logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 22. Angostura, sábado 13 de marzo de 1819

Correo del Orinoco 1819 N° 22

Conclusion del Discurso del General Bolívar al Congreso el dia de su Instalacion.

El Poder Executivo Britànico està revestido de toda la autoridad soberana que le pertenece , pero tambien està circunvalado de una triple linea de diques , barreras , y estacadas. Es Gefe del Gobierno , pero sus Ministros y subalternos dependen mas de las Leyes que de su autoridad , por que son personalmente responsables , y ni aun las mismas ordenes de la autoridad Real los exîmen de esta resposabilidad. Es Generalísimo del Exército y de la Marina ; hace la paz , y declara la guerra ; pero el Parlamento es el que decreta anualmente las Sumas con que deben pagarse estas fuerzas Militares. Si los Tribunales y Jueces dependen de él , las Leves emanan del Parlamento que las ha consagrado. Con el objeto de neutralizar su poder , es inviolable y sagrada la Persona del Rey : al mismo tiempo que le dejan libre la cabeza, le ligan las manos con que debe obrar. El Soberano de Inglaterra tiene tres formidables rivales, su Gabinete que debe responder al Pueblo y al Parlamento: el Senado que defiende los intereses del Pueblo como Representante de la Nobleza de que se compone ; y la Càmara de los Comunes que sirve de órgano y de Tribuna al Pueblo Britànico. Ademas como los Jueces son responsables del cumplimiento de las Leyes, no se separan de ellas , y los Administradores del Erario siendo perseguidos no solamente por sus propias infracciones , sino aun por las que hace el mismo Gobierno , se guardan bien de malversar los fondos pùblcos. Por mas que se exâmine la naturaleza del Poder Executivo en Inglaterra , no se puede hallar nada que no incline à juzgar que es el mas perfecto modelo , sea para un Reyno , sea para una Aristocracía , sea para una Democracía. Apliquese à Venezuela este Poder Executivo en la persona de un Presidente nombrado por el Pueblo ó por sus Representantes , y habremos dado un gran paso hàcia la felicidad Nacional.

Qualquiera que sea el Ciudadano que llene estas funciones : autorizado para hacer bien , no podrà hacer mal , por que siempre que se someta à las Leyes , sus Ministros cooperaràn con él : si por el contrario pretende infringirlas , sus propios Ministros lo dejaràn aislado en medio de la Repùblica , y aun lo acusaràn delante del Senado. Siendo los Ministros los responsables de las transgreciones que se cometan , ellos son los que gobiernan , por que ellos son los que la pagan. No es la menor ventaja de este sistema la obligacion en que pone à los funcionarios inmediatos al poder Executivo de tomar la parte mas interesada y activa en las deliberaciones del Gobierno , y à mirar como propio este Departamento. Puede suceder que no sea el Presidente un hombre de grandes talentos ni de grandes virtudes , y no obstante la carencia de estas qualidades esenciales , el Presidente desempeñarà sus deberes de un modo satisfactorio , pues tales casos , el Ministerio haciendo todo por sí mismo , lleva la carga del Estado.

Por exôrbitante que parezca la Autoridad del Poder Executvo de Inglaterra , quizàs no es excesiva en la Repùblica de Venezuela. Aquí el Congreso ha ligado las manos y hasta la cabeza , à los Magistrados. Este cuerpo deliberante ha asumido una parte de las funciones Executivas contra la maxîma de Montesquieu que dice, que un Cuerpo Representante no debe tomar ninguna resolucion activa : debe hacer Leyes , y ver si se executan las que hace. Nada es tan contrario à la harmonia entre los Poderes , como su mezcla. Nada es tan peligroso con respecto al Pueblo , como la debilidad del Executivo , y si en un Reyno , se ha juzgado necesario concederle tantas facultades , en una Repùblica son estas infinitamente mas indispensables.

Fixemos nuestra atencion sobre esta diferencia , y hallaremos que el equilibrio de los Poderes debe distribuirse de dos modos. En las Repùblicas el Executivo debe ser el mas fuerte , por que todo conspira contra él , en tanto que en las Monarquias el mas fuerte debe ser el Legislativo , por que todo conspira en favor del Monarca. La veneracion que profesan los pueblos à la Magistratura Real es un prestigio que influye poderosamente à aumentar el respeto superticioso que se tributa à esta autoridad. El esplendor del Trono , de la Corona , de la Purpura , el apoyo formidable que le presta la Nobleza : las inmensas riquezas que generaciones enteras acumulan en una misma Dinastia : la proteccion fraternal que reciprocamente reciben todos los Reyes , son ventajas muy considerables que militan en favor de la Autoridad Real, y la hacen casi ilimitada. Estas misma ventajas son, por consiguiente , las que deben confirmar la necesidad de atribuir à un Magistrado Repùblicano, una suma mayor de autoridad que la que posee un Principe Constitucional.

Un Magistrado Repùblicano, es un individuo aislado en medio de una sociedad en cargado de contener el ímpetu del Pueblo hàcia la licencia , la propension de os Jueces y Administradores hàcia el abuso de las Leyes. Està sugeto inmediatamente al Cuerpo Legislativo , al Senado, al Pueblo : es un hombre solo resistiendo el ataque conbinado de las opiniones , de los intereses , y de las pasiones del estado social , que como dice Carnot , no hace mas que luchar continuamente entre el deseo de dominar, y el deseo de substraerse à la dominacion. Es en fin un atleta lanzado contra otra multitud de atletas.

Solo puede servir de correctivo à esta debilidad , el vigor bien cimentado y mas bien proporcionado à la resistencia que necesariamente le oponen al Poder Executivo , el Legislativo , el Judiciario , y el Pueblo de una Repùblica. Si no se ponen al alcance del Executivo todos los medios que una justa atribucion le señala , cae inevitablemente en la nulidad ó en su propio abuso , quiero decir , en la muerte del Gobierno , cuyos herederos son la anarquía , la usurpacion , y la tiranía. Se quiere contener la Autoridad Executiva con restricciones y trabas , nada es mas justo , pero que se advierta que los lazos que se pretenden conservar se fortifican , sí , mas no se estrechan.

Que se fortifique , pues , todo el sistema del Gobierno , y que el equilibrio se establezca de modo que no se pierda , y de modo que no sea su propia delicadeza , una causa de decadencia. Por lo mismo que ninguna forma de Gobierno es tan débil como la Democràtica , su estructura debe ser de la mayo solidez , y sus instituciones consultarse para la estabilidad. Si no es así , contemos con que se establece un ensayo de Gobierno , y no un sistema permanente : contemos con una Saciedad discola, tumultuaría, y anarquica, y no con un establecimiento social donde tengan su imperio la felicidad, la paz, y la justicia.

No seamos presuntuosos, Legisladores ; seamos moderados en nuestras pretensiones.—No es probable conseguir lo que no ha logrado el género humano : lo que no han alcanzado las mas grandes y sabias Naciones. La Libertad indefinida, la Democracía absoluta, son los escollos à donde han ido à estrellarse todas las esperanzas Repùblicanas. Echad una mirada sobre las Repúblicas antiguas, sobre las Repùblicas modernas, sobre las Repùblicas nacientes, casi todas han pretendido establecerse absolutamente Democràticas, y à casi todas se les han frustrado sus justas aspiraciones. Son laudables ciertamente hombres que anhelan por instituciones legítimas y por una perfeccion social; pero ¿ quien ha dicho à los hombres que ya poseen toda la sabiduría, que ya pràctican toda la virtud, que exîgen imperiosamente la liga del Poder con la Justicia ? Angeles, no hombres pueden únicamente exîstir libres , tranquilos , y dichosos , exerciendo todos la Potestad Soberana.

Ya disfruta el Pueblo de Venezuela de los derechos que legítima y fàcilmente puede gozar ; moderemos ahora el ímpetu de las pretenciones excesivas que quizàs le sucitaria la forma de un Gobierno incompetente para él: abandonemos el triunvirato del Poder Executivo, y concentrando en un Presidente, confiemosle la autoridad suficiente para que logre mantenerse luchando contra los inconvenientes anexòs à nuestra reciente situacion, al estado de guerra que sufrimos , y à la especie de los enemigos externos y domésticos , contra quienes tendremos largo tiempo que combatir. Que el Poder Legislativo se desprenda de las atribuciones que corresponden al Executivo, y adquiera no obstante nueva consistencia, nueva influencia en el equilibrio de las autoridades. Que los Tribunales sean reforzados por la estabilidad y la independencia de los Jueces, por el establecimiento de Jurados, de Códigos civiles y criminales que no sean dictados por la antigüedad, ni por Reyes conquistadores , sino por la voz de la naturaleza , por el grito de la Justicia , y por el genio de la Sabiduría.

Mi deseo es que todas las partes del Gobierno y Administracion, adquieran el grado de vigor que únicamente puede mantener el equilibrio , no solo entre los Miembros que componen el Gobierno , sino entre las diferentes fracciones de que se compone nuestra Sociedad Nada importaria que los resortes de un sistema político se relaxasen por su debilidad , si esta relaxacion no arrastrase consigo la disolucion del Cuerpo social, y la ruina de los asociados. Los gritos del género humano en los campos de batalla , ó en los campos tumultuarios , claman al Cielo contra los inconsiderados y ciegos Legisladores, que han pensado que se pueden hacer impunemente ensayos de quiméricas instituciones. Todos los pueblos del mundo han pretendido la Libertad , los unos por las armas, los otros por las Leyes , pasando alternativamente de la anarquia al despotismo , ó del despotismo à anarquía: muy pocos son los que se han contentado con pretensiones moderadas, constituyendose de un modo conforme à sus medios , à su espíritu , y à sus circunstancias. No aspiremos à lo imposible , no sea que por elevarnos sobre la region de la Libertad, descendamos à la region de la tiranía. De la Libertad absoluta se desciende siempre al Poder absoluto, y el medío entre estos dos términos es la Suprema Libertad social. Teorias abstractas son las que producen la perniciosa idea de una Libertad ilimitada. Hagamos que la fuerza pùblica se contenga en los limites que la razon y el interes prescriben : que la voluntad nacional se contenga en los limites que un justo Poder le señala : que una Legislacion civil y criminal, analoga à nuestra actual Constitucion , domine imperiosamente sobre el Poder Judiciario, y entónces habrà un equilibrio, y no habrà el choque que embaraza la marcha del Estado , y no habrà esa complicacion que traba, en vez de ligar la sociedad.

Para formar un Gobierno estable se requiere la baseˊde un espíritu nacional que tenga por objeto una inclinacion uniforme hacia dos puntos capitales, moderar la voluntad general, y limitar la autoridad pùblica : los términos que fixan teoricamente estos dos puntos , son de una dificil asignacion ; pero se puede concebir que la regla que debe dirigirlos , es la restriccion , y la concentracion reciproca à fin de que haya la ménos frotacion posible entre la voluntad , y el poder legitimo. Esta ciencia se adquiere insensiblemente por la pràctica y por el estudio. El progreso de las luces es el que ensancha el progreso de la pràctica , y la rectitud del espíritu es la que ensanchan el progreso de las luces.

El amor à la Patria, el amor à las Leyes , el amor à los Magistrados , son las nobles pasiones que deben absorber esclusivamente el alma de un Repùblicano. Los Venezolanos aman la Patria , pero no aman sus Leyes ; pór que estas han sido nocivas y eran la fuente del mal : tampoco han podido amar à sus Magistrados por que eran iniqüos , y los nuevos apenas son conocidos en la carrera en que han entrado. Si no hay un respeto sagrado por la Patria , por la Leyes , y por las Autoridades, la sociedad es una confusion , un abismo : es un conflicto singular de hombre à hombre , de cuerpo à cuerpo.

Para sacar de este caos nuestra naciente Repùblica , todas nuestras facultades morales no seràn bastantes , si no fundimos la masa del pueblo en un todo : la composicion del Gobierno en un todo : la Legislacion en un todo : y el espíritu nacional en un todo. Unidad , Unidad , Unidad , debe ser nuestra divisa. La sangre de nuestros Ciudadanos es diferente , mezclemosla para unirla : nuestra Constitucion ha dividido los poderes , enlazemoslos para unirlos : nuestras Leyes son funestas reliquias de todos los despotismos antiguos y modernos , que este edificio monstruoso se derribe , caiga , y apartando hasta sus rüinas , elevemos un Templo à la Justicia , y baxo los auspicios de su Santa inspiracion , dictémos un Código de Leyes Venezolanas. Si queremos consultar monúmentos y modelos de Legislacion, la Gran-Bretaña, la Francia , la América Septemtrional los ofrecen admirables.

La educacion popular debe ser el cuidado primogenito del amor paternal del Congreso. Moral y luces son los polos de una Repùblica, anoral y luces son nuestros primeras necesdades. Tomemos de Atenas su Areopago , y los guardianes de las constumbres y de las Leyes; tomemos de Roma sus censores y sus tribunales domésticos , y haciendo una Santa alianza de estas instituciones morales ; renovemos en el Mundo la idea de un Pueblo que no se contenta con ser libre y fuerte , sino que quiere ser virtuoso. Tomemos de Esparta sus austeros establecimientos , y formando de estos tres manantiales una fuente de virtud , demos à nuestra Republica una quarta potestad cuyo donminio sea la infancia y el corazon de los hombres , el espiritu pùblico , las buenas costumbres, y la moral Repúblicana. Constituyamos este Areopago para que vele sobre la educacion de los niños , sobre la instruccion nacional ; para que purifique lo que se haya corrompido en la Repùblica, que acuse la ingratitud , el egoismo , la frialdad del amor à la Patria , el ocio , la negligencia de los Ciudadanos : que juzgue de los principios de corrupcion , de los exemplos perniciosos , debiendo corregir las costumbres con penas morales , como las Leyes castigan los delitos con penas aflictivas , y no solamente lo que choca contra ellas , sino lo que las burla ; no solamente lo que las ataca , sino lo que las debilita ; no solamente lo que viola la Constitucion , sino lo que viola el respeto pùblico. La jurisdiccion de este Tribunal verdaderamente Santo , deberà ser efectiva con respecto à la educacion y à la instruccion , y de opinion solamente en las penas y castigos. Pero sus anales ó registros donde se consignen sus actas y deliberaciones , los principios morales y las acciones de los Ciudadanos , seràn los libros de la virtud y del vicio. Libros que consultarà el pueblo para sus eleeciones , los Magistrados para sus resoluciones , y los Jueces para sus juicios. Una institucion semejante por mas que parezca quimérica , es infinitamente mas realizable que otras que algunos Legisladores antiguos y modernos han establecido con ménos utilidad del género humano.”

[ Vease el Número 20 para la conclusion. ]

CORREO BRAZILENSE

Conclusion de la Refutacion del Correo Brazilense.

Todos los caminos de la felicidad estan sembrados de espinas y dificultades que es menester superar para llegar al deseado término ; pero si hubiesen de acobardarse los emprendedores con las pueriles especies del Correo Brazilense , la senda de la prosperidad sería del todo impracticable ; la industria , las artes y ciencias estarian todavia en su cuna; y el género humano nada mas seria que una gran manada de esclavos y brutos , distribnida entre cierto número de propietarios , y conducida por otro nùmero proporcionado de rabadanes , tales como los que conducen al puebio del Brazil , de España , y sus semejantes. Si la triste pintura con que hace el coco à los Pernambucanos el Correo Brazilense hubiese arredrado al Duque de Braganza y sus pardidarios en la insurreccion de Portugal contra el Rey de Castilla , faltaria el objeto de su adulacion , y no existiria en Rio Janeyro el idolo à quien consagra su pluma. Cuesta mucho lo que vale mucho ; y ningun sacrificio es demasiado , quando se trata de rescatar nuestra libertad , y de vindicar nuestros derechos usurpados. Es ardua empresa quitarle el cetro à un tirano que al favor de la ignorancia y del engaño y de unas doctrinas tales como las del Correo Brazilense , se cree inexpugnable ; pero los hombres buenos y espirituosos , ménos preciando las cobardes lecciones de este escritor , y adoptando el idioma de los heroes , diran

Nihil mortalibus arduum est.

Qui studet optatam cursu contingere metam,

Multa tulit , fecit , sudavit , et alsit.

Merece una rueca , una basquiña , y un huso el pusilanime que se amedrenta con los espantajos del nuevo adulador de la tirania. No es hombre, sino ciervo quien tolera pacientemente las vexaciones de un despota insolente , por el temor de los males que propone el Correo Brazilense. “ Los hombres buenos y cuerdos, dice el Editor, àntes se sujetan à los males presentes que arriesgarse à lo sumo de los males , que es la disolucion del Gobierno.” Quando los gobernantes no son intrusos , quando reconocen que su potestad es derivada del pueblo , y quando no son gravisimos los males presentes, serà cordura el sufrirlos y promover su remedio por la via de la peticion ; pero en el caso de Pernambuco lo contrario debe decirse. Disolver un Gobierno despótico , que blasfemando contra Dios , se jacta de la procedencia Divina de su poder arbitrario , no es un mal , ni lo sumo de los males , sino un bien de suma importancia , y un deber indispensable de los varones fuertes y espirituosos. Si del pueblo es la autoridad y poder, con la misma mano con que él disuelve un sistema de opresion y tirania , puede plantar el de la libertad , y su bien estar ; no teniendo que recurrir al cielo en busca de la Soberanía que exite en el seno mismo de la nacion , facilmente deposita el exercicio de ella en los ciudadanos mas beneméritos.

Para los que estàn creyendo que los hombres reunidos en sociedad carecen de este natural atributo , es sin duda un arduo empeño la dissolucion del Gobierno , y un trabajo sumo el recurrir al Cielo para que organice otro nuevo , ó para que le comunique su autoridad y poder al que hubiesen compuesto los mismos autores de la disolucion. Pero demos que estos dexasen de subrogar otro Gobierno en lugar del disuelto , y que mientras acordaban la subrogacion su cediese una anarquia. En tal caso solamente sería esta perniciosa por la corrupcion y vicios de los miembros de la sociedad, ó por la malicia de los enemigos de la libertad. Para hombres no pervertidos con el maligno influxo de una monarquia absoluta , la anarquia no es un mal. Nunca estuvo mas exenta de delitos la nacion hebrea que quando carecio de Gobierno en los tiempos anteriores à Samuel. su anarquia no hubiera sido inocente luego despues de su salida de Egipto. Mas 200 años baxo la tirania de los reyes Egipcios fueron muy suficientes para contraer todos los vicios de la esclavitud , y otros tantos obstàeulos para vivir anarquicamente y sin crimen ; pero habituados yà los Israelitas al regimen liberal de su libertador , y sucesores inmediatos , y sobre todo , quando yà no exîstia ninguno de los nacidos y educados en la servidumbre de Pharaon , la anarquia no fué para ellos una calamidad. En el Libro de sus Jueces se halla demostrada esta verdad.

No es al Correo Brazilense à quienes toca juzgar las causas que justifican la disolucion de un Gobierno opresivo ; el pueblo que sufre es el juez competente de esta matería : el ´es quien ha de graduar la tolerancia , ó intolerancia de los males de su adnministracion. Por muy sensible que sea un hombre colocado fuera del alcance de ella , y asegurado en una tierra libre , y colmada de bendicíones , no puede formar un juicio tan exâcto de la gravedad de los males como el de las personas que llevan sobre si el peso de ellos. Si el autor del Correo que impugnamos estuviese en Pernambuco en los tiempos precedentes al 6 de Marzo de 1817 , él hubiera sido uno de los revolucionarios , porque él habria sentido en su propia persona la enorme carga del despótismo ; y si hubiese esperado que despues de la revolucion sobreviniesen algunos socorros extrangeros , su esperanza estaria fundada en los exemplares de otras revoluciones favorecidas de Potencias interesadas en ellas. La Francia y la Gran-Bretaña favorecieron la de Portugal contra Felipe IV. la Francia, la Holanda, y España auxiliaron la de los Américanos del Norte contra Jorge III.

Decir que jamas se entremetio una nacion en las disputas civiles de otra nacion sino para empeorar las cosas y sacar provecho de ambas partes contendientes , es desmentir abiertamente la historia, y desentenderse del motivo principal que induce à las naciones à prestar auxilio à las Colonias , ó distritos de otra nacion que aspiran à ser independientes y libres. La disputa suscitada en este caso , no es una disputa meramente civil , como aquellas en que ninguno de los partidos pretende separarse de la corporacion Nacional. Parece necesaria esta advertencia para evitar la equivocacion à que daria lugar el aserto del Brazilense. En contiendas meramente civiles como la de Cesar y Pompeyo , la de Lancaster , y York , la del partido Español por la Casa de Austria , y el otro partido de España por la dinastia Francesa en la guerra de sucecion. ó como la de José Bonaparte con Fernando VII. podrà ser admisible la sentencia del Editor del Correo, pero de ninguna manera en la lucha de los Américanos del Sur por su emancipacion y libertad. Suponer pues que la historia esta llena de los hechos que alega, es suponer gos à, todos los hombres en esta materia , y arrogarse el estilo con que Fernando VII. dixo à los Españoles en sufamoso Decreto de Valencia , que en Esoaña nunca habia existido un rey despóta.

Y quedó tan satisfecho de su proposicios el Correo Brazilense , que aseguraba , que , aun quando faltase la historia , bastaria el exemplo de los Franceses revolucionarios , que hicieron en todas partes abusos escandalosos de la buena fé y de la ignorancia de los pueblos que los recibieron esperando mejoras. A la Italia y Holanda cita expresamènte por testigos de su asercion ; y nosotros citaremos para probar lo contrario al mismo Correo Brazilense , que en la pag. 670 del nº. correspondiente à Diciembre de 1817 , capit. de Roma , dice ló siguiente : “ Despues de restablecido el Gobierno Papal han vuelto à tomar los robos y otros crimenes aquella fatal ascendencia que habian en gran parte perdido durante el Gobierno usurpado de los Franceses.”—Siguen luego los casos pràctices que manifiestan la verdad del artículo. Y si la correccion de las costumbres no es un mejoramiento, ignoramos qual sea la significacion de esta palabra en el entendimiento del Correo Brazise. Pero si se refiere imparcialmente y con sinceridad la historia de la revolucion Francesa , hallaremos que lo mismo que se dice de Roma puede tambien decirse de otros territorios de la Italia y Holanda.

No es nuestra intencion hacer la apologia de los Franceses imperiales , sino de los Repúblicanos. El inspenio destruyó la libertad de la Francia y de los demas paises de la Europa repùblicanizados por la perspectiva alhagüeña del sistema ; pero este jamas causó los desastres que le imputan sus enemigos. Del abuso de las cosas mas santas resultan males que la ignorancia, ò la malicia se los atribuyen à las mismas cosas , y no à sus verdaderos autores. De la Religion abusan los tiranos y sus Ministros contra la libertad de los pueblos. El abuso à veces ha sido de tal condición , que exasperados con su enormidad muchos individnos , han acusado à la misma Religion de sus padecimientos , y han procurado abolirla enteramente. Los tiranos enemigos de la libertad Repùblicana han empieado toda la sofisteria de sus aduladores para hacer creer à la multitud que los males que ellos mismos causan son consequencias necesarias del repùblicanismo. De la disension de los Realistas habituados à las cadenas del Realismo , de la liga de los Monarcas que detestan la libertad repùblicana de los pueblos ; de sus intrigas y ocultos manejos proceden gravisimos males , que siendo exclusivamente el fruto de su malignidad , capciosamente los atribuyen al árbol saludable de la libertad , al mejor sistema de Gobierno. Esta ha sido y serà siempre la cantilena de los despótas coronados , y esta es la misma que reproduce el Brazilense—“El veteremin lino rance cecinére qücerelam.”—He aqui el mote que merece su discurso contra la revolucion de Pernambuco.

Morillo y sus gazeteros lo adoptan constantemente en Venezuela y Nueva Granada. Del Gobierno Español nacen todos los males que han desolado estos paises. Morillo , y sus hordas de asesinos, no son mas que instrumentos y verdugos del Inquisidor coronado que se opone à los altos destinos de estas regiones fecundas. Los heroicos defensores de su emancipacion y libertad son meros executores de los grandes designios à que es llamada la América por el Autor de la Naturaleza. Su guerra es puramente defensiva , y la mas justa de todas las recibidas en el órden político : ella no lleva otra tendencia que la de obtener todas las ventajas y bendiciones expresas en la Gazeta de Madrid de 7 de Julio de 1817. Contra el órden de la Divina Providencia Fermando y sus satelites nos hacen una guerra ofensiva , la mas desoladora y barbara que presentan los anales de las naciones. Sus esfuersos todos se dirigen à reintegrarnos en la esclavitud colonial : los nuestros todos miran à recobrar nuestros derechos usurpados , à destruir el imperio de la tiranía , y reponer al hombre Américano en su rango y dignidad ; pero todavia diran los agresores que à nosotros , y no à ellos , son imputables los desastres de su agrecion. Volvamos al Brazilense.

A rio revuelto ganancia de pescadores,” dice un Proverbio Español , y el Correo Brasilense lo aplica à las Colonias insurrectas de la España , y al Provecho que sacan de su comercio los Ingleses , y los Américanos del Norte. Pero en lugar de esta aplicacion impertineate debio confesar el auxilîo postuvo que aquellas reciben de los individuos particulares de una y otra Potencia , y las ventajas que derivan de su libre comercio los mismos insurgentes. Tolerable sería la aplicacion del proverbio en un Estado bien constituido , sin trabas , ni monopolio en su industria y tràfico , que se encendiese en guerras civiles ; pero en Colonias tales como las de España , es absolutamente intelerable. Concluirennos demostrando otros errores de hecho de que adolece la censura del Editor del Corrco Brazilense.

Queriendo adelantar sus pruebas sobre la vanidad de las esperanzas de socorro extrangero que concibieron los revolucionarios de Pernambuco , añade , que la Inglaterra prohibio luego la exportacion de armas y el envio de cartas à aquella Provincia insurrecta; y que los Estados Unidos pasaron una ley à instancia del Ministro Portugues para el mismo fin. No hemos visto la prohibicion del Gobierno Ingles; pero no creemos que ella se extendiese à la correspondencia epistolar con perjuicio de su Constitucion, y de su sistema de comercio.

Con respecto à la otra prohibicion podemos contestar con noticia positiva de los hechos. Hemos leido la solicitud del Embaxador Portugues cerca de los Estados Unidos , y el acto del Congreso. Nada de esto es conforme à lo que escribe el Correo Brazilense. No ha pasado el Cuerpo legislativo semejante prohibicion , ni el Ministro Portugues la ha pedido, ni el Acto del Congreso la ha tenido por objeto. Es meneste decir mas : que siendo estos hechos anterîores à la revolucion de Pernambuco , tampoco pudieron dirigirse à prohibir la exportacion de armas à este punto. Acaecio la revolucion el 6 de Marzo de l817 ; la solicitud del Embaxador Portugues en´ favor de la neutralidad acordada en 1794 fué de 20 de Diciembre de 1816 ; y el acto de las Càmaras de los Senadores y Diputados del Pueblo corroborando la neutralidad se dió à luz el 3 de Marzo de 1817. Ignorada entônces de todos la futura insurreccion de Pernambuco no podia influir de ningun modo en la nueva providencia de neutralidad , ni en privar à los revolucionarios del socorro de las armas. Es diminuta y menguada la traduccion que pùblica el Correo Brazilense , del Acto del Congreso. Este cuerpo no prohibio , ni pudo prohibir que los Ciudadanos de los Estados Unidos llevasen à qualquiera parte del mundo comercial , armas y municiones fabricadas en ellos , ó que las vendiesen en sus propios mercados à qualquier comprador idoneo. La prohibicion recayó sobre otros capitulos , y de ninguna manera quedaron atadas las manos del comercio , y de las manufacturas para exportar y vender sus efectos militares à qualquier beligerante.

Nos parece tambien equivocada la anecdota de Ricardo II. de Inglaterra que refiere el Correo Brazilense en apoyo de su opinion contra el acontecimiento de Pernambuco. Hemos leido su historia escrita por el mejor historiador de aquella nacion , y la hallamos discordante en el pasage que alega el Editor. Aplacó Ricardo la commocion popular de Lóndres ; pero no la aplacó diciendo : “¿quereis matar à vuestro Rey? ¿ quien remediarà entónces vuestros agravios?” Ni la commocion fué popular , ni estas fueron las palabras con que sosego à los amotinados. Irritados estos contra la comitiva de Ricardo por haber muerto a su coriféo , marchaban tumultuariamente à tomar venganza de los homicidas ; el rey entónces muy oportunamente se fué solo azia ellos diciendoles : “¿ qual es vuestra intencion? ¿Vengar la muerte de vuestro conductor ?” No hagais tal cosa , quando yo vengo à proponeros que me admitais de succesor en la plaza que ha dexado vacante el difunto. Aceptada su oferta , fué colocado Ricardo al frente de los revoltosos , los conduxo fuera de la Ciudad , alejandolos del objeto de sus iras , y cansados de la fatiga y marcha , logró que se disipasen en el campo , y que cesase el tumulto.

Referido el caso de esta manera se hace mas verosimil ; lo demas pugnaba con el sistema constitucional de la Inglaterra , y con la intencion de los tumultuarios. El Gobierno que infringiendo la Constitucion , irroga los agravios , no es jamas el remediador espontaneo de ellos ; al Parlamento tocaba esta nobilisima funcion , y de el , no de los reyes ha derivado siempre el remedio de tales males. Los amotinados no intentaban quitar del medio al Cuerpó Legislativo de la nacion , ni alterar su forma de Gobierno ; no querian destruir la monarquia , ni el órden de suceder à la corona : su ànimo era remover las personas autores del mal que los irritaba, por consiguiente la reconversion de Ricardo en los términos que la trae el Correo Brazilense era del todo impertinente , é insuficiente para desarmar el tumulto ; y parece la inventada ùnicamente por el genio de la lisonja.

Nada de quanto contiene el artîculo de esta impugnacion en obsequio de la monarquia arbi traria era de esperarse de un literato perseguido la Inquisicion , y fugitivo de sus garras ; de un escritor que hasta la lectura de su articulo lisongero à la tirania nos debia el concepto de irreconciliable con ella , y de llegar à ser jamas su adulador. Para nosotros esta conducta es mas extraña que la de otro filosofo refugiado à las Repùblicas del Norte América contra los furores inquisitoriales del Portugal , y consagrado posteriomente al servicio de la Corte del Brazil. Si acogidos à otro clima que el de Lóndres , y los Estados Unidos , huviesen prevaricado en favor del despotismo , no nos seria tan chocante ; pero que su prevaricacion haya acaecido en paises donde el Dios de la Libertad tiene tantas aras , tantos templos , y tantos adoradores , es para nosotros sumamente repugnante. Compadezcamos tales extravios , imploremos su conversion , y procuremos que en la América no queden ni vestigios del idolo de la tirania erigido sobre las falsas doctrinas que reproduxo el Correo Brazilense en el n.° que impugnamos.

( Conclusion. )

I N Q U I S I CI O N.

[En una Gazeta de la isla de Granada de 10 del pasado leemos un artículo tomado de los papeles de Lóndres , que traduciremos al nuestro para noticia de nuestros lectores. ]

El siguiente Real Decreto , despachado en Madrid baxo la autoridad del Grande Inquisidor , que tambien es Confesor de la Criatura , es la pieza mas curiosa que ha venido esta semana en la correspondencia del Continente. Nosotros por eminencia llamamos criatura à Fernando. Tenemos criaturas entre nosotros mismos , tales como Old Bailey Creatures, Quarterly Review Creatures, &c. ;pero él sin duda es enfaticamente la Criatura. Gifford mismo es para él un reptil respetable ; él es Soberano del órden :

“Decreto.— En el nombre de la Santísima “ Trinidad , &c.

Por quanto hemos sido informados de que circulan entre los vasallos de este reyno varias publicaciones de una tendencia heretica, irreligiosa, y sediciosa; y siendo de la última importancia el detener su progreso, y castigar debidamente à los autores, publicadores y circuladores , se ha determinado que se tomen inmediatamente las medidas que sean mas eficaces al intento. Todas las personas que tengan en su poder las obras cuyos títulos se expresaràn, seràn llevadas al Santo Qficio y castigadas como parezca exîgirlo el caso , con tal que no sea con ménos de tres meses de prision solitaria baxo la autoridad del Santo Qficio , y la paga de una multa de 25 Doblones à lo ménos. Las obras prohibidas son : La Historia de la Inquisicion—Razones por que debería ser abolida la Inquisicion— Unas pocas Observaciones sobre el restablecimiento de la Compañía de Jesus—La teoría de las Cortes—La necesidad de Representacion Nacional—Observaciones sobre la conducta de varias Cortes de Europa—Canciones Patrioticas — Dificultades que superar por ahora. La mayor parte de estas producciones hereticas y sediciosas se ha impreso en paises extrangeros , en lengua española , y secretamente se han introducido en este reyno.

“ Se impondrà un castigo proporcîonado à las personas que tengan en su poder qualesquiera Diarios extrangeros , Gazetas , &c. que contengan contra el Gobierno de España , y sus Instituciones.

“ Dado en Madrid à 19 de Noviembre de 1818.= (Firmado ) Francisco Xavier Mier y Campillo , Inquisidor general del reyno= Andrés Flores Pereyra , secretario.”

“La signíficacion de esto es –

“Qualquiera persona que recuerde sus promesas à la Criatura restaurada , serà terriblemente castigada.

“Qualquier hombre que publicamente diga los Patríotas que restauraron la Criatura ,

y que la tuvieron por un ser humano (y no Divino) no debian ser metidos en calabozos , y muertos , serà terriblemente castigada.

“Qualquíera persona que tuviere una Chronicle , Examinar , Minerve , ó Español Constitucional en su posesion , es decir, qualquier Diario en que la Criatura sea llamada por su justo nombre , serà castigada.

“Todo hombre que se atreviere à escribir una memoria de las acciones propias de la Inquisicion en los tiempos pasados , serà terriblemente castigada.

“Finalmente, toda persona que diga que sus semejantes no debian ser confinados en calabozos , atormentados con todo género de tortura , dislocados sus miembros , sutocados , y quemados , por que ellos difieran de la Criatura y sus Inquisidores en opiníon , serà terriblemente castigada.

“ Una solitaria prision de tres meses parece muy poca cosa para la rabia de la Inquisicion contra esta diferencia de opiniones. ¡Precioso monstruo religioso ! ¡ Y priensan los Inquisidores que tales Decretos son los que han de restaurar el vigor y seguridad al estado de cosas en España ! El mismo hecho de hallarse ellos en la necesidad de amenazar estas opiniones hereticas y sediciosas , es una señal de la virtud que ellas tienen para convencer à qualquier individuo que no sea el mas estupido y supersticioso de los vivientes.”—(St. Georgeʽs chronicle.)

[ La Crítica se insertarà en el nùm. Proximo. ]

Proclama del General Morillo.

Habitantes del Apure y Arauca !

Las tropas de vuestro Soberano el Señor Don Fernando 7.° ocupan los hermosos Llanos en que habeis nacido ( I ) , donde por vuestro mal ha hecho mansion largo tiempo la revolucion y el desorden (2).

Hombres detestables , perdidos , y llenos de ambicion se han levantado sobre las ruinas vuestras halucinandos con falsos nombres y expresiones quiméricas ( 3 ). La Patria querida que han llenado de luto y desolacion , ha prestado su agusto nombre para tanto sacrilegio. (4)

Habitantes de los Llanos! Vosotros sois buenos, dociles , y valientes. Esos miserables os han engañado. No es la defensa de la Patria su objeto : ella era muy feliz sin su feroz auxilio , y quieren solo dominar , destruidos y adornaser de nombres orguyosos que no merencen( 5 ).

Los opulentos Hatos de estas ricas comarcas, su tranquila poblacion , y el comercio interior con las Provincias , los Pueblos nacientes que visteis prosperar no hà muchos años , la paz y comodidad indivídual de cada uno de vosotros , tanto bien como os han quitado por tanto mal en recompensa , todo es obra de esos vuestros verdaderos tìranos que siempre hablan de libertad y de fortuna. ( 6)

Ya los veis huir y desaparecer cobardemente à la presencia de las tropas del Rey abandonando un pais que os juraban defender (7). El Apure y el Arauca no han opuesto barrera alguna à soldados aguerridos que no vienen como ellos à arrancaros vuestra quíetud con embustes groseros, sino à restituir el órden , la tranquilidad y la justicia (8).

Dejad pues las armas para volver à vuestros hogares ; abandonad à esos freneticos , sedientos de sangre y de venganza , y trabajemos todos por la antigua felicidad de esta tierra (9).

Llaneros ; siempre fuîsteis fieles al Rey , los primeros que combatisteis por su justa causa. La guerra y la pobreza general os han seguido despues que os sedugeron , y todos los males terminaràn quando reconociendo vuestros intereses , y el paternal Gobierno de S. M. os acojais à su proteccion , y à la del Exército que viene verdaderamente à libertaros(10). Quartel General del nuevo paso del Rey sobre el Arauca inmediato al Marrereño à 4 de Febrero de 1819.

El General en Gefe, Pablo Morillo.

Notas de un Oficial de Caballería del Exército de Occidente

(1) La ocupacion de los Llanos por la tropas de Morillo es de una especie” nueva y muy comica y muy original. Con un exército de mas de cinco mil bombres no ha pisado mas tereno de todos los Llanos que el camino desde San Fernando al paso del Arauca en el Caujaral ,y en ese mismo camino apenas ha ocupado el terreno que pisaba. Las guerillas que nuestro General ha ido situando a su retaguardia en San Juan de Payara , los caños de la Yuca , Turumba , y otros lugares inmediatos le matan diariamente mucha gente,, y le tienen cortada toda comunicacion con San Fernando y Calabozo.— ¡ Ocupa los Llanos , y no puede tomar en ellos una res para sus tropas! – ¡ Ocupa los Llanos , en donde hay tantos recursus para mantener los exércitos , y el suyo perece de hanabre , ha tenido que alimentarse en el Caujaral y otras partes de Burros y Chiguires , y no se atreve à destacar una partida à recoger ganados y caballos! – ¡ Ocupa los Llanos y su caballería no se atreve à separarse ni cien pasos del grueso del exército , ni para remontarse! Tiene que mover todas sus tropas , para marchar y contramardiar con todos ellas para coger algunas reses y los caballos que hemos abandonado por inutíles ;— ¡ y ocupa los Llanos!—Señor Morillo —Este modo de espresarse es muy improprio y muy extravagante ; pero yo no lo culpo à V.; síno à su secretario. Sé muy bien que si como le puso à la firma una Proclama , le hubiera puesto una elegia , la hubiera V. adoptado con la misma confianza y con la misma inocencia.

(2) Desde que nuestro Exército , al mando del Señor General Paez , ocupó el Baxo-Apure se estableció en los Pueblos libres un Gobierno Provisional adaptado à las circunstancias. No quedó ni un vecino que no se presentase , y hasta ahora nadie se ha mostrado descontento: Muchos de los que huyeron con los Españoles, han vuelto bien desengañados , y han recobrado todos sus bienes con aumento y ventajas considerables , por que el General los habia puesto en administracion , y tomado las disposiciones convenientes à su aumento y conservacion. Todo desórden y aun la misma revolucion cesó luego que nuestro Exército entró en el pais en donde los Españoles mantenian la discordia y la devasacion , que son los principios de su conducta, y la base de sus esperanzas.

(3) Es verdad : nuestros Gefes estàn llenos de ambicion ; pero es la ambicion del bien y de la independencia de su pais-esa ambicion gloriosa que Morillo es incapaz de sentir ni de apreciar. Bien lo acreditó en España , quando vil esclavo de Fernando prostituyó su honor, tus juramentos y , la diguidad del caràcter militar à la ambicion estupida de ascensos y distincíones infames , sacrificando traidora mente la representacion nacional à la voluntad arbitraría y à los caprichos insolentes de un barbaro Despóta , usurpador y parricida , cuyo nombre es ya el oprobrio de la Europa y del siglo y de la humanidad.— No es pues extraño que caracterize de vanos y quiméricos los nombres sagrados de patríotismo y de libertad , de que él se burlo tan impudentemente para la opresion y el abatimiento de su proprio pais.

(4) Yañes , Zuazola , Boves , su ilustre discipulo Morales, y sobre todos ellos Morillo mismo con esa caterva de traidores à su nacion, que siguen sus banderas, son los verdaderos desoladores de nuestro pais y del suyo mismo , en donde dejaron sembradas la semillas de la guerra civil , que ya ha comenzado à devastarlo. Ellos son los que desde 1812 estàn escandalizando el Mundo con escenas de pillage y de vandalismo , de incendio y de sangre , que insultan y que horrorizan la humanidad. Nosotros no hemos hecho mas que defendernos , sacrificar todos nuestros bienes , exponerrnos à todos los peligros por libertarnos de su opresion y arrojarlos de nuestro pais , en donde su exîstencia es incompatible con la nuestra.

(5) ¡De quando acá , Señor Morillo , son dociles y buenos esos mismos Llaneros no hace mucho tan brutos feroces , bandidos , y facinerosos ?- ¿ Son ellos ó es V. el que va civilizandose?— Son ellos los que van conociendo los principios de la Moral , ó V. los de la decencia ?— Pero vamos à lo esencial. ¿Crée V. que su Proclama quedará sepultada en los bosques del Arauca para atreverse à decir lo que en el Mundo civilizado no puede oirse sin risa ó sin indignacion , segun se tome por lo ridiculo ó lo impudente ? Señor Don Pablo ! ¡Eràn felices los Llanos , puede serlo ningun pais gobernado por Españoles, y por los Españoles de Fernando y por los Españoles de V.E.? -Vaya mi General , baste que V.E. se haya hecho odioso al género humano por sus barbaras é inauditas atrocidades; no quíera tambien hacerse la fabula del Mundo por sus sandeces y por sus tonterías. Sepa de una ves V.E. que el siglo de los necios ha pasado, y que ya n se encuentran con facilidad hombres bastante imbeciles para hacerles no digo creer ; pero ni oir que pais alguno gobernado à la Española ha sidoni puede ser feliz.

Dice tambien V.E. ó se lo hace decir un secretario, que la defensa de la Patria no es el objeto de nuestros Gefes. ¿qual otro por ventura pueden tener unos hombres que han sacrificado su fortuna , que exponen à cada paso su exîstencia , que se han sujetado á las mas duras privaciones , que no tienen sueldo ni utilidad alguna , ni pueden sacar de la guerra otras ventajas que la gloria de libertar su nativo sueldo de los monstruos que lo infestan ? -Por Dios , mi General , ensayese V.E. a pensar con su cabeza , y no con las de sus Secretarios , que si uno lo hace discutir alguna vez con acierto como en Ocaña , otro ù otros lo hacen freqüentemente desatinar , como en el Apure.

(6) ¡Que mentira tan impudente, mi amado General , le ha hecho decir à V.E. su absurdo secretario ! Esos hatos opulentos bien lejos de haberse destruido , se hallan prodigiosamente aumentados. Apenas caben ya los granados en las en las inmensas llanuras del Arauca , y à pesar de todos nuestros esfuerzos para alejar de su exército los del Apure, no hemos logrado que dexen de abundar. No es por su falta , señor don pablo , que las topas de S.M. el Rey de Espaa, de Jerusalen y de las Indias han padecido tanta hambre ; sino por que V.E. no se ha atrevido à mandar destacamentos de cabellería à recogerlos. Nuestros ganados son tan rebeldes como nosotros – ¿ Y qué diremos de la ocurrencia tan graciosa y tan original de su secretario en querer que haya comercio interior , tranquilidad y paz estando en guerra , y guerra à muerte como a que nos hace V.E. para que vivamos felices ? – Aconsejo de nuevo à V.E. que se contente con haber hecho su nombre exêcrable à todos los pueblos civilizados , y desista del empeño de hacerlo ridiculo.

(7) Otra mentira del Señor Secretario. Nosotros no hemos huido ni nos hemos desaparecido. Nos convenia retirarnos por razones que sabrà el Señor Don Pablo al fin de la campaña ; pero nos hemos retirado al frente siempre de su exército, provocandolo con nuestras partidas de caballería , molestandolo continuamente y matandole à su vista porcion de hombres , sin que jamas se haya atrevido à destacar fuerzas para socarrerles- Sî huimos , ¿ porque no nos persigue con su caballería ?- Si hemos desaparecido ¿quien le impide mandar partidas à recoger ganado ?-Porqué hace esas marchas rapidas de noche , y forma todo su exército como para dar una batalla con el objeto de envolver algunas reses, quando con pequeños destacamentes pudiera tener manádas numerosas? Señor Morillo , nosotros no hemos abandonado nuestro pais; lo defendemos , y hemos jerado morir mil veces àntes que permitirle à V. que se haga dueño de él.

(8) He aquí representado al vivo el pasage de Polichinel en la Comedia de Devonliseur des muisens Estaba robando una casa , y mientras arrojaba los muebles por el balcon à sus compañeros en la calle , no cesaba de gritar “al ladron , al ladron,” y el ladron era él mismo.

¿Quien es , sino V., el que turba en este pais órden , la tranquilidad y la justicia?-¿ Quien , sino V., el que lo inunda de sangre y de maldades , lo desola, lo incendia, lo devasta ?-Que!—¡ nos hace Vmd. la guerra, y nos imputa sus desastres !—Nos hace una guerra à muerte , y nos impropera sus horrores !—nos deguella y nos llama sanguinarios , nos roba y nos apellida bandidos !—Vamos claros , Señor Don Pablo Polichinel ó sea Purunchinela ,. los males que afligen nuestra Patrìa son obra de V., obra de Boves , obra de Morales , obra de las legiones de verdugo, que la España ha arrojado sobre nuestras Costas. Restituyanse à su pais , vuelvan al seno de la ignorancia , de la supersticion y de la barbarie , contentense con asar Judios, ó en su defecto Franc-masones ó liberales , desistan del empeño de ahorcar la poblacion de un mundo , y dexennos solos en nuestro hemisferio , que nosotros sabremos vivir tranquilos y felices. No es la felicidad ofrecida por V. ni la tranquilidad sepulcral de Ureistieta la que puede acomodarnos.

(9) Morillo Filantropo! Morillo ofreciendose à cooperar con los Llaneros à la felicidad del pais !!-Basta , mi General , no haga V. morir de risa à los que han escapado de morir en la horca. Pero qué felicidad es la que V. nos ofrece?-la antigua , es decir la de la lnquisicion, la del tormento , la del despotismo obsoluto y de la absoluta ignorancia , la del monopolio , la de la supersticion y de la intolerancia , en una palabra la que solo el Gobierno Español puede dar, y solo V. en la mania de entender todas las cosas al reves del genero humano ? Así dice V. la clemencia de Fernando VII., la felicidad de su Gobierno, la humanidad de su Inquisicion, no tardarà en decir , por que en todo se adelanta , la suavidad del tormento , las delicias de la horca, el placer de morir desquartizado , ó frito , ó asado por el Santo Oficio. Confiese V., felicidad es una burla que hace de nosotros, un desprecio à la opinion de las naciones , y un insulto à la razon humana.

(10) Concluye el Señor Morillo su Proclamo de un modo ridiculamente patético conmoviendo à los Llaneros con la terneza de Fernando VIl., su paternal amor, su proteccion; pero ellos que la tienen bien experimentada , por haberse algun, tíempo dexado alucinar con pérfidas promesas, responderàn con su inflexible lanza à la invitacion de S.E.

Angostura: impreso por Andres Roderick. Impreso del Gobierno, calle de la Muralla.