia , y el comercio ingles obtendrá, sin necesidad de algún tratado, una preponderancia eterna en este Continente. Es de todo justicia lleve el premio de los riesgos que ha corrido, y de-las dificultades que ha tenido que vencer en su propio pais , cuyos grandes y permanentes intereses no han sido bástante conocidos de los que mejor debieran calcularlos.

No queda pues al comercio español ni aun la esperanza de la concurrencia, de que lo excluye el odio que la política atroz de su Gobierno ha sabido adquirirle.

Tal es la situación de la España que se arruina si Fernando hace la paz con América, y es perdida para siempre si se obstina en continuar la guerra. No le queda otro medio de salvarse que el de adherir ella misma a la causa de la Independencia, y aliarse con la América contra su actual Gobierno, tan enemigo suyo como nuestro. No faltan en la Peninsula hombres superiores que asi lo conocen, y Renovales han pensado muy bien que la libertad de España se debe conquistar en América. Por lo menos es cierto que corre mucho riesgo su existencia política, si no convoca prontamente sus Cortes, reforma su constitución, coloca sobre su trono á otro Principe, restituye los Frayles á la sociedad civil, suprime los Diezmos , dota el clero y quema la Inquisición.— Asi desaparecerá el odio que nos separa con el Gobierno que lo ha causado, y cuya sola presencia basta a conservarlo. la España entonces podrá establecer relaciones permanentes y ventajosas con América, y hallará su felicidad en nuestra Independencia. Pero si no. vuelve sobre si misma, si dexa que Fernando la sacrifique á su furor demente de avasallar y de abatir la América, ¡ que horrible perspectiva se le presenta á la vista!—Prescindamos de que no basta una y otra expedición , uno y otro Morillo, ni cien otras expediciones ni cien otras furias para realizar sus insensatos proyectos, y vamos á que no puede prolongarse ni quatro años tan desastrada guerra , sin que se precipite la Peninsula en una espantosa revolución. ¡ Que otro termino tiene el Despotismo exercido largo tiempo en la plenitud de su insolencia y de su iniquidad natural —Contribuciones sobre contribuciones, levas sobre levas, exacciones extraordinarias y violenta , aquí las cosechas arrebatadas de los campos, allí los últimos despójes del comercio pillados en los almacenes, por todas partes bayonetas, por todas partes satélites de la tiranta y legiones de Frayles anunciándola como un pre ente del cielo: tal es el quadro que no tardará en presentar la España, y cuyo complemento no puede ser otro que una reacción terrible y el grito espantoso de la Democracia. Hé aqui otra vez la Europa en combustión por haberse descuidado con un tafo.

Pero démosle a Fernando exércitos, tesoros, esquadras, sin necesidad de despoblar y de oprimir la España : supongámosle sostenido por una liga impía, animada de su propio espíritu y cómplice de sus designios: prodiguémosle ademas los favores de la Fortuna, y no quede puerto, ni fortaleza ni playa de que o se apodere en un dia—Y qué? desaparecerá por eso la libertad de Colombia y nuestra Independencia no habría sido mas que una lisongera ilusión ?—Que delirio ’ La América está decidída á emanciparse, y sabe ya muy bien que no hay sobre la tierra poder bastante para someterla otra vez á la España. Quando la libertad no pueda ya sostenerse en las llanuras , levantará el vuelo sobre los altos Andes , desde cuya cumbre vera estrellarse contra aquel valuarte inexpugnable no digo numerosos exércitos; pero la población entera de la Peninsula, que inundara nuestras costas. Todo el pais intermedio seria desde luego devastado por nuestras manos, y desiertos y soledades inmensas nos separarían, como otro Atlántico, de la invasion en masa de la España. Concentrada nuestra población en fértiles y deliciosos valles á diversas alturas de la cordillera . haría la guerra mas desastrada que jamás se ha visto no ya por las medios ordinarios; sino por el veneno, por la inundación , por el incendio por la infección tal vez del ayre y de las aguas cuyas fuentes quedaban baxo nuestro dominio. Se veria entonces lo que puede la libertad favorecida pór la naturaleza, y los diez millones de hombres que se atribuye la Peninsula, desaparecerían como una sombra en menos de diez años.

Hemos visto que la España por la perdida y por la atrocidad de su conducta ha hecho absolutamente imposible su reconciliación con América: que la América tiene los medios y la resolución de obtener eternamente la guerra primero que someterse á su dominación, y que esta guerra impía se hace del modo mas sangriento’ y exterminador y ciertamente el mas perjudicial á los intereses de todas las naciones Baxo de estos principios vamos á manifestar en el punto siguiente que la Mediación con el objeto, reconocido imposible, de una reconciliación ni siquiera debe proponerse , pero que la humanidad y la política exigen imperiosamente la intervención de las Altas Potencias para poner termino á la rapida despoblación y devastación de este Continente , y establecer por su Independencia la libertad del comercio y de las relaciones del mundo.

4°. Se hace dificil concebir que á vista del contraste entre la conducta de España y la de América, quieran intervenir las Potencias ilustradas para que á titulo de reconciliación se restablesca la soberanía del Inquisidor Fernando en este Continente. ¿ En que términos podría ella proponerla que su proprio discurso no fuese su acusación ? Y si no, figurémonos que en medio de la Europa se levanta este Congreso Augusto, animado del puro amor del bien y de un deseo ardiente de enjugar en fin las lagrimas de la humanidad: que ante él comparecen la vieja España y la joven América, y que un inviolable juramentó las obliga á hablar conforme á sus principios , á sus sentimientos , y á la verdad.—“ Yo no niego, tendría que decir la España, no niego que la América me prodigó mis tesoros y se presento ofreciéndome el sacrificio de su propria existencia , quando me vio invadida por un enemigo poderoso; pero se atrevió á imitar mi conducta, como si nuestra condición fuera la misma, y por eso la declaré rebelde, hice bloquear sus puertos, y mandé contra ella tropas que la castigasen, y comí arios que la pusieran en combustión, sembrando la discordia, y suscitando partidos y conspiraciones. Sobresaltada ella de verse tratar como enemiga, solicito reconciliarse conmigo, me importunó con protexta repetidas de adhesión y fidelidad, y tuvo la osadía de imponer en su favor una gran Potencia. mi aliada, no como quieren decir, mi Protectora. Yo eludí la Mediación.con mi cabilosidades habituales, afectando sin embargo aceptarla, mientras que al mismo tiempo me empeñaba con nuevo ardor en la empresa de castigar tan infame rebelión. No por eso desistieron sus Diputados de hacerme nuevas proposiciones de reconciliación, y aún ovaron hablarme de venta as comunes , mutuos interesés , y que sé yo qué especie de unidad nacional y consolidación de un gran e Imperio Era justo burlarse de una colonia que se entromete á pensar y discurrir, como lo hicieron mis Disputados y mis escritores. Yo dando al desprecio sus propuestas y reclamaciones, persistí en mi proposito de no degradar mi autoridad , sometiéndome á la razón. Esta rectitud, siempre odiosa al delinquente. Irrito tanto á la America, que muchas de sus provinsias reunidas se declararon independientes y se constituyeron , como los Paganos y como los hereges,en repúblicas. Bien pronto castigué, como lo merecía , á la primera que se arrojo á los tan criminal exemplo. Venezuela volvió someterse á mi dominación baxo una capitulacion solemne, con que creyó entorpecer á  torso de la Justicia como si los rebeldes, digalo Morillo tuviesen derecho a que se les guardase fé, ni palabra, ni juramento. Asi es que apenas rendido su exército y entregadas en todas partes las armas y municiones, casi todas las familias distinguidas á los pueblos mas insurgentes fueron en masa arrastrados a las cárceles, de donde apereció por castigo de Dios la mayor parte al rigor de la miseria y del hambre, de los improperios y el mal trato. No bastó este escarmiento a parar el torrente de la Independencia , y la guerra se hizo general. Confieso que la conducta militar de América era exactamente conforme a las leyes establecidas por la civilización y la humanidad ; pero yo no estaba obligada a ellas por que mis prisioneros eran reos y me acomodaba degollarlos (10). Al cabo los Americanos se arrogaron el mismo derecho, y torrentes de sangre corren desde entonces por aquel desgraciado Continente.—Suplicios atroces me parecieron luego necesarios para contener por el terror a los rebeldes; pero tal es su perversidad, que esta medida saludable solo ha servido de irritarlos mas y reanimar el ardor de la venganza. Fué ya preciso ocurrir a expedientes politicos, promesas, perdones , seducción , todo mero de artificios y habilidades para atraher los malvados e exterminarlos. En la acertada ejecución de esta, maniobras es que Morillo ha desplegado el gran genio de Atila , y si los monstruos en qualquiera linea no fueran tan raros, A él hubiera podido recorrer la América con la rapidez, que en otro tiempo Satanas ( 11)el mundo—Gran Dios! ya no hubiera en aquel hemisferio un hombre que supiera leer tú quien pudiera subsistir. La igualdad de la ignorancia y de la miseria, unica que conviene en América, si ubiera sido al instante establecida por este hombre grande. Sin embargo de tan brillantes sucesos y de esta degollacion inmensa , es preciso confesar que ni mis armas , ni mi política, ni la fortuna incomparable de haber encontrado Américanos bastante estúpidos para pelear por ira en lugar de pelear por su país , nada puede ya impedir en aquel mundo dexe de ser independiente, si la Europa no toma á su cargo sometérmelo. Con este objeto tan importante a la salud del genero humano he venido a representar a las Altas Potencias que ya me faltan enteramente las fuerzas y me es imposible hacerlas. Bien claramente he manifestado a este Augusto Congreso la firmeza con que desde el primer movimiento de la Insurrección he sostenido mis derechos sagrados a la esclavitud de América . y la Divina Autoridad despótica de que Dios ha investido a mi adorado Fernando, como los Capuchinos lo tienen demostrado. ¿ Qué medio hay de que no me haya valido? Torrentes de sangre han corrido en los campos de batalla . en los patíbulos, en las cárceles , en bosques y lugares solitarios ; mientras la impostura, la alevosia, la calumnia, los chismes , los artificios de la seducción y de la perfidia se empleaban por otra parte en la destrucción de los rebeldes—Y que! ¿ era acaso por mí solo interés que yo aparaba todos los recursos de mi poder y de mi habilidad, mas bien por el de toda Europa y el de la misma América? No es mi culpa si todo aquel Continente no disfruta ya de los beneficios de mi Inquisición . de las ventajas de mi monopolio, de la facilidad de hallar la verdad , objeto de tanto estudio y de tan penosas indagaciones y experimentos, por mi método tan sencillo como agradable del tormento. Tampoco es mi culpa si realizada la Independencia . se vé la Europa desposeída de bienes pero menos importantes, por no poder yo contribuir a los adelantamientos de sus fabricas, revendiendo sus mercancías         ¡Que triste perspectiva para las naciones industriosas y comerciantes ! Verse privadas de un Agente tan activo, tan inteligente, tan emprendedor , como mi Monopolio, y tan moderado que se contenta con un ciento por ciento sobre la exportación y otro tanto sobre los retornos ! Ellas mismas tendrán que llevar en adelante sus productos á los mercados de América, y llevarlos indistintamente, por que ya no habrá quien escoja los que convienen. Bien pronto perderán los fabricantes europeos esa dulce tranquilidad que da la venta forzada por el Gobierno, y se verán en la necesidad de perfeccionar y aun. de inventar cada día nuevos artefactos  para contestar las extravagancias insubsistentes del luxó y los varios caprichos de la opulencia ¡Que incomodidad! qué confusión que trastorno de todos los principios va a producir esta inquieta y turbulenta independencia ! Ya no habrá reposó en la  Europa. El movimiento activo de la industria y la-agitación incesante del comercio son consequencias inmediatas y necesarias de abrir un campo inmenso á la ambicion y á la avaricia, introduciendo en el genero humano 17 millones de hombres, y abatiendo el monopolio que circunvalaba todo un Mundo.—Aún hay mas. Las Artes mismas y la industria van á emigrar á América, en cuyas ardientes playas no pueden menos de prosperar, como el café y el cacao , al influxo benéfico de un ayre inflamado , de un sól abrasador, y de otras circunstancias favorables á la constancia y actividad que ellas requieren. Desaparecerá  entonces nuestra primacía y este centro de la civilización vendrá á serlo de la barbarie.

No son menos graves lós inconvenientes de la independencia respeto dé la misma América; pero su presencia por cierto bien extraña y bien impolítica, en este Congreso, impide manifestarlos. ¡ Iría yo á meterme aora en contestaciones con ella ? ¿ Seria decoroso que una gran Potencia , popedum late regem belloque superbum, sufriera que le replicasen esos miserables cabecillas —esos rebeldes, esos impíos, esa chusma de gente perdida, bandidos, malvados, picaros, facinerosos, canalla?—Yo no alcanzo á concebir como el Congreso ha podido permitir que el ignoble Mundo de Colon se presente aquí ante nosotras las Altas Potencias, y asista á las deliberaciones que vamos á tomar sobre su suerte; No quiero pues manifestar los perjuicios que á ese mismo mando le traherá su independencia ; perjuicios gravísimos, y que en parte ha indicado ya el juicioso y profundo editor ó redactor, ó autor de una gazeta titulada The Courrier” gran Iogico, gran Político, escritor elegante, el mas sabio de los hombres, pues que habla bien de mi y muy mal de la América.

Hay sin embargo males que en conciencia no puedo menos de exponer al Congreso, por que conciernen á la ley de Dios y á la salvación de las almas. Yo conquisté la Ámériea para la religión, yo debo conservarla. Arte mea capta est, arte tenenin mea. que dixo Ovidio en su obra de Arte Amandi. No. yo no permitiré que los pueblos que la Providencia ha confiado á mi soberanía , sigan los caminos de perdición , por donde la Independencia quiere conducirlos.— ¿ Que hay que esperar de esa horrible independencia , quando apenas naciente y ocupada solo de la guerra , ya ha inundado de libros prohibidos  y de patetas de Protestantes aquellos desgraciados países, y no solo ha introducido Imprentas y establecido papeles públicos; si no que ha abierto la puerta á todo genero de hereges. á los Cismáticos y á los Deístas , á los Franc masones, y a los Judíos mismos, sin que á nadie se le exija á la entrada su fé de bautismo, no por pasqua florida la cédula de confesión.— Tal es ya la depravación que el índice expurgatorio de la Santa Inquisición se solicita como una excelente Bibliografía para pedir á Europa los mejores libros. Todo es ya corrupción , todo impiedad , todo anuncia el riesgo de que aquellas gentes se condenen en masa , como los Romanos , si el Congreso no se opone al Demonio que inventó y sostiene la Independencia.

No hay otro remedio á tantos males políticos y religiosos, que mi reconciliación con la América ; pero como ella está tan infatuada con su independencia y tan preocupada contra mi, que ni fia en mi palabra , ni créeen mis prometas , ni hace aprecio alguno de mis juramentos , ni aún consiente siquiera en tratar de composición con migo, se hace necesaria la Mediación de las Altas Potencias para arreglar nuestras diferencias , y su garantía para que ella no desconfie de la execucion del tratado. Yo quiero abaxarme por amor de la paz y de la humanidad . a condescender con sus debilidades, y condolida de sus males y de sus errores quiero también condonarle la pena de sus crímenes; quiero que la clemencia infinita de mi Fernando, celebrada por Morillo y cantada por los Frayles se agote en su favor: quiero que reconosca mi bondad y lo que llaman liberalidad de ideas, y estoy díspuesto á hacerle quantos gracias, favores y concretaciones sean compatibles con la integridad de mi soberanía, con la pureza de nuestra religión , y con la tranquilidad y seguridad de su país que estoy obligado a mantener contra sus enemigos exteriores e interiores, visibles é invisibles. De este modo todos remedidos y todos hermanos, Tiritemos quietos y contentos baxo el ampara de nuestras sabias leyes y benéficas instituciones; baxo el gobierno del mejor Réy, y baxo los aupicios de la mejor inquisicion—Dijo, y en extremo satisfecha del efecto que no-dudaba hubiese producido su abversado y fanatico discurso1, iba ell misma a dictar la determinación del Congreso , quando palida de horror al oir decir al Augusto Presidente—“-hable-la América”  se bramó furiosa y partió precipitadamente sin hacen a las Altas Potencias el menor acatamiento

[.Se concluirá en el N. siguiente, teniendo a continuacion las notas comprobante de los pasages a los que se refieren. — Sin embargo de que en otro numero del CORREO se habiá reconvenido al General Morillo sobre la alevosia con que asesinó á Arriojas y sus compañeros, no podia omitirse en esta Exposición un hecho tan notable. Tampoco podía prescindírse de que la España en su discurso refiriera á su modo la conducta que habia tenido con América, no obstante haberse manifestado en la Exposicion )

Señor Redactor del Correo del Orinoco*

Puerto España [Trinidad] Setiembre 10 de 1816  

Muy Señor mió : He visto en el papel que Vmd redacta algunas reflexiones criticas sobre los partes y boletines del General Morillo, y no puedo menos que responder á ellos como amigo de la justicia, pensando hacer algun servicio al mismo General. y conseguir lo menos un indulto del Gobierno Español sin necesidad de que nazcan Principes.

Dice Vmd. que hasta para mentir se requiere arte, y que no teniéndolo . Morillo, queda en la clase de embustero ordinario: aunque sin duda esta profesión exije talento, y A. S. E. le falta para todo, no se le puede disputar el merito de la osadía ,y una grande serenidad para chocar con todo hasta con el sentido común, ¿ Quiere Vmd. que muestre mayor zelo por el honor de su Gobierno , que contradecirte á mismo por deprimir los insurgentes, que buscar las frases mas baxa en el diccionario de la lengua, y herir y matar con la pluma á diestro -y siniestro, dando por muertos á los vivos? Si solo considera Vmd. el defecto de arte, tiene razón en lo que dire; pero si se atiende á la audacia de S.E. es algo mas que embustero ordinario.

Extraña Vmd. la letanía de terminos de quartel y galera, incompatibles con la decencia que le conviene á un papel público. Cada une Sr. es formado por su educación, y querer que un Gefe que no comezó su carrera como oficial use de lenguage mas fino, es pedirle peras al olmo. Su Excelencia no ha tomado su estilo en los comentarios de Cesar , ó las harengas de Demostenes. ni aún sabe que en el mundo había tales hombres. El ha aprendido sus bravatas en el libro de los doce pares, y en el romance de Francisco Fstevan. Tales han sido sus modelos de eloquencía v guerra desde que aprendió tarde á leer, sin dejar de conocer un poco a David perseguido, y al Crisol del Crisol de desengaños.

Defiende Vmd con hechos el valor de los Granadinos, y al verle tomar tal empeño se le creería nacido en el Cauca, é en algún pueblo del Atrato : pero quando el Señor Morillo ha hablado de la cobardía de los Granadinos no se refiere á las acciones anteriores á su conquista, ni á los revesos de los Españoles en el Palo y Chire : él se contrahe solo a su marcha hasta la capital que no encontrar con resistencia alguna. y como ignoran muchos las causas que influyeron, hace bien de suponer la falta de valor—el asunto es deprimir, bien ó mal, á los insurgentes Por otra parte, ¿quien puede disputarle la gloria militar? ¿Es poco matar viejos indefensos, desnudar huerfanillos, hacer derramar lagrimas a las viudas, y proscribir las bellas rebeldes de Cundinamarca ?

La posteridad , Señor Editor, á pesar de quanto Vmd. diga colocará á Morillo aliado de Boves, ’Zuazola, y Venegas, tributando a sus manes los honores de Robespierre:—Ilustres asesinos de mugeres y niños insurgentes, impertérritos cortadores de orejas, bravos executores de las marcas del fierro ardiente, recibid este pequeño apostrofe de vuestro Gobierno agradecido!

Con igual justicia que a S. E. critica Vmd al Gazetero Diaz, honor de la América , y flor , y nata de los gaceteros presentes y futuros— Su estilo es magnifico en toda la fuerza de la voz, lleno de hipérboles, y erizado de superlativos. Su narración histórica de la campaña de Margarita es casi tan extensa como los coméntamos de Cesar, con algunos articulos interpuestos para no causar tedio al lectór—batallas, y mas batallas descomunales—-triunfos, y mas triunfos—bosques enteros de laureles se encuentran allí a cada paso—todo es imaginacion todo es figura. Los Españoles son legiones de bravos heroes ; las gentes de color de Margarita son cuervos que huyen á los montes—por este estilo esta toda la relación: sabiamente ha omitido el autor el desenlace de la pieza por que fué desgraciado para sus invictas legiones, y no quedó héroe vivo en la maldita Isla—él escribía historia  y no tragedia.

Me acuerdo que en otro papel, hablando del General Bolívar , a quien llama ignorante y cobarde contra la opinion universal, se explica de este modo , “ no le podemos perdonar que se atreva a nombrar con sus impurissimos labios el augusto y sagrado nombre del Rey—muy bien dicho, el rey no es bagatela para que se le nombre por labios impurísimos, y con él y la Imposición Chiton. El ha creado a Diaz costra viento , y maréa Caballero de santa Isabel, y tu nuevo noble no debe ser ingrato á tal beneficio. Temblando a la vista de Morillo como el esclavo á la de su Señor, con la  pluma en la mano, y el barco listo para poner pies en polvorosa encaso de riesgo , seguira escribiendo mas que el Tostado , y derramando á manos remas flores de eloquencia.

El Caballero de Santa Isabel no se intimida por frioleras. Si Vmd. lo llama libelista , no corre peligro de ser apaleado por que los ofendidos están lexos, sin adulador que vive de su lengua : este oficio es comodo y lucrativo, y nada le importa que Vmd. diga que nadie procura su gazeta. Los Españoles con éducacion compran , los niños la buscan-para hacer juguetes, y los boticarios para envolver drogas.

El’ monopolio que hacen aqui; algunos del Correo del Orinoco no me permite tenerlo a la vista pura-continuar la defensa del- Señor Morillo, y el tributo de mis elogios a su sabio panegirista ; pero no sera esta la ultima carta que tiene el honor de dirigir a Vmd.

Un Habitante del Alto Madríd.

ESTADO MAYOR GENERAL.
BOLETIN

Del  Exército Libertador de Venezuela, del día
15 de Octubre de 1818. 8°.

Sin embargo de que ningún movimiento general ni ninguna batalla pueden tener lugar aún en nuestros Boletines, tendremos la satisfacción de anunciar al Exercito los progresos, de los cuerpos avanzados, el descrédito del enemigo en todo el territorio-que ocupa, y los felices auspicios con que va a abrirse la proxima campaña.

Los destacamentos y guerrillas de la brigada del Señor General Zaraza han tenido freqüefttes encuentros coapartidas enemigas en los distritos del Chaguaramal, Orituco, Chaguaramas y Calbario de que siempre hemos resultado victoriosos , privando al enemigo la saca de ganados,  quitándoles los que cojen ; sus caballos de madrina y hasta los en que van montados, matándoles a los gefes de .guerrilla , Comandantes Bachaco, Lugo, Rufino, y Cacarreño, y los Capitanes Jose Medina y Telespior Escobar y muchos de sus soldados, y tomándoles multitud de prisioneros.

Mas decisivos y mas importantes han sido los resultados de las insurrecciones de los campos volantes que el Exército de Occidente mantiene en el territorio enemigo.

El Teniente-coronel Vicente Peña á fines de Agosto último habiendo penetrado hasta hato de Alta Gracia’ juirisdiccion de San Carlos encontró un cuerpo de caballería enemigo de 200 •hombres al mando de Torralba, lo atacó y logró derrotar completamente matándole porcion de hombres, tomándole 40 prisioneros entre ellos al mismo Comandante, 300 caballos y 300 reses que conducta para San Carlos, sin haber -sufrido la menor perdida. Igual suceso tuvo el cuerpo del mando del Teniente coronel José Jesús Angulo que corre el otro lado de Apure por las Nutrias, en el encuentro en el Pueblo del Jobo con una partida enemiga de 200 hombres a las órdenes de Palmero que conducia 500. reses. Palmero fué completamente batido, y logró escaparse con algunos otros a pie por el bosque, quedando en el campo muchos muertos y en nuestro poder mas de 50 prisioneros, todos los caballos, ganados, &c-

Otro cuerpo volante de los que obran al frente de San Fernando ha penetrado en persecución de una partida enemiga hasta las cercanias de Calabozo, sin que nadie se lo haya estorbado; pero nada es tan interesante como el suceso del Comandante Español Rocha, que obra con trecientos hombres de Caballería que estaban a sus órdenes en la jurisdicción de San Carlos, se ha pasado a nuestras Banderas , y se ha unido al Teniente- coronel Vicente Peña que obra por aquel territorio trayéndose quantos caballos y mulas útiles estaban a su alcance, y todo el ganado que se había recojido con el objeto de enviar á San Carlos. Este oficial asegura que con su venida ha quedado reducida a nada la caballería enemiga.

Dé las declaraciones de Rocha y de Torralba, y de los demás prisioneros hechos en el baxo Apure, y de las tomadas a todos los prisioneros hechos por la Brigada del Señor General Zaraza, y a todos los individuos que incesantemente se vienen a nosotros, resulta uniforme que la Provincia de Coro esta en perfecta insurrección contra el partido del Rey. Hace muchos .dias que se nos había comunicado esta noticia, pero no se había hecho uso de ella hasta ahora que viniendo los avisos de todos partes y dándosenos las mayores seguridades de su evidencia, no se ha querido privar al exército por mas tiempo del conocimiento de un suceso tan importante.

Quartel-general en Angostura.

El General Gefe del Estado Mayor General, Carlos Soublette.

Cartas Del General Morillo al General
Zaraza , y su contestación.

Muy Señor mío: el año pasado escribid Vmd la adjunta carta por conducto del Presbítero Don Gabriel Sutil ,y habiéndola dirigido al Comandante Martínez de Orinoco para que se la entregase á dicho Eclesiástico, ya se había internado en los Llanos hacia Chaguaramas ,y no fué posible dársela. La univison de este respetable Sacerdote no tuvo efecto entonces desgraciadamente, pero ahora que las circunstancias deben presentar á  Vmd. el verdadero estado de las cosas tal como es en sí, y que los últimos sucesos no dan lugar á dudar sobre el termino de esta desastrosa guerra, me parece que sabia Vmd. aprovecharse de te buena ocasión que se te presenta para servir legítimamente á su Patria.

Vuelvo á asegurar á Vmd. quando dixe entonces , y el Padre Sutil va encargado especialmente de manifestar á Vmd. varios documentos originales que le daran mucha luz acerca de su suerte y opinión para con sus compañeros.

Yo me alegraré infinito que Vmd. de buena fé abrace el partido del Rey y que contribuya a la pacificación de Venezuela, como un, buen vasallo de S. M. que es lo que mas desea su afectísimo servidor.

Pablo Morillo.

Quartel General de Caracas de Setiembre, 1818.

Señor Don Pablo Zaraza,

Muy Señor mió : Varias personas principales de esta Capital me han asegurado de los buenos sentimientos de Vmd y que su conducta en medio de las agitaciones que han devastado estas hermosas Provincias no se ha manchado con las acciones .crueles, y sanguinarias, que van reduciendo á un vasto desierto su .antigua población. Listos mismos sugetos me han hecho ver que Vmd. no esta lexos de conocer sus verdaderos intereses y felicidad de su Patria, oprimida por tantos desastres. El amor de la humanidad, el deseo que me anima de que una reconciliación general termine los honores de la guerra civil, y que todos los habitantes de Venezuela vuelvan a gozar de los bienes de la paz y la abundancia , me llevan á condescender con la suplica de tan buenos vasallos de S. M. para asegurar á Vmd. que la comisión de que esta encargado el Presbítero Bachiller Don José Gabriel  Sutil, emana de mi autoridad, y que las proposiciones que verbalmente hará á Vmd este benemérito Eclesiastico, van garantizadas baxo mi palabra.

Quedará Vmd. al servicio de S. M. con mando de las fuerzas que tiene á sus órdenes, y le declararé en nombre del Rey N.S. un grado militar que le autorice para obtenerlo, el qual será proporcionado al servicio y mérito que su con sumisión prestará V.

Nada hay mas lisongero para un hombre de bien que contribuir á la felicidad de sus semejantes , y la dicha de los pueblos que le vieron nacer. La Religión, la justicia y la naturaleza claman por el fin de una guerra de hermanos que está en contradicción con los sentimientos de humanidad que me animan para la completa pacificación de este Continente.—. Deseo que Vmd se persuada de estos principios y que cuenta con la seguridad, y garantía que le ofresco. Entre tanto pido á Dios le guarde muchos, años.

Pablo Morillo.

Quartel general de los Boquerónes Octubre 5 de 1818. 8 *.

El General de Brigada Pedro Zaraza al Señor Don Pablo Morillo.

No sé que haya nada de común entre V. y yo para que V. se dirija á mí. Con el mayor rubor he recibido las dos cartas de F. de 2 y 24 de Setiembre del presente año , por que la comunicacion: con un tirano alevoso como V. es él mayor ultrage que puede recibir un leal patriota come yo. Me confundo al pensar qué causas han podida persuadir á V. b que yo fuese capaz de hacer traición á mi deber , á mi honor y á mi Patria pasando a las degradadas banderas de Fernando. Quanto mas meditó la abilantes. de V.., tanto mas me confundo sin saber á que atribuir la mancha que V. ha querido imprimir a mi nombre pretendiendo atraherme al partido de su Rey. Acostumbrado V. á vender la libertad de su patria por las gracias de un Urano ha llegado á persuadirse que todos los hombres participan del desnaturalizado carácter de V.

Yo desprecio tanto como a V. los documentos que V. me envía , sean falsificados ó sean genuinos Señor Morillo , por este solo vil razgo de V. seria yo capaz de abandonar la causa que V. sigue , si yo tuviese la degradación de servir baxo sus órdenes. Es indigno de un General emplear una- intriga tan rastrera para seducir a sus enemigos— Y si ya V. no estubiese cubierto de ignominia por su atroz y pérfida conducta , este solo paso lo zaria, El escarnio de los hombres.

No se engaña V. era suponerme sentimientos generosos, y que yo conoco los verdaderos intereses de mi Patria oprimida por tantos desastres— Iguales sentimientos poseen casi todos mis compañeros de armas, y no soy solo yo el que pueda gloriarme de ser humano con nuestros enemigos.— Y aunque los desastres de nuestra Patria , causados por los Españoles , nos han obligado algunas veces á usar de su misma severidad, siempre hemos sido infinitamente mas clementes que los desoladores de la América.

El amor a la humanidad , dice V. lo anima a una reconciliación general. La paz con los tiranos es una conspiración contra la Libertad; no puede haber paz entre el sacrificador y la victima. Si V. quiere paz, purgue V. nuestro territorio de tu odiosa presencia , y de las reliquias miserables del exército expedicionario que aun la infestan.-— Si V. amara la humanidad no habría venido á exterminarnos, y habría quedado en España sirviendo fielmente las Cortes de su nación, y no al usurpador.

Aunque enemigos de los Españoles, son los generosos con ellos, así accediendo a las suplicas de mis campaneros de armas, y me he dignado retornar a V. un indulto nombre de la República ofreciéndole un perdón absoluto por sus pasados crímenes, y sera V. admitido al servicio de Venezuela con un grado militar proporciono do al mé­rito que contraiga ovando pase con sus tropas a ponerse baxo nuestras banderas.

Yo me congratulo de que V. al fin haya adoptado sentímientos compasivos. y que , cambiando de lenguage, use con tanta amenidad de los dulces nombres de Religión, Justicia y naturaleza que hasta el dia le habían sido estraños. La benéfica influencia de nuestro clima , y la firmeza de nuestros Conciudadanos parece haber humanizado la arrogancia castellana de V. y de sus compañeros de infortunio.

Dios conserve la República de Venezuela para la destrucción de sus tiranos.

PEDRO ZARAZA-

Impreso por ANDRÉS RODERICK, Impresor del Supremo Gobierno, calle de la Muralla n.° 83-