logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N°. 101. Angostura, Sábado 14 de Abril de 1821.

Correo del Orinoco 1821 N° 101

COLOMBIA.

RENOVACIÓN DE LA GUERRA.

A las ocho de la mañana del 4 del actual recibió S.E. el Vice-Presidente de Venezuela despachos oficiales del Cuartel-Genera/, en fue de órden del Libertador Presidente de la República le avisa el Sr. Ministro de la Guerra haber llegado el caso de su continuación; y fue contándolos quarenta dias del articulo 11 del Armisticio desde el 19 de Marzo hasta el 21 del presente inclusivamente, se dá principio a las hostilidades el 28. Esta noticia se publicó al momento por bando, y el aplauso que ha excitado, demuestra del modo mas satisfactorio la unanimidad de sentimientos con que vuelven los Colombianos á empuñar las armas que solo podrá hacerles deponer la Paz de la Independencia: también se circulo á los Generales de los exércitos, y demas Autoridades de las Provincias del Departamento, á fin que cesase toda comunicación con el territorio enemigo.

En seguida se insertan tres oficios que componen la última comunicación ocurrida entre el libertador Presidente y el General Español D. Miguel de la Torre. S.E. dice á este en él del n°.1. que la conservación del exército, pronto á perecer de hombre y de peste de resultados del Armisticio, le imponen la necesidad de combatir, ó de hacer la paz sobre la base del reconocimiento de la Independencia. Pero ¿quanta no debe ser nuestra sorpresa é indignación al leer en la contestación del n°. 2 que al General La Torre, decantando el pretendido sistema de franqueza y buena fe del Gobierno Español, quiere hacer culpable a Colombia de los males que solo causa la pertinacia de su Nación? Las razones que en el oficio n°. 3 expone el Libertador Presidente haberle movido á tomar esta resolución, so tan fuertes y concluyentes que bastan á convencer á qualquier ánimo que libre de caprichos y pasiónes compare nuestra conducta y situación con la de la España.

Trahigamos á la memoria que al momento de verse la Nación Española reintegrada en el goce de su Libertad y de tu Constitución, mediante la insurrección de las tropas que el Rey enviaba  America á asesinar a sus predilectos vasallos, el General Morillo por órden de su Gobierno solicito con repetidos empeños de todas las Autoridades déla Republica un Armisticio, que le fui siempre negado, segun consta de los papeles públicos. El Libertador Presidente, cediendo al fin á los impulsos de generosidad, y deseoso de testificar al mundo que Colombia no aspira mas que á la paz, qual conviene á la dignidad de su rango como Nación libre é Independiente, determinó suspender temporalmente las hostilidades, sin embargo de que en esta transacción los Españoles obtenían mil ventajas y utilidades, y nosotros solo íbamos a experimentar perdidas y quebrantos. Es de notar que el gefe enemigo en todas sus comunicaciones no se cansaba de repetir que no estaba facultado para reconocer la Independencia, y acordémonos al mismo tiempo que las Cortes ocupadas desde su instalación hasta en objetos frivolos, han guardado con respecto á la America un silencio mortal que una vez solo interrumpido para decretar oprobios y beldones, ofreciéndonos un perdón que no se concede sinó á los criminales.

Es pues evidente que la Nación Española nunca ha pensado en otra cosa que en burlarse de nuestra paciencia y sinceridad, entretenemos con propuestas de Armisticios, y remisiones de Diputados, ganar Tiempo, y hacemos consumir en un ocio fatal— ¿Porque no se autorizó desde el principio al General Mondo para tratar con la República sobre la basa de reconocimiento de la Independencia, y ¿porque recientemente no se han dado tales facultades ó los Comisionados Sartorio y Expeliuis ¿ A vista de nuestras solemnes declaratorias, ¿podía dexar de persuadirse aquel gobierno que toda otra proposición era tan vana é inútil como fastidiosa por su reproducción?  De estos falaces y misteriosos procedimientos se deduce que la España ha dexado nuestra suerte á la decisión de las armas, y á ellas es que volvemos con el mayor regocijo, convencidos de ser el único recurso que nos queda para conquistar la paz, que tanto anhela Colombia. Cese pues el General La Torre de tachar de extraño é intempestivo el paso del Libertador Presidente: la conservación de la República es la Ley suprema, y si está probada que peligra en medio de un inútil Armisticio ¿que otros motivos mas justificados podra haber para suspenderlo? Enhorabuena el General La Torre apele al Mundo entero: el Libertador Presidente que no ha recusado su juicio, esta seguro de que la aprobación universal sancionara su conducta; pero ¿que decimos? la execración del genero humano caería sobre el, si observase otra diferente: si después de tan costosos sacrificios permitiese que Colombia desapareciera de un golpe y que sus propias glorias quedasen eclipsadas todo por un exceso de condescendencia, cuyos funestos efectos lamentaría la mas remota posteridad.

OFICIO DEL LIBERTADOR

PRESIDENTE.

AL GENERAL LA TORRE.

Excmo. Señor,

Al llegar hoy á este lugar he recibido partes de Barinas de los S. S. General Guerrero Gobernador de aquella Provincia y del Coronel Plaza en que me participan que el aumento de hospitales, y diminución de víveres es considerable atribuyendo la escasez de ganado al Armisticio que há proporcionado el comercio de este renglón á los habitantes del Apure. En suma aquellos S. S. por sus partes han puesto el colmo á mi aflicción con respecto a las miserias del exército y me aseguran ser imposible exista algunos dias mas en aquel territorio. Y como la necesidad es la ley primitiva y la mas inexorable tengo el sentimiento de someterme a ella. Entre el éxito dudoso de una campaña y el sacrificio cierto de nuestro exército por la peste y el hambre no se puede vacilar. Es pues de mi deber hacer la paz ó combatir. Si el gobierno Español desea nuestra amistad, el ha tenido tiempo de dictar todas las medidas pacificas, autorizando á los Sres. Sartorio y Espelius para tratar de la paz, sobre la base que há diez años es notorio al universo: de la Independencia, digo. Si este mismo gobierno no ha hecho mas que volver a pedir un Armisticio que se habia negado de un modo tan solemne, es una prueba de su constante adhesión á sus principios políticos de su denegación a nuestros reclamos justos, y enérgicos.— Por consiguiente ha llegado el caso del art. 12° del Armisticio que con esta fecha tengo el dolor de notificar V.E. para su cumplimento desde el día en que se reciba esta nota. Pero si V.E. y los Sres. Comisionados Sartorio y Espelius tienen las facultades necesarias para impedir la continuación del lamentable curso de esta guerra, yo trataré con deferencia y transporte sobre la paz en San-Fernando adonde dirijo mis marchas con el objeto de conducir alli la mayor parte de núestrás tropas y de acortar la la distancia para la facilidad de nuestras comunicaciones reciprocas.

Dios guarde á V.E. muchos años Bocono de Truxillo Marzo 10 de 1821.

BOLIVAR.

N°. II.

CONTESTACION DEL GENL. LA TORRE.

Capitanía General del Exército Expedicionario de Costa firme.

Excmo. Señor.

Tengo el honor de acusar el recibo del oficio de V.E. de 10 del actual en Bocono de Truxillo, en el que desentendiéndose absolutamente, y como si no existiesen de nuestras comunicaciones pendientes sobre el acontecimento de Maracaybo y de las entabladas con los S.S. comisionados a V.E. é invitadas por V.E. mismo sobre la prorogacion del armisticio, según las bases que tubo á bien prescribirles, me intima V.E. o el reconocimiento de la Independencia por los S.S. comisionados por S.M. o la continuación de la guerra. En este paso inesperado é inconcebible, el sistema de franqueza y burna fé que caracteriza al gobierno Español y que me hé propuesto para no separarme jamas de él, me impone él deber de confesar á V.E. que en cumplimiento del art 12*. del tratado de armisticio y habiendo recibido el oficio de V.E. de 19 del actual las operaciónes militares comenzarán el 28 del próximo Abril.—El mundo entero que tiene fijos su ojos sobre nosotros y que ha observada nuestra marcha en las transacciones entabladas para separar de estos payses los horrores de una guerra fratricida, el mundo juzgará sobre el origen de los males que van nuevamente desolar estas desgraciadas comarcas, y no hará pesar su tremenda responsabilidad sobre el gobierno Español.

Dios guarde á V.E. muchos años.—Cuartel- General de Caracas á 21 de Marzo de 1821. Excmo. Sr. — Miguel de La torre.—Excmo. Sr. DON SIMÓN BOLÍVAR.

N°. III.

OTRO OFICIO DEL LIBERTADOR PRESIDENTE AL GENERAL LA TORRE

Al Excmo. Sr. General en Gefe del Exército Español Expedicionario de Costa-Firme.

Con mucho sentimiento tengo el honor de contestar la nota de V.E. fecha de 21 del corriente en que pretende V.E. hacer responsable al Gobierno de Colombia de las calamidades que van á sucederse por concernencia de las próximas hostilidades. Como V.E. apela al mundo entero que debe vernos con imparcialidad yo no recuso este juicio que mucho tiempo há esta pronunciado en favor de los invadí los y de las victimas de esta guerra desoladora. No puedo persuadirme que V.E. mismo halle en conciencia ser justo que la paz se haga al dar Colombia el ultimo suspiro. La pintura de nuestra situación no puede ser mas fiel que la que S. M. C- S. E. el Conde de Cartagena y V.E. mismo han hecho en sus proclamas. ¿ Ygnora V.E. que ya de Venezuela han desaparecido todos los elementos vitales ? ¿Y cuando se ha mostrado la España mas impasible que ahora con respecto á nuestros agudísimos dolores? ¿Que se nos ha ofrecido? Constitución ó prorogacion de la pena en infructuosos armisticios. Si, E.S. el mundo dirá quien fué justo quando él vea nuestros manifiestos y los de nuestros contrarios. El armisticio que va á terminar ha dado cinco meses de existencia al gobierno Español en Colombia, y en recompensa se nos mandan nuevas moratorias para hacernos expirar en medio del aniquilamiento general. V.E. me hace cargo de mi silencio con respecto à Maracaybo y à la prorogacion del armisticio. Yo podria quiza con mas justicia observar que V. E. no hace mencion de mi larga nota sobre Maracaybo, y se desentiende en la que contesto de la situacion desesperada que han reducido mis miras pacificas à nuestro desgraciado exército, y á los desgraciados pueblos que completan su exterminio con la permanencia de nuestràs tropas en ellos. No se si V.E. tendrà noticia de que todos los campos de la Provincia de Barinas han sido incendiados por hombres malévolos, y que en las de Merida y Truxilio ya perecen de miseria sus desdichados moradores. En tal estado, ¿ pretendera V.E. que esperemos la muerte sobre nuestros fusiles por no hacer uso de ellos ? No, V.E. no es injusto. Los prisioneros de guerra que habia en nuestro poder en Santa-Marta y Margarita han sido remitidos ya cangeados, ya para cangear; asi espero que V.E. se sirva dar pasaporte al Coronel Escalona y à los demas oficiales o tropas que estén en igual caso y con el mismo objeto. Si V.E. quisiere hacerme algunas comunicaciones antes del rompimiento de las hostilidades tendré, mucha satisfaccion en recibirlos en mi Cuartel-General de Barinas para donde parto.

Dios guarde a V.E. muchos años.—Cuartel General Libertador en Payara à 23 de Marzo de 1821.—Excmo. Sr.—SIMON BOLIVAR.

DOCUMENTOS RECIBIDOS DEL EXERClTO DE ORIENTE.

Oficio del Comandante de Riochico.

El Sr. Comandante General con fecha 15 del corriente me dice lo que sigue:

El Sr. Capitan General me dice lo que a la letra copio. El Sr. General en Gefe con fecha de ayer me dice lo que sigue: en vista del oficio de V.S. de ayer en que me transcribe el que ha recivido del Comandante General de Barlovento su fecha 3 del corriente en que participa a V.S. haber llegado al Baxo Tuy el Teniente Coronel disidente Eugenio Blanco como tambien su hermano Alexandro que sirve en las mismas Banderas segun se deduce del contesto con el objeto de recojer por orden del General Bermudez los individuos pertenecientes a ellos digo a V.S. en contestacion, que se sirva dar las ordenes terminantes al referido Comandante General para que por pretexto alguno permita venir a su territorio ninguno de los que correspondan al exército disidente y pues por el Armisticio no deben salir de las lineas demarcadas y si el enunciado Alexandro estuviese en esta capital tomara V.S. las providencias de hacerlo salir inmediatamente: cuyo contenido traslado a V. para su inteligencia y cumplimiento én la parte que le es respectiva. Dios guarde a V. muchos años.-Caracas 12 de Marzo de l821.—Ramon Correa, Sr. Comadante General de Barlovento. Lo que transcribo a V. para que inmediatamente proceda á executar lo que previene el Excmo. Sr. General en Gefe previniendole a todas las Guardias que de modo ninguno consientan pasara este territorio soldado oficial o otra cualquiera clase que pertenezcan a exército disidente sin presentar antes una orden expresa de nuestro Gobierno por convenir asi al mejor servicio de la nacion Dios guarde a V. muchos años Caucagua Marzo 15 de 1821.

—Bernardo Ferron.

Sr. Comandante Militar del Baxo Tuy. Cuyo contenido traslado á V. para su inteligencia y cumplimento.—Dios guarde a V. muchos años Riochico 18 de Marzo de 1821.

Sr. D. Eugenio Blanco. JOSE MARTIN.

OTRO.

Comandancia General de Barlovento.

Teniendo que tratar con V. asuntos interesantes al servicio de mi nacion, se servirá V. si lo tiene a bien, el aproximarse a este punto en el dia 3 del corriente, en el que me encontrara seguro baxo de mi garantia, que las tropas que guarnesen, los puntos que debe de pasar no le incomodaran, y cuando no hubiese disposision de venir me darà el competente avíso, para yo tomar las providencias que juzgue oportunas, trayendose consigo a su cuñado D. Jose Maria Espinosa.

Dios guarde à V. por muchos años Riochico Abril 1º de 1821.

BERNARDO FERRON.

CONTESTACION.

República de Colombia. Cupira Abril 5 de 1821 11º.

COMANDANTE DON BERNARDO FERRON.

Teniendo à la vista el oficio de V. en que me llama a tratar asuntos interesantes al servicio de su nacion, y estar informado de la declaración de guerra que ha determinado nuevamente la nacion Española como lo demuestran los preparativos o prevenciones que V. esta tomando en esos Valles cuyos movimientos no me dexan duda alguna del rompimento a pesar que hasta esta fecha no he tenido el menor indicio ni transcendencia de los gefes de que dependo me impide sobre manera marchar hacia V. sin consultarlo a mi gobierno.

Este pueblo siendo uno de los que su vecindario proclamaron su libertad en 14 de Septiembre de 1820 y unido á la República se sostubo hasta que por el Armisticio celebrado por los gobiernos de España y Colombia en 25 de Noviembre quedo dentro la linea de demarcion que pertenecia al gobierno Español, y por no quebrantar las disposiciones del gobierno ni infuncir desorden nos conformamos a que se estableciera un Juez Español que administrase la Justicia durante el Armisticio; pero siendo asi que este caso debe V. considerarlo como un pueblo libre y que depende de otro gobierno.

Yo en esta fecha marcho al Cuartel general de Barcelona á informarme de las causas que haya habido para romper el Armisticio, pues como digo todo lo ignoro, y tomar ordenes de mi gefe, y entanto dexo aqui una fuerza armada de 50 Paysanos los que quedan con orden de no alterar en nada ni cometer ningun acto de hostilidad a menos que alguna partida de V, venga a cometerlo, que en tal caso deberan defenderse con arreglo al tratado de regularizacion de guerra y esto a causa de las voces que bastantemente funda las se han esparcido de que V. trata mandar a quemar el pueblo.

En caso de que esto sea falso luego que yo tome un informe, y este sabido que el Armisticio se sigue volveremos a obedecer y dispondra en quanto sea de Justicia, y permitido por el tratado.—Dios guarde a V. muchos años.

El Capitan.—Lorenzo Bustillos.

Oficio del Comandante de Guanape.

Acaba de llegar a este un sujeto vecino de este sitio, del partido Español y expone. Que una partida Española paso al continente de la laguna de Tacarigua, y quemo las casas de caño amarillo, y cañaberales, y que habiendose propagado la voz que venian aquellos á quemar el pueblo de Cupira se alarmaron sus vecinos, desarmando al comisionado de Justicia que alli estaba por parte de los enemigos: y que dicho comisionado trato de prender quatro individuos que venian de Caracas buscando la Republica y que no lo consintieron y que por ultimo registran a todo individuo que vaya de esta parte y sus papeles presentandolos al Comandante de Riochico. Lo que comunica á V.S. para su inteligencia.

Dios guarde a V.S. muchos años Guanape Abril 3 de 1821.

Calisto Vicente de Armas.

Sr. Coronel Francisco Vicente Parejo.

 

GAZETA EXTRAORDINARIA DE CARACAS.

Del Jueves 22 de Febrero de 1821.

Ayer à las ocho de la noche se ha recibido el oficio siguiente del teniente coronel D. Antonio Van-Halen, que creemos digno de la noticia del público.

“ Habiendo dado parte à V.S. desde el Tocuyo, Trugillo y Cúcuta, solo manifestare en este el resultado de una comision. El 22 de este por la mañana llegue à esta à las pocas horas de haber salido el Excmo. Sr. D. SIMON BOLIVAR con direccion à Tunja por diferente camino, con el objeto de salirme al encuentro y recibir cuanto antes los pliegos de que sabia estaba encargado de entregarle. ” En el momento oficié al dicho Excmo. Sr. Anunciándole mi llegada, y pidiéndole me señalase el punto adonde debia dirigirme para incorporàrmele, lo que haria en el momento. La contestacíon de S.E. fué un aviso por su gefe del E. M. G. de que al dia siguiente por la mañana vendria, como lo verificó; y enterado del contenido de los pliegos, me manifestó S.E. las dificultades que se le ofrecian para la pronta remision de sus diputados a España, como asi mismo por la prolongacion del Armisticio. Hice à S.E. cuantas reflexiones me parecian justas à fin de conseguir, como medio mas pronto para la ter mainacion de nuestros tratados, la remision de sus diputados y la continuacion del Armisticio, y he tenido el placer de ver los todos mis deseós habiendo sido nombrados los Sres. Echeverría y Revenga para pasar a España con los poderes necesarios para tratar de la terminación de tan horrorosa guerra, reservándose este Congreso el derecho de la ratificacion del tratado que aquellos hagan. Estoy informado del talento, ilustracion y juicio que caracterizan à los dichos diputados, y esto unido al lenguage del GENERAL Bolivar, lleno de la mayor moderacion, me hace pronosticar el mas feliz resultado de la negociacion entablada. El trato y caracter extremadamente fino de este general, del Vice-Presidente de la Nueva-Granada el General Santander, y otros de la misma graduacion que le rodean: el trato igual que se me ha dado y otras varias razones me hacen pronosticar que en lo sucesivo reinará entre nosotros la mayor fraternidad hasta el punto de hacernos olvidar los horrores de la guerra mas bárbara, tan incompatible con la ilustracion del siglo en que vivimos.

“Ayer despaché al adicto al E. M. G. D. Vicente Morete para que desde Carache en adelante preparase el alojamiento y bagages para los dichos comisionados à fin de que sean tratados del mismo modo con que yo lo he sido aqui, suplicando á V.S. dé las órdenes correspondientes para que asi se verifique, asi como para el apreste del buque que debe conducirnos à España cuya pronta llegada tanto interesa: nuestra salida de aqui serà mañana y la dilacion del viage de 30 à 32 dias por la clase de personas que lo hacen.

“ Dios guarde à V.S. muchos años.—Santafe de Bogotà à 26 de Enero de 1821.—Antonio Van Halen.—Sr. D. Miguel de la Torre, General en gefe del egército expedicionario pacificador.”

En su consecuencia el Sr. Gefe Superior Político ha dado las órdenes correspondientes à todos los alcaldes constitucionales del tránsito para proporcionar à los Sres. Comisionados los auxilios y comodidades que les sean posibles.

PROCLAMA

Hecha por el primer Regidor de la Municipalidad de Maracaybo Manuel Benites el 3 de Febrero de 1821.

Ciudadanos y habitantes de Maracaybo que me escuchais sabed, y publicad à la faz de las Naciones, como esta ilustre Ciudad por medio de sus autoridades, funcionarios, padres de familia y demas partes que le componen, se ha separado formalmente de la dependencia de España, y su gobierno: no por violencia, seduccion, y otros medios equivocos de su voluntad; sino por un impulso libre y espontaneo, cosiguiente à la primera ley, que el autor de la naturaleza impuso al hombre de mirar por su conservacion, y prosperidad: esta se halla hoy cifrada por nosotros en nuestra natural union á la República de Colombia. Su Gobierno y sus leyes son las que nos rigen y hacen felices: desconocemos enteramente el gobierno Español, y de sus leyes que antes nos regian, solo observaremos las que no se opongan á nuestra Independencia y sistema. Gloria pues à Dios, loor à los Padres de la Patria, Viva la Republica de Colombia.

Proclama del General La Torre.

HABITANTES DE ESTAS PROVINCIAS.

En un medio de un Armisticio escrupulosamente observado por vosotros(1), el GENERAL Bolivar me ha intimado su supension. Estaban pendientes explicaciones que él mismo me ha exigido en 19 de Febrero sobre el acontecimiento de Maracaybo, y continuaban las conferencias entre sus comisionados y los de S.M. á que él mismo me habia invitado sobre prorogar aquel tratado(2), cuando repentinamente me intima d el reconocimiento de su gobierno, ó la continuacion de la guerra, bajo los extratos pretextos de ser el tratado de Trugillo perjudicial à su egército que por el sufre pérdidas enormes(3).

El GENERAL BOLIVAR sabia muy bien que este reconocimiento estaba fuera de mis facultades. Esta fue nuestra decisiva contestación en San Cristoval en Agosto último; y por este principio fue igualmente que se celebró el convenio de Armisticio que no ha sido otra cosa que suspender las hostilidades, mientras partian comisionados suyos para la corte de Madrid à tratar de el, o à exponer otras pretensiones que estubiesen fuera de nuestras facultades. Asi: jamas se vió una intimacion tan extraña é intempestiva(4).

Habitantes de estas provincias: no he dudado un momento contestarle, que en cumplimiento del artículo 12 de aquel tratado comenzaban los cuarenta dias estipulados en el desde el 19 del actual, en que recibi su intimacion. Un su consecuencia el 28 de Abril principiaràn por mi parte las hostilidades.

Nuevos anales vuelven à pesar sobre vosotros, provocados y atraidos tan injustamente por la inconsideracion del GENERAL BOLIVAR. No caerà su responsabilidad sobre el gobierno Español, que para evitarlos ha dado pasos de un desisteres y generosidad inauditos, y ha apurado hasta el extremo su paciencia y buena fe(5). Vósotros vereis muy pronto toda la serie de estos pases: juzgareis; y el mundo entero juzgarà.

Aunque son ocultas hasta ahora las verdaderas causas del extraño é intempestivo paso del GENERAL BOLIVAR, muy pronto el tiempo las descubrirà. Quizá en ellas està comprometido vuestro honor, porque quizà falsas relaciones de algunos perversos podrán haberle inspirado las mismas ideas y proyectos que en sus invasiones de Ocumare y Clarines(6).

En estas circunstancias es de mi deber anunciaros que estamos en guerra: que debeis por vuestra seguridad interior lleyar al cabo el cumplimiento del art. 292 de la Constitucion de la Monarquiz: que el gobierno castigarà con todo el rigor de las leyes à los perturbadores directos ó indirectos del orden público; y que la campaña actual serà tan activa y vigorosa como lo fueron las de 1814 y 1818.

Cuartel-General de Caracas 23 de Marzo de 1821.

MIGUEL DE LA TORRE.

(1) Poco à poco: el General La Torre olvida ò finge olvidar lo que pasa dentro de su territorio, y tan cerca de su vista. Los campos de la Provincia de Barinas incendiados: en los valles de Barlovento de Caracas las casas quemadas por D. Bernardo Ferron en cañoamarillo y Santa-Cruz el proyectado incendio de Cupira que no se realiso por haberse alarmado sus vecinos: el no haberse relevado los buques de guerra existentes en los Apostaderos de Marina con los que llegaron ultimamente de la Peninsula: la admision de desertores como ha sucedido con el Teniente Coronel Pedro Carbonel, que se profugó á Cumana, de donde se paso à Caracas, y de alli se le ha dado permiso para ir á Espana: el asesinato intentado contra el S. General Paez por Villasana á sugestiones de los Españoles;  tales son  algunos hechos que prueban que el Armisticio no ha sido escrupulosamente observado.

(2) Es constante por los documentos ya impresos que la Republica no es la que ha solicitado Armisticios, ni prorogaciones, ni remisiones de Comisionados; resuelta á conquistar su Independencia con las armas ha creido que estos recursos solo podían atraherle dilaciones perjudiciales al grande objeto que se propone.

(3.) El Gobierno de Colombia no ha cometido la menor ínfraccion del Armisticio: si lo suspende, no por un estraño pretexto segun se dice, sino por una causa la mas justa y obligátoria qual es la conservacion del exército, y de toda la Republica, à cuya ruina aspira el enemigo con estas nuevas espera y entretenimientos en que se oculta el engaño, forjado por su refinada perversidad.

(4.) Las Cartas actuales constantemente adheridas al sistema de las anteriores y de quantos Gobiernos ha tenido la España, pretenden hoy tratará Colombia con el mismo orgullo y vilipendio que en el siglo de la conquista empleaban sus Monarcas: “ofreced, dicen ellas á todos sus Generales en Gefe y Capitanes Generales, ofreced Constitucion para asegurar la treta, y á fin de salir del lance responded que no esta en vuestras facultades el reconocer la Independencia: lo mismo dira el Rey; y si los Americanos tienen la necedad de ocurrir hasta nosotras, les diremos que tampoco esta en nuestras facultades, pues esto es opuesto a la integridad del territorio Español.” Como la experiencia nos ha enseñado à ser cautos, es de toda imposibilidad caer en tales lasos: la intimacion hecha por el Libertador Presidente esta pues en el orden del tiempo, de las circunstancias y de la prudencia, y siendo indispensable la continuacion de la guerra al expirar el termino del Armisticio, no nos parece que el General la Torre debe apurarse tanto Porque las hostilidades principien un mes antes.

(5.) No es la inconsideracion del Libertador Presidente la que provoca y atrahe tan injustamente los males de la guerra sobre unos payses, cuya desolación es la obra maestra de la ferocida Espahola: es la ligereza, la infatuacion, el delirio que se ha apoderado de las Cortes, y que las hace desconocer sus verdaderos intereses. Si hubiesen deseado sinceramente la paz, hubieran autorizado á los ultimos comisionados Sartorio y Espelius para tratar de ella baxo el reconocimiento de la lndependencia. ¿Contra quien pronunciara, pues, su fallo el mundo ilustrado, sino es contra los autores y sostenedores de las calamidades que con tanto descaro se quieren imputar al Gobierno de la República? Si el desinteres y generosidad de que habla el General la Torre se refieren á tiempos anteriores, es una chanza que mueve á risa si habla de los tiempos presentes, toda la decantada generosidad de la España se reduce à ofrecernos perdones, y una Constitucion que de nada sirve ni aun para los mismos Peninsulares, pues abunda en errores y defectos capítales que estan ya descubiertos por los sabios de todos los Payses. Esto si que es apurar hasta el extremo la paciencia y buena fe de los Americanos, y no echara de ver el General La Torre ¿que sus palabras de desinteres y generosidad Española son para nuestros óidos sonidos vanos é insignificantes, con los quales pretende engañar à los pobres incautos é ignorantes?

(6.) No pueden estar mas claras ni manifiestas las causas de este paso natural y oportuno del Libertador Presidente: si en ellas esta comprometido el honor de los habitantes de Caracas, deben estos congratularse de un comprometimiento tan bello como el que hicieron en el 19 de Abril de 1810: si, Caraqueños vuestra ciudad fue la cuna de la libertad Venezolana; cerca de ocho años ha que profanan vuestro sagrado territorio las plantas de esos áeros Peninsulares que os tiranizan: ¿hasta quando sufrireis su yugo ignorainiese : no contribuires por fin arrojarlos.

 

LIBERTAD DE LIMA.

REPÚBLICA DE COLOMBIA.

MINISTERIO DE GUERRA Y MARÍNA,

EXERCITO LIBERTADOR.

Cuartel-General de Truxillo 5 de Marzo de 1821.

Al Excmo. Sr. Vice Presidente de Venezuela.

Por un parte que se acaba de recibir del Comandante General del Cauca, refiriendose al que le daba con fecha de 30 de Enero ultimo el Comandante de la Costa del Pacifico, ha tenido S.E. el Libertador la satisfaccion de saber la muy plausible é importante noticia de haber sido Libertada Lima por el exército de Chile que la bloqueaba desde el año proximo pasado.

Dos buques arribados en aquel dia al Puerto de Buenaventura fueron los portadores de tan interesante noticia. Tanto sus Capitanes como algunos pasageros respetables y fidedignos que venian en ellos, convienen en los detalles siguientes que no dexan lugar à ninguna duda sobre la realidad del hecho: que hallandose la Ciudad de Lima estrechada ya por el bloqueo, el Virey Pezuela resolvió presentar una batalla á S. E. el General San-Martin que se apresuró à aceptarla. En las inmediaciones de URI se dió esta memorable batalla, en que el exército Español, desmembrado por el batallon de Numancia que se pasó al principiarla, perdió mil muertos, y mil y seis cientos prisoneros entre los cuales un general que se asegura ser el Conde Orrelly.

El exército vencedor se dirigió sobre Lima rapidamente, y la ocupó habiendola el Virey Pezuela evacuado antes, embarcandose con los restos de el deshecho exército. Se esperan por momentos de tales mas prolijos y circunstanciados sobre tan interesante suceso, pero entretanto llegan y los dirijo á V.E. se servirà publicar los que hé dado para satisfaccion del departamento de su mando.

Dios guarde à V.E muchos años.

El Ministro PEDRO BRIZEÑO MENDEZ.

 

DECRETO.

REPUBLICA DE COLOMBIA

MINISTERIO DE GUERRA Y MARINA,

EXERCITO LIBERTADOR.

Cuartel-General de Truxillo, á 9 de Marzo de 1821.— lº.

AL EXCMO. SR. VICE-PRESIDENTE DE VENEZUELA.

Con esta fecha ha expedido S.E. el Libertador  Presidente el decreto siguiente:

Hallandose gravemente enfermo el Excmo. Sr. Vice. Presidente de la República Dr. Juan German Rocio, y temiendose fundadamente que llegue á fallecer antes de la instalacion del Congreso general que es á quien corresponde el nombramiento de sucesor, deseando evitar los males que resultarian al servicio publico por su falta, he venido en decretar en clase de provisionalmente mientras el Congreso General resuelve lo conveniente

ART. l. Durante la enfermedad del Excmo. Sr. Vice-Presidente interino de la República Dr. Juan German Rocio, se encarga al Ge neral de Brigada Luiz Eduardo Azuola del Gobierno y funciones que la Constitucion provisoria y leyes del estado asignan à la Vice-Presidencia.

ART. 2. En caso de muerte del Vice-Presidente interino Dr. Juan German Rocio, continuarà el General de Brigada Luis Eduardo Azuola en las mismas funciones que se le cometen por el articulo precedente, hasta que instalado el Congreso general nombre Vice-Presidente con las formalidades de la ley.

ART. 3º. El Ministro de la guerra, y Marina se encarga de la execucion de este Decreto que se publicarà, y comunicarà à quienes corresponda. Dado, firmado de mi mano, sellado con el sello provisional de la República, y refrendado por el Ministro de la Guerra y Marina.— SIMON BOLIVAR.—Por mandado de S.E. Pedro Brizeño Mendez.

Lo comunico a V.E para su inteligencia y gobierno y que se inserte en el Correo del Orinoco

Dios guarde à. V.E. muchos años.

PEDRO BRIZEÑO MENDEZ

OTRO.

REPÙBLICA DE COLOMBIA. MINISTERIO DE GUERRA Y MARINA,

EXERCITO LIBERTADOR.

Cuartel-General de Truxillo, á 9 de Marzo de l821.

AL EXCMO, SR. VICE-PRESIDENTE DE VENEZUELA.

Con esta fecha ha expedido S.E. el Libertador Presidente el decreto siguiente.

Estando empleado en una mision importante fuera del territorio de la República el Ministro Secretario de Estado, relaciones exteriores, y hacienda y debiendo nombrar quien exerza interinariamente sus funciones he venido en decretar y decreto

ART. 1º. El Doctor Pedro Gual Gobernador Politico de la Provincia de Cartagena, y actualmente representante para el Congreso General se encarga de servir los Ministerios de estado relaciones exteriores, y hacienda, durante la ausencia del propietario José Rafael Revenga

ART. 2º. Mientras el Dr. Pedro Gual llega à la capital de la República, y se encarga del despacho, lo servirà provisionalmente el General de Brigada Luis Eduardo Azuola.

ART. 3. El Ministro de la Guerra y Marina se encarga de la execucion de este decreto que se publicarà y comunicara à quienes corresponda. Dado firmado de mi mano, sellado con el sello provisiónal de la República, y refendado por el Ministro de la Guerra y Marina.—SIMONBOLIVAR.—Por mandado de S.E.—Pedro Brizeno Mendez.

Lo comunico à V.E. para su inteligencia, y gobierno, y para que se inserte en el Correo del Orinoco.

PEDRO BRIZEÑO MENDEZ.

 

CARTAS DE UN PATRIOTA.

Sobre la reforma de la Constitucion de Venezuela.

(Continuacion del número anterior.)

Yo no querria tampoco que fueseis unos copiadores serviles del Codigo de Washington; hombres teneis, luces teneis y por lo que hasta aqui habeis hecho, se conoce quanto sois capaces de hacer: la historia de los pueblos antiguos y modernos es una antorcha que os guia presentandoos el quadro de los aciertos y errores de nuestra fragil especie; pero sobre todo consultad con vosotros mismos, estudiad la opinion y el caracter que mas prevalece entre vosotros, meditad, recapacitad quanto bien ó quanto mal estais expuestos a causar al genero humano, no solo à vosotros mismos sino a todos esos pueblos, que os observan y que asechan el momento de aprovecharse de vuestro acierto ó de vuestro descuido.

La Constitucion Federal de Venezuela de 1811 es justamente acusada de dos grandes defectos: uno imitando la del Norte y otro separandose de ella. El primero consiste en la multitud de Soberanias y Legislaturas que en Norte America mismo hacen el flanco ó punto de su debilidad ; pero ellos son mas disculpables que vosotros por haber hecho la suya estando ya en paz y quando no les quedaba otro enemigo que su discordia intestina; y Venezuela en 1811 estaba al principio de una guerra indefinida con su antigua metrópoli, que por mas decrépita que la quisieran suponer, era con respecto a sus colonias un enemigo poderoso: su gobierno establecido por siglos habia ya formado canales tan profundos que la maquina podia marchar pos si misma, apoyada en el prestigio religioso y en la costumbre e obedecer; mientras que el vuestro trabajaba contra esos mismos obstaculos; necesitabais pues concentrar vuestras fuerzas, dar la mayor unidad posible a vuestras operaciones, economizar vuestros medios y para todo conferir una energia extrema à vuestros funcionarios.

Pero lexos de hacerlo el Congreso relaxò cien veces mas la débil Constitucion, que imitaba, cometiendo el segundo error de encargar el Poder executivo a un cuerpo compuesto de tres individuos, privando asi al gobierno de la unidad de accion, de vida continua, de la uniformidad e sus resoluciones, de aquellos golpes del momento que son el alma de los negocios; y debilitando por consiguiente la responsabilidad inmediata, de modo que destruida su moralidad venia a quedar nulo como lo ha observado sabiamente vuestro Libertador.

Olvidaos pues, Colombianos, de esa federación que no os conviene : sea uno el gobierno, una la República, una la legislacion, una la fuerza, para que partiendo todas las medidas de un centro comun, no haya embarazos que detengan al gefe del estado, que debe tambien ser uno, en la dificil carrera de que se encarga.

Pero, perdonadme si ofendo vuestra delicadeza al presentaros mi opinion contraria a la de vuestros benemeritos gefes, por lo que respecta al Senado. Si vuestra poblacion como creo, alcanza a tres milliones de almas, la Camara de representantes tendra por lo menos ciento y cinquenta miembros al respecto de cinco por cada cien mil almas, que es vuestra base; y dando un igual numero al Senado, tendreis una legislatura de 300 individuos ¿ No os parece mucho en vuestras presantes circunstancias? no seria mas adaptable a ollas la proporcion de veinte ó treinta senadores por cada cien representantes, conforme à vuestra primera Constitucion? ¿Que te parece amigo mio, del machaca de nuestro Censor ? Pues sabe que esta no es la mitad del Sermon; lo he compendiado quanto he podido, por no asustarte y quitarte el tiempo y aun no estamos a la mitad; pero merece que se le perdone su pesadez por ser verdaderamente

UN PATRIOTA.

(Continuará.)

TRANSITO AL OCCÈANO PACIFICO.

(Continuacion del número anterior.)

En el lago hay algunas hermosas Islas que con el pays al rededor de sus orillas forman unas escenas romancescas y encantadoras. En su extremidad occidental hay un pequeño rio que comunica con el lago de Leon distante cerca de ocho leguas. Desde este asi como desde el de Nicaragua hay algunos pequeños rios que corren al Occeano Pacifico: la distancia del lago de Leon al Occeano es sola de cerca de trece millas, y de Nicaragua al golfo de Papagayo en el Occeano Pacifico hay solo veinte y una millas. El terreno entro los dos lagos y el mar es un nivel despoblado. Las unicas desigualdades que se ven son algunos aislados cerros conicos de un origen volcanico. Hay dos lugares donde podria abrirse un canal con la mayor facilidad: el uno desde la costa de Nicoya (ó como se llama en algunos mapas, Caldero ) al lago de Leon en distancia de trece ó quince millas: el otro del golfo de Papagayo al lago de Nicaragua en distancia de cerca de veinte y una ó viente y cinco millas. La costa de Nicoya y el golfo de Papagayo estan libres de las rocas y baxios, particularmente en el golfo, cuya llanura es tan expedita que una fragata puede anclar dentro de pocas varas de la playa. Algunos navegantes han representado las costas de costa Rica, asi del lado del Pacifico como del Atlantico sugetas à fuertes tempestades; y de aqui estas borrascas han sido llamadas Papagayos: pero hemos conversado con varios marineros que las han experimentado y se han asegurado que son insignificantes en comparacion de los terribles huracanes que se experimentan entre las Antillas en los meses de Agosto Septiembre y Octubre. Los Papagayos son puramente fuertes brizas del nordeste que duran casi el mismo tiempo en el invierno que las del norte en el golfo de Mexico. Mas de la mitad del año las estaciones estan perfectamente tranquilas, y mas especialmente sobre la costa del Occeano Pacifico. Hemos  conversado con personas residentes en la ciudad de Leon que nos han asegurado que veinte años ha no han experimentado nada que merezca el nombre de huracan.

El clima de Costa Rica no tiene ninguna de las mortiferas qualidades de la provincia del Choco y del Istmo de Panama. Las brizas marinas del Pacifico y del Atlantico soplan invariablemente todas las mahanas y difunden sobre todo el Istmo de Costa Rica una perpetua frescura. Creemos que no es aventurar mucho el decir que esta parte del continente Americano es la mas salubre de todas las regiones tropicas. Allí es donde se ve la raza de Indios mas robusta y mas bellamente formada de qual quiera parte del continente Americano. El suelo es peculiarmente fertil, en especial en la cercania del Rio San Juan y al rededor de las orillas de los lagos de Nicaragua y de Leon.

Del precedente bosquéjo se percibira que la naturaleza ha provisto ya de una comunicacion por agua al traves de este Istmo à algunas leguas dentro del Occeano Pacifico; pero su poniendo que el camino que hemos mencionado hacia arriba del Rio San Juan y por entre el lago de Nicaragua descubriese al ser exactamente enàminado impedimentos (que no anticipamos) para la avegacion de grandes buques:  donde existiria en tal caso la dificultad de abrir un canal por entre el Istmo entero ? Toda la distancia es solo de ciento noventa ò à lo mas de doscientas millas del Occeano Atlantico al golfo de Papagayo. Apenas hay diez millas de distancia que no pase por una llanura, y excavando el canal cerca de las playas del Rio San Juan y la margen de lago Nicaragua, podria procurarse un abundante auxílio de agua para un canal de qualquiera profundidad o anchura. Seguramente la magnitud de tal empresa no seria un objeccion importante en el siglo presente de empresas y mejoras especialmente quando vemos lo que se ha efectuado en Europa y el esplendido canal que actualmente se esta abriendo en nuestro pays en el estado de Nueva York. Se dira que la presente pobreza del Pays y su escasa poblacion son obstaculos poderosos à la execucion del proyecto. Si Costa Rica estubiese en posesion de un Gobierno liberal, pronto a prestar su estimulo al importante objeto, se presentaria inmediata mente un capital en abundancia, bien de la Gran Bretaña ó de los Estados Unidos. Compañias emprendedoras sé formarian luego, y aventuramos poco en predecir que el fondo del canal de tal asociacion rendiria un provecho mucho mayor que el de otra qualquiera compañia del mundo. Conrespecto à la dificultad de procurar trabajadores en el presente estado de poblacion del Pays, se evitaria muy pronto.

(Continuarà.)

AVISO OFICIAL

El Supremo Gobierno en atencion à las presentes circunstancias, ha tenido à bien autorizar á S.E. el Vice-Presidente de Venezuela para expedir patentes mercantiles y de curso.

ORACION LIMEÑA.

Padre nuestro, que estàs en Madrid, bien detestado sea el tu nombre; acabese mui pronto tu reinado; no se haga tu voluntad ni en esta tierra ni en otra ninguna. Déjano nuestro pan cotidiano; perdonanos los deseos que tenemos de ser libres, así como nosotros perdonamos à los que nos han sacrificado en tu nombre, y no nos hagas sentir mas tu opresion; mas libranos, Señor, para siempre de ti y de los tuyos.—Amen.

CAPITANIA DE PUERTO.

SALIDAS:

Abril 13 Goleta Española Josefa, capitan D. Pedro Gibert para Colonias en lastre.

Balandra Española Altagracia, Capitan D. Jose Damasio para la Guayra en lastre. Angostura Abril 14 de 1821.—El Capitan de Puerto.- Jose Tomas Machado.

ESTADISTICA.

Capital de Guayana.

Nacidos y bautizados durante la semana.

Varones……………4                                                             Hembras………..3

MUERTOS.

Varones . 3                                                                             Hembras.

1 de 9 años                                                                           1 de 40 años soltera

 1 de 7 dias.

1 de 8   id.

Aviso.

Los que deseen subscribirse à deste Periódico, comprar numeros sueltos, ó hacer imprimir avisos, billetes, y demas que se les ofrezca, podràn ocurrir de aquí en adelante al C. Juan Bernad que vive en la misma casa de la Imprenta, teniendo presentes las advertencias contenidas en el nº. 92.

ANGOSTURA: Impreso por W. B. STEWART, Plaza de la Catedral.