logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N°48. Angostura, Sábado 1 de Enero de 1820.

Correo del Orinoco 1819 N° 48

AMERICA DEL NORTE. New York 7 de Octubre de 1819.

Esta ya averiguado que no solamente se ha desaprobado el tratado de la Florida sino que también se ha recurrido a un nuevo estratagema para procrastinar y engañar. —Un nuevo Ministro extraordinario ha de ser enviado para explicar los motivos de no haberse ratificado el tratado.

Esto no es más que una imitación de las misiones Británicas de Jackson y Rosa que fueron enviados a ganar tiempo y a probar el efecto de amenazas a hombres de nervios débiles, y de genios acomodaticios; y no puede haber razón de dudar que todo el mecanismo de la Diplomacia de Madrid haya sido preparado y conducido por el Ministro Inglés, Wellesley, así como la Diplomacia de Don Onis, Hyde de Neufville, y el Abate Correa, fué regulada ya movida por el Señor Bagot.

La política de la Inglaterra en estos negocios ha de resolverse per principios muy obvios y sencillos, y las intimaciones del Señor Wellesley en Madrid son del mismo espíritu que las amenazas del Lord Castleragh, quando el Señor T. Q. Adams, por órdenes oficiales, sondeaba el Ministerio Británico en quanto a la política que seguiría la Inglaterra, si los Estados Unidos reconociesen la independencia de las Repúblicas de la América del Sur. El Lord Castleragh protestó que el Gobierno Británico permanecería perfectamente neutro entre la España y sus colonias; pero que la Inglaterra no consentiría que los Estados-Unidos obtuviesen por concesión Española una sola pulgada de territorio sin el consentimiento de la Inglaterra.

Al saberse en Madrid la propuesta cesion de las Floridas, el Señor Wellesley signific6 que si aquella Provincia se cedía a los Estados-Unidos, la Inglaterra esperaría la cesion de Cuba, &. c.

Los Ministros que rechazaron la proposición Británica fueron removidos; y la repulsa del tratado parece ha de ser excusada por medio de un Embajador extraordinario, el qual aunque no ha de confesar que esta medida es executada por órdenes Inglesas, ha de procurar recurrir a las amenazas de una guerra, en que la Inglaterra ha de servir de espantajo como la cabeza de Medusa para intimidar a los niñes. “Entretanto sera sin duda extendido el suceso de Don Onis en la distribución de permisos ó licencias; y tal vez plantaciones de café en Cuba, y qualquiera otra parte podràn ser patrocinadas para promover las mismas miras políticas.

(Gazeta de Nueva- York.)

De la Aurora de Filadelfia de 5 de Octubre.

Se dice que el departamento naval ha despachado órdenes a todos los Oficiales de Marina para que acudan quanto antes à sus respectivas embarcaciones; y que otras órdenes han salido para poner en un perfecto estado de equipamiento los buques de guerra que estaban fondeados y desarmados; pero se añade que estas. Disposiciones son puramente precausivas para proceder con deliberación en los acontecimientos futuros.

(La misma Gazeta de Nueva York.)

De Exército Republicano de Tejas con fecha de6 de Agosto, se escribe lo siguiente:

Diariamente se reciben aquí cartas de varias partes de los Estados Unidos prometiendo gente y recursos. Los Indios claman por que avancemos, y estamos ciertos de que los valientes Criollos del interior se unirán con nosotros. El gran deseo que anima ahora las tropas Americanas es el de conservar en órden a los Indios que estan con nosotros, de tal suerte que se les impida el matar prisioneros, mugeres y niños, y el robar las propiedades de particulares. Dentro de diez días por lo ménos avanzaremos de este lugar àcia San Antonio, en donde tenemos grandes partidas. El Coronel Cook fue despachado desde Punta Pacán a conducir un destacamento de tropas reunidas allí, y se juntará con nosotros en el Rio Briasés. El Ayudante General y Mayor Smith ha partido a Galveston para abrir allí un Puerto, y establecer una Corte de Almirantazgo, conforme à sus instrucciones.

La paga de un soldado raso en nuestro servicio son 13 duros mensuales, la del cabo l6, y la de un sargento 20; los oficiales en proporcionaremos de una gracia de diez medidas de tierra, segun el grado y comision de cada uno Estas medidas de tierra empezaran a disminuirse desde el dia primero de Octubre pr6ximo en que se rebaxaran dos a cada uno de los individuos que desde entonces se agregaren; y así sucesivamente cada dos meses hasta que la gracia quede reducida a una sola medida. A paso que avanzamos, tenemos prospectos lisongeros, en quanto a provisiones.

Como 200 personas han otorgado voluntariamente juramento de fidelidad a la nueva República, y más 6 ménos cada dia hay otorgantes. El Consejo ha pasado un acta concediendo a los que se establecieren antes de cierto tiempo640 acres de tierra, siendo padres de familias, y en proporción al número de ellas. —A los ancianos, solteros, y solteras 320 acres. con la calidad de pagar, para gastos del Gobierno 25 centavos por acre en varios pagamentos anuales.

(La misma gazeta de Nueva- York, tomando este artículo de otro de la Luisiana.)

Kingston de Jamayca 2 DE Agosto. De Porto-Belo se comunica lo siguiente —“En conseqüencia de la interrupción del comercio por los Piratas, los buques que habían llegado à Panamá de San Blas, no trahian un solo peso duro; todo el caudal que habia de ir por aquella Ciudad, se habia enviado a Veracruz, en donde se esperaba su llegada sino era detenido a México. Muchos de los principales comerciantes de Panamá empiezan a desesperar de la arrivada de un buque de guerra Inglés, y han enviado órdenes a Lima para que en primera ocasión se remita su dinero a Inglaterra ó la América del Norte. No se venden en Panamá las manufacturas Inglesas; el comercio esta casi enteramente destruido; pero esto podía remediarse, si el Pavellon Británico nos diese su protección. El General Hore ha recibido órdenes para fusilar a todos los Ingleses prisioneros de los realistas después de la toma de Porto-Belo. Por una filantropía que redunda siempre en crédito de aquel General la sentencia no se habia llevado a execucion, y los prisioneros eran tratados con tanta suavidad quanta podía esperarse.

Sabemos por la fragata Beaver, que el quinto dia después de haber salido de Port Royal habia llegado a Santa-Marta, protegiendo a la goleta Jamayca, la qual tomó a su bordo varios pasageros de cuyo número era el Gobernador del Rio la Hacha y su familia. Navegando a Cartagena varó, como ocho dia hà, y se escollo en frente de las llanuras de Salamea, cerca del Rio Magdalena, en donde perecieron los embarcados en ella, a excepción de dos marineros, y un sirviente del Gobernador.”

(Gazeta de Trinidad 24 de Noviembre de 1819.)

En la misma Gazeta de 17 del mismo mes se leen los dos artículos siguientes —

Un artículo de Génova de 8 de Setiembre dice – “El Cónsul Español pidió la detención de tres capitanes Ingleses y sus embarcaciones por haber atacado y echado a pique otras tantas de la Marina Real Española sobre la costa del Reino de Valencia. La intervención del Cónsul Británico acalló por el momento este asunto.

Por otra parte, en un encuentro subsequente, una fragata Española después de haber abordado un buque Inglés, le hizo fuego con bala y mató varios pasageros Ingleses. El buque ofendido hizo posteriormente por este puerto, y comunicó el acontecimiento al Ministro Británico, el qual en conseqüencia despacho su secretario á Lóndres.”

Anoche recibimos papeles de Frankfort hasta 14 del corriente (Setiembre)—Ellos dicen que el caballero Onis, último Ministro Españolen Washington, antes de su partida de los Estados Unidos concluyó” un tratado provisional con una compañía de emigrados Suizos y Alemanes para fundar una Colonia de sus paisanos en la Provincia de Tejas. Los miembros de la compañía han dirigido una carta al Baron Gagren sobre la proyectada fundación. Pero la reciente ocupación de Tejas por una partida de aventureros de los Estados Unidos suspenderá sin duda las medidas que podían haberse adoptado para llevar a efecto lo convertido con el Ministro Español.” (Hasta aquí la gazeta de Trinidad)—Nosotros añadiremos sobre esta ocupación el párrafo de una carta que hemos recibido de Baltimore con fecha de 8 de Octubre, que dice así: —“Ha ido una expedicion de los Estados Unidos a las Provincias internas de México, y dentro de poco tiempo se unirán a los Patriotas Mexicanos millares de hombres y provisiones de todos los Estados de la unión. Nosotros podemos esperar muy presto noticias de la independencia de aquel inmenso y rico país.”

De la misma carta traduciremos lo siguiente —“La noticia de la entrada del General Bolívar en Santafé ha llegado aquí por via de San Tomas, y ha hecho una impresión muy viva en favor de la causa. Se halla también en circulación la noticia de no haberse verificado el tratada de las Floridas igualmente que la de la imposibilidad de dar a vela de Cadiz la expedición: En cuya conseqüencia y de las ventajas que está haciendo el Coronel Melchor en la Estremadura, los patriotas no tendran mas oposición de parte de España.

Por comunicaciones de Gibraltar del mes de Setiembre, y por informes del portador de ellos que escapándose de Cadiz por aquella via, ha venido a tomar parte en nuestra gloriosa lucha, sabemos que después del motín de las tropas expedicionarias se habia también amotinado la fiebre amarilla, y causaba un estrago de ciento y cincuenta muertos por dia; y que el Gobierno Español trataba de dirigir al seno Mexicano las reliquias de la expedición preparada contra el Rio-de la-Plata, al mando de Callejas; pero en otra correspondencia posterior leemos lo siguiente : “Las últimas noticias de Cadiz son desastrosas sobre la epidemia. El exército expedicionario con sus Gefes, &c. ha pasado a Utrera 4 leguas de Sevilla, a acamparse; y esto hace creer que por ahora a lo menos no se piensa en la salida de la tal expedicion; pues han quitado los timones a los buques para que no se vayan, y la plaza de Càdiz ha quedado guarnecida con los vecinos.”

Extracto de una carta de Irun de 18 de Setiembre de 1819.

Diariamente se descubren algunos hechos con respecto al tratado de las Floridas, y a las intrigas que impidieron su ratificación. Entre otras circunstancias extraordinarias, el Ministro Español exigió de Mr. Forsyth en el curso de la negociación una respuesta categórica sobre si estaba autorizado, en caso de que se aprobase el tratado, a añadir a el otro artículo en virtud del qual los Estados Unidos se obligasen à no reconocer la Independencia de Buenos-Ayres.

Se sabe que el Plenipotenciario Americano respondió inmediatamente que, aunque sus instrucciones no lo autorizaban a añadir artículos à un tratado que se creía ya perfecto, se consideraba sin embargo bastante autoridad para declarar a nombre de su Gobierno que semejante proposición era del todo inadmisible. Añadi6 además su opinion de que el Gobierno de los Estados Unidos reconocería la Independencia de Buenos Ayres, o de qualquiera otra sección libre dela América Española, luego que sus respectivos Gobiernos tubiesen la fuerza y estabilidad suficientes para garantir el reconocimiento; y que sí los Estados Unidos no habían adoptado ya diferente política con respecto a los nuevos Estados de la América del Sur, provenía solamente dificultad experimentada para obtener informes oficiales sobre su situación, y de motivos del todo inconexos con el estado de las relaciones entre aquellos y la España. Al terminar esta animada é interesante conversación, Mr. Forsyth aseguró al Gabinete Español que en lo adelante no serían obligatorias a los Estados Unidos ningunas de las condiciones estipuladas en el tratado; y concluida esta discusión se retiró al campo a esperar instrucciones de su Gobierno.

El Duque de San Fernando1, que habia sido nombrado Enviado extraordinario de S.M.C. à los Estados Unidos, representó que este destino no correspondía a su dignidad ni alto carácter, y S.M. lo nombró luego su primer Ministro. Hasta el 12 del corriente que salí de Madrid, no se habia nombrado Embajador para los Estados-Unidos, aunque bien se hechaba de ver la inquietud del Gabinete Español al verse en situación tan desagradable.

Extracto de una Gazeta Inglesa.

Ministerio Español de Gracia y Justicia. De España hemos recibido, entre otras cosas curiosas, un pequeño rasgo biográfico de su actual Ministro del Interior, que debe tener lugar en nuestro periódico, por ser la persona más digna de la confianza del Rey Fernando.

Lozano de Torres debió tomar las primeras lecciones del arte de gobernar en la reloxeria que tenía su tío en Cadiz en la calle de S. Francisco; pero dedicado a este oficio baxo el magisterio de un deudo reloxero, no salió de la clase de aprendiz, ni el Maestro pudo sufrirle por más tiempo sus malas inclinaciones.

Despedido de la tienda de su tío, anduvo vagando hasta que se hizo corredor intruso. Esta carrera le proporcionó un ensayo en el aprendizage que habia hecho en la anterior. Compró cierta partida de bacalao a nombre de otra persona que le habia encargado su adquisición; y en vez de cumplir con las leyes del corretage, vendió la mercancía, y se apropió el dinero de una y otra venta: es decir, cometió doble hurto, porque retuv6 para sí el precio que le habia entregado el primer comprador del bacalao, y tomó también el que recibi6 del segundo comprador a quien vendió lo que ya era furtivo.

Alzado con la moneda que le produxeron estos dos hurtos, agravados con la circunstancia de perfidia, tomó las de Villadiego, y anduvo errante y fugitivo hasta que se evaporó la memoria de su doble latrocinio. Entonces se incorporó en el gremio de los aduladores de Godoy, y logró un empleíto de Rentas.

Sobrevino la revolucion, y se colocó en la Comisaria de la Division del Duque de Alburquerque, que en 1810 se retiró a la isla de Leon. Siguiendo en este destino sus malas inclinaciones, fué acusado en las Cortes; y estas nombraron una Comision, compuesta de los Diputados Estevan y Villanueva, para exáminar sin conducta.

Removido de su encargo por las resultas de este examen, se incorporó en el exército del Lord Wellington hasta el regreso de Fernando VII. Enamorado S. M. de la moral de este vasallo suyo, lo admitió en su gracia con la misma generosidad con que admitía otros de igual calaña, y se prendaba de ellos; y por uno de aquellos fenómenos, de que tanto abunda su reinado abominable, hete aquí mi hombre siguiendo en el Ministerio de Gracia y Justicia a aquellos mismos que no querían ser mandados por Napoleón, por su hermano Josef, ni sus Mariscales.

Aunque sea muy abreviada esta biografía, ella es muy suficiente a despertar de su letargo A los que duermen sin Inas constitución y leyes que el capricho de un malvado que todo lo sacrifica a sus pasiones: el más ingrato con sus bienhechores ha hecho de los más distinguidos otras tantas víctimas de su furor, y de su ardiente sed de sangre. No satisfecho con derribaren la Península el edificio de la libertad restablecida en el tiempo de su revolucion, quiere à toda costa demoler el que se está plantando en estos países para utilidad de ambos hemisferios. Arruinada por sus desaciertos y furores la prosperidad de la España, de repugna la que aquí se promueve para bien universal; y se empeña en despoblar aquella preciosa parte de la Europa para sepultar su población en estos climas lejanos.

¡Españoles! Vuestra causa es la nuestra. Vuestras pérdidas serian irreparables, si nuestra naciente libertad llegase a ser la presa del tirano que azota, y agosta la tierra de nuestros abuelos. Tomando en favor de Fernando las armas contra los derechos de la América del Sur, las tomáis contra vosotros mismos, y contra vuestra posteridad. Uníos a las nuestras, y la felicidad que resultara de esta unión tera común para los unos, y los otros.

Continuación de la Memoria Biográfica de la Nueva-Granada.

6.—Fruto Joaquín Gutierrez.

El Doctor Gutierrez, antiguo Secretario del Congreso, tuvo bastante cálculo para escapar del primer furor del enemigo en su entrada à la Capital de Nueva Granada, retirándose oportunamente à los Llanos de San Martin; pero no tuvo bastante constancia para continuar su viage a Casanare, en donde nuestras armas estaban victoriosas; y sorprendido en un pequeño Pueblo por algunos traidores fué conducido à Pore, y executado públicamente, quando se dice lo iba à ser en efigie en Santafé.

El Colegio de San Bartolomé debe llevar luto por la pérdida de este hijo benemérito, defensor de sus rentas, y antiguo preceptor de ley canónica: El Clero igualmente por este celoso protector de su dignidad y privilegios, maestro de muchos párrocos, amigo y consejero de los Prelados de la Iglesia: Cúcuta lugar de su nacimiento, cuyos derechos sostuvo en el Congreso como Representante de esta Provincia, y multitud de clientes felices, à quienes defendió como Abogado, y que hoy disfrutan por el influxo de su crédito y de su ilustración una fortuna considerable.

Era un literato de mucho gusto y de general instrucción: un estilo corriente y puro distingue sus escritos, fina erudición y solidez en el discurso. Léanse las causas célebres que ha defendido ó las vistas que ha dado en otras como Agente Fiscal, empleo que exercio algunos años; y para contraerme à un exemplo, examínese la defensa del Colegio de San Bartolomé contra los canónigos, papel que valió doce mil duros de renta annual al establecimiento literario, y se hallará una prueba de lo que expongo. Las actas del Congreso insertasen los papeles públicos, y otros escritos suyos de la recolección, confirman este juicio. Entre ellos merecen el mayor elogio las cartas de Suba, que circularon desde el tiempo del Gobierno Español, y que por expresar verdades desagradables à la tiranía, fueron perseguidas en su origen.

Como hombre público y privado poseía las mismas qualidades, muchos principios de religión y vasta Doctrina, espíritu sagaz, 3 veces demasiado sutil, carácter muy condescendiente y siempre amable; génio capaz de proyectar, Pero tímido; grande afluencia para hablar en público, mucho agrado en la conversación, amigo de fiestas, y de tertulias particulares, que sabia divertir con sus chistes, y con la instrucción propia del caso.

Ningún dolor es más justo por su memoria que el de su desgraciada viuda, una de las Damas literatas de Santafé. Siempre la amó con la mayor ternura à pesar del tiempo y de un país de hermosuras tempranas. Pudo ser superado en otro género de mérito; pero difícilmente igualado como buen Esposo: por desgracia no ha dejado un hijo que la consuele en la adversidad, y nos indemnize de algún modo à sus amigos de una pérdida tan sensible—(Se continuarà.)

Respuesta

á la Supuestas protestas dadas por cl Gobierno Español de Caracas contra la Instalación del Congreso General de Venezuela.

Nada diremos con respecto à la validé o nulidad de una representación popular baxo el Yugo Inquisitorial, Tiránico, y Destructor de la España Voto libre y general de los Pueblos de Venezuela, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡espresado en las llamas uncidos y espirantes!!!!!!!!! No hay en las lenguas términos propios para calificar la enormidad de este absurdo.

El muy Venerable Ilustrísimo Señor Arzobispo de Malinas, desde el año de 1817, nos anticipó la contestación à este trilingüe Manifiesto. Helo aquí “Oímos la voz de la humanidad que nos llama, y que implora los socorros de quantos se precien de un corazón sensible y humano, para hacer proscribir del mundo prácticas execrables, que han de Europa à América, y que la cubren de crímenes atroces à la asombra de nombres especiosos y reverenciados. Los hombres que pisan su suelo, han dejado de serlo: no se ve en ella sino enemigos ocupados de degollarse mutuamente ; todo es devastado por el hierro, ó consumido por las llamas; cl soldado de España, sacrificador encarnizado de la venganza de su injuria, ha proclamada la abominable ley del exterminio por código único de estas regiones Hasta quando contemplaremos con sangre fría estos horrores, que degradan al hombre de los unas nobles atributos de su carácter, confundiéndole con las bestias feroces horrores que, por otra parte, desdicen tanto de la urbanidad general de las costumbres de Europa, y especialmente de las del norte de ella y Continuará el nuevo mundo siendo devastado d la faz del antiguo, y después de haber hecho tanto por la Africa contra la Europa, y por la Europa contra la África, nada se harà en favor de la América ?. Un rey de Siracusa no impuso otra ley à Cartago vencida, que la de abolir los sacrificios humanos: la religión católica habia hecho derribar los altares sangrientos de México; la España ha vuelto a levantar estos detestables altares, y Exércitos de sacrificadores inhumanos hacen a su voz, de la América degollado, la sangrienta víctima que debe aplacar los manes irritados de su autoridad desconocida. ¿Serà pues la Europa por siempre funesta al desventurado habitante de estos climas, y no cesará nunca de arrancarles su oro con su sangre, y su sangre con su oro? El senado de Roma escucho un tiempo con reconocimiento à un habitante salvage del Danubio, y por premio de la franca ingenuidad de sus palabras, ordenó suspender las exacciones.! Ah ¡quan noblemente el senado representó a Roma en este dia! ¡ Y quanto más grande seria la Europa, sí, en nombre de la humanidad, opusiese su arbitrage augusto al torrente de males en que la América gime, y si, interponiéndose entre los combatientes, exigiese de él es una tregua en sus furores! Si entonces la América y la España viniesen á presentarse ante este Areópago, ante estos plenipotenciarios del más elevado carácter, pues que serían los de la humanidad misma, ¿qué sensaciones no excitaría la primera, y qué tendría que responder la segunda, quando la América, descubriendo sus llagas, y mostrando sus abiertas y casi desangradas, venas, la dixese:

¿Acaso me ha formado el Cielo para ti sola, España cruel? Dichosa y tranquila en los apacibles siglos que precedieron la hora fatal, en que la mano de vuestro Colon rasgó el velo que, desde la creacion, me ocultaba a tus ojos, por la sangre y las lágrimas derramadas a tú primer aspecto aprendí a conocerte. Tus soldados, apénas arribados à mis costas, saludan à mis hijos con una lluvia de fuegos desconocidos que les trastornan; tus corceles se lanzan y clavan sobre ellos sus ferradas manos. derribas mis trenos y mis antiguos altares, levantados por mi reconocimiento al astro, cuyos rayos fecundizan mis tierras, sazonan los xugos de mis preciosos vegetales, y hacen brillar con los más variados colores mis flores y mis frutos, los habitantes de mis bosques, y los de mis vastas llanuras. La savia de mis plantas te da la salud; las entrañas de mis encumbrados montes, la riqueza; y la muerte, la muerte sola ha sido hasta aquí la única señal de tú reconocimiento. Desde que entregaste à las llamas el último vástago de mis Incas, después que transportaste à otro hemisferio la raza que ocupaba mi trono de México, ¿has cesado un instante de añadir ultraje a ultraje, y ruinas a ruinas?

Te recibo sobre mi territorio, y en el momento me declaras esclava, y para atribuirte el derecho de sojuzgarme, estableces una gran distancia entre tus hijos y los míos, y condenas a estos à formar el último eslabón de la cadena de los seres. Fué necesario que Roma te mandase, que los reconocieses por hombres; en tu obediencia à sus órdenes fuiste por esta vez irreprehensible: confiaste en seguida a las cadenas y al cuchillo el cuidado de llenar el espacio de esa misma distancia que habías puesto entre ellos y los tuyos. Sin duda que seres tan inferiores à los que nacen en tu seno, no debían ser buenos sino para ser exterminados, ya han desaparecido. Mas entonces à lo ménos no eras parricidas, pero en el dia ¿no es tu propia sangre la que derramas? – Españoles ¿Quién son hoy mis hijos? ¿quién sois vosotros? Los hijos adoptivos de la América ¿han perdido à vuestros ojos el carácter de su origen? ¿No reconocéis en ellos vuestros propios hermanos? Mas excusables en vuestros primeros furores, descargabais, al cabo, vuestros golpes sobre una raza extrangera; más al presente os habeis armado contra otros Españoles, contra vuestra misma familia. Hoy no nos separan cultos diferentes y extravagantes; mi voz responde por acentos semejantes à los brillantes y magestuosos sonidos de esa lengua, que difundisteis en la vasta estension de mis dominios…………España La madre se ocupa de la felicidad de sus hijos; el propietario instruido, de la mejora de su heredad: ¿cómo podré yo reconocer en tú ni aquellos sentimientos, ni estas luces? Osas desmentirme: ¿qué has hecho por mí?, ¿Y qué no he ha yo por ti? Reinas sobre mí, y tu imperio mismo comienza en el momento à inspirarte rezelos.

La extensión de mi territorio te asombra, al compararle con los estrechos límites de tú recinto. Mi riqueza te hace avergonzar de tu miseria; mi fecundidad, de la esterilidad de tu suelo; la población, à que convida la dilatada extensión de mis fértiles campos, asusta anticipadamente á tus ciudades despobladas, a tus campiñas desiertas: y para contentar à tus sombríos zelos, comienzas por reprimir los principios de fuerza y mi felicidad, y retiras de mi suelo la exuberante savia, para que el árbol no produzca más frutos que los que tú puedas recoger. A la manera que el Holandés recorre las Molucas con el hierro en la mano, para extirpar los renuevos, que, por su número, origen de una abundancia ilícita, favor, siento dentro de mí, que he llegado al disminuirían el precio de las cosechas à que ha limitado estas islas de el mismo modo la naturaleza, que me prodiga sus favores, ha recibido de tú la órden de hacerse infecunda. Has prohibido al olivo, que destile sus xugos en mi mano; a la moral que alimente al insecto, cuya industria realizaría mi esplendor por el trage de mis habitantes; y à la viña, en fin, que alegre con su verdura mis ribazos, ó mitigue mi sed con su precioso fruto. Es necesario que la América sea estéril, para que la España esté cultivada, es menester que quede despoblada de cultivadores, para multiplicar y enriquecer tus traficantes. Que el oro crezca en mis entrañas para pasar á tus manos, he aquí lo único que me permites: toda comunicacion con el resto del universo me està prohibida, y si yo estoy descubierta para él, él no está todavía descubierto para mí. En vano brillan à mis puertas los útiles y seductores productos de su industria; no me permites abrirlas sino à la torpeza ó d la carestía de tus talleres. Mis ríos, mis puertos podrían con tener todos los baxeles del mundo, y, por tus leyes de hierro, su soledad no puede ser turbada sino de tarde en tarde, por algunos mezquinos envíos que autoriza o la codicia de té fisco, o la intriga de tus cortesanos. ¿A quién has cometido de mi gobierno? A desconocidos. ¿Y quién les ha sucedido? Otros desconocidos; y dichosa yo quando su transite no me daba el derecho de otras quejas, quando no me consideraban como un medio pronto y fácil de hacer una fortuna. He aquí lo que me cuesta tu imperio: añaden esto tus guerras, que no me interesan, y que hacen bloquear mis puertos, incendiar mis costas, y convertir en prision muy vasto recinto ¿Es preciso que yo sufra la tortura en México y en Lima, porque tú, en Europa te halles empeñada ó por alguna mala intelligencia? – El sentimiento de estos males han llegado d su colmo. Durante un largo espacio de tiempo no has existido para mí. Sucesos, en que no he tenido la más pequeña influencia de que acusarme, han ocasionado esta separación que ha producido otras relaciones; otros cálculos estan establecidos, y me he creado una nueva existencia. ¿Deberé yo abjurarla por tu interés, y à precio de los mismos males que podrían ménos de volverme a oprimir de nuevo? Dexame seguir en paz el curso de mi edad, y el del nuevo movimiento del universo: si me vi arrastrada por el que me puso entre tus manos, ¿cómo podré resistir al que me arranca de ella? Si piensas que yo soy quien rompe nuestros lazos, te engañas: los autores de esta ruptura son la naturaleza y el mundo entero, de que me habías excluido. Ha llegada mi turno de pertenecer à él, y no quiero reducirme de nuevo a la exclusión.

Dime: ¿es tu rey acaso el único que reina sobre mí? No: cada Español, cada taller, cada factoría de la España me considera como su súbdita y esclava tantas y tan multiplicadas cargas llegan à serme insoportables, sacudo su peso, y se suceden el exterminio y el incendio. La sangre y las cenizas humean por todas partes, y el león de Castilla, rivalizando en ferocidad con el de mis selvas, se prepara à no reinar, como aquel, sino en desiertos. ¿Qual es la idéa que habeis formado Cielo creó al hombre, ¿no pensó en hacer de él otra cosa que un vasallo? de los derechos de la soberanía? Quando el ¿Debe su cabeza él yugo, qualquiera que sea su construcción y su peso; y en fin, à decir verdad, no son siempre los opresores los que hacen los rebeldes? ¿Pensáis acaso que toda resistencia pide exterminio, que seguir el curso de la naturaleza es faltará todos los deberes, y quiere flexionar y comparar son actos que merecen la muerte? ¿Por ventura, tus hijos no se separan Jamàs de sus padres, o nos los has visto nunca, pasar a su vez al estado de familia?

Pues, he aquí el derecho que reclamo en mi favor número, origen de una abundancia ilícita, favor, siento dentro de mí, que he llegado al tiempo de mi virilidad, al paso mismo, que quanto me rodea se ilustra, se mueve, ¿y se engrandece? ¿Deberé condenarme d estar siempre en mantillas, y a vivir en las tinieblas, en que pretendes retenerme? ¿Quales son tus medios para conseguirlo? ¿Dónde estan tus tesoros, sino en las entrañas de mis montes? y ¿Dónde tus baxeles, sino en mis bosques? ¿Dónde tus tributos, sino en las mieses que me incendias, y en las campañas que me esterilizas? ¿Dónde estan tus soldados? Desventurada tú los arrastras al exterminio de sus hermanos. ¿Por quién seràs sostenida, si una vez fixan su vista sobre el roxo metal que puedo hacer brillar à sus ojos, en lugar del mezquino salario con que tú les retribuyes; si llegan à saborear una vez los frutos que puedo ofrecerles, en lugar de una subsistencia medida por una mano avara, y cercenada por la fraudulenta codicia; si llegan en fin à contemplar las esposas à que puedo unirles, ¿en lugar de ese triste celibato en que laces consumir y extinguir su juventud y su raza? Acuérdate de aquellos Bárbaros que no quisieron abandonar el camino de la Grecia, luego que hubiéron gustado una vez sus frutos, admirado aquellas beldades que habían servido de modelos al cincel, o al pincel, de sus artistas, cuyas obras han venido à ser después modelos también en todo el universo.

Mas en buena hora sea que esos soldados, con que me amenazas, no dexen de serte fieles: enviados para mi ruina, encontraran en mi seno su sepulcro. ¿Piensas acaso, que su aspecto me intimida? Los tiempos de Cortes y de Pizarro desaparecieron; de ellos descienden mis hijos como los tuyos; tus armas y tus caballos no pueden ya sorprenderles; y si por largo tiempo se creyó, en estos climas, inmortales à tus hijos, hace también largo tiempo que desapareci6 este prestigio. Recibe en esta ocasión el consejo saludable, algunas veces, del enemigo: la jura un imperio que ha llegado al término que la naturaleza le habia designado; un imperio para ti infructuoso, y para mi opresivo. Sabe que en adelante ningún pueblo tendrà ya necesidad de dominar à otro, sino solamente de comerciar con él; espera de mi prosperidad la indemnización á las pérdidas que temes; mi prosperidad hará la tuya. Pluguiese al Cielo que nubieses comenzado por aquí Nada turbarà nuestra mutua felicidad; sin que nada te cueste, te verás asociada à mis ricas mieses, y sin que te desvelen los cuidados que exige su cultivo. Gozarás de tus nuevas riquezas sin gastos, sin agitación, y sin remordimientos; y nada convendría mejor à tu quietismo, y tú generosidad natural. Si otra cosa hicieses, consumarás en tu seno tu despoblación, y tu ruina de que se me ha acusado ya en tiempos anteriores. Adopta medidas ilustradas, capaces de conducirnos à entrambas à la felicidad, y acabemos esta lucha homicida, que hace derramar por nuestras manos una sangre, que no debería latir en nuestros hijos sino para excitar en ellos el recuerdo de los títulos más dulces; substituyamos à esta sangrienta lucha los apacibles y útiles combates de la industria, del trabajo y del comercio; que la joven América y la vieja España se disputen su premio: rompe tus campos, yo romperé mis minas para obtener el oro que pagarà tus cosechas; llama à ti de nuevo la industria que has desterrado de tus talleres; espero sus productos sobre montones de oro, mas no pienses obtenerlos por cl hierro : la naturaleza adjudica la riqueza y la abundancia al trabajo y à la industria: esta es la nueva ley del universo, y no sera derogada en tu favor. No hago sino reclamar su aplicación à las diferencias, que nos arman la una contra la otra; pero si mis ruegos, tan 1undados en justicia, en razón y en sentimientos fraternales, no alcanzan à ablandar tu corazón; si sorda al grito de mi dolor, nada basta al satisfacerte sino mi reversión al yugo; si la previsión no te avisa del peligro de mi resentimiento; si no temes que algún dia la América niegue à la España lo que la España niega hoy à la América; si quieres en todo apelar al acero, si te niegas à explicar tu voluntad por otro órgano que no sea la punta de la espada ;pues que me fuerzas à ello, mis hijos, mal queme pese, te responderán con las suyas, y sobre su hoja encontrarás escrito mi ULTIMATUM.”

PROCLAMA.

SIMON BOLIVAR, Presidente del Estado, &c. &c. &c.

A los Bravos Soldados de la Legión de Irlanda

¡Irlandeses! Desprendidos de vuestra Patria, por seguir les sentimientos generosos, que siempre os han distinguido entre los más ilustres Europeos; yo tengo la gloria de contaros como Hijos adoptivos de Venezuela, y como Defensores de la Libertad de Colombia. Irlandeses —Vuestros sacrificios exceden à todo galardón, y Venezuela no tiene medios suficientes para remunerar lo que vosotros merecéis; pero Venezuela quanto posee, de quanto puede disponer lo consagra gustosa à los esclarecidos Extrangeros, que traen su vida y sus servicios a tributarlos a su naciente República.

Las promesas que el virtuoso y bravo General Devereux os ha hecho, en recompensa de vuestra incorporación al Exército Libertador, será religiosamente cumplidas por parte del Gobierno y Pueblo de Venezuela. Contad con que preferiremos primero la privación de todos nuestros Bienes, a privaros de vuestros Derechos sagrados. Irlandeses —Vuestra más justa y sublime recompensa, os la prepara la historia y las bendiciones del Mundo moderno.

Palacio del Gobierno en Angostura a 14 de Diciembre de 1819. 9º

SIMON BOLIVAR.

PROCLAMA

Del Vice-Presidente de Venezuela a los Habitantes de este Departamento.

Venezolanos: A la Unión de nuestro Estado con el de la Nueva-Granada, baxo el glorioso título de COLOMBIA, siguió el establecimiento de las Vice-Presidencias de Quito, Cundinamarca, y Venezuela: à la erección de estos Departamentos siguió el nombramiento de sus servidores: por una gracia especial de vuestros Representantes me tocó serlo de Venezuela.

Compatriotas: Nada reconozco por mío en lo que vengo à exercer; la parte del poder que me ha cabido en el nombramiento es de Colombia, como lo es toda la soberanía. De sus Diputados he recibido la porción necesaria para el Gobierno de este Departamento: por medio del Cuerpo Representativo de la Nación ella ha depositado en mí una autoridad, que si no fuese derivada del pueblo, seria tiránica, é ilegítima.

Vuestra felicidad, venezolanos, es el único objeto de la que se me ha conferido. Yo no os hablo de aquella felicidad tan recomendada en los papeles de la tiranía, y tan agena del corazón y de las obras del poder arbitrario; me contrahigo à la felicidad, à que todos los hombres aspiran por un sentimiento innato—à aquel encanto, dichoso blanco, y término de sus deseos, que jamàs puede obtenerse sin la entera posesión de sus derechos.

Venezolanos: De la misma fuente de donde se deriva el poder que voy à administrar, di manan también las reglas de su administracion. No serà mi querer, ni mi capricho la norma de mis acciones; la voluntad general bien pronunciada en la Constitucion y Leyes dicta das por el Cuerpo Legislativo de Colombia, serà el norte de mi conducta. Nada mandaré que se desvié de esta línea: serà el imperio de la Ley, no el mío, quien demandé su execucion. Obediente yo el primero à este dulce y suave Imperio, serà mi obediencia activa la que exija de vosotros el cumplimiento de vuestros deberes.

Venezolanos: Si mis operaciones no correspondieren à las esperanzas de mis electores, los errores no seràn parto de mis intenciones, ni de mi voluntad; atribuidlos desde ahora à la limitación de mi talento; y ya sabéis que para el remedio no hay necesidad de recurrir à dos mil leguas de distancia, ni de sufrir las injurias del Gabinete de Madrid, ni de consumir caudales en la demanda; el Congreso General de Colombia os proveerá de otro Ciudadano capaz de llenar las altas miras de este destino. Entretanto, Venezolanos, me haréis la justicia de creer que aborrezco y detesto al despotismo, y que por la emancipación y libertad de nuestro país executaré más de lo que yo puedo. Yo debo esperar de vos otros la cooperacion que reclaman los derechos de la Patria, y la dignidad de vuestro patriotismo. = Angostura 24 de Diciembre de 1819.

JUAN G. ROSCIO.

Angostura 24 de Diciembre de 1819.

Al anochecer de este dia se ha separado de nosotros el Presidente de Colombia, que parece que solo se halla en su lugar quando está al frente del enemigo. En la corta estación que ha hecho aquí, ha estado casi exclusivamente ocupado de los negocios públicos; y todos los ramos de la administracion han recibido con su presencia mayor vigor. Solo una vez se le vio desprenderse de tan importantes y penosos trabajos por complacer a los que a porfía querían obsequiarlo; y esta excepción era debida a los extrangeros, que, habiendo identificado su suerte con la nuestra, deseaban manifestar al digno Presidente de Colombia su adhesión, su reconocimiento, y el precio en que lo estiman1. Preparabase el 25 la publicación de la Ley Fundamental que constituye a Colombia: él nos había dicho que esta Unión fué por mucho tiempo el objeto principal de sus votos, y se habría complacido en ser testigo de la promulgación de la Ley; más hay todavía enemigos dentro del territorio, y prefirió irlos a buscar. Su entrada aquí se asemejaba a la del Padre que vuelve después de larga ausencia al seno de su familia: su salida a la del hijo querido que se arranca de los brazos de los suyos para emprender una marcha larga, penosa, y llena de peligros.

PROMULGACION DE LA LEY FUNDAMENTAL.

Diciembre 25 de 1819.

Salvas de Artillería anunciaron desde el amanecer este acto augusto; y la publicación se hizo a las nueve por el Señor Gobernador Político de la Provincia con todo el aparato y acompañamiento, que correspondía a una Ley que ha fixado los destinos de más de tres millones de Americanos. El Vicepresidente de Colombia, acompañado de sus Secretarios, el Vick Pitysid Este de Venezuela, el Cuerpo Municipal y demás corporaciones procedieron luego a dar gracias al Dios de las bondades, que tantas nos ha concedido. Ofreci6 el sacrificio el Discreto Provisor Gobernador del Obispado, y el Presbítero José F. Blanco, hizo una Oración muy adequada al intento. Todos, todos se felicitaban este dia; y ocupados de continuo de lo que cada uno de los tres grandes Departamentos ha ganado con la Unión, à cada instante encontraban nuevos motivos para bendecir al Todo Poderoso.

Sea el entusiasmo manifestado en este dia un ¿de la duración y prosperidad de Colombia. Hagámonos dignos del nuevo nombre que hemos adoptado, dedicándonos à la agricultura, y à la industria que lo engrandecerán. Correspondamos a los votos del ilustre Gefe, que de tanta gloria nos colma, y que ha fixado las bases de nuestra grandeza Nacional: y que el primero a quien le ocurra la idéa de segregación, sea de continuo atormentado por la sombra de los que trabajaron para formar la Unión, y por la convicción de su propia perversidad.

ARTICULO COMUNICADO.

Señor Redactor:

Habría quedado incompleta la historia de las crueldades de Morillo. cometidas en Cundinamarca, si hubiese respetado al bello sexó; pero el sacrificio executado en la persona de Doña POLICARPA ZALABARRIETA, natural de Santafé, ha perfeccionado su obra. Esta Señora fué fusilada en una de aquellas Plazas públicas por habersele conocido adhesión à la Causa de su Patria. Un Compatriota suyo tributó à sus gloriosos Manes en medio de las bayonetas del Tirano su justo homenage en este

SONETO:

Muger divina que muriendo diste, Lección de heroísmo al Pueblo Americano. Del bárbaro furor de un cruel Tirano, En el suplicio mismo triunfo hubiste.

Ya del Dios de la Patria recibiste, De tú martiria el premio soberano, Y por ser libres del furor hispano, A vencer ó morir nos resolviste

Así un grito se oyó que discurría De Bogotá por la Ciudad hermosa, Quando otro grito sin cesar decía, Con sangre Ibera, ó Pola victoriosa, Juramos empapar la tumba fría

Que tu memoria guarda ¡Ay quan llorosa! Yace por salvar la Patria, es el anagrama de Policarpa Zalabarrieta.

AVISOS

Angostura 1. ° de Enero de 1820.

 El dia 15 del corriente, se rematará en el mejor postor el derecho que tienen las Caras Nacionales d cierta parte de la Manteca de huevos de Tortuga, que se extrahen de las playas sujetas a esta contribución. Ninguna postura que valgan ménos de 200 pesos se admitirá a las utilidades que ofrece al Estado la próxima saca de esta Manteca en los primeros meses del presente año, quedando es rematador por esta vez con la misma Comisión que para el caso tenía Narciso Mendoza en Capacara, a la Urbana, y con los justos emolumentos que por ella le correspondían.

Un Alambique apreciado en 500 pesos y existente en Barrancas, se pende en la Almoneda de Rentas que ha de celebrar se el 29 del corriente. Los que quisieren comprarlo, podrán ocurrir a la Escribanía de Registros, y se instruirán de estado, y circunstancias de él.

Angostura: impreso por Andres Roderick, Impresor de Gobierno, calle de la Muralla.

1Pertenece este Duque a una antigua familia de Andalucía, que poseía el título de Marqués de Casa Melgarejo siendo niño permaneció en la campaña de Fernando: està casado con una tía de este, hermana del Cardenal de Borbón, y cunada de Godoy. Favorito y pariente de Fernando, este le dió el Ducado.

1Quede à otros la descripción del sumptuoso Convite y Bayle con que los Extrangeros obsequiaron al Presidente el 19 del corriente. Otros podrían hablar del concurso numeroso, de las alegorías y transparentes, de las adequadas y nuevas canciones, del entusiasmo con que lo paseaban en Triunfo estos sensibles huéspedes …. Mas al Colombiano solo toca ahora el recuerdo dc que Bolívar, su padre, va a correr nuevos riesgos.