logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 20. Angostura, Sábado 27 de febrero de 1819

Correo del Orinoco 1819 N° 20

Continuación del Discurso del General Bolivar al Congreso el dia de su instalación, (a.)

“Echando una ojeada sobre lo pasado, veremos qual es la base de la República de Venezuela.

Al desprenderse la América de la Monarquía Española, se ha encontrado semejante al Imperio Romano quando aquella enorme masa cayó disper a en medio del antiguo mundo. Cada desmembración formó entonces una Nación Independiente conforme á su situación ó a sus intereses; pero con la diferencia de que aquellos Miembros volvian á restablecer sus primeras asociaciones. Nosotros ni aun conservamos los vestigios de lo que fué en otro tiempo: no somos Europeos , no somos Indios, sino una especie media entre los Aborígenas y los Españoles. Américanos por nacimiento , y Europeos por derechos, nos hallamos en el conflicto de disputar á los naturales los títulos de posesión , y de mantenernos en el país que nos vió nacer contra la oposición de los invasores; asi nuestro caso es el mas extraordinario y complicado. Todavía hay mas; nuestra suerte ha sido siempre puramente pasiva, nuestra existencia política ha sido siempre nula, y nos hallamos en tanta mas dificultad para alcanzar la Libertad, quanto que estábamos colocados en un grado inferior al de la servidumbre; por que no solamente se nos había robado la Libertad, sino también la tiranía activa y doméstica. Permítaseme esplicar esta paradoja.

En el régimen absoluto, el Poder autorizado no admite límites. La voluntad del Déspota , es la Ley Suprema executada arbitrariamente por los Subalternos que participan de la opresión organizada en razón de la autoridad de que gozan. Ellos están encargados de las funciones civiles , políticas, militares, y religiosas ; pero al fin son Persas los Satrapas de Persia, son Turcos los Baxaes del gran Señor, son Tártaros los Sultanes de la Tartaria.— La China no envía á buscar Mandarines á la cuna de Gengiskan que la conquistó. Por el contrario la América , todo lo recibía de España que realmente la había privado del goce y exercicio de la tiranía activa ; no permitiéndonos sus funciones en nuestros asuntos domésticos y administración interior. Esta abnegación nos había puesto en la imposibilidad de conocer el curso de los negocios públicos: tampoco gozábamos de la consideración personal que inspira el brillo del poder a los ojos de la multitud, y que es de tanta importancia en las grandes Revoluciones. Lo diré de una vez , estábamos abstraídos, ausentes del universo en quanto era relativo á la ciencia del Gobierno.

Uncido el Pueblo Américano al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía , y del vicio, no hemos podido adquirir ni saber, ni poder, ni virtud. Discípulos de tan perniciosos maestros , las lecciones que hemos recibido , y los exemplos que hemos estudiado, son los mas destructores. Por el engaño se nos ha dominado mas que por la fuerza , y por el vicio se nos ha degradado mas bien que por la superstición. La esclavitud es la hija de las tinieblas; un Pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destruccion: la ambicion, la intriga abusan de la credulidad y de la inexperencia de hombres agenos de todo conocimiento politico, economico ó civil: adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la Libertad, la traicion por el patriotismo, la venganza por la justicia. Semejante á un robusto ciego que instigrado por el sentimiento de sus fuerzas, marcha con la seguridad del hombre mas perpicaz, y dando en todos los escollos no puede rectificar sus pasos.

Un Pueblo pervertido si alcanza su Libertad, muy ponto vuelve á perderla ; por que en vano se exforzarán en mostrarle que la felicidad consiste en la práctica de la virtud á que el imperio de las Leyes es mas poderoso que el de los tiranos, por que son mas inflexibles, y todo debe someterse á su benéficio rigor: que las buenas constumbres, y no la fuerza , son las columnas de las leyes: que el exercicio de la Justicia es el exercicio de la Libertad. Así, Legisladores, vuestra empresa es tanto mas improba, quanto que teneis que constituir á hombres pervertidos por las ilusiones del error, y por incentivos nocivos. La Libertad, dice Rouseau , es un alimiento suculento, pero de difícil digestión. Nuestros débiles conciudadanos tendrán que enrobustecer su espíritu mucho antes que logre digerir el saludable nutrítivo de la Libertad. Entumidos sus miembros por las cadenas, debilitada su vista en las sombras de las Masmorras, y aniquilados por las pestilencias serviles. ¿Serán capaces de marchar con pasos firmes hacia el augusto Templo de la Libertad ? ¿Serán capaces de admirar de cerca sus esplendidos rayos y respirar sin opresión el eter puro que allí reyna?

Meditad bien vuestra elección Legisladores. No olvidéis que vais á echar los fundamentos á un Pueblo naciente que podrá elevarse á la grandeza que la naturaleza le ha señalado, si vosotros proporcionáis su base al eminente rango que le espera. Si vuestra elección no está precidida por el genio tutelar de Venezuela que debe inspiraros el acierto al escoger la naturaleza y la forma de Gobierno que vais á adoptar para la felicidad del Pueblo; si no acertáis, repito, la Esclavitud será el término de nuestra transformación.

Los anales de los tiempos pasados os presentarán millares de Gobiernos. Traed ‘a la imaginación las naciones que han brillado sobre la tierra, y contemplareis aflixídos que casi toda la tierra ha sido, y aun es, victima de sus Gobiernos. Observareis muchos sistemas de manejar hombres, mas todos para oprimirlos; y si la costumbre de mirar al género humano conducido por pa tores de pueblos, no disminuyese el horror de tan chocante espectáculo , nos pasmaríamos al ver nuestra dócil especie pacer sobre la superficie del Globo como viles Rebaños destinados á alimentar á sus crueles conductores. La naturaleza á la verdad nos dota al nacer , del incentivo de la Libertad ; mas sea pereza, sea propensión inherente á la humanidad, lo cierto es que ella reposa tranquila aunque ligada con las trabas que le imponen. Al contemplarla en este estado de prostitución parece que tenemos razón para persuadirnos , que los mas de los hombres tienen por verdadera aquella humillante maxima, que mas cuesta mantener el equilibrio de la Líber tad , que soportar el peso de la tiranía.— Ojalá que esta maxima contraria á la moral de la naturaleza, fuese falsa, ¡Ojalá que esta maxima no estubiese sancionada por la indolencia de los hombres con respecto á sus derecbos mas sagrados !

Muchas naciones antiguas y modernas han sacudido la opresión ; pero son rarísimas las que han sabido gozar de algunos preciosos momentos de Libertad; muy luego han recaído en sus antiguos vicios políticos : por que son los Pueblos mas bien que los Gobiernos los que arrastran tras sí la tiranía. El hábito de la dominación los hace insensibles á los encantos del honor y de la prosperidad nacional , y miran con indolencia la gloria de vivir en el movimiento de la Libertad, bajo la tutela de Leyes dictadas por su propio voluntad. Los fastos del universo proclaman esta espantosa verdad.

Solo la Democracia, en mi concepto, es suceptible de una absoluta Libertad; pero, ¿ qual es el Gobierno Democrático que há reunido á un tiempo, poder, prosperidad , y permanencia ? ¿ Y no se ha visto por el contrario la Aristocracia, la Monarquía cimentar grandes y poderosos Imperios por siglos y siglos ? ¿ Qué Gobierno mas antiguo que el de China?—¿ Qué República ha excedido en duración á la de Esparta, á la dé Venecia ?—- ¿ El Imperio Romano no conquistó la tierra? ¿ No tiene la Franca catorce siglos de Monarquía ? ¿Quien es mas grande que la Inglaterra ? Estas Naciones, sin embargo, han sido ó sou Aristocrácias y Monarquías.

A pesar de tan crueles reflecciones, yo me siento arrebatado de gozo por los grandes pasos que ha dado nuestra República al entrar en su noble carrera. Amando lo mas útil, animada de lo mas justo, y aspirando á lo mas perfecto al separarse Venezuela de la Nación Española, ha recobrado su Independencia, su Libertad, su Igualdad, su Soberania Nacional. Constituyéndose en una República Democrática, proscribió la Monarquía, las distinciones, la nobleza, los fueros, los privilegios: declaró los derechos del hombre, la Libertad de obrar, de pensar , de hablar , y de escribir. Estos actos eminentemente liberales jamas serán demasiado admirados por la pureza que los ha dictado. El primer Congreso de Venezuela ha estampado en los anales de nuestra Legislación con carácteres indelebles, la inapestad del Pueblo dignamente espresada al sedar el acto social mas capaz de formar b dicha de una Nación.

Necesito de recoger todas mis fuerzas para, sentir con toda la vehemencia de que soy suceptible , el supremo bien que encierra en sí este Código inmortal de nuestros derechos, y de nuestras Leyes. ; Pero como osaré decirlo; ¿ me atreveré yo á profanar con mi censura las tablas sagradas de nuestras Leyes ? Hay sentimientos que no se pueden contener en el pecho de un amante de la Patria , ellos rebozan agitados por su propia violenca, y apesar del mismo que los abriga , una fuerza imperiosa los comunica. Estoy penetrado de la idea de que el Gobierno de Venezuela debe reformarse ; y aunque muchos ilustres Ciudadanos piensan como yo, no todos tienen el atrojo necesario para profesar públicamente la adopción de nuevos principios. Esta consideración me insta á tomar la iniciativa en un asunto de la mayor gravedad , y en que hay sobrada sudada en dar avisos á los Consejeros del Pueblo.

u Quanto mas admiro la excelencia de la Constitución Federal de Venezuela, tanto mas me persuado de la imposibilidad de su aplicación á nüestro estado. Y según mi modo de vér es un prodigio que su modelo en el Norte de América subsista tan prósperamente y no se trastorne al aspecto del primer embarazo ó peligro. Apesar de que aquel Pueblo es un modelo singular de virtudes políticas y de ilustración moral: no obstante que la Libertad ha sido su cuna, se ha criado en la Libertad , y se alimenta de pura Libertad:— lo diré todo, aun que bazo demuchos respectos, este Pueblo es único en la historia del género humano, es un prodigio repito que un sistema tan dificil y complicado Como el Federal haya podido regirlo en circunstancias tan difíciles y delicadas como las pasadas. Pero sea lo que fuere , de este Gobteruo con respecto á la Nación Américana debo decir, que ni remotamente ha entrado en mi idea asimilar la situación y naturaleza de dos Estados tan distintos coma el Ingles Américano y el Américano Español. ¿No seria muy difícil aplicar a España el código de Libertad política civil y religiosa de Inglaterra ? Pues aun mas difícil adaptar en Venezuela las Leyes deI Norte de América. ¿No dice el Espíritu de las Leyes que estas deben ser propias para el Pueblo que se hacen ? ¿qué es una gran casualidad qae las de una Nación puedan convenir á otra? ¿ qué las Leyes deben ser relativas á lo físico del pais, al clima, ñ la calidad del terreno, & su situación , i su extensión , al género de vida de los Pueblos ?

¿ referirse al grado de Libertad que la Constitución puede sufrir, .á la Religión de los habitantes, á sus inclinaciones, á sus riquezas, a su número, á su comercio, á su constumbres, sus modales? ¡ He aquí el Código que debíamos consultar, y nó el de Washington ! ! !

La Constitución Venezolana sin embargo de haber tomado sus bases de la mas perfecta si se atiende á la corrección de loa principios y a los efectos benéficos de su administración difirió e encialménte de la Americana en un punto cardinal, y sin duda el mas importante. El Congreso de Venezuela como el Américano participa de algunas de las atribuciones del Poder Executivo Nosotros ademas subdividirnos este Podef habiéndolo cometido a un Cuerpo colectivo sugeto por consiguiente á los incomvenientes de bacer periódica la existencia del Gobierno, de suspenderla y disolverla sieitipre que se separan sus Miembros.— Nuestro triumvirato carece, por decirlo asi, de unidad , de continuación, y de responsabilidad individual; está privado de acción momentánea , de vida continua, de uniformidad real, de responsabilidad inmediata, y un Gobierno que no posee quanto constituye su moralidad , debe llamarse nulo.

Aunque las facultades del Presidente de los Estadas-Unidos están limitadas con restricciones excesivas, exerce por si solo todas los funciones gubé rnativas que la Constitución le atribuye y es indubitable que su Administración debe ser mas uniforme, constante, y verdaderamente propia, que la de un Poder diseminado entre varios individuos cuyo compuesto no puede ser menos que monstruoso. El Poder Judiciario en Venezuela es semejante al Américano , indefinido en duración , temporal y no vitalicio: goza de todo la Independencia que le corresponde.

El primer Congreso en su Constitución Federal mas consultó el espíritu de las Provincias , que la idea solida de formar una República indivisible y central. Aquí cedieron nuestros Legisladores al empeño inconsiderado de aquellos Provinciales seducidos por el deslumbrante brillo de la felicidad del Pueblo Americano pensando que, las bendiciones de goze son debidas esclusivamente á la forma de Gobierno, y no al carácter y costumbres de los Ciudadanos. Y en efecto, el exemplo de los Estados-Unidos por su peregrina prosperidad era demasiado lisongero para que no fuere seguido. ¿ Quien puede resistir al atractivo victorioso del goze pleno y absoluto de la Soberanía , de la Independencia de la Libertad? i Quien puede resistir al amor que inspira un Gobierno inteligente que liga á un misino tiempo, los derechos particulares, á los derechos generalas: que forma de la voluntad común la Ley Suprema de la voluntad indinvidual ?¿ Quien puede resistir al imperio de un Gobierno bien hechor que con una mano hábil, activa, y poderosa dirige siempre, y en todas partes, todos sus resortes hacia la perferion social que es el fin único de las instituciones humana, ?

Mas por la güeña que parezca y sea en efecto este magnifico sistema Federativo, no era dado á los Venezolanos gozarlo repentinamente al salir de las cadenas. No estábamos preparados para tanto bien ; el bien, como el mal, da la muerte quando es súbito, y excesivo. Nuestra Constitución Moral no tenia todavía la consistencia necesaria para recibir el beneficio de un Gobierno completamente Representativo, y tan sublime quanto que punta ser adaptado á una República de Santos”

Londres 20 de Diciembre 1818.

Madrid Diciembre 3—No tenemos aquí noticías de importancia, que yo sepa para comunicar. Estamos tan ignorantes de materias políticas , que apenas sabemos lo que esta pasando en las provincias. Aquí se nos ha infor mado de la concentración de partidas de ladrones en diferentes puntos , cuyo objeto es el de robar á los viandantes, pero que aparentan otros motivos para tomar las armas. Quanto dista de esto la verdad, es imposible decir; ni sabemos si hay algún fundamento para creer que la principal causa de la tardanza de la expedición de Cádiz, es la rápida é inevitable deserción de las tropas. No es inverosímil que V. pueda estar mejor instruido de estas materias que nosotros. (Bell’s Weekly Messenger.)

La España parece estar ahora en la crisis de una gran revolución, y su quietud interna no puede yá asegurarse por un despotismo, aun que vigilante y zeloso. La ley, el orden , y todos los principios que sostienen los Estados, parecen disueltos en este pais , ó hallarse en una situación tal, que llega á ser impracticable el mantener la administración ordinaria del Gobierno. Difícil es á primera vista, descubrir de donde resulte mas peculiarmente este estado de cosas si de la usurpación de una nobleza ambiciosa , de la turbulencia de un espíritu popular, ó del extravagante despotismo del rey. Una breve consideración del estado de España podra no ser intempestiva en este momento.

Ningún otro reyno de la Europa se asemeja roas que la España á los Gobiernos orientales. Ella ha sido largo tiempo otro Turquía, en donde todo ha llegado a corromperse y paralizarse por un Gobierno puramente despótico. Las artes han pasado á una suerte de olvida, la ciencia ha venido á extinguirse, las manufac turas han decaído, el comercio se ha destruido por absurdas restricciones y monopolios, y la misma especie humana se ha visto casi desaparecer á lós ojós del espectador.

Una gran parte de este mal ha resultado del paro despotismo exercido por la Corona- No ha habido entre el rey y el pueblo ningún cuerpo intermediario, ninguna traba ó aristocrática ó popular. Enteramente fue destruida la antigua institución de Cortes; y hasta que revivieron durante las últimas turbaciones, su nombre estaba casi olvidado.

En Francia, mientras el mas absoluto estado de la monarquía, existia el Parlamento, y frequentemente era convocado. Aun Luis XIV. tan decidido tirano como siempre lo han mostrado las paginas de la historia , fué obligado en muchas ocasiones á reunir el Parlamento de Francia, y pedirle su consejo y ayuda en la conducta del Gobierno. Pero en España no había tal cuerpo. La Inquisición, que era un conclave de Sacerdotes , suplía su falta; pero no es necesario decir que ella era un mero instrumento de la Corona empleado en mantener su autoridad y poder. Por muchos años la Inquisicion Anté el solo instrumento, y muy debíl á la verdad para mantener la tranquilidad pública. Este tribunal fué suprimido por la invasión de Bonaparte en 1808, y quando la Europa haga el tanteo y balance de la cuenta del bien y del mal que recibió de las manos de aquel hombre extraordinario, la gratitud exigirá de alli no Olvidar que la mas considerable partida de su Haber fué el golpe lanzado de tal manera sobre este odiosísimo, y peligrosísimo instrumento de la tiranía, que jamas ha podido aun recobrarse. Fernando VII. se ha empeñado, á la verdad, en remplazar la Inquisición sobre su antigua y extensa base ; pero aun no le ha sido permitido en la plenitud de su autoridad despótica llevar á execución este proyecto. Ciertamente existe ahora la Inquisición en España como un tribunal; pero posee poco y muy poco de su antiguo poder. Los mas eminentes de la nobleza y grandeza han reusado ser miembros de ella ; y si son ciertos los informes que tenemos, este tribunal, formidable en otro tiempo, se compone ahora solamente de Eclesiásticos y Ministros de la Corona.

La España, no obstante, como la Francia me es de la revolución, tenia principalmente que temer una inmediata convulsión por el embarazo de sus rencas, y por aquel alarmante difícit entre sus ingresos y sus gastos necesarios , que induce el estado de insolvencia tanto en las naciones como en los individuos. Siendo un tal difícit en otros Gobiernos la conseqüencia de un estado accidental de cosas, y mirándose por tanto como temporal tan solamente, es, por fortuna , reparado ó diferido con providencias temporales, señaladamente con la creación de un fondo público, y con la circulación de papel moneda. Pero en España el estado presente de ventas es el de la insolvencia, y no el embarazo. Se han extinguido los medios de toda ventaja proporcionada. La rebelión, y efectiva , si no establecida , independencia de sus provincias de la América del Sur han interrumpido aquel producto de minas y monopolio de comercío lucrativo que subministraba el dinero á la Metrópoli. El comercio, tráfico, y agricultura de la misma Metrópoli, son de aquel género y grado solamente , que siempre pertenecen á los países que dependen mas de sus colonias que de ellos mismos, mas de sus minas que de la cultura productiva de su suelo. De aquí es que la España carece de fondos y de hipotécas para tomar empréstitos. Fiar moneda á un Gobierno reducido a esta situación, seria dar en tantico a una bancarrota. En verdad, que la España , ni tiene dinero, ni crédito.

En tales circunstancias, siendo el dinero el poder efectivo del Gobierno, y su falta debilidad y dependencia, la Corona de España no tiene otro refugio en sus dificultades que el de entregarse á la generosidad de sus subditos, señaladámente á su nobleza , ó á su gente de inferior orden. Pero los nobles por la mayor parte se hallan tan pobres como la Corona misma; y de ellos los que pueden poseer mas riquezas, desgraciademente están indispuestos con el rey y el Gobierno. Ellos efectivamente están á la cabeza del partido contrario á su monarca. Ni el pueblo tiene mas capacidad para ayudar á su rey, aun que su mayoría, por mas singular que esto pueda parecer, está decididamente en los intereses régios, y mu y decidida contra toda innovación , qualquiera que sea, en su Gobierno Constitucional! bien sea de mejoramientos, ó no. La masa del pueblo Español tiene aquel carácter propio de su mezquino sistema de comercio, manufacturas, y agricultura. No hay riqueza en el pais, ninguua clase rica de comerciantes , manufactureros, o labradores. En una palabra, no hay clase media. Uua contribución tal como la de ventanas entre nosotros, por exemplo, no podía ser exigida en los dominios de España. Un pueblo de esta clase nunca puede contribuir suficiente dinero que sea de algún servicio a la Patria en un estado de dificultad. Nosotros , pues , no vemos por que medios posibles puedan Fernando y sus ministros salir de sus acicales embarazos, vino por su declarada insolyencia ; la qual, de consiguiente, debe acarrear al pais una convulsión y no decimos una revolución, sino una convulsión tal, á lo ménos, cuyo resultado nadie puede pronosticar de ante mano. ( Bellś Weekly Messenger.

Para eL REDACTOR De la GAZETA de
Caracas.

Señor Redactor: Hemos tenido el gusto de recibir en estos dias una tabla de sus gazetas de excelente composición•, pero deseariamos que las noticias que contienen se pusiesen de acuerdo con las que nos han dado los Señores Maroto y Oropeza, funcionarios públicos , y sin duda muy respetados entre los Godos ó Realistas, como V. quiera llamar á los que lo desmienten del modo mas autentico. Entremos en materia.

V. se empeña en persuadirnos en sus gazetas, aunque muy impropiamente llamadas asi, que en la campaña del año pasado hemos sido completamente batidos en 30 formidables batallas, que nuestra destrucción ha sido absoluta, que el estado actual de las armas y de los dominios del Rey es el mas floreciente.— Mucho sentimos contradecir á V. con el Sr. Maroto que dice a su Esposa, a quien no debe engañar, estas terminantes palabras: “Esto se me halla en el mas lamentable estado, pues aunque ahora descansamos un poco de los peligros de los enemigos, pór lo que hace a las invaciones sobre esta Capital, por una causa de que no pueden ‘obrar por ser el tiempo de lluvias y no fiaba por esto la misma sería que cada día crece mas, y llega á tal extremo, que se trata de ponermos a racion ó como al soldado. Todo está perdido: el comercio no existe; agricultura no hay; todo es hambre, y todo miseria.”

¿ Que dice V. ahora Caballero Díaz de la conxesion ingenua del Sr. Maroto, que por sus empleos debe saber la verdad, y que escribiendo a su Esposa debe decírsela, como buen Marido, y como hombre de honor, franco y sincéro V. responderá que este Caballero debe ser liberal ya que tiene criterio para juzgar de las cosas, ojos para verlas, y firmeza para decirlas, pues un buen Godo no debe ni ver, ni juzgar ni hablar sino en el sínodo de V., de Morrillo, y dé Fernando. Mejoraremos la prueba , y vamos a remitimos a una autoridad que V. no puede rehusar.— Quiero hablar del Señor Doctor José Manuel Oropeza, que también ha escrito la verdad por que el furor y el miedo que le han arrancado.— Oyga V. a Oropeza. “ He aquí en breve el teatro actual y representación de Venezuela. u Aquí existimos á fuerza de milagros. invacion que nos han dado los indultados, ha sido mas formidable y sangrienta, que quantas V. presentid en sús tiempos pasados.—La desolación y el espanto se han apoderado u de estas Provincias.”

El Señor Oropeza no es ni Patriota ni Liberal. V. lo conoce, ó por mejor decir él es otro Diaz con esta diferencia.—Que Oropeza es sanguinario, como V. embustero.— yo no sé si me explico ; pero yo me explicaré mejor en el curso de esta carta.

Las gazetas de Caracas nos aseguran que por todas partes recibe Morillo grandes y poderosos auxilios : que toda la Monarquía Española está contribuyendo á la guerra de Venezuela : que el nuevo Mundo entero se desploma sobre nosotros, y que debemos temblar delante del poder formidable de nuestros enemigos.

Oyga V. al Señor Maroto Caballero Díaz.— u lo que allí pasa , nunca es como lo de acá donde hay que mantener Exércitos que son insuperables á las fuerzas de unas Provincias aniquiladas, de las que ha de salir todo y asi es que esto rebienta por todas partes, y es imposible vivir ni subsistir. Mejor es es- “ tar entre los Moros en Marruecos y Argel.” Ya Oropeza ha pintado este estado lo mism mejor; no obstante tan buenas pruebas añadiremos otras irrecusables: advierta V. que son de Oropeza. En tales circunstancias no nos queda otro consuelo ni otro recurso que el del Cielo, ni otro recurso que el de sacrificamos á padecer y sufrir: Paciencia , conformidad, resignacion y Constancia que es la divisa que distingue a los verdaderos vasallos de Fernando el bien amado. Y ¿ séra viable Doctor mió, “ que ni los últimos acontecimientos, que han u sido trágicos y horrorosos hasta el extremo , “ no produzcan el deseado desengaño y Responda V. Caballero Una. Si los últimos acontecimientos han sido trágicos y horrorosos hasta el extremo ¿ por que se exfuerza V. en decir que el General Bolivar es un impudente quando escribe a los Almirantes y Gefes de las Antillas en términos mucho menos exagerados qur los del Archigodo-Oropeza ? y No es pretender burlarse no solo de sus enemigos, sino también de sús amigos ésos pobres Españolés á quienes V. embahuca con diez mil patrañas diarias , para que peléen , mientras V. puede satisfacer su mentiromania y derramar su yel contra sus Compatriotas ¿No es burlarse hasta del mismo Morillo y del mismo Fernando 7.° empeñarse en contradecirlos á la faz del Mundo, quando ellos implícitamente dicen que no pueden ya sostener mas la guerra de América, en sus partes, notas, harengas, y decretos ?

Vamos adelante. El Caballero Díaz sé exalta hasta los Cielos contra el General Bolivar quandó este dice alguna verdad relativa á la conducta operaciones de Morillo. Aquí Diaz toma con rayo para escribir, y abraza el papel con el fuegó de su amedrentada imaginación : temiendo mas á Morillo que a los Patriotas por no volver á sufrir el bapuled qúe llevo de manos de S.E. en el Hospital de Canicas , exclama : que es una impiedad atribuir á Morillo ninguna falta, que esta adorado dé los Pueblos de la Nueva-Granada y Venezuela: que su sagrada persona es infalible y otrat mil maravillas. Pues oyga V. Caballero Diaz al Señor Maroto: “ no se presenta un rayo de “ luz que nos haga fijar la esperanza, si cagigal hubiera venido , acaso estas cosas huvieran tomado otro semblante, como no lo dudo, á lo ménos, para poder vivir con menos fatigas y apuros; pero mientras subsistan asi, en que vamos á peor, no veo arbitraro de verificar su habilitación.” Parece que Cagigal es deseado como el Mesías según el dictamen del Sr. Maroto para “ componerlo todo con solo su presencia , pues tiene á su favor la opinión mas acreditada. Con la novedad que no venir Cagigal, estamos sin tino, y ¡quiera Dios que sea falsa la noticia. No por que lós enemigos desistiesen de su temeraria empresa por su venida , que siempre nos darán mucho que hacer y que temer, sino por que otras muchísimas cosas serian enmendadas solo con su presencia.”

Sentimos infinito que el Señor Maroto se haya expresado con tanta claridad en favor de Cagigal y tácitamente contra Morillo, quien sin duda osara de su Omnipotencia para dejar al único buen Español qye hay en Caracas. Sentimos, digo, que Maroto no piense como V. sobre Morillo , pues el deseo de la llegada de Cagigal es un deseo de la expulcion de Morillo que ciertamente no es bueno ni para los mismos Españoles; que en quanto a los Américanos, el Hospital de Caracas, y V. pueden decirlo, si la fama no nos engaña.

Usted, Señor Redactor, nos cacarea mucho sus fuerzas Marítimas y los bloqueos del Orí noco, y nosotros con esto nos moríamos de miedo; pero he aqui dos pasages que nos han buelto la calma. Maroto dice ha cesado las correspendencias con Cádiz, a la vista de los malos susesos de mar y tierra, y todo esta endemoniado y perdido.” Celebramos que hayan llegado á nuestra noticia los malos sucesos de mar y tierra para comunicárselos a V. afin de que los inserte en su gazeta. Mas, este es un liberal y no se le debe creer. El buen Oropeza nos dirá otra cosa , vamos a oírlo. Ah, lo que pasa por acá con nuestra Marina! Yo no Sé como es que subsiste un desorden tanto tiempo, y en tanto grado. Es mejor doblar esta oja y pasemos a otra cosa.” Ahora lo creerá V. no en verdad ? hasta Oropeza se esta bolviendo Patriota , Caballero Diaz en esto de decir verdades que en realidad es una gran deslealtad al Soberano y á Morrillo que no han menester de verdades para gobernar sus pueblos. Asi es que las gazeta de V. nos ofrecen quadros asombrosos de victorias , de prosperidades, de calma, de orden, y de todas las delicias, producto de un Gobierno dulce y suave como el del Inquisidor Coronado. Siempre ha de recibir V. bófetadas de sus propios Compañeros , y eso no lo dice en fijara, pero vamos al asúnto. Maroto desmiente á V. cón estas terminantas palabras. “ Aquí no parece sino que se han desatado multipled de legiones de Diablos para incomodar y promover disgustos , novedades, alteraciones y cosas que no suceden en el espacio de un siglo y aquí se ven todos los dias, dando que hacer y causando tanto disgusto, que no es soportable ni creíble.”

Caballero Diaz despues dé éste brillante pasaje ¿ se atreven V. aun a hecharnos en cara nuestros sonados desordenes ? ¿ quiere V. mas para confundirse ? Aquí tengo a Oropeza que hablara pormi, que llama a sus enemigos personales en estos términos. Vengan al Centro dé las desgracias, al circulo de las miserias, junto a las llamas ; a la inmediación de los peligros.” Sirvo me engaño, ésto quiere decir, que Vmde. disfrutan de todas estas bendiciones de que nosotros estamos privados por no participar del benévolo deminio de el benévolo Fernando. V. se consolara con la Omnipotencia que acaba de recibir el mas benévolo Morillo, que sabrá confundir el centro de las desgracias y que se sabra romper el circulo de las miserias, que sabra apagar las llamas, y sabrá alejar los peligros por no torear el Toro , verle las barbas al León , dejar el pellejo en sus garras y los sesos en las piedras, como dice el eloqüente, el devotísimo Oropeza que ningún empleo apetéce sino solo su salvación.

Caballero Díaz. La Real orden que confiere á Morillo facultades ilimitadas es mas vieja que la conquista de América : Quantos han venido á mandarla han trahidó las mismas facultades : la historia nos lo dice, y también nos lo dice un Santo Obispo llamado Las Casas que muy santamente describe el asesinato de doce millones de Américanos, el robo de todas sus riquezas y el desenfreno de todas sus pasiones. Nos hace V. reir con la Omnipotencia de Morillo. Se imagina V. que vale mas este firman de Fernando que muchas victorias: en efecto no se engaña V.; por que si Morillo sin poder ha degollado , robado, y dejado quanto ha cahido al alcance de su Despotismo ; ¿ que no hará al presente para exercer su Poder ilimitado á Supongo que resuscitará los muertos para bolverlos á matar: bolverá á hacer ricos para volver á hacer pobres, y se hará piadoso para poder ser cruel , por que ya se ha acabado la cucaña de destruir no teniendo á quien destruir.

Del enemigo el consejo dice V.; acadécimos lo mismo. No escriba V mas Caballero Diaz. Ya que no sabe escribir bien podrá guardar silencio que es lo que V. haría admirablemente, quando ignora quanto se requiere saber para ser buen escritor. ¿ Sabe V. pensar ? No. ¡ Sabe V. lo que es verdad ? No ¿ Sabe V. decirla ? No. ¡ Pues que sabe V. ? Mentir , adular al que teme, calumniar al que aborrece, siempre contradecirse, y fastidiar á todo el mundo.

Se me olvidaba satisfacer una curiosidad de V. y quiero por complacerlo, llenar el deseo que V. ha manifestado de conocer el Redactor que fué del Correo del Orinoco. De San Tomas nos han escrito quien es, y afortunadamente V. lo conoce bien. Es muy conocido en Europa por sus talentos, y en América por que es uno de los hijos que mas la honran.

A proposito de su Rey ó del que lo fui, pues que aquí se dice que ha muerto ó que ha vuelto á tomar el camino de Francia. ¿Ya es V. liberal, ó todavía servil ? pero no; V. no es nada ai será nunca mas que nada.

J. Trimiño

ANGOSTURA VI de FEBRERO de 1819.

Diputados de que te compóme ál Congreso actual de Venezuela por el órden de sus nombramientos :

En la Provincia de Caracas.

Dr. Juan Germán Roscio.

Dr. Luis Tomas Peraza.

Licenciado Jose de España

Sr. Onofre Basalo.

Sr. Francisco Antonio Zea.

En la Provincia de Barcelona.

Coronel Francisco Parejo.

Coronel P. Eduardo Hurtado.

Licenciado Diego Bautista Urbaneja.

Lic. Ramón García Cadis.

Sr. Diego Antonio Alcala.

En la Provincia de Cumaná.

General en Gefe Santiago Marino.

General de Brigada Tomas Montilla.

Dr. Juan Martínez.

Sr. Diego Vallenilla

En la Provincia de Barinas.

Sr. Nicolás Pumar.

Dr. Ramón Ignacio Mendez.

Coronel Miguel Guerrera

General de División Rafael Urdaneta.

Dr. Antonio María Briceño

En la Provincia de Guyana.

Sr. Eusebio Afanador.

Sr. Juan Vicente Cardoso

Intendente de Exército Fernando Peñalver.

General de Brigada Pedro León Torres.

En la Provincia de Margarita.

Lic. Gaspar Marcano.

Dr. Manuel Palacios.

Lic. Domingo Alzara.

Sr. José de Jesús Guevara.

Vendrán los de las Provincias de Casanare, y tres que faltan de los nombrados en Cumana, Guayana y Margarita.

El dia siguiente a su instalación, y ante todas cosas, asistió el Congreso á la Iglesia Catedral para tributar gracias al Altísimo en una Misa Solemne con Te Deum. Predicó después del Evangelio el Señor Gobernador dd Obispado Dr. Remigio Perez Hurtado , tomando por texto el cap. 18 del Exodo en la parte que refiere la convocatoria del Congreso, ó Sanhedrin de los Israelitas. Demostró las atribuciones de uno y otro cuerpo, y la Soberanía del Pueblo, con la historia sagrada y profana ¡ y concluyó su Discurso con las exórtaciones propias de un Orador Eclesiástico, convencido por los principios de la Religión y la Filosofía de lo que valen los derechos imprescriptibles del hombre, y de la justicia con que los Americanos del Sur combaten por su Independencia y Libertad.

Durante esta acción de Gracias arribó á este puerto la fragata Inglesa George Canins, con la primera partida de Tropas y Marineros pertenecientes á la expedición del Comandante Elson para el servicio de la República de Venezuela. El 23 del corriente hemos recibido correspondencia de Margarita, avisando lá arribada á aquella isla de otras tropas de la expedición dd Coronel English á bordo de quatro transportes armados. El 10 del corriente llegaron estos al pierio de Juan-Griego ¡ y se espiaba que dentro de pocos dias arribaría el resto con su Comandante. Es muy probable que esto se haya verificado ¡ y que las Demas tropas al mando del Capitán Elsom muy presto lleguen á esta Capital, conforme o su destinacion.

Restituido el Congreso á la Sala de sus, Sesiones después déla acción de Gracias, se ocupó de las largas discusiones y de otros actos, mencionados en nuestro anterior N*. Prometimos informar al publico en un Suplemento o esta Gazeta de las qüestiones y debates procedentes del oficio que en ella insertamos; pero reservaremos este informe para quando tengamos de la Secretaria dd Congreso una minuta expresiva de todo lo occurrido en las Sesiones pasadas , y en las que se tuvieren hasta la composición del n.° siguiente. Por ahora daremos una ligera idea de los hechos mas notables:

Se nombraron Comisiones para exáminar el Proyecto de Constitución presentado quando se instaló el Congreso para formar un reglamento que sirviese á los debates , y regimen interior del Cuerpo ¡ para proponer las reglas á que debía ceñirse el Poder Executivo en el exercicio de sus Funciones; para organizar el Poder Judicial ¡ para indicar los tratamientos y ceremonias ¡ para el Proyecto de un indulto general, y de una Ley concerniente á emigrados. Casi todos estos planes se han discutido y deliberado ¡ podemos decir que solo están pendientes el de Constitución, y el de la Ley de emigrados. En la Sesión del 24 han sido nombrados para componer la Suprema Corte de Justicia los SS. Diputados Martínez y Cádiz, y el Lic. Francisco Xavier Yanes. Se instituyó la plaza de Procurador-general de la República ¡ y se acordó que la proveyese el Poder Executivo en Letrado idónea. En otra Sesión anterior fué nombrada para Vicepresidente dd Congreso el Señor Diputado Roscio. De otras nociones y peticiones individuáis daremos noticia en otra oportunidad.

El Excelentísimo Señor Almirante Luis Brion, desde Juan-Griego con fecha de 25 del pasado , y baxo el concepto de que se hubiese instalado el Congreso Soberano de la República en N.° del mismo mes, lo felicita por medio de un Oficio dirigido al Señor Presidente , y concebido en los términos siguientes

El Almirante en su nombre , y en el de la Marina de la República, que tiene el honor de mandar, felicita al Soberano Congreso por su feliz instalación.

Quiera el Dios del Universo coronar sus Debates y disposiciones con acierto, y que los Venezolanos , tan sabios en su Gobierna como heroicos en el campo de batalla , auguren su Independtncia sobres bases solidas.

La Marina, constante la legítima Autoridad, ha obedecido en todas ocasiones las órdenes del Supremo Gobierno de la República, y espera con ansia recibir las que dimanen de la Repretentación Nacional.”

Un habitante de Trinidad escribe entre otras cosas á su corresponsal en esta Ciudad lo que sigue;

Acabo de volver á casa de la Iglesia Católica , donde hoy se han hecho las honras de la Reyna.

Asistió S. E. el Señor Gobernador, con el Consejo, de Cabildo, y todas los empleados, qualquiera que fuese su Religión, y también el Cura Protestante: Se hizo la ceremonia con la mayor decencia. Esta se llama la tolerancia y la paz cristiana entre los hombres qne no quieran despedazarse por diferencia de opiniones sobre los místerios , quando todos siguen la misma moral del Evangelio. Hay mucha esperanza de que consigan los Católicos de Inglaterra é Irlanda muy pronto todos los privilegios de sus hermanos los Protestantes. Si no los han conseguida ya, han tenido dios la culpa , porque han negado al Rey el privilegio, ó mas bien el derecho de no admitir de Obispo , aunque sea nombrado por el Papa, á un hombre que no sea del agrado del Gobierno” Volvamos á las exiquias de la Reyna de la Gran Bretaña , celebradas par el Padre Ricla , en un Templo Católico.

Que diría Femando VII. (prosigue el escritor déla carta) al ver un Frayle Capuchino diciendo (ó cantando) una Misa por el alma de una Reyna que no cree en el Purgatorio ¿Y que diría el Arzobispo de Cantorbery al ver al Cura Protestante asistiendo á una ceremonia prohibida por la Iglesia protestantes Esta escasa aproximación qne no se sujeta a los Cánones de estas Iglesias; pero no vale disputarse con la espada de un Inquisidor, particularmente en América, donde deben prevalecer ideas liberales.”

No es en Trinidad donde únicamente ae ha visto esta aproximación , en la misma. España , durante la guerra con Napoleón, se aproximaron tanto los Catolicos á los Protestantes, que al mismo tiempo que uno de estos mandaba en gefe las armas Católicas, un Cardenal de la Iglesia Romana estaba al frente de la última Regencia de la Península ; el Duque de Wellington ? y el Arzobispo de Toledo. Celebróse en Centa la restitución de Fernando, el destrozo de la Constitución , la ruina de las Cortes , y el exterminio de los Españoles liberales, era una semana de fiestas públicas, eclesiásticas y seculares. Los Frayles trinitarios distinguieron la suya con un acto de aproximación muy notable entre Fernando VII. y Jorge III. Procesionalmente fueron á la casa del Comandante de aquella Plaza, alii los esperaba una comitiva numerosa , en que obtenían lugar preferente la muger del mismo gefe, y .la del oficial Ingles que mandaba las tropas de su nación, que formaban la guarnición principal de Ceuta desde la entrada de los Franceses en las Andalucías. El retrato del Rey Jorge en las manos de la muger del Gobernador de la Plaza y el de Fernando en las de la muger del Comandóme de la tropa Inglesa fueron conducidos baxo de Patio á la Iglesa de los trinitarios, y colocados á uno y otro lado del Presbiterio con toda la pompa correspondiente al voto de pobreza que emiten en su profesión los Religiosos. Concluida la Misa y hacimiento de gracias volvieron los retratos á la casa de su procedencia con la misma solemnidad, y en una procesión mas numerosa.

Quando esto sepa el escritor de la carta de Trinidad no tendrá que admirar mucho los sufragio; tributados por el P. Ricla al alma de la muger del monarca Británico, aunque ella jamas hubiese creidila eficacia de tales sufragios en favor de los habitantes del Purgatorio. Pero debemos advertirle para su Gobierno que no fueron de la aprobación de Fernando las pisadas de los hereges y Protestantes en España, durante su ausencia y cautiverio. Asi lo declaro S. M. C. en el decreto con que restableció las hogueras del Santo Oficio; nos remitimos á su letra para no ser mas largos en este articulo.

Erratas del N anterior.

Pag. la. col. Sa. Un. 5S, dice ddificultad ,lease dificultad. Ibid. lin. 61. , léase España.

Angostura: Impreso por Andrés Roderick

Impresor del Gobierno, calle de la Muralla