logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 3. Angostura, Sábado 11 de Julio de 1818.

Correo del Orinoco 1818 N° 3

DECRETO.
SIMON BOLIVAR Gefe Supremo de la República de
Venezuela, etc. Etc. Etc.

Considerando que en nuestra actual actitud Militar la sepa­racion de los Gobiernos Político y Militar, establecida por el Decreto del 6 de Octubre de 1817, trahe embarazos y dificulta­des gravemente perjudiciales á la Causa Pública, he venido en decretar y decreto lo siguiente :-

ARTICULO 1°.–Los Gobernadores Políticos de Provincia no exercerán otras funciones que las de Tribunal de Primera Instancia, conforme al Decreto del 6 de Octubre de 1817.

ART. 2°.— La Alta Policia, y la Policia Municipal de las Provincias corresponderán en adelante á los Gobernadores Co­mandantes Generales de las mismas.

ART. 3°.—Como Gefes de la Policia de la Provincia, los Go­bernadores Comandantes Generales serán Presidentes de las Municipalidades, convocarán y presidirán las asambleas de los padres de familia, recibirán sus sufragios y los de los Electores, conforme al Reglamento del 6 de Octubre de 1817, sobre la creacion de la Municipalidad.

ART. 4°.—Los Gobernadores ó Comandantes Militares de Plaza, Ciudad, Villa, ó Pueblo, exercerán dentro de ellas la Policia como Tenientes del Gobernador Comandante Gene­ral de la Provincia.

ART. 5°.—Quedan derogadas, sin valor ni efecto alguno, quantas Leyes, Decretos, ó Reglamentos atribuyan a los Gobernadores Políticos de Provincia el exercicio de la Policia, en la parte en que se opongan alguno de los antecedentes Artículos.

Publiquese, fixese , comuniquese á quien corresponda, é in­sertese en la Gazeta de esta Ciudad.

Dado, firmado de mi mano, y refrendado por uno de los Secretarios del. Despacho en el Quartel-general de Angostura á 3 de Julio de 1818. 8°.
BOLIVAR.
PEDRO BRICEÑO MENDEZ, Secretario

EXTRACTO DE LA GAZETA DE MADRID
del 29 de Enero de este año.
ARTICULO DE OFICIO.
Continuacion de los partes remitidos por el Teniente-.General Don Pablo Morillo. 

Operaciones Militares en la Isla de la Margarita.

«Excmo. Señor: Habiendo determinado marchar sobre la ciudad de la Asuncion, capital de esta Isla, con ánimo de amagar mi entrada en ella, y apoderarme del portachuelo llamado del Norte, salí de Pampatar con las divisiones del Brigadier Don Josef Canterac y Coronel D. Juan Aldama la noche del 30 de Julio último, para estar al amanecer sobre las posiciones enemigas. Mi objeto era tomar el portachuelo, que es un paso estrecho entre dos altas montañas, por donde se comunican desde la ciudad al pueblo del Norte, y siendo ambos puntos los que tenían fortificados, y con mas recursos para vivir, arrasar las inmediaciones, entorpecer la comunicacion , y tener subdivididas sus fuerzas á fin de que pudiesen ser atacados con mas ventaja.
“Marchó el exército por el camino de la ciudad hasta la altura de la casa de Cazorla, donde por un movimiento de flanco atravesó el valle, y se situó á la falda del cerro de Matasiete. Fueron reconocidas las baterías de la ciudad al alcance de la llamada de la Caranta; y siendo entonces necesa­rio dar algun descanso á la tropas fatigada con la penosa marcha de la noche, fragosidad del camino y subidas de los cerros, recibieron la divisiones la órden para campar en los cocales, en el descenso de la cuenta , haciendo avanzar la columna de cazadores de la primera division, con el objeto de proteger las demas del exército, y asegurar el paso hasta el rio de la ciudad, adelantando hasta él los tiradores. Esta co­lumna estaba mandada por el Teniente-Coronel del batallon de Clarines D. Francisco Ximenez y se componia de parte de su batallon y de las compañias de cazadores de la Union y de la Reina.
“Los enemigos, luego que nos observaron, guarnecieron sus fortificaciones, y coronaron de gente los altos cerros en que tienen sus baterías, que es donde se refugia toda la poblacion. Su caballería vino á situarse al pie del reducto de la Caranta, destacaron un cuerpo de infantería, que por entonces no adelantó del pie de los fuertes, é hicieron al mismo tiempo marchar por nuestro flanco derecho otra columna, cuyo nú­mero no se pudo reconocer con exactitud, porque la desigual­dad del terreno, las bardas y corrales de las huertas y una arboleda espesisima la ocultaba á nuestra vista.
” La división expedicionaria estaba formada á la izquierda de la linea que en aquel momento formaban nuestras tropas, y la primera del exército apoyaba su derecha sobre el mismo rio de la ciudad.
«, En este tiempo los rebeldes, que desde sus alturas veian perfectamente la colocacion del exército, y observaron que los tiradores apoderados del rio protegian la aguada que hacia la tropa, adelantaron sus fuerza de improviso, y á favor de la espesura rompieron un fuego horrosó sobre los cazadores.— Estos rechazaron el ímpetu con el mayor denuedo; pero car­gados al mismo tiempo por la caballeria hubieron de empeza á retroceder. Hice reforzar los cazadores por el batallon de Burgos, en que se apoyaron aquellos; pero aumentando sus fueras los rebeldes con mayor número de tropas y repetidas cargas de la caballeria, fué indispensable ir empeñando poco á poco las nuestras, hasta que á las 10 de la mañana ya la accion se sostenia por la mayor parte de las tropas.
El combate fué sangriento y tenaz; los rebeldes se batie­ron desesperadamente, siempre protegidos baxo sus baterías haciendo fuego de cañon al mismo tiempo desde las de la Ca­ranta y la Libertad; y estuvieron tan obstinados que á pesar de las repetidas pérdidas que ufrian en las carga de su caballeria, volvian á los ataques con tal furia, que muchas veces estuvieron mezclados entre los cazadores.
« Fueron desalojados sucesivamente de varias posiciones que les ofrecian las casas y empalizadas de las huertas, como tambien del espeso bosque de los cocales, y se hubiera igual­mente forzado el paso del portachuelo del Norte , si el crecido número de heridos con que nos hallámos desde muy poco tiempo de empezada la accion, y no tener ni una sola caba­llería en que trasportados, no me hubiese obligado, por no abandonarlos, á permanecer todo el dia sobre aquel terreno, donde se sostuvo un combate continua o que duró hasta el anochecer. Entonces me puse en movimiento, y acampé s bre mi flanco izquierdo, en direccion al camino que va á Pampa­tar, disponiendo que al instante saliesen los heridos escoltados por el primer batallon de Navarra; y quando ya estaban todos recogidos y en seguridad, enterrados los muertos, y reunidas algunas armas de lo enemigos y nuestras que habian quedado en el campo de batalla, regresé el dia siguiente con las divisiones al citado puerto de Pampatar para dar descanso á la tro­pa, y proteger el desembarco de un batallon de Granada y 100 caballos que llegaban de Barcelona. La pérdida del enemigo ha consistido en casi toda su mejor caballería, con muchos oficiales de todos grados, y considerable número de muertos y heridos, calculando por los que se vieron en el campo, y la multitud de heridos que subian á los fuertes, que no bajan de 200 los primeros y mas de 450 los segundos. Posteriormente hemos sabido por algunos papeles que se les han interceptado, que los oficiales muertos eran los capitanes edecan Juan Lugo, Carlos Gonzalez, Cristóbal Tenias, Lúcas Lares, y Manuel Espinosa, con una lista muy larga de otros individuos y Gefes heridos,
Por nuestra parte hemos tenido la pérdida que consta del adjunto estado, siendo entre ellos muy sensible la del bene­mérito v bizarro jóven Don Jacobo Jones.—( Sigue elogiando á este y d los demos Oficiales de todas clases que se distinguie­ron en la accion.) Dios &c.—Quartel-general de Cumaná. 28 de Agosto de 1817.—Pablo Morillo.”

____________

« Excmo. Señor : El exército de mi mando se puso en mo­vimiento sobre Porlamar el 6 del actual con el fin de pasar á las playas del Norte, y apoderarse del puerto de Juan Griego, que era donde tenian los rebeldes toda su marina, con tres grandes flecheras y una balandra, que acaban de llegar de Guayana conduciendo heridos, tomándoles ademas 2 reductos con 6 cañones y algunas casas-fuertes construidas baxo sus fuegos, Esta operacion debia privarles absolutamente toda co­municacion exterior, quitarles cuantos recursos pudieran reci­bir de colonias, y de algunas fuerzas que problamente ten­drían que -emplear en la defensa de dichos puntos.

“El 7 al amanecer ya estaban las divisiones sobre el pueblo de San Juan , y un cañonazo que oimos nos anuncia que los rebeldes, habiendo observado nuestro movimiento, se alarma­ban para recibirnos Antes de llegar á este pueblo se encontró sobre el camino una batería y trinchera, con un para­peto avanzado, el qual abandonaron sin disparar un tiro de fusil; y como entonces no era nuestro objeto tomar estas posi­ciones, marcha el exército por su flanco izquierdo para salvarla, y evitar algun estrago. El terreno era, como en toda la Isla, escabrosisimo; tuvimos que atravesar una montaña impracticable, y aun abriendo picas á pequeñas veredas, cortando el ramage y los juncares, no pudimos alejarnos tanto que llenásemos nuestras intenciones en esta parte. El exército pasó al alcance del fuego de cañon, sin que tuviésemos otra pérdida que la de un hombre contuso del regimiento de la Union.

„ A la primera division que iba á la cabeza de la columna previne reconociese el portachuelo ó paso de San Juan s mien­tras que yo con un batallon del regimiento de Navarra y el de Burgos me dirigí á ocupar el pueblo de aquel nombre, y el brigadier Canterac quedó con el otro batallon de Navarra amenazando la bateria y trinchera que dejamos á retaguardia.

“ El comandante-general de la primera division coronel Don Juan Aldama, que en cumplimiento de las órdenes que tenia, marcha á su cabeza hasta un terreno próximo al punto que iba á reconer, se vió en la necesidad de hacer alto, interin se reconcentraban sus fuerzas, que hasta entonces hablan cami­nado por un penoso y dificil desfiladero. De de allí observo que los enemigos, en número muy considerable, ocupaban el portachuelo, y que era preciso desalojarlos para que no ofen­diesen al esército que habría precisamente, siguiendo su marcha a Juan Griego de caminar álgun trecho baxo sus ruegos. Entonces creyó oportuno facilitar el paso, y ordenó al comandante del batallan de Clarines teniente-coronel Don Francisco Ximenez, que mandaba los cazadores, tomase con su columna á la bayoneta aquel punto, naturalmente fuerte, y previno al comandante del segundo batallon de Granada que protegiese la operacion. Todo se verifica con el mayor suceso, y en muy pocos momentos quedamos posesionados de la posicion que ocupaban los rebeldes. El capitan de dragones D. Joaquin Somoza, muy práctico en el país, condujo la columna con mucho acierto, y se distinguió por su valor.

“Los enemigos retrocerdieron hasta unas casa inmediatas, donde reforzados con gente que los llevó del Norte, se decidieron á ocupar nuevamente el puesto de que acababan de ser arrojados. Fueron extraordinarios los esfuerzos que hicieron para conseguirlo, y aunque repitieron sus ataques con resolución, todo fué en vano; nuestros soldados los rechazaron siempre, causándoles mucha pérdida. En este tiempo un nublado horroroso descargaba sobre nosotros, y la abundancia del agua, al paso que hacia casi impracticable el terreno, inutilizaba todas las armas. Los rebeldes, que habian tenido la mayor parte de las suyas á cubierto nos hacian un fuego vivísimo á quema ropa, y fué menester qne los soldados, cargándolos denodadamente, los hiciesen desistir á bayonetazos de su empeño; habiendo visto igualmente la inutilidad de las tentativas que en varias ocasiones hicieron con su caballería.

“El exército permaneció esta noche ocupando el pueblo de San Juan, y las posiciones que habla tomado al enemigo, sin que hubiese durante ella novedad alguna.

“Al amanecer se continuó el movimiento. La division ex­pedicionaria marchó por la izquierda del portachuelo de San Juan á posesionarse de las alturas que hay á la izquierda de las baterías y fuertes de Juan Griego: al desembocar el desfiladero encontró á su frente el enemigo, y el brigadier Canterac dis­puso que las compañias de cazadores y prime a de Navarra, y la de cazadore de Búrgos marchasen á las órdenes de su ayu­dante de campo el capitan D. Ramon Bedoya, y le atacasen decididamente, lógrando de este modo que los rebeldes se reti­rasen por la orilla del mar á guarecerse de sus puntos fortificados.

Observando el brigadier D. Josef Canterac que la caba­lleria enemiga ocupaba un flanco derecho una posicion que le era muy ventajosa, se decidió á marchar sobre ella con su divi­sion; y habiéndola hecho flanquear por la segunda compañia del batallon de Burgos, fueron cargado. los rebeldes por un destacamento de dragones de la Union, mandados por el bi­zarro comandante de esquadron D. Josef Navas , quien á pesar de no llevar consigo mas de 80 dragones , y que los enemigos tenian quatriplicado número de caballos , fueron acuchillados, junto con algunos de infanteria que les acompañaban , dejando en el campo mas de 100 cadáveres.
“El brigadier Canterac, que encontró a su frente una lagu­na dilatada, se vió obligado con su division y el resto de los dragones á dar un rodeo muy considerable; pero logró colocarse con tiempo en el puesto que se le habla señalado al flanco izquierdo de los enemigos. Dejó en posicion al batallon Burgos; situo el segundo de Navarra y Huzares al extremo del itsmo, que une el fuerte de Juan Griego con la altura de la vigía; estableció el primer batallon de Navarra en las del frente de la laguna, y mandó avanzar sobre el indicado fuerte tres compañias de Navarra, que concurrieron al último ataque y posesion de él.
“Mientras que la division expedicionaria operaba asi por esta parte, la primera, que había marchado por su izquierda, se apoderó de las baterias que los enemigos tenian en la playa, con las que estaban haciendo fuego á los buques de nuestra esquadrilla que se iban acercando; y desalojándolos sucesivamente de los parages donde quisieron hacer resistencia, logró en muy poco tiempo que fueran replegandose á sus puntos mas fortificados. Los rebeldes, que batidos en todas direcciones se habian ido reuniendo, eran ya muy numerosos; y aunque para atraversar la playa y trepar al cerro n que se ha­llaban, hubieron de arrostrar nuestros soldados el horroroso fuego d cañon y fusileria que les hacian, logramos posesionar­nos del primer fuerte el cerro, que era el mejor artillado, y estrecharlos en el que estaba en la mayor elevacion.
“Los batallones de la primera division, que se habian apo­derado á la carrera de todas esta posiciones del enemigo, no lo habian conseguido sin gran fatiga y cansancio; y llevados de su arrojo, apenas hubo 200 hombres reunidos de los batallones de clarines y Granada, quando sin aguardar á sus com­pañeros continuaron á tomar el fuerte principal Los enemi­gos, que estaban resueltos á morir, recibieron esta pequeña columna con un fuego muy sostenido ; salleron de su reducto; la rechazaron, y acabaron á cuchillo a las los infelices heridos que llegaron hasta seis palos del parapeto.

“Desde este momento prensentó el ataque de aquel fuerte el aspecto mas espantoso. Pasaban de 500 rebeldes de la canalla mas atroz y desalmada de la Isla los que le defendian, hombres feroces y crueles , famosos , y nombrados entre los piratas de las flecheras, el tenor de Las costas de Venezuela, y facinerosos, que cada uno contaba muchos asesinatos, y estaba acostumbrado á mirar la vida y la existencia con el mayor des­precio. Estos malvados, llenos de rabia y de orgullo con su primera ventaja en la defensa, parecia cada uno de ellos un tigre, y se presentaban al fuego y á las bayonetas con una animosidad de que no hay exemplo en las mejores tropas del mundo.
“Poco despues que retrocedieron los de Clarines y Granada llegó el regimiento de la Union, que habia quedado de reserva; se formo con él y demas tropas nueva columna; y si bien. retro­cedieron todavía, á pesar del impulso y vigor con que atacaron el reducto, por la fiereza con que fueron recibidos, lograron al fin penetrar en él, y arrojar á sus barbaros defensores. Estos llegaron al último extremo de desesperacion, y apuraron todos los medios de defensa. No contentos con el fuego infernal que hacian, arrojaban piedras de gran tamaño; y como eran hom­bres membrudos y agigantados, se les veia arrojar una piedra enorme con la misma facilidad que si fuese muy pequeña. Asi tuvimos algunos muertos y muchos heridos á pedradas. Fué tal el fuego, la precipitacion y el encarnizamiento con que peleaban. que en medio del denso humo, de la gritería y amenazas, se vió el efecto de la explosion de un repuesto de municiones, en el qual volaron algunos malvados, y acabó de poner en confu­sion el resto al momento mismo que las tropas iban á asaltar el parapeto.
“El capitan D. Ramon Bedoya, ayudante del brigadier Can­terac, que habia venido por la parte opuesta del cerro con dos compañias, fué el primero que entró en el fuerte, recibiendo una gran contusion en el pecho de una pedrada, y dió pruebas en varias ocasiones de este día del valor que le hace tan recomen­dable á todo el exército.
“ Nuestra caballería, que para el momento de ocupar el reducto ya estaba prevenida, recibía á los que salieron de él en unas lagunas poco profundas, donde todos se arrojaron , y alli pereció á sablazos aquella banda de asesinos feroces , que ni im­ploro la clemencia, ni hubo uno que diera señales de timidez en medio de la carnicería que en ellos se hizo. Algunos que pudieron escapar, a pesar de la vigilancia de los dragones, dieron en mano del regimiento de Navarra, que rodeaba aquellas inmediaciones. De esta suerte se concluyo una accion tan sangrienta y empe­ñada, y alli quedaron tendidos mas de 500 foragidos , que ni aun en el ultimo momento quisieron rendirse.
” En este ala tan glorioso para nuestras tropas , y tan ventajoso para la humanidad y tranquilidad de este Continente , per­dieran los rebeldes sobre 600 hombres ; y nuestra pérdida no hu­biera sido de consideracion si entre los que murieron peleando gloriosamente no hubiésemos perdido los valientes capitanes gra­duados D. Augustin Guaita y D. Manuel de la Vega, ambos del regimiento infantería de la Union , jóvenes que se hablan señalado en las acciones anteriores y en toda la campaña por su extraordinaria bizarría. Tambien fué herido de gravedad el teniente-coronel D. Juan Falomir capitan de la compañia de cazadores del regi­miento de Granada.
” En las baterias y fuertes que se cogieron quedaron en nuestro poder 8 cañones de diferentes calibres , y las municiones y efectos de guerra que constan de la adjunta relacion. Tambien nos apo­deramos de una balandra y 3 grandes flecheras, entre ellas la llamada de Arismendi , que era como una goleta , ademas de 60 embarcaciones pequeñas de las que se emplean en la navegacion de las costas , y muchos efectos de marina ; no habiéndoles quedado ni una sola canoa en aquellas playas , que era donde tenían su arsenal. Los fuertes, las casas y quanto alli habla fué destruido y arrasado.
” El 10 del actual se puso en marcha el exército para Pampatar. La division expedicionaria tomo la cabeza, y tuvo orden de tomar el fuerte y trinchera que los enemigos tenian cerca de San Juan: el brigadier Canterac se adelente con el ba­tallon de Burgos; y despreciando el fuego de metralla que le hacian aquellos, se apoderó de todo con muy poca resistencia , encontrando un cañon de á 12 y municiones de guerra, que quedaron en nuestro poder.
” El exército continuo su marcha; acampó aquella noche en el Hato de Marcano, y al otro dia alcanzó á Porlamar, habiendo entrado en seguida en Pampatar.
“ El batallon de la Reina Doña Isabel estuvo durante la operacion de Juan Griego haciendo una diversion sobre la ciudad de la Asuncion ; arrasó las vegas del valle de la Margarita y Paraguachi , habiendo quemado las trincheras que tenian en el puerto del Tirano , de donde arrojó a los enemigos , causándoles bastante pérdida, á pesar de que tuvo que combatir con mas de 100 de ellos.
” La que sufrió este batallon consistió en la del subteniente D. Francisco Navarro y 4 soldados muertos , y 6 mas heridos; y el adjunto estado enterará á V.E. del número de unos y otros que han tenido todos los cuerpos.
” Son dignas del mayor elogio las valientes tropas de este exército, y sus dignos gefes. [Siguen los elogios y recomendaciones del mérito de los Gefes y Oficiales que mas se distinguieron.) Dios , &c.—Quartel general de Cumaná 28 de Agosto de 1817.
PABLO MORILLO.”

NOTA DEL EDITOR

Es de extrañar que citando el General Morillo dos estados en sus oficios precedentes al Ministro de la Guerra, solo el 1°. se haya publIicado en la Gazeta de Madrid, quando por sus propias descrip­ciones de combates horrorosos se conoce que el 2°. era sin comparacion mas importante.—El total del estado publicado se reduce á 16 oficiales y 235 acidados, entre muertos, heridos, y contusos..
Muchos notas pudieran ponerse a estos oficios y á otro que vamos á publica ; pero nos ha parecido mejor hacer sobre ellos algunas reflexiones dirigidas á un solo objeto de interés general , que es el que en todo caso debemos proponernos.
Angostura Julio 6 de 1818. 8°.

SEÑOR EDITOR

He leido con placer el Oficio del Cabecilla Morillo , que Vmd. ha insertado en su Gazeta del 4, y he visto su Nota l3 en que vindica el honor de los naturales de Sta. Fé a quienes aquel caudillo ha imputado cobardía v timidez. Vmd. ha procedido justamente en haber recor ado los hechos y conducta de los hijos de la Nueva-Granada quando bien con­ducidos libertaron el territorio, que media entre el Tachira , y los muros de la Guayra. Yo creo, que en honor de ese pais en donde he nacido, y en vindicacion propia deba de­clarar que el Seriar Morillo ha padecido en su Oficio algunas otras equivocaciones.
Es la primera: “ la de que á la derecha del Magdalena se han dado algunas batallas a tropas organizadas por Venezolanos.” Las tropas de que habla no han podido ser otras que las que componían la division del Oriente , que obraba en Casanare , la de Cucuta , la del alto Magdalena , y los dos exércitos que llamamos del Norte , y que se formaron succesivamente.— De todas estos cuerpos solo el primero fué organizado por un Venezolano, que es el Coronel Miguel Valdés; pues el de Cucuta, quando el General Urdaneta regresó de Venezuela cubierto de laureles y tomó el mando en Gefe , ya lo estaba. Los demas lo han sido por Oficiales Granadinos, y yo tengo el honor de haber sido el que organizó la division del alto Magdalena y los exércitos del Norte. Mi destinos de Comandante en Gefe de la primera , y de Mayor General de los últimos me proporcionaron la ocasion de darles la organizacion que tenían quando las tropas del Rey les dieron batallas,y aunque en esas tropas habla Ofi ciales de Venezuela, muy aptos parahacer lo que yo hice, no tuvieron la proporcion que yo tuve por mi empleo.
Es la segunda equivocacion: “ que en la Provincia de Antioquia se fortificaron muchos puntos con inteligencia por Venezolanos.” Los puntos fortificados en Antioquia lo han sido por Oficiales hijos de la misma Provincia, educados en la Escuela de Ingenieros, que tenia á su cargo el ilustre Caldas. Los Oficiales de Venezuela que estuvieron en Antioquia, apenas se hallaron en ella de paso para Santa Fé, y el único que tomó servicio alli , fué el Comandante Linares á quien la fortuna le fué adversa en las dos acciones que le presentaron los Españoles. Todos conocen que Linares era un Oficial intrepido, bravo, mas no un Oficial facultativo. La Angnstura de Carare bien defendida por el Capitan Venezolano Contreras contra la Esqua­drilla del Rey, fue fortificada por el Coronel Gutierres Granadino , y reparada por el Capitan Aguilar Español. De suerte que aqui y allá en Antioquia es falso, que los Venezolanos hayan fortificado algunos puntos. Morillo aturdido y aterrado con lo que habia oido contar de la campaña del año 1813 en Venezuela; y con lo que habia visto en la obstinada defensa de Cartagena, se figuraba que iba á combatir en todos puntos con Venezolanos, y que los encontraria en todas partes. Si á su entrada en Santa Fé no halla toda la resistencia que debió haber hallado, puede agradecerlo, entre otras causas, á las intrigas entre el Gobierno y el Gefe del Exército , que pusieron en sus manos el pais, á pesar de los Granadinos, y de los muchos Venezolanos que allí habia.
“ Todo es obra de los Venezolanos.” Es verdad que los Venezolanos fueron los primeros que proclamaron los derechos de su Patria, y han mostrado la senda á otras Regiones: ellos han sido los que los han sostenido y defendido con una constancia que admira: ellos son los que han pulverisado las tropas enviadas de la Peninsuia ; son los Venezolanos los que actualmente asombran al Mundo combatiendo sin recursos contra Exércitos a quienes todo ha sobrado. y son seguramente los Venezolano los que arrojarán de la Nueva-Granada á los Tiranos que la oprimen.
Sirvase Vmd. dar un lugar en su Gazeta á esta vindicacion que me ha dictado la justicia y el honor de aquel pais desgraciado. Aunque he nacido en la Nueva-Granada, no soy mas que Amé­ricano , y mi Patria es qualquiera rincon de América en que no tenga el mas pequeño influxo el Gobierno Español. Dos años de guerra en Venezuela en la actual época me han dado ocasion de admirar al Soldado Venezolano , y el tiempo que ha corrido desde nuestra transformacion me ha hecho conocer el entusiasmo , patriotismo , y odio a los Españoles que abriga en su corazon cada individuo de esta Repúiblica. ¡ Felices los Ve­nezolanos que han tenido en su seno al genio de la Amé­rica, que ha sabido poner en movimiento tan sublimes vir­tudes , y guiar a sus Conciudadanos a la cumbre de la gloria ¡
Ofresco á Vmd. toda mi consideracion, y el respeto de su afectísimo servidor—El Coronel FRANCISCO DE P. SANTANDER.

NOTA DEL REDACTOR

—Nos hemos contentado con hacer alli una ligera insinuacion, porque nos proponemos manifestar en este periódico los medios con que el General Morillo
” Dolis instructus •et arte pelasga”
se hizo dueño de la Nueva-Granada : medios por cierto tan indignos de la nacion Española , como propios de su Gobierno , y de él , y de su Exército, no ya de aquel Exército que admiró á la Europa batiendose por la Libertad sino de un Exército degradado y envilecido hasta á extremo de sacrificarse por esclavizar a sus hermanos , despues de haberse esclavizado él mismo.– Esta es precisamente la conducta de los Diablos en Quinault…..
Goútons l’unique bien des coeurs infortunés. Ne suyons pas seuls misérables.
Angostura Sabado 11 de Julio de 1818. 8°.

Aviso á los Américanos que sirven el Rey.

Para que se vea el aprecio que hacen los Españoles de los servicios de los Américanos y el premio que dan á los méritos que contrahen en los Exércitos del Rey, sirva de exemplo lo que ha sucedido en el mes de Marzo de este año con el Capitan Don Roman Machado que acaba de llegar á esta plaza de donde es natural. Este Américano que entró al servicio á las ordenes de Ñañes desde 1812, que despues de la muerte de este siguió a Calzada en todas las campañas pasadas y presente , que entre otras acciones , se ha distinguido en la de la Isla de la Achaguas, San José de Guanare , Araure , sitios de Barinas , Ospino , San Carlos, y los dos útltimos de Valencia; en las batallas de Arao y Carabobo, e.c. ha sido despedido del servicio del Rey ignomi­niosamente por haberse atrevido á disputar con un Capitan del Regimiento de Navarra que las tropas Américanas se portaban con igual valor que las Europeas. El resultado fué arrestarlo, despojarlo de su empleo sin juicio, y darle el siguiente permiso:
“ Concedo licencia á Don Roman Machado para que pueda establecerse en el Pueblo que le acomode, quedando despedido de la Carrera de las armas donde serviá al Rey N. S. en clase de oficial , por que no ha sabido en su porte, y conducta dar d esta distinguida clase el decoro que la es debidor teniendo presente que no ha sido elevado á su empleo , ni obtenido apro­ Bacion de él por autoridad competente.—Quartel-general de Cagua 15 de Marzo de 1818.—EI General en Gefe—Morillo.”

___________

EL GEFE SUPREMO ha recibido Despachos del Almirante Brion con fecha de 12 del pasado. Avisa en ellos haber recibido diversas ordenes que se le han comunicado despues de su salida del Orinoco el 3 de Abril , y dá cuenta de todas sus operaciones, cuyo resultado ha sido el mas satisfactorio, habiendo llenado completamente el importante objeto de su comisión, sin que la Esquadra Española se atreviera a impedirselo. Salió esta de la Granada con el designio, orgullosamente anunciado, de ir á batir la nuestra que se hallaba fondeada en la Fourchu ó cinco isletas de San Bartolomé. Presentose delante de ella el 18 de Mayo último á las 8 de la mañana. Inmediatamente di la vela nuestro Almirante procurando ganar el barlovento; pero no pudiendo conseguirlo, formó su linea de batalla y se puso en facha para aguardar el enemigo, que formando tambien la suya, hizo vela sobre la nuestra. Observando entonces el Almirante Brion que la corveta enemiga, la NINFA se adelantaba mucho, maniobro con el objeto de atraherla, y procurar batir, en detalle la Esquadra Española; pero esta varia de direccion ciñendo el viento, y huyó cobardemente sin entrar en combate. Continuó la nuestra en las operaciones de su comision, y el 10 de Junio entró en el puerto de Juan Griego en la Isla de la Mar­garita , de donde debla salir el 17 para seguir á otro destino. Queda esta Isla bien provista de armas, municiones y artilleria , está bien fortificada , abunda en viveres de que antes carecia y se halla en estado de recibir á qualquiera expedicion de España. Tambien ha provisto nuestra Esquadra de armas y municiones á la Division de Cumaná, que cada dia se aumenta considerablemente.
El Señor Almirante despues de atender á otros objetos, vendrá muy pronto á este Puerto con la mayor parte de las Tropas Inglesas. Trahe cinco mil fusiles y quantas municiones podamos necesitar no solo para una, sino para dos o tres campañas. Espe­ramos ademas grandes remesas de armas y municiones para los dcpositos de Angostura y San Fernando, y para proveher á la Nueva Granada, que solo aguarda este auxilio para recobrar eu Libertad.
Nuestra Esquadra no ha experimentado otra pérdida que la de la goleta Condor, que de vuelta de una comision á la costa dn, la Guayra, tocó en Margarita, en donde hallandose el Capitan y gran parte de la tripulacion en tierra, se sublevaron los marineros restantes, y dando la vela , se convirtieron en piratas. Pero han salido buques muy veleros en su persecucion, y el Señor Almirante no duda que la apresarán. Nuestra Marina en el dia es muy superior á la del enemigo: varios buques de guerra se han agregado recientemente á nuestra Esquadra, y se esperan otros de mayor porte, que nos ponen en disposicion no solo de defender nuestras costas, sino de molestar al enemigo en la suyas.
El bergantin CONQUISTADOR y la goleta Tartaro se estan alis­tado para salir al mar. El bergantin COLOMBIA está ya listo en la Antigua-Guayana.
Las Fuerzas Sutiles del Orinoco al mando de su Comandante, el Capitan de Navio Antonio Dias , han salido de este Puerto el 4 del corriente , con direccion á las bocas.
Por cartas particulares de las Antillas sabemos que los Es­pañoles se han atribuido en sus papeles públicos la victoria de Cogede. No es nuevo que triunfen en la Gazeta de Caracas; pero en los Campos de Venezuela han quedado muy pocos á quienes coronar de laureles. Con otras dos victorias que alcancen como la de Semen y Cogede, queda libre de ellos todo el territo­rio de la República.
El General MACGREGOR muerto hace dos años en la Gazeta de Caracas, viene á la cabeza de una fuerte expedicion Europea organizada con el objeto de auxiliar á Venezuela, y debe llegar por momentos.
Segun los papeles públicos de la Inglaterra y del Norte América un rompimiento entre los Estados Unidos del Norte y. la España es inevitable.
El Domingo 5 del corriente se celebró en esta Capital con las solemnidades acostumbradas la Fiesta del Aniversario de la DECLARACION DE LA INDEPENDENCIA ABSOLUTA, Y PROCLAMACION DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA. Una salva de Artilteria anunció al amanecer este glorioso dia. Todas Ias Autoridades Civiles y Militares asistieron en gran ceremonia a la Catedral a dar gracias al Autor Suprerno de la Libertad humana por habernos concedido reco­brar el don mas precioso de rus manos. Toda la guarnicion se puso sobre las armas, el fuerte v loe buques del puerto tremolaron el Pavellon de Gala, y durante el Te Deum hicieron un salva de cien cañonazos la plaza y la Marina. Hubo por la noche iluminacion, bayle, y regocijos públicos.
Como Venezuela fué la primera Provincia de ‘América que declaró su Independencia absoluta de España , parece que el 5 de Julio de 1811 debe
GEORGE BRYAN, primer Cirujano del Destacamento Ingles de esta Capi­tal, ofrece respetuosamente sus servicios al Publico; y asegura que hara los mayores esfuerzos para merecer su favor y confianza. Ha cursado las mejores Escuelas de Medicina en Inglaterra, de cuyos Profesores tiene certificaciones que le han hecho acreedor al Despacho que S.E. el Gefe Supremo se ha servido mandarle conceder. Vive cerca de la Casa del Almirantazgo.

Angostura 10 de Julio de 1818.

ANDRES RODERICK, Impresor del Supremo Gobierno