logoCNH
letras
bolivar
imprenta

Correo del Orinoco N° 32. Angostura, Sábado 22 de Mayo de 1819

Correo del Orinoco 1819 N° 32

CHILE.

Interesados en la venturosa suerte de todos los paises que combaten, como Venezuela, contra el despotismo religioso y político de la España en este nuevo mundo, nos felicitamos de las ventajas que ha obtenido Chile en su gloriosa lucha; pero nos doleinos de la falta de comunicacion reciproca, que nos priva de leer en su propio idioma la historia de sus nuevos acontecimientos. Algunos fracmentos de ella tenémos en el informe de uno de los Comisionados de la América del Norte cerca de Buenos-Ayres y Chile; y aunque algo se pierda en las traducciones, daremos preferencia, en nuestro periodico al manifiesto de 5 de Mayo del año pasado.

Manifesto del Gobierno al pueblo que compone el Estado de Chile.

“Todos los pueblos de la tierra tienen un derecho imprescriptible al goce de su libertad: mas pocos disfrutan de este goce, por que los grandes sacrificos que él requiere son superiores al terror que el despotismo inspira en almas debiles. Saben que el primer paso necesario à tal empresa es desprenderse de todo aquello à que àntes se habian sometido; y que no se pueden reformar las instituciones políticas de un pueblo sin que el mayor número renuncie à habitos envejecidos, abandone todo interes personal, y muchas veces pierda su propia tranquilidad, y aventure aun su reputacion. En el curso de una revolucion que ha de innovar los destinos de la mitad del mundo, y quizàs de todo él, es dificil à ningun individuo elegir entre los sacrificos que ha, ó no, de hacer. El pueblo de Chile ha aprendido por su propia experiencia la necesidad de pasar este periodo intermedio de peligros y vicisitudes àntes de hacer aquellas reformas que exigen la edad en que vivimos, y las actuales relaciones del género humano. Pero ni los multiplicados horrores de una guerra hecha con la ferocidad del Gobierno Español, ni la presencia de calamidados capaces de contener las inexpertas pasiones de una nacion naciente, nada ha podido cambiar los sentimientos que produxeron la famosa revolucion del 18 de Setiembre de 1810. Desde entónces hasta el 14 de Octubre de 1814, hicimos un ensayo de nuestro poder, y hallamos que era suficiente para sostener los deseos de un pueblo ofendido, y que divisiones interiores no siempre agotarian los recursos de aquellos que, unidos, fueron siempre animados de los mismos sentimientos y estuvieron siempre amenazados de peligros comunes.

No puede obrarse contra aquel primer principio que declara, que cada uno puede seguir la ley moral y fisica de su naturaleza y por consiguiente, en el progreso de nuestro destino, concebir idéas, formar opiniones, y executar proyectos que comuniquen la tendencia de nuestras miras, que manifiesten nuestros sinceros deseos de obtener nuestro objeto, evitando al mismo tiempo aquellos errores, que fomentan las pasiones y excitan conmociones publicas, y resistiendo à los enemigos internos y externos, aunque alguna vez cedamos al impulso de la fuerza ó à maniobras hostiles. Estas causas tuvieron tal efecto en nuestras operaciones, que el enemigo triunfó sirviendose de nuestro propio entusiasmo y de los sacrificios que Chile habia hecho, desde que emprendió, la obra de su regeneracion. El Pais cayó de nuevo baxo el yugo Español, y sus habitantes fueron tratados como rebeldes; que toda revolucion fallida es rebelion. Comparados la opresion y ultrages que Chile habia sufrido àntes con las atrocidades de que fué victima en la ultima época, seria como si se comparase la señal de un gran incendio, ó la representacion de un naufragio à la realidad de tan espantosas catastrofes. Un torrente de calamidades inundó este bello pais; el odio y la venganza dictaron la ley a que estaban sugetas las acciones d los Chilenos y aun la misma fertilidad de la tierra. Calculaba el opresor que ya podia reposar tranquilo bajo sus laureles, que el fruto de su victoria seria nuestra interminable esclavitud, y que ya podia la América olvidar el origen de sus pretensiones y de sus derechos. El impulso sin embargo solo fué momentaneo; y su inpresion no podia ser duradera sobre un vasto continente, cuyas diversas partes debian interesarse en dar direccion al todo.

Era propio que las Provincias Unidas, que existian baxo una nueva forma, y que sentian que los intereses de Chile eràn inseparables de los suyos, hiciesen el últiimo esfuerzo por salvarlo, ó sepultarse ambas bajo sus propias ruinas. El exercito de los Andes fue pues organizado, y el 13 de Febrero de 1817 llegó à poner en nuestras manos el destino à que aspirabamos. Restableciose la libertad en Chile, y diosele ocasion de aprender en la historia de las desgracias pasadas: porque el tenor de aquellos actos publicos habria de amonestarnos que conservasemos harmonia con las idéas practicas, que constituyen la verdadera libertad, y no nos arrojaran contra el escollo de adoptar principios que conducen à la anarquia, y convierten el zelo en fanastimo.

El primer paso era nombrar a quien en circunstancias tan dificiles se encargase del Gobierno executivo. La capital de Santiago por aclamacion general de sus habitantes me llamó à aquel puesto, y su vos fué seguida con uniformidad por todas las pro incias, y por todo el pueblo del estado. Entré en la administracion, y pronto obseervé que solo por un Gobierno energico y vigoroso pueden mantenerse la tranquilidad y el órden, y prepararse en

tiempo el espíritu publico para recibir instituciones saludables. Se hizo necesario à este fin castigar, ó tomar precauciones contra aquellos que por un falso calculo de nuestros intereses, y baxo el nombre de Americanos, extraviaban à los poco reflexivos. Estas medidas se hicieron tanto mas urgentes quanto que el enemigo habia reforzado la Provincia de Concepcion con los que habia podido salvar en Chacabuco, y esperaba recibir en Talcahuano auxiliares de Lima, con que invadir de nuevo. Fué tambien necesario organizar una fuerza respetable capaz de asegurar la paz, imponiendo respeto à los invasores: dirigí à este fin todos mis cuidados, y el resultado correspondió à mis déseos. Dentro de poco el exército unido baxo la conducta del General San Martin llegó à estar sobre un pie, que hacia honor à la América, y nos daba el derecho de esperar un triunfo decisivo en el primer encuentro. Mas no podia mantenerse fuerza tan considerable sin grandes sacrificios. Los gastos extraordinarios de la guerra y otras cargas que tenia el erario dexaban un deficit que era necesario cubrir à toda costa. Con dolor veia el Gobierno obstruidos todos los Manantiales de la riqueza Nacional; y asolado casi todo el pais por los Españoles, apenas quedaban medios para hacer frente à tales atenciones. La económia y el zelo géneroso del pueblo Chileno fueron los unicos fondos que ni las desgracias de la guerra, ni la cesacion casi universal de nuestro comercio pudieron agotar: con ellos, yà costa de grandes privaciones pudo mantenerse el exército, y proveer à las otras exigencias del Estado. Así pudimos dar el curso necesario à los negocios públicos, y quando los deberes de la guerra me llamaron à ponerme al frente del exercito del Sur, delegué á otros el exércicio de las funciones de Supremo Director. La conducta de los Gobernadores delegados en este intervalo ha sido del todo satisfactoria: ellos hicieron su deber con gran actividad. Pero todo lo recordarémos con gloria, y compensarémos las grandes aficciones que por una vez impidieron nuestra empresa que ha tenido tan importantes resultados.

El exército del enemigo protegido entretanto por su posicion permanecía encerrado en Talcahuano, y aunque era insultado por nuestro valor nunca se expuso al riesgo de probar su gallardia. Bien sabia yo las dificultades de un asalto; mas despues de una campaña inuti. y penosa, era imposib e contener por mas tiempo al corage impaciente, y el 5 de Octubre ültimo atacamos à los sitiados. El ataque fue honroso á nuestras armas, sin embargo cedimos, por que el triunfo no es siempre la recompensa del denuedo. Acia este tiempo se anunció una expedicion de Lima, que debia unirse a las tropas de Talcahuano; y segun calculaba el General Osorio. à quien se habia confiado el mando de ella, era muy suficiente para restablecer la antigua dominacion. El convoy llegó à Talcahuano el 18 de Enero, y debe confesarse que las fuerzas que obraban contra nosotros, eran superiores a quantas habiamos visto en el campo contra la América desde el principio de nuestra revolucion

Aquí, empieza la época en que Chile fue arrastrado à sacrificios extremos, y en que el Gobierno puso en accion quantos medios estaban en su poder para frustrar el orgullo y la arrogancia del enemigo. El conflicto del 19 de Marzo es uno de aquellos acontecimientos que el valor nunca consiguió impedir, y del qual no habria podido guardarse ni aun la misma timidez. Un Exército respetable, deseoso del combate, habituado al órden, y dirigido por el General San Martin, se vío atacado en la obscuridad de la noche, al momento mismo que cambiaba su posicion para manifestar su valor al dia siguiente. Sostuvo el primer choque;—mas dispersas partes de nuestras tropas, desordenaron al resto, y el campo quedo abandonado al enemigo. Esta desgracia inesperada aterrorizó, consternó á todo el pais, y debilitó el poder del Gobierno; por que la obediencia se relaxa en tales circunstancias, y la autoridad queda embarazada. La memoria de lo que es el dominio Español y el temor de caer otra vez baxo tal yugo, prevalecian sobre toda esperanza. La mayor parte de los patriotas abandonaban sus casas y familias, ó huian con ellas sin otros medios que los muy necesarios para salvar sus vidas. Esta concurrencia de circunstancias hizo la reorganizacion del exército mas dificil y aun mas vexaminosa: pero los valientes nunca tiemblan, y dentro de poco se reunieron à los alredores de Santiago. Todo es extraordinario, todo es grande en el detalle historico de estos momentos: desde el 19 de Marzo hasta el 4 de Abril vimos la mayor parte del exército disperso, haciendo una retirada de ochenta leguas sin disolverse, conservando órden en medio de la confusion, reparando sus pérdidas apesar de la escasez de sus medios,y preparàndose para una batalla, que serà tan memorable en la revolucion del Nuevo-Mundo; como lo fué en el antiguo la que decidió de la suerte de Europa en el Campo de Waterloo. El 5 de Abril se presentó el enemigo. en las llanuras de Maypo: su fuerza era superior a la nuestra, su posicion parecia calculada para la victoria, y su ferocidad correspondia bien à la naturaleza de su orgullo: para asegurar su triunfo con certeza absoluta, faltabale únicamente la obscuridad de la noche. El General San Martin dirigio el ataque a medio-dia, nuestros Soldados se acordaron que eran los Conquistadores de Chacabuco, y despues de seis horas de combate, durante las quales el campo fué anegado en sangre, todo el exército enemigo quedo en nuestro poder, y solo escapo con su escolta el General Osorio.—No hay memoria en los anales de la guerra de un triunfo mas completo, de ninguno en que se haya peleado con mas obstinacion por ambas partes, de ninguno en que el resultado haya sido mas fructuoso.

Chile con su numerosa poblacion, la fértilidad de su suelo, la riqueza de sus minas y las ventajas de estos medios de prosperidad, pertenecerà desde ahora así misma. Nuestras relaciones con los paises extrangeros no tendràn otra base que la reciprocidad de intereses; y no dista la época en que habiendo completado el Gobierno sus reglamentos para quitar toda traba al Comercio, y facilitar la exportacion de nuestras producciones, se doblarà el número de nuestros industriosos labradores, ciertos de que sus tareas seràn recompensadas. Seria inútil adoptar entre tanto proyectos parciales, cuya execucion solo puede ser el resultado de combinaciones generales: aunque el pais està casi enteramente libre de enemigos, sin embargo, à conseqüencia de la preponderancia maritima de estos, el mercado inmediato para nuestras producciones, bien que menesteroso de los articulos mas necesarios para su consumo, gime todavia baxo el peso del monopolio Español.

Es cierto que la batalla del 5 de Abril ha abierto una brecha al sistema exclusivo, que eriguó tan gran barrera entre nosotros y los puertos de Lima; mas para remover todos los obstàculos son aun necesarios nuevos y mutuos esfuerzos. Lima no puede resistir por mas tiempo al destino general à que cede la América; y sus principios deben ser unisonos con los proclamados por Chile, y las Provincias Unidas: las simultaneas operaciones de nuestras fuerzas y el ascendiente de la opinion püblica en el Alto Perú determinaràn si sea posible formar en el Continente Americano una gran confederacion, capaz de sostener irrevocablemente su libertad politica y civil, qualquiera que sea la forma de gobierno que se establezca en cada uno de los tres grandes Estados Confederados. La solemne declaracion hecha por las Provincias Unidas el 9 de Julio de 1816, y la que nosotros mismos pronunciamos el 12 de Febrero último, seràn presto repetidas de un modo inteligible en la Capital del Perú; y ellas serviràn desde ahora para datar la época en que empezó à romperse la cadena que ligaba la América à los potentados de Europa, demasiado acostumbrados ya à verla cono propiedad exclusiva de la menor parte del globo Los Estados-Unidos dieron el primer exemplo; existe este primer exemplo, y existe indestructible: el Brazil aunque baxo principios diferentes ha cesado tambien de pertenecer à la Europa, y es ahora la segunda potencia de América: el tiempo no puede retrogadar, y la opinion universal de los hombres ha fixado practicamente la diferencia entre autoridad y depotismo, entre obedencia y esclavitud, entre libertad y licencia. Los exemplos que han tenido lugar en medio de aquellos despótas, y la experiencia de los males que han afligido à la Europa en nuestros dias, son fanáles que enseñaràn al pueblo à huír de las brillantes teorias de los Anarquicos.

Procedamos à nuestro destino con firmeza,y sin desviarnos de la justicia y del espiritu deórden. Nos acercamos al momento en que la voluntad del pueblo Chileno serà el único garante de sus instituciones. Me ocupo actualmente de la solemne convocacion de un Congreso general; y si mis ardientes déseos bastasen por si solos para aceleràrla, estariamos en visperas de tan grande acontecimiento. Para fixar las bases del sistema representativo à que aspiramos, es necesario guardar la mayor proporcion posible entre los representantes y los representados; y para ello era necesario un padron general. He mandado que se hiciese, y encargué à un Secretario de Estado la execucion de este decreto, y comunicar à todas las municipalidades del Estado instruccione sque diesen celeridad y exàctitud à la operacion. En el interin he ordenado tambien que Comisionados, de quienes se darà cuenta en la proxima Gazeta preparen un estatuto provisional que rija hasta la reunion del Congreso con la sancion de todo el pueblo del Estado y preparen tambien uma Constitucion que serà presentada al Congreso, à quien toca establecer la division de los poderes Supremos con arreglo à la voluntad del pueblo, y al plan que puedan exígir nuestras actuales relaciones. Mucho me prometo del zelo de los cuerpos municipales que me auxúlian: ellos apresuràn la

convocacion del Congreso Chileno, y el dia en que en virtud del poder extraordinario que se ha depositado en mi, y baxo la garantia de mi responsabilidad, declararé el número de los Representantes Nacionales. Continuaré pues hasta entónces en el exercicio de las Altas funciones que en circunstancias como las presentes se han creido propias del primer magistrado.

La experiencia de quince meses que he administrado los negocios públicos baxo las antiguas formas existentes, y los sucesos que hemos obtenido por su influxo, me hacen esperar, que siguiendó el mismo curso el Gobierno llegarà al fin de sus tareas, los Ciudadanos veran el término de sus sacrificios, y el pueblo sellarà su propio destino. Si contra mis esperanzas, se presentasen algunos obstàculos, qualquiera que sea la causa, confio en que los superaremos. Contra los enémigos exteriore sténemos un exército, que ha conquistado ya dos veces, y que se ha mostrado tan terrible en el campo de batalla, como constante en la adversidad, y humano y generoso despues de la victoria: el General que lo manda, regresarà pronto de la Capital de las Provincias Unidas adonde lo llevaron apresuradamente los intereses de nuestras grandes combinaciones.Y ni la distancia de mas de quatrocientas leguas, ni las dificultades que presentan los Andes en medio del invierno, podràn retardar su regreso: él sostendrà tanto allí como aquí el honor de nuestras banderas reunidas, y su nombre serà el estandarte de los impavidos. Contra el poder naval que hasta ahora nos ha manifestado el enemigo, ténemos los elementos de una fuerza que ya ha empezado à ensayarse, y nos prometemos que dentro de poco nos darà ella tanta superioridad sobre el enemigo en mar, qual la hemos obtenido en tierra. Apesar de la escasez de nuestros recursos, hémos armado el Lautaro de 52 cañones, y él solo ha bastado para hacer que levantasen el bloquéo la fragata Esmeralda, el bergantin Pezuela, y otros buques menores, todos los quales arriaron bandera casi desde el principio de la accion, y aumentarian ahora los trofeos de Chile, si el Capitan O’Brien hubiese sobrevivido à la gloria que se adquirió en el ataque. A los enemigos interiores el Gobierno opondrá siempre la rectitud de sus de sus miras, el zelo de sus buenos oficios, y la vigilancia de todos los funcionarios públicos. Si alguno intentare extraviar à hombres sencillos y darles un impulso contrario à su caràcter pacifico y honrrosos sentimientos, tendré que emplear mi autoridad para enfrenar el desórden y evitar tales escollos: mas alhago la esperanza de que el influxo y prevision de las autoridades subalternas me ahorraràn la pena de adoptar medidas, que serian un costoso sacrificio à mi corazon. No ha muchos dias que la honorable municipalidad de esta Capital dio un exemplo de vigilancia en la conservacion del órden público, cooperando conmigo à unir la opinion de algunos ciudadanos, que deseando en sustancia lo mismo que deseamos, sugerian reformas, que eràn peligrosas por ser prematuras. El Gobiernoha ha hecho justicia à su zelo, y ha tomado precauciones contra los que baxo este nombre ocultan designios insidiosos.

Tal es el bosquexo que presenta la revolucion de Chile hasta el periódo en que nos hallamos: en él descubrirémos una lucha continua entre la educacion y la conviccion, entre el interes y la costumbre, entre la verdad y el error Este combate ha sido tanto mas dificil, quanto que teniamos que conquistarnos à nosotros mismos para poder triunfar del enemigo.

Toca ahora a España decidir quien haya obtenido la victoria en esta contienda, y si hay todavia esperanza de que su poder continue apoyado de antiguas preocupaciones. Chilenos! el octavo año de nuestra revolucion serà eternamente memorable. Ninguno puede contemplar nuestro destino, sin acordarse del 5 de Abril, de las llanuras de Maipo, y de lo que alli quedó escrito. Redoblemos nuestros esfuerzos para aumentar la serie de muestros grandes sucesos: en el presente año nos hemos declarado del todo independientes, y hemos obtenido un triunfo, que habria asombrado à la Europa, si aquel hubiese sido el lugar de nuestra lid: y vamos ahora à abrir una campaña que libertarà al Continente, y pondrà los fundamentos de una triple confederacion, à que concurr rà el Congreso Chileno, si alguna desgraciada é inprevista ocurrencia no lo inmpide. ¡Que de generaciones van àsparcirse en nuestro territorio! ¡Quantos no desearàn hallarse en nuestros circunstancias! ¡Quantas grandes almas no querrian ser transportadas al medio de nosotros, para tener la gloria de influir aqui en la felicidad de medio mundo! Demos gracias à la Providencia, que ha puesto en nuestras manos la suerte de nuestro pais: salvemoslo à todo trance, y dexemos à la posteridad el goce de derechos que tengan que agradecernos, y una constitucion sancionada por la libre voluntad del pueblo.

Dado en nuestro Palacio Directorial de Santiago à 5 de Mayo de 1818.

BERNARDO O’ HIGGINS,

ANTONIO JOSE DE IRISARRI.

CATECISMO.

Se vistió de gala la corte de Madrid para cetebrar el cumpleaños de su rey en 1816, y se engalano mas con el catecismo Real de Fernando VII.que entónces se publicó. Fué su autor el obispo de Badajoz; y su objeto el de afirmar la vacilante administracion de aquel sanguinario, atacada por los amantes de la libertad constitucional. A los nuevos catequizantes no les bastaba el cumulo de Gazetas y folletos abortados por la prensa encadenada para el establecimiento del poder arbritrario: la turba de serviles empleados en esta empresa no era satisfecla con los periódicos titulados El procurador de la Nacion y delRey, y el Atalaya de la Mancha, ni con el volumen de cartas impresas con el nombre de Ir. Diego de Cadiz, ni con las letras de la Cutia Romana contra la emancipacion de los paises de ultramar; era preciso reducir a catecismo las maximas tiranicas, reproducidas en tantos (…), y puestas en actividad por el confesonario, por pulpito y tribunales inquisitoriales.

Esta reduccion fué la obra de uno de los prelados mas activos en favor de los franceses, durante la revolucion de su pais, y antes de ella un adulador de Godoy. Firme en sus iliberales opiniones no tuvo que alterarlas, quando fenecio el reinado de Josef; paso con ellas su adoracion al nuevo sol que calentaba, y se metio a catequizarle nuevos adoradores. Este Obispo y el de Santander recomendaron el catecismo á su respectiva grey por medio de pastorales. No hemos visto ninguna de estas recomendaciones, obtenido en sú propia lengua ningun exemplar del catecismo: Son ingleses los dos que poseemos, tomados del Morning Chronicle, y reproducidos en los periódicos de la América del Norte. Al colocarlo en el suyo el Editor de aquel papel, lo hace con la siguiente introduccion –

En cierto periodo de la historia Britanica ,marcado por los rapidos progresos de la influecia ministerial, y de la persccucion de la corte, y desde entónces justamente llamado the plot discovering age, Swift escribiendo à Pope, jocosamente observaba haber deseado freqüentemente en otro tiempo, que se publicase quatro veces al año por autoridad del Gobierto., un catecismo político que nos enseñase como habiamos de hablar, escribir y obrar en cada trimestre respectivo. El actual ministerio ilustrado de España, cuya familiaridad con los libros Ingleses no puede dudarse, se ha aprovechadode la graciosa observacion de aquel Dean; y en obsequio de su amo, igualmente que para el bien político y espiritual del pueblo, cuyos destinos estan en sus manos, ha dispuesto que procedan los reverendos obispos con todo su zelo a desarraigar de sus respectivas ovejas los espantosos principios que bebieron en la última revo1ucion; purgandolas del contagio de que fueron inficionadas por medio de su comunicacion con los extrangeros, particularmente los hereges Ingleses. Los Obispos de Badajos y Santander han sido los primeros en llenar los deseos del gabinete de Madrid; y nosotros ahora exhibimos a nuestros lectores el Real catecismo que compuso aquel prelado. En otra ocasion añadiremos su concomitante carta pastoral.preciosos documentos se distribuyeron entre los fieles á Fernando VII en el último aniversario de su nacimiento, y de ellos nada mas ofrecemos que una literal translacion, sin comentario,para beneficio del pueblo de Inglaterra, y como una brillante prueba de aquel sistema hermoso que hemos establecido sobre el continente. Aludiendo a las transacciones de España, freqüentemente hemos encontrado mas severas que merecidas censuras de cierta clase de nuestros contemporaneos, que podian desear, circulase entre nosotros un catecismo semejante; pero desgraciadamente estamos plenamente garantizados por papeles autenticos, de los quales no son los ménos notables los decretos que restauràn la Inquisicion y ponen en manos de frayles y monjas la educacion pública. Tan rapidamente han avanzado las cosas en España desde la destruccion de las cortes, que para completar el actual sistema ya no falta mas que la fabrica de otra escucha de Dionisio ; y sin duda seria esta la siguiente empresa laudable, si no faltasen los tesoros de la América Española. Las ruinas del sitio de la casa de la China serian las mas adequadas al nuevo edificio de la tirania. Debe, sin embargo, observarse que el Obispo de Badajos fué uno de los mas activos prelados en escribir cartas pastorales en favor de los franceses, y en otro tiempo un adulador de Godoy:

Su reciente produccion es uno de los mejores comprobantes de lo que harian los reyes y ministros, si no fuesen refrenados por la voz del pueblo y la prensa pública.”

Por desgracia es infinito el número de almas tales como la de aquel Obispo ménos por ignorancia que por imbecilidad y egoismo son volubles muchas de ellas: tan presto escriben y predican en favor de la libertad, como tan presto se ponen de parte de sus contrarios: la regla de su conducta no es otra que el interés individual con tal que aseguren sus personas y el goce de aquellas comodidades a que se acostumbraron, Poco ó nada les importa lo demàs. Sirviendo al Rey Josef el escritor del nuevo catecismo, no servia absolutamente á la tirania: este monarca era constitucional; y no faltaron politicos liberales en España que antepusiesen su constitucion á la de las Cortes. Pero son exemplos mas exactos de la volubilidad de sentimientos otras almas que mas gazeteaban y cacareaban en obsequio de la carta constitucional de 19 de Marzo de 1812; y ahora son en estos paises los mas empecinados adoradores de la tirania que echó por tierra el edificio politico de la mas sana parte del pueblo Español : desgraciadamente son Americanos, y es menester que lo sean para que sobrepujen todos los serviles Européos; en no siendo de aquel número, no se arrastran tan vilmente en el cieno de la adulacion, no se revuelcan con tanto afan en las immundicias del tirano y sus satelites : juzgaron que por esta via lo pasarian comodamente; que ganarian pensiones, beneficios, y medallas, captandose la benevolencia de nuestros enemigos. Miéntras el prisma de su amor propio no les ofrezca mejor perspectiva, y seguridad en el partido opuesto, su juicio sera irrevocable, se arrodillaran delante del idolo, a quien se consagaron; le incensaran a manos llenas; y no cesaran de implorar sus gracias, y mercedes.

Sabe el tirano aprovecharse muy bien de sus idolatras, sabe retribuirles quanto baste a sufin, y miéntras dure la guerra con los Patriotas: quando ella cese tendran aquellos el pesar, y recompensa que merece su pérfida y ruin conducta: los mismos que lucraban con ella so color de virtud y lealtad acrisolada, le daran entonces su propio nombre, y haran el mas abierto ménos precio de tales servidores. Sin haber todavia llegado este caso se han burlado alguna vez del mérito y esperanzas de estos desventurados. ¿Quien ignora en Venezuela, otras partes los merecimientos de N. para con el servilismo Español, y su caudillo? Los que saben quanto ha trabajado en su favor este eclesiastico, miraban su cabeza como de molde para la mitra de Caracas, siempre que habiese deproverla el inquisidor Fernando; pero esos mismos censuran la ingratitud de este hacedor de Arzobispos y Obispos, quando observan pretermitido en la Guia de Forasteros a su mas fino adorador. Desde que lo vinos dragoneando de metropolitano fue para nosotros esta providencia un preludio de plaza efectiva; pero quando lo vemos postergado, aun en la coadjutoria, nosescandalizamos de la injusticia.

Nos es desconocido el fray le que aparece nombrado coadjutor en el Almanaque Manual de Madrid: ignoramos que parte activa haya tenido contra la independencia y libertad Americana; si él no ha degollado, ni excitado la matanza de 12 Americanos, por lo ménos, es absolutamente irregular para la coadjutoria del Arzobispado ¿Cómo podrá ser legitimo coadjutor eclesiastico que no ha sido parte integrante de los reynados de Monteverde, Boves y Morillo? ¿un hombre que no ha sido traydor a su patria, introduciendo en Valencia al enemigo, y asistiendóle con todas sus su fuerzas? ¿un ministro que no ha sido juez de sequestros para despojar de sus propiedades a sus conciudadanos, ni vocal de otra junta de asesinos para condenar a muerte a los defensores de la mas justa de todas las causas ? ¿un individuo que no ha puesto en actividad las letras de la Curia Romana contra los independientes de la América del Sur, ni executado otros mil servicio, que seria prolixo enumerar?. Este es el quasi Arzobispo de Caracas, intruso sin duda, miéntras subsista el acreedor de mejor derecho a esta prelacia; mas para consuelo suyo le recordaremos el exemplo y las leciones que nos ha dado el triple empleado de Caracas en su carta publicada en nuestro Correo.

Se nos perdonara esta digresion, porque no podemos tratar del Catecismo de Fernando, sin hacer memoria de sus catequizantes. Si hemos de creer lo que nos dice un honrado emigrado de los valles de Aragua, hay todavia otra circunstancia agravante a injusticia cometida en la provision Arzobispal de Caracas. El postulado a esta dignidad por el concepto público, no se contentó con publicar solemnemente en Caracas el papel que obtuvo Fernando de la Curia Romana contra nosotros, ni con haberle agregado un adminiculo, todavia mas iniquo que su principal promulgó tambien (dice el emigrado) una indulgencia a favor de sus lectores. Se hizo creer al populacho que serian agraciadas personas que leyesen, u oyesen recitar el papel curial, é que llevasen pendiente del cuello una copia de él. A la sombra de esta credulidad vendian los copiadores a 2 reales cada manuscrito, y se multiplicaron a medida de la ignorancia, y de la malicia.

Damos la noticia como la hemos recibido: no somos garantes de su exàctitud, ni sabemos de donde dimanó una indulgencia desconocida en los derechos del postulado, pero ella es de suma probabilidad para los que fuimos testigos de las extravagancias deducidas del terremoto de 26 de Marzo de 1812. Llevar á acuestas escombros de las casas arruinadas: llevar pendientes del cuello, ó fixadas en el sombrero cruces de palma bendita, eran actos muy freqüentes entre la gente vulgar por medio de ellos creian tranquilizar la tierra, ó expiar el soñado crimen que la irritaba, y ponia en convulsión Asi lo habian persuadido los enemigos de la libertad, y abusaban tanto de la ignorancia del vulgo; que tambien le hicieron créer no serian de ninguna virtud las cruces, si la palma de que habian de formarse, no era de la bendecida antes de la revolucion., ó de la independencia. Llamabase criminal por los inventotes de tales practicas el heróico y virtuoso hecho de sublevarnos contra la tirania para recobrar el mas precioso don que recibimos del Ser Supremo. Volvamos al Catecismo.

Nos engañariamos, si creyesémos que en este punto inventan cosas nuevas los tiranos. Desde que se hicieron semidioses a costa de la ignorancia, y adulacion agotaron los recursos de la imaginacion y de la fabula: a la tirania le dieron un origen Divino, y la hicieron venerar de quantos la creyeron celestial: en el progreso de la tirania sus profesores no tenían sino palabras, formas y figuras que añadir a la invencíon. Revistiendo de falsos nombres a las cosas es como los impostores han mejor facilitado el establecimiento de sus imposturas: llamando al despotismo legitima autoridad, a la esclavitud obediencia, a la adulacion lealtad, a la igaorancia saber, al vicio virtud, á lo negro blanco, y á lo blanco negro es como han logrado subvertir las idéas de rectitud, y formar una liga numrerosa de serviles contra la lidertad. Nunca faltaron genios privilegíados que atacasen la ficcion con los rayos de la razon, y las maximas del derecho natural y Divino: sus ataques no podian ser contrarrestados con iguales armas, imposturas, y alevosias les servian de contrapeso; nuevos golpes de tirania frustraban la obra del genio ilustrado: se recogian sus escritos, se prohibian con pena de muerte, y se apagaba la luz de la verdad para que no la viesen los que andaban en las tinieblas. Este es el grande encargo de los Inquisidores, y este es el que han exercido desde que se convirtieron en instrumentos de la tirania.

( Se continuará.)

Continuacion del extracto del “ Exámen del tratamiento y crueldades,” &c.

¿Qué pretendemos, dice, ó à que aspiramos? ¿A que los primeros empleos de América se confieran forzozamente a hijos del pais? Pero esto lo resisten la sana politica, la justicia y las leyes. Consideraciones politicas y la recta administracion de justicia exigen que los Vireinatos, Gobiernos de Provincias, judicaturas y otros empleos de importancia no se confieran a persoras que tengan relaciones ó conexiones en el distrito en que hayan de exercerse aquellos cargos: esto se ha observado en los grandes reinos y estados, y esto prescribe la legislacion dentro de la misma Peninsula. ¿Quando se han quejado Gallegos, Catalanes, Valencianos, &c. de que sus Capitanes-Generales y demas empleados de gerarquia no sean hijos de sus respectivos paises? ¿ Aspiraremos arcaso á que una mitad de los destinos se confiera a Americanos? Otro delirio: igual pretension podrian introducir y con mas fundamento las provincias de la Península, cóntendiendo entre si por la igualdad de empleos. Hailas de gran poblacion, contribuyente en exceso à otras, y que cuentan muy pocos emleados; y hay rinconcitos afortunados, cuyo Jos se encaraman en gran numero a todos los destinos. Bien sea por el genio emprendedor, espiritu de paisanage, proteccion que se dispensan unos à otros, ó por su mayor aptitud ó proporciones para educarse, ó resolucion para entrarse en la corte, el hectro es bien notorio. ¿Quando se han quejado con tono insurreccional Catalanes, Andaluces ó Castellanos ó Gallegos, porque guardada proporcion no cuenten tantos empleados como por exemplo Asturias, Vizcaya ó la Montaña? ¿Serà tanta nuestra ceguedad que no veamos quan pequeño es el número de Americanos aptos para los destinos, con juicio, aplicacion y seso, comparado con los Españoles Peninsulares? ¿O querremos otra vez escandalizar al mundo, como los diputados Americanos en las Cortes, contando como ciudadanos útiles para los destinos, como ellos para la soberanía, tantos millones de indios y de castas, forzando à los Européos a que hagan pinturas desagradables y bochornosas de indios, castas y aun de los criollos? Seamos cuerdos y de una vez convenzamonos de los miramientos y consideraeion que nos ha dispensado la generosa España.”

Quanto hasta aqui hemos extractado de la grande obrita en nuestro número anterior y en este es un solo pasage desde la pagina 110. hasta la 121, que hemos querido copiar literalamente en toda su estension, para que al Señor Morillo no lo aflija la idea melancolica de que citando rasgos sueltos y esparcidos hemos destruido la obra de la Logica y de la eloquencia, del juicio y de la verdad. Asi no se quejara deque hemos desfigurado los “hechos que hablan al corazon y persuaden al entendimiento” Se entiende a su corazon y a su entendimiento; por que yo no sé en que otro corazon ni en quo otro entendimiento quepa esa habladuria ni esa conviccion del ningun progreso de la insurreccion de Buenos Ayres y la calma del Vireinato de Lima a principios de este año o por lo ménos a fines del pasado, en que evidentemente salió a luz la incomparable obrita.(1) Sin duda los Diputados de Lima, que estaban ya en Madrid quando estos “hechos que hablan al corazon y persuaden al entendimiento,” se publicaban en la Imprenta real, fueron a anunciar a la Corte el ningun progreso de la insurreccion de Buenos Ayres, y la calma que la batalla de Maipo habia producido en el Perú. Por el mismo estilo es la pacificacion que estamos viendo de la Tierra firme, y la de la Nueva-España, en donde las Gazetas de Madrid de este año anuncian todos los dias nuevos triunfos de las armas del Rey contra numerosas partidas de rebeldes, cuya existencia sera tal vez una prueba de sumision y de tranquilidad. Permitaseme una reflexion. Si con tanta impudencia suponen los escritores Españoles hechos cuya falsedad es notoria a toda Europa ¿qué fé merecen sobre los acontecimientos recientes en lo interior de América en donde estan seguros de que no hay un solo espectador que pueda desmentirlos? Mucho mas bien si se atiende al desprecio que generalmente hacen del público dado a la lectura, es decir de casi toda Europa, como lo manifiesta este mismo autor

quando nos atribuye un “prurito de amontonar capitulos de acusacion (contra el Gobierno Español), calculando sin duda sobre la ignorancia, preocupacion y facilidad en creér de la mayor parte de los lectores ó frivolos ó desidiosos ó mal prevenidos contra la España.” No

solo siente que haya quien nos crea; sino quien defienda nuestra causa en el Tribunal de la Razon humana. “¿Qué debe (la Europa) dice despues de ponderar lo que debe à la España ¿qué debe a los Pseudo-filósofos? ¿qué à los rebeldes . . . ..? ¿qué à esos nuevos patronos de la humanidad paciente y atortujada que en Inglaterra y en Francia se consumen arengando por la Independencia de los Americanos, y endechando sobre su triste suerte? ¿Todos hablan el mismo idioma! todos acumulan vagas recriminaciones, y para forjar con colores postízos el horríble cuadro de horrores y extermimíos y asesinatos de los Españoles en la Américas, aunados vemos a rebeldes, a filósofos, a escritores Ingleses y Franceses …. ¡Qué insulto y qué recuerdos mo despierta en el alma de qualquiera hombre sensible é instruido en la historia de los hechos de las Naciones esta coalicion contra la España!

____________

(1)- Se prueba con sus propias citas.

____________

Si ella deponiendo su austera moderacion se permitiera las represalias; si con solo su silencio ó connivencia autorizara el Gobierno a escritores Españoles para que formaran el catàlogo de las crueldades de otras Naciones, ó bien en sns colonias, ó ya en el Continente Europeo, ¡qué amargas quejas y reclamaciones no se harian!….. Pero yo me extravio; y dejando a cargo del Gabinete Español los medios de reprimir la insolencia con que en los periódicos de Naciones amigas se calumnia y groseramente se vilipendia a una nacion generosa y a su Gobierno(1), miéntras que ella con escrupulosidad religiosa observa la circunspeccion mas mesurada con todos los Soberanos y Naciones, debo circunscribirme al manifiesto y a las acusaciones de los congresistas, convertidos en denunciadores de sus abuelos, y por primera vez trasformados en patronos de los Indios.”

La refutacion del Manifiesto del Congreso de Buenos-Ayres es el objeto de esta obritta, encanto de Morillo y delicias de Patrullo, insitiendo principalmente en los capitulos de la intolerancia de de ilustracion y de Comercio, de los malos tratamientos y del monopolio de empleos. Ya hemos presentado un pasage sobre este último articulo; veamos algo de lo que alega sobre los otros.

La España, dice, en tres siglos ha hecho en América mejoras de tres mil años. Si no ha podido superar todos los obstaculos fisicos y morales, que oponen una reaccion continua a sus benéficas miras y sabia legislacion, pregüntese ¿cómo es que las otras potencias fundadoras no han acertado a crear el buen sentido, la vergüenza y la actividad en los Indios, la ilustracion, las costumbres y el pundonor en las castas, la virtud, el patriotismo y la economia en los Criollos? “No le convenia que se formasen. sabios……..” paradoja intolerable “teme“ rosa de que se desarrollasen genios y talento capaces de promover los intereses de la patria,“ y hacer progresar rapidamente la civilizacion“ las costumbres y las disposiciones excelentes“ de que estan dotados sus hijos.” Nada tenia que temer de los verdaderos sabios, de los talentos y genios aplicados a promover los intereses de su patria, identificados con los de la metrópoli: la civilizacion y costumbres fortificarian los lazos mutuos de benevolencia; y solo eran temibles sabios, genios y talentos como los de Moreno, Castelli, Agrelo y otros en Buenos-Ayres; como los de Hidalgo y Morelos, en Nueva-España; como los de Bolivar y Piar en Caracas. Cuanto han progresado la civilizacion y las costumbres con las disposiciones excelentes de estos y otros bonisimos hijos del pais !

Disminuia incesantemente la poblacion…….” ¡Vosotros la aumentais pródigamente!… “ rezelando que algun dia fuese capaz de emprender contra su dominacion sostenida por un pequeñisimo número de brazos para guardar tan varias y dilatadas regiones.” A pesar de esta diminucion ascendia el número de naturales a muchos millones (si se ha de créer a los Diputados Americanos en las Cortes, a 24): sobradisima fuerza para oponerse al pequeñisimo número de brazos Españoles. A no contar con una legislacion sabia, con un Gobierno benéfico, seria un visible milagro de la Omnipotencia la conservacion en paz de tan varias y dilatadas regiones defendidas por un corto número de soldados, ó mas bien entregadas a si mismas. Este hecho visible es a mi juicio la mas victoriosa apologia del Gobierno Español. “Hacia el comercio exclusivo, porque sospechaba que la opulencia nos haria orgullosos…” Hacialo, porque la opulencia producida por ella no refluyera en el extrangero.

___________

(1) La posteridad se asombrarâ (si es que el moderno maquiavelismo no acaba de sofocar las ideas de justicia y homestidad pública) de que en el siglo XIX un Gobierno amigo de la España permita à espanoles criminales y rebeldes publicar en lengua española un periódico incendiario, exclusivamente dedicado a infanar a la nacion y al Rey con las mas groseras calumnias. ¿Cómo a la sombra de la libertad política de la Imprenta pueden cohonestarse tan escandalosos desafueros? ¿No hay leyes de civilidad entre nacion y nacion, entre Soberanos y Soberanos, cuya violacion es mas propia de salvages que de pueblos ilustrados? (El periódico de que habla el Autor en esta nota, es sin la menor duda el Español Constitucional quse publica en Lóndres. El primer número salio á luz en el mes de Octubre últimno; es pues evidente que esta obrita no prudo publicarse en Madrid sino á fin del año pasado ó á principios del presente.)

_____________

Lejos pues, dice en otra parte, de increpár al Gobierno por su intolerancia en este punto, yo le acusaria de su connivencia y descuido, que tan fatales han sido para la España en todos sus dominios. A la época de los errores ha sucedido la de los desengaños; pero estos son cruelisimos y tardios, y aquellos se estan labando con torrentes de sangre que grita al Cielo pidiendo venganza contra los patronos de las mal llamadas ilustracion y tolerancia. “Ilimitada habia sido esta en el último reinado por lo tocante al comercio. Franqueáronse los puertos de la América á todas las naciones so color de abastecerla; y los colonos superficiales deslumbrados con la abundancia efimera y accidental, miráronla como un efecto inherente á la libertad mercantil, y no han cesado de suspirar por ella. La locura ó la debilidad prodigó privilegios de contratar en paises de nuestra enemistad declarada; y nuestros enemigos frequentaron aquellos puertos impunemente, haciendo gustar sus venenosos sentimientos de: independencia y comercio franco.”

Comercio franco ha sido el grito inconsiderado de todos los rebeldes de América, y una voz de alarma insurreccional. Libertad de Comercio proclaman los que por su posicion y poder maritimo se hallan en estado de hacerlo exclusivamente; y sus pérfidas sugestiones han acabado de arruinar la poca industria Americana.

Puntualmente la religion, dice en otra parte, la moral y los intereses de la monarquia imperiosamente reclamaban la prohibicion de la entrada á los extrangeros. ¿Cómo un Congreso se atreve á vituperar esta ley dictada por la sana politica. Y observada inviolablemente por las demas potencias al adquirir nuevas colonias, en obedecimiento a la primera y suprema ley de su conservacion ? ¿Hubiera la España pacificado y conservado las suyas, las hubiera mantenido en tanta paz y unidad politica y religiosa, dando puerta franca al extrangerismo? Vosotros naturalizais, dais cartas de ciudadanos a todo vagamundo que se os presenta, norabuena. Para que acaudillen vuestras tropas y las conduzcan al matadero; para que guien vuestras naos, y os doctrinen en la pirateria, os podran ser útiles esos enjambres de aventureros que van á buscar en América el asilo que les rehusa – Europa. ¿Quién os disputara la profúndida de vuestras miras politicas? El odio al extrangero inflamó los animos de Buenos-Ayres con 806 y 7, y se inmortalizaron sus habitantes llevando hasta el heroismo los rasgos de su valor de su fidelidad y adhesion al Gobierno Español: la franquia que dispensan ahora los gobernantes á todo extrangero. Confiando.e hasta el mando de las armas, protegiendo a los transfugas é infieles a sus banderas ó respectivos Gobiernos, esta muy en el órden de los tiempos; es el mejor pabulo para eternizar el fuego de la rebelion, para mantener la saña y el encono, para imposibilitar la reconciliacion, y para sostener en eterna tirantez los brazos de los hijos de Españoles armados siempre contra Españoles.

Lejos pues, dice otro pasage, de ser vituperable la conducta de nuestros padres, quienes cerrando la entrada á los extrangeros acertaron en circunstancias dificilisimas y de gran riesgo a mantener en paz y quietud aquellos vastos dominios, pudiera con razon censurarse la errada indulgencia de los tiempos anteriores a la gloriosa insurreccion de España, y los errores que en este y otros puntos estamos hoy pagando a bien caro precio, como se pagan siempre, y dentro de la misma generacion, los desaciertos politicos. Desviandose de las antiguas idéas, fruto de una prudencia consumada, traspasados los limites sabianmente puestos por nuestros abuelos, prevalecieron en el Gobierno las idéas alegres y liberales con respecto a las Américas; relajóse la observancia de las leyes indianas, salvaguardia preciosa de aquellos vastos dominios, y abrióse la puerta a los extrangeros, y con ellos a los sistemas de libertad, cuyos gérmenes brotan ahora, cubriendo de desolacion y luto a las Américas, y sofocando y exterminando la poblacion que se pretendia aumentar.”

( Se concluirà.)

Angostura: impreso por ANDRES RODERICK, Impresor del Gobierno, calle de la Muralla.